domingo, agosto 12, 2018

Cambio de hora, trastorno innecesario



No es primera vez que pongo el tema, pero los trastornos de los cuales se quejan mis compatriotas cada vez que acontece el cambio de hora en Chile, me hacen volver a reflexionar sobre el adelanto o retraso de una hora, el último de los cuales se acaba de producir, esta vez dejándonos una noche más corta.

En mi lejana infancia no existía en el país la disposición que inexorablemente hace exclamar a las mamás lo mal que se sienten porque sus pequeños no quieren levantarse ni ir al colegio por "lo oscuro que está". 

También cada cierta cantidad de meses, aparecen en los medios, principalmente en televisión,  médicos, psicólogos y otros especialistas recomendando fórmulas para adaptarse al nuevo horario. Ni siquiera la duración del "nuevo horario" está totalmente dilucidada. Esta vez el llamado "horario de invierno" fue apenas de tres meses.

Las mismas autoridades vacilan siempre sobre la conveniencia de la disposición, pero la mantienen. 

En definitiva el asunto equivale a las "sábanas cortas". O adelantamos la oscuridad al atardecer, o alargamos la  noche en plena madrugada. ¿Por qué no dejar que la naturaleza haga lo suyo, sin someternos a lo que para miles y miles resulta un martirio cada vez? Incluso con la duda eterna,  "oye, ¿lo adelanto  o lo retraso 60 minutos"?

En suma, ¿para qué complicarnos la vida?

NOTA: Por lo menos en la Región de Magallanes, zona austral de Chile, donde las características del amanecer y del anochecer son muy diferentes, sus habitantes han logrado que no les modifiquen la hora.

23 comentarios:

CarlosMxAx dijo...

Sumar o restar, y para que nadie pelee lo dejamos en 30 minutos, pero ahora me asalta una duda, cual es el horario oficial de Chile, el de mucho antes que se iniciara estos cambios, desde que tengo memoria he vivido el trauma del cambio de hora. Es oficial el horario de invierno o verano???.

Un tema aparte y no menor, de estos de obligarnos a ir a la cama me recordó en la década de los 80 la economía de luz, cuando las transmisiones de tv finalizaban a las 22:00. Y que decir en Antofagasta típico los cortes de agua, antes las 16:00, no quedaba que sacarse el agua de sal con agua en bidones que se guardaba, eran otros tiempos, otros veranos; impensados para la juventud de hoy...
Saludos!

Elvira Carvalho dijo...

Em Portugal a hora muda no último domingo de Março e no último domingo de Outubro. Engraçado que na mudança de Março não sinto nada enquanto na de Outubro, fico que nem barata tonta. Durmo mal, tenho vontade de comer fora de horas, fico meio deprimida e em vários anos adoeci. Às vezes penso que isto acontece porque nasci no Verão.
Abraço

esteban lob dijo...

Por lo general "la oficialidad" de los horarios no suele ser internacionalmente obligatoria, Carlos. Ya ves que hay países como Venezuela que aplicaban en un momento lo de los 30 minutos que propones, aunque en calidad de agregado a los 6o minutos básicos.Tampoco ha habido en Chile convencimiento absoluto acerca del ahorro de energía eléctrica que se produciría. Me recuerda lo que expones, cuando en la década de los años 60 el Gobierno de la época obligaba a los pocos canales de TV que existían en nuestro país, a suspender sus transmisiones a las 23 horas y 15 minutos de cada noche, para que los tele-espectadores pudieran dormir y estar frescos al día siguiente. En nuestros tiempos con decenas de canales de cable, la juventud actual tampoco se lo podría imaginar.

Trini Altea dijo...

Yo estoy de acuerdo.
Por mí no habría más cambios de hora.

esteban lob dijo...

Veo amiga Elvira que "el tormento" que para muchos produce el cambio de horario, también comprende a Portugal.Al menos ustedes tienen fechas definidas, en circunstancias que en Chile de súbito acortan la cantidad de meses, lo que nos separa más todavía de los horarios que cambian en otras naciones y confunde.

esteban lob dijo...

¡Bienvenida Trini!
Gracias por opinar.

Mari-Pi-R dijo...

Como dices que la naturaleza haga lo suyo, quiero recordar en un reportaje que se hablaba del sueño y se aconsejaba que tendríamos que dormir siempre con la luz natural y así tendríamos menos dificultad en dormir.
Yo reconozco que me afecta el cambio por lo menos durante una semana.
A ver si nos escuchan y dejamos de cambiar tanto la hora.
Un abrazo.

esteban lob dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Mari.

Dicen que mañana, aquí en Chile, se dará a conocer la manera en que se afrontará el tema en el futuro. Dudo que se vuelva al sistema de mantener la misma hora siempre, pero no me cabe duda que la gran mayoría de la población quedaría muy contenta.

Abrazo.

Ana Mª Ferrin dijo...

Un saludo a tus paisanos de Magallanes, por fin un rasgo de inteligencia práctica.

Yo debo ser muy de pueblo, porque las tantas explicaciones sobre las bondades de esa norma nunca han conseguido convencerme. Más bien, además de la incomodidad que cuentas, me hacen pensar en la frase del pastor al hablar de la falta de beneficios de una actividad: las ovejas que entran por las que salen.
Saludos.

esteban lob dijo...

Buen ejemplo, Ana María. Todo ello cuando se da a conocer, (suponen que es un avance¿¿??) que el próximo año "se prolongará el horario de invierno" aquí en Chile.

Retribuyo saludos.

Alicia Buckley dijo...

ESTEBAN: TIENES TODA LA RAZON, POR LAS MOLESTIAS QUE PROVOCA EL CAMBIO DE HORA, DONDE VIVO LO HARAN EN OCTUBRE.PIENSO TALVEZ TONTAMENTE, QUE ES UNA DE LAS TANTAS COSAS MALAS, QUE COPIAN DE ESTE PAIS, SALUDOS Alicia

Tais Luso dijo...

Olá, Esteban!! Pois esse é um assunto que deixa a maior parte dos brasileiros de mau-humor! Também nos confundimos, ainda, se atrasamos ou adiantamos uma hora! E na verdade, há muita discussão aqui sobre a vantagem disso. Os entendidos dizem que pouco reflete na economia. Em outubro adiantamos os relógios e em fevereiro atrasamos - da casa inteira, há de cuidar disso. Os dias ficam enormes, as noites curtas. Não gosto, também cresci sem essa aventura, me guiando pela natureza. Então vêm os médicos e começam a dizer o mal que faz e que devemos fazer isso ou aquilo. Até falaram que iriam terminar com essa "bagunça". Enfim, espero!
Um beijo, querido amigo, uma boa semana!

Gabriela dijo...

Acá hicieron ese cambio de horario dos o tres años en la década de 1980, pero no funcionó. Lo dejaron de lado y nunca nadie lo volvió a plantear.

esteban lob dijo...

Es, Alicia, una de las tantas cosas malas, como dices, que copian de EE.UU. o de Europa. Ya se definió que desde 2019 el horario de invierno durará 6 meses en vez de 3, lo que es un atenuente a los males, pero nada más.

Saludos.

esteban lob dijo...

Aquí, Tais, también el asunto pone de mal humor a la mayoría.Se pensaba ilusamente que podían suprimir el cambio de hora, pero solamente quedó algo más parejo en meses.

También te mando un beso con la retribución de los deseos de una buena semana para ti, Pedro y familia.

esteban lob dijo...

¡ENVIDIABLE Gabriela! Lo que cuentan de Perú es como que toda la población se sacó la lotería.
Es notable que se hayan dado cuenta tras dos o tres años que era más simple dejar de lado "el sistema".

esteban lob dijo...

Corrijo Gabriela:
Donde dice "lo que cuentan" debí decir "lo que cuentas". Donde dice " es notable que se hayan dado cuenta" debí poner "es notable que hayan reparado" para evitar redundancia.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Esos son meros sofismas de distracción, Esteban. Por aquí lo intentaron alguna vez y el fracaso fue total... ¡santo remedio! No volvieron a intentarlo.

Un abrazo.

Pedro Luso dijo...

Amigo Esteban, eu também nunca gostei dessa mudança de horário. Muitos médico falam aqui em Porto Alegre, que o nosso organismo não se adapta tão facilmente como dizem os políticos. Quem sabe, amanhã alguém com juízo, mude tudo isso.
Um grande abraço,
Pedro

esteban lob dijo...

Tuvieron fortuna ustedes en Colombia, Rafael. Gabriela del Perú me dice lo mismo por lo acontecido en su país al respecto. Lo malo es que si tratan de complicarnos la vida, en algunos países como el nuestro lo logran. Solamente esto de pasar de amaneceres iluminados con luz natural a la oscuridad súbita, altera en demasía a centenares de miles de niños.

Abrazo.

esteban lob dijo...

Teníamos la esperanza, amigo Pedro, que tras muchos experimentos en la duración de los cambios de hora, estos serían eliminados totalmente aquí en Chile, pero lamentablemente aparte de alargar la hora de invierno, el sistema sigue igual.

Retribuyo gran abrazo.

RosaMaría dijo...

Por aquí con tantos acontecimientos estrafalarios de todo tipo se olvidaron del tema. Qué suerte, porque la sensación es la misma. Un abrazo.

esteban lob dijo...

Ya se acordarán, RosaMaría, cuando llegue el próximo cambio de hora.Es de esperar que para entonces esos "acontecimientos estrafalarios" se hayan enrielado.