martes, junio 11, 2019

13 años del blog



El número 13, desacreditado por supersticiosos, me es particularmente grato por estos días.  
Esteban Blog surgió en 2006 a instancias de mi hijo Mauricio, sin que tal vez yo visionara todavía en su magnitud el futuro impacto mundial de las redes sociales que él advertía.

Al paso de tantas soles, ¿por qué han de ser siempre lunas? tengo certeza que su nacimiento resultó el comienzo de tiempos de amistad cibernética, en algunos casos prolongada con conocimientos personales más tarde, aparte del acceso a una forma de contactar al través del mundo impensada para la mayoría de nuestros antepasados.

Compruebo más allá de la moda y de los altibajos de diferentes formas de comunicación, que los blogs mantienen una característica esencial, privilegiando sus cultores por lo general un apego amplio al buen vocabulario y al interés de los temas. 

Me considero un privilegiado al navegar por tantas páginas amigas y poder dejar mi testimonio en ellas, junto con agradecer en el alma cada comentario inserto por ustedes, aportes constantes, fieles y tan bien fundamentados.  

Fuerte abrazo a todos.



jueves, mayo 30, 2019

Cuando la mente trabaja dormida

LUNES, NOVIEMBRE 24, 2008


Buenas ideas durante el sueño


De súbito, en medio del sueño, me vienen buenas ideas. Al despertar durante la noche, tomo un lápiz y un papel y las respaldo, por si al amanecer no me acordase.

¿Por qué será?

¿Qué mecanismo activa esa espiral ?

¿Les pasa a ustedes también?
La foto es de:

jueves, mayo 16, 2019

¡Auxilio! Me estoy mudando de casa

Cajas de cartón en la sala foto de stock libre de derechos

El título es una exageración, sin duda. No se puede comparar la alteración espiritual que significa  la muerte de un cercano con un cambio de domicilio, verbigracia, pero que genera trastornos múltiples resulta evidente.

En esa situación nos encontramos con mi esposa. La casa ha quedado grande con los hijos y mis nietos desde hace mucho en "guarida" aparte, de modo que estamos afrontando la típica situación  de minimizar nuestro hábitat en el marco de la tan mentada tercera edad. El destino futuro es un departamento, en otras latitudes le llaman apartamento, en el piso 19 cuya visión nos permitirá echar a volar lo que nos quede de sueños, observando el vaivén de la ciudad con cierta amplitud.

El proceso que quienes lo han padecido conocen muy bien, se inicia paulatinamente meses antes y se intensifica en la locura de los días previos. "Esto sí... esto no...esto lo regalamos porque no nos cabe...
esto lo vendemos...mira esta foto. Si no nos mudáramos de domicilio no la habríamos hallado. (Es el caso de la de fútbol que ilustra el post anterior) ¿Qué hacemos con este mueble en perfectas condiciones todavía? Se miden sus dimensiones y...¡Horror, no nos cabe. ¡Mira, encontré la tijera que perdiste hace un año! !Y yo tu boina que dijiste se te había caído en la calle!"

Al llegar hace 17 años a este barrio, nuestra casa no tenía una sola flor y las paredes hacia el entorno eran blancas. Hoy el jardín es hermoso y las paredes ni se divisan enmarcadas en el colorido de la naturaleza en brote eterno. Lo gozarán nuestro sucesores tal como nosotros lo hemos disfrutado por tantas primaveras. Es la vida.

¿Y el damasco plantado hace poco? la familia de los nuevos moradores nos ha prometido llevarnos el primer brote, no nos podemos quejar.

El proceso sigue, sin parar. Todavía queda algo por desarmar o deshacer, para empezar de cero, armando el nuevo nido. Enchapado yo a la antigua, este blog se genera en un computador fijo que es ya como si fuera mi hermano. En esas condiciones, apreciados amigas y amigos blogueros de tantos países, hasta que termine el rigor de la desinstalación y la instalación, no comentaré en sus  queridas páginas y espero hacerlo pronto algo más cerca de la luna. Aunque sean pocos metros de diferencia.


domingo, mayo 05, 2019

"Qué no hablen de fútbol los que nunca le pegaron a una pelota". ¡PROTESTO!

                                         Década de los 60. "Baby" fútbol en el Estadio Chile
Nuevamente solicito la paciencia de mis amables lectores por la autorreferencia, pero en esta soterrada "batalla" de quién está más calificado para dar opiniones futbolísticas en los medios,  con disfraz de ser broma pero dicho muy en serio, los antiguos astros del balón se preguntan por lo general  "cómo pueden dar cátedra personas que nunca le han pegado a una pelota". 

Con la prueba de más arriba en esta controversia, yo al menos quiero "salvar mi honor". 
Es un partido jugado en la década  de los años 60 en el antiguo Estadio Chile, hoy llamado Víctor Jara, de la Alameda Bernardo O'Higgins en el tradicional torneo de baby fútbol, con cinco jugadores por lado,  entre equipos de radioemisoras y otros formados por cantantes y actores, concitando tanta expectación e interés, que se producían desde muy temprano filas enormes alrededor del campo deportivo, para ocupar uno de los asientos.

Fue un certamen anualmente organizado por la Revista Ritmo, publicación indispensable en esos tiempos en Chile para conocer lo vinculado con programas, artistas, animadores y todos los vaivenes de la radiodifusión y televisión.

La capacidad del recinto fue y todavía es para cerca de cinco mil personas y no cabía a la hora de los partidos ni un alfiler. 

Se trataba de un mayor número de espectadores de los que llevan habitualmente  elencos del fútbol profesional chileno actual, como Unión Española, Palestino, Huachipato o Cobresal, entre otros.  Universidad de Concepción a su más reciente partido convocó un poco más de 600 espectadores, una realidad que los lectores de Europa calificarán de increíble para un cotejo de fútbol de Primera División. 

Ah...el entrenador de nuestro equipo era precisamente  un futbolista de Audax Italiano quién  ya brillaba en Chile, antes de seguir una notable carrera en el fútbol mexicano: Carlos Reinoso. 

Finalmente, insisto en lo ya dicho una vez en este blog. Se pretende que tanto ex futbolistas como periodistas sean un aporte en diarios, canales de TV, radios y en medios digitales. Todos tienen cabida y más allá de la ironía, el hecho de haber jugado fútbol en mi juventud de vez en cuando, no me pone en la categoría de Pelé, Maradona ni Distéfano. Ni siquiera de aquellos que no fueron  exitosos. Pero la vieja foto sesentera  demuestra que SÍ  le pegué alguna vez a una pelota, aunque la pobre se haya quejado de maltrato.

domingo, abril 21, 2019

Fiesta en La Moneda, distinción a locutores

En Chile ya estamos en otoño, pero la calidez de la ceremonia alejaba cualquier atisbo de frío.
El Presidente de la República, Sebastián Piñera y la ministra vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, recibían en el Palacio de La Moneda a mujeres y hombres del micrófono, para la celebración  del Día Nacional del Locutor, instituido hace pocos años en homenaje a Petronio Romo, al ser el 14  de abril el aniversario de su muerte. Romo fue una de las grandes voces del dial chileno. Yo diría que fue LA GRAN VOZ DE TODOS LOS TIEMPOS, en esta nación.

La ceremonia en Palacio fue realizada en conjunto por el Ministerio Secretaría General de Gobierno con la organización gremial de los locutores de nuestro país, que encabeza Claudio Vogel.

En la ocasión hubo reconocimientos por nuestra labor en radioemisoras y canales de televisión. Quiero presentar a mis queridos lectores del extranjero este compacto de la ceremonia, en que también tuve el honor de recibir esa distinción, junto a connotadas figuras de las comunicaciones y a magníficos locutores de las diferentes regiones chilenas, quienes llegaron a Santiago como plenos exponentes del sabor y color de sus ciudades.

Habla al comienzo del corto video el Primer Mandatario chileno, seguido por el prestigioso animador Julio Videla; después aparezco yo, luego Ernesto Díaz Correa, popular relator deportivo; la periodista y locutora Kareen Reyes; más adelante se ve y se escucha a la ministra Pérez y finalmente podemos observar a Antonio Vodanovic y Paulina Nin de Cardona, de exitoso actuar entre otros de sus logros, como animadores del Festival de la Canción de Viña del Mar.  Fue un privilegio para mi que Antonio me citara como uno de sus referentes, cuando él se iniciaba en esta profesión. 

El Presidente Piñera y su saludo con Esteban Lob, Paulina Nin de Cardona y Antonio Vodanovic.


Un momento de gran emoción para mi. Cuando Julio Videla me recuerda los tiempos en que era estudiante secundario e iba con los libros debajo del brazo a verme transmitir a los estudios de Radio Presidente Balmaceda en calle Nueva York. Julio siempre ha reconocido que su estilo frente a los micrófonos se basó en imitarme, hasta alcanzar muy luego su propia y exitosa modalidad.


Paulina Nin de Cardona me habla de su tan escuchado programa radial de tangos, que lo hace con un especialista: ¡Su padre de 90 años de edad!


A la izquierda del Presidente Piñera, desde el ángulo del observador, aparecen el Presidente del Sindicato de Locutores Profesionales de Chile Claudio Vogel, Julio Videla y Ernesto Díaz Correa. A su derecha, la Ministra Cecilia Pérez, Esteban Lob, Paulina Nin de Cardona y Antonio Vodanovic.

Tras la ceremonia, una foto con mi hijo Mauricio, la ministra Cecilia Pérez y mi esposa María Teresa. 


Tanto el video como la galería de imágenes que comparto aquí son oficiales del Ministerio Secretaría General de Gobierno

jueves, abril 11, 2019

Vivencias en el pasado del fútbol y el periodismo chilenos


Resultado de imagen para Juan Emilio Pacull

Juan  Emilio Pacull

Cuando Pacull comentaba fútbol

Amables lectores me dicen que insista con recuerdos de la radiodifusión, aportando vivencias tanto propias como ajenas. 

En los cerca de 13 años de este blog he colocado muchas, pero hay algunas que por su significado en cuanto a demostrar cuán distinto fue todo "en el pasado", creo que podrían ser reproducidas, para que las lean también aquellos que no veían estas páginas antes. Con este propósito, publico ahora un post del ya lejano  2 de noviembre de 2007:

CRISTÓBAL me dice que escriba de la radiodifusión en tiempos anteriores a la TV, en lo que respecta a transmisiones deportivas.
Recuerdo la década de los años 40. Como muchos niños del barrio, íbamos cada domingo a la matiné a ver seriales al cine. Al héroe estaban a punto de matarlo y... se terminaba el capítulo. Había que volver dentro de una semana.

Luego daban una película larga, especial para espectadores pequeños, pero a mi me aburría por lo general, de modo que me devolvía a mi casa para escuchar a Darío Verdugo o a Tito Martínez, quienes eran los únicos narradores deportivos del dial santiaguino en la época. Tuve el honor, años después, de trabajar tanto con Darío como con Tito, nacido en Argentina, quién había sido también uno de los primeros que transmitió fútbol en Buenos Aires.

Me entretenía más oír un partido de Colo Colo con Green Cross que ver alguna película de vaqueros en los cines cercanos, el Rialto, el Ñuñoa o el Hollywood en la comuna de Ñuñoa.
También era más entretenido poner la onda corta y escuchar a Fioravanti relatando en Argentina un River-Boca o un San Lorenzo-Racing.

Darío Verdugo tenía en Radio Cooperativa como comentarista a Juan Emilio Pacull, el destacado periodista nacido en Uruguay, quién hizo huesos viejos entre nosotros y que fue fundador en la década siguiente del Colegio de Periodistas de Chile, ya derivado Pacull a un quehacer distinto en la actividad, lejos del ámbito deportivo. En Radio Agricultura, Tito Martínez no tenía comentarista y durante los 15 minutos de pausa entre tiempo y tiempo se daba paso a los estudios  para que pusieran música. 
En la última parte de los años 40, ya varias radios más transmitían los partidos, lo que llevó a la entonces Asociación Central de Fútbol a licitar los derechos, ganándolos Nuevo Mundo. 

Cuentan que antes de todo esto, en los últimos años de la década de los 30 “Piti” Moreno narraba fútbol desde un balcón de un piso superior, frente a los Campos de Sport de Ñuñoa, desde donde veía un solo arco. “Piti” si había algún gol en el arco contrario, esperaba que un amigo le pusiera un papel en el hocico a su perro, el que corría desaforado donde su amo, quién de ese modo se imponía del nombre del autor del gol, para relatarlo a la audiencia por teléfono. Pero también cuentan que uno de los goles quedó sin autor, porque el can se comió el papel.

Pero volvamos a la licitación que ganó Nuevo Mundo a fines de los años 40.
El asunto levantó tal polvareda y resistencia, porque se decía que se estaba conculcando la libertad de informar, que tras dos semanas en que solamente los cotejos se escuchaban por Nuevo Mundo con relatos de León Gajardo y Juan Donoso, la ACF echó pié atrás y se volvió a la liberación de los derechos de transmisión.
Eran narraciones solo desde caseta, porque las entrevistas de camarines y los puestos de cancha nacerían mucho más tarde.

Me pregunta Cristóbal de cómo era la transmisión de los partidos sin la televisión, de qué manera eran abordados por la radio y si la llegada de la TV fue un problema para las personas del mundo radial.
Pienso que en ese sentido se preparaba la transmisión con el mismo entusiasmo de tiempos posteriores, porque incluso con el advenimiento de la pantalla chica, la radio no perdió fuerza y hasta el día de hoy tiene su nicho, aun cuando sea muchas veces un complemento de lo que trae la tele. Pero la gente se acostumbró al ritmo radial, de ahí que las narraciones televisivas de nuestros tiempos, para tener éxito deben mantener mucho de ese esquema, pese a que por lo general se exagera con detalles, diciéndole al televidente que el tipo cabecea, que corre, que se cae, cosa que obviamente el espectador está viendo.

La televisión deportiva nació en Chile con el Mundial de Fútbol de 1962 y era un privilegio ver los cotejos en directo, porque aún sin la aparición del satélite los partidos para el extranjero eran filmados y las películas llevadas en helicóptero al aeropuerto de Los Cerrillos, donde luego un avión las transportaba, por ejemplo, a Alemania, país en que se veían los encuentros dos días después.

Entretanto la radiodifusión chilena vestida de gala, narraba el Mundial en plenitud, con relatos en Radio Agricultura de Julio Martínez y Hernán Solís; en Cooperativa con Darío Verdugo y Sergio Silva; en Nuevo Mundo con Nicanor Molinare; en Radio Prat con Abraham Dueñas; en Portales con Nelson Bustos; en Minería con Carlos González Márquez y Sergio Planells; en Radio Carrera con Máximo Clavería y en Balmaceda con Esteban Lob, el mismo que unos 16 años antes corría desde la matiné inconclusa del cine, tras ver la serial, para ir a escuchar los goles gritados por Darío Verdugo o Tito Martínez.

Nota en 2019:
Me produce escalofríos pero es una realidad. De todos quienes tuvimos el privilegio de narrar el Mundial de 1962 por radio, mencionados más arriba, solo sobrevivimos tres: Nelson Bustos, Máximo Clavería y quién escribe. Si agregamos los de la transmisión por TV, solamente Patricio Bañados.

sábado, abril 06, 2019

Manual íntimo para edades avanzadas


Desconozco el origen del siguiente manual que pretende ayudar a mis contemporáneos  en sus relaciones íntimas, pero al ser muy ingenioso a la vez que ponderado, procedo a ponerlo al servicio de mis  "colegas" de la tercera edad, ¿o será la cuarta?

 1)Antes de todo póngase bien los anteojos y asegúrese que su pareja está en la cama.
 2) Deje la luz encendida, para evitar tropiezos cuando vaya al baño.
 3) Apague la televisión y la radio para que pueda concentrarse en la difícil tarea.
 4) No olvide desnudarse.
 5) Verifique que su dentadura postiza tenga suficiente pegamento, no sea que se le salga durante la   acción o se rompa al caer de la cama.
 6) Programe el despertador para que suene dentro de 15 minutos, esta es una elemental precaución   por si se duerme.
 7) Revise su teléfono y verifique que el de emergencia se encuentra dentro del de marcación rápida.
 8) Tenga a mano la póliza de seguro de gastos médicos o su carnet del seguro.
 9) Anote el nombre de su pareja en la palma de la mano( por si se le olvida).
10)Tome su "pastilla azul mágica"...y si hace falta, mejor que sean dos.
11)Tenga algún analgésico a mano, por si se le traba la columna o le da un calambre.
12) Tómese un par de aspirinas antes de empezar, por eso de los infartos.
13) Haga todo el ruido que se le antoje y no se preocupe por sus vecinos de la misma edad, pues ellos
están también algo sordos y no creerán lo que usted está haciendo.
14)Tenga su testamento preparado, en caso de una indiscreta emergencia.
15) Brinde por el éxito alcanzado con champán y si no puede tomarlo por prescripción médica hágalo con té de manzanilla o simplemente con un vaso de agua.
16) No intente una segunda vez, esa sí que puede ser mortal.
17) Imprima estas recomendaciones en letra grande, para que no tenga problemas al leerlas. Enmárquelas y colóquelas arriba de la cama".

Para los mal pensados que pudiesen suponer que este manual es de uso particular mío, dejo en claro que atribuirme aquello sería una calumnia y que simplemente lo he copiado en beneficio de personas de  mi condición calendaria, con un afán exclusivamente colaborativo y porque el manual me hizo gracia.

lunes, marzo 25, 2019

No soy un robot

Resultado de imagen para No soy un robot


El colega bloguero Ernesto del blog cayado de sándalo, puso el grito en el cielo. No es deseable, consideraba, que nos sometan a la obligación de acreditar que no somos robots, cada vez que publicamos en nuestros blogs.
Hasta entonces  hasta me parecía inclusive sin mayor trascendencia la necesidad de acatar las disposiciones mínimas de un sistema que gratuitamente nos da tantas satisfacciones y nos permite contactar con todo el mundo.
Claro que el asunto cambia al tener que superar esas otras pruebas en que antes de lanzar "al aire" nuestros comentarios, se nos conmina a decir cuantos coches se ven en los diferentes imágenes que nos aportan en el acto. O cuantos pasos de peatón hay. 

Muchas veces nos demoramos más de la cuenta al no haber observado algún detalle, el que hace modificar nuestros totales.
¿Qué cantidad de buses hay? Generalmente la balanza la desequilibra un parachoques apenas visible de uno de esos vehículos, en una apacible  imagen de una calle desolada.

No, no querida maquinita. Eres muy caprichosa, porque a veces ocupamos un tiempo precioso para solucionar los problemas que nos planteas. Bueno... en verdad no son más que segundos, pero dan ganas de decirte...¡hasta cuando!

Aún así sigues siendo un compendio de sabiduría al que echaríamos mucho de menos si no lo tuviéramos. Pero, en todo caso, prefiero no ser un robot.





lunes, marzo 11, 2019

El desliz del camarógrafo


Resultado de imagen para celulares que nos incomunican
Lo había advertido el director técnico del popular Colo Colo, el club con más partidarios en el fútbol chileno. "Si quieren mantener una relación con este cuerpo técnico en un marco de cordialidad y mutuo respeto, les pido que durante mis conferencias de prensa desconecten el celular". Celular se le llama en Chile al teléfono personal.  Con las palabras descritas les había hablado a los comunicadores Mario Salas el día de su presentación. "Dejo en claro que cuando alguien desobedezca esta norma de sana convivencia, daré por terminada la rueda de prensa y me retiraré" agregó esa vez.


Al estilo de los adultos que reconocen no saber de un hecho histórico importante aduciendo que "el día que enseñaron eso parece que falté a clases", un camarógrafo asistente a la convocatoria no debe haber estado al tanto de la "amenaza" del DT y en medio de la charla de Salas al sonar su teléfono en otra sesión con los periodistas hace unos días, contestó el aparato. En ese mismo momento el entrenador dijo que iba a responder una pregunta ya hecha y luego suspendería la reunión de prensa.


La drástica pero comprensible posición de Mario Salas generó todo tipo de reacciones, la mayoría de acuerdo con la medida punitiva, aunque  con razón hubo reporteros que aducían su nula culpabilidad en el hecho, como para quedarse por culpa de otro sin información de Colo Colo. 


La situación descrita reaviva un tema que tiene ramificaciones amplias. Son comunes las imágenes de adolescentes y no tan adolescentes siquiera, quienes sentados a centímetros de sus congéneres denotan un grado de total incomunicación entre ellos al encontrarse todos "whatsapeando" o inmersos en otra red social.


El asunto cobra peligro extremo en las calles y avenidas con conductores quienes pese a anuncios de sanciones pecuniarias de alto costo cometen la irresponsabilidad de conducir sus coches más pendientes del teléfono que está en sus manos que del volante, con el agravante que existe el sistema de  "manos libres" pero pareciera que no para ellos.


Es claro. El mundo en poco tiempo ha experimentado avances prodigiosos inimaginables hasta para nuestros abuelos, siempre que entre ellos no se hubiera encontrado Julio Verne, pero a la vez al utilizar muchas de esas maravillas nos hemos convertido en una especie de esclavos cibernéticos.



martes, febrero 26, 2019

Antes, periodistas o locutores. Hoy periodistas o futbolistas.


Resultado de imagen para Cámara de televisión

Durante muchos años en Chile, el dilema era si los programas de noticias en radio y luego en TV, debían ser presentados por periodistas o locutores. Fue una larga pugna en que cada gremio partía de la base que "su derecho" excluía el del contrario. Extrañaba la actitud hostil de ambas partes siendo que la solución era clara como el agua. Quienes debían actuar ante los micrófonos y las cámaras en ese tipo de actividad eran simplemente los más capacitados. Periodistas brillantes, de gran llegada ante televidentes y auditores, de estupendo manejo del idioma y otras virtudes ciertamente lo iban a hacer mejor que algunos locutores de voces afectadas y falsas y de poco conocimiento de la actualidad. Sin embargo, había otros casos. El de extraordinarios locutores, de notable capacidad para manejar sus voces en forma grata y absolutos conocedores de las noticias, quienes sin duda lo harían mejor que algunos periodistas de voces mal dotadas y con poco dominio de la exposición pública.

Al cabo del tiempo ha surgido otra faceta de la vieja controversia. Son decenas los exjugadores de fútbol que inundan las salas de prensa, los set de televisión y los estudios radiales para ¿compartir? con periodistas deportivos, en programas y transmisiones desde los estadios, pero con el paso del tiempo a muchos los ha vencido la soberbia. 

Hace algunos días en un destacado programa de opinión deportiva en la televisión chilena, un exfutbolista se atrevió a desafiar a uno de sus compañeros periodistas diciendo que este y sus colegas tenían el  derecho de ostentar sus conocimientos de historia del fútbol. No obstante, para hablar de elementos netamente de la especialidad SOLAMENTE podía hacerlo un futbolista o exfutbolista, porque quién no lo era o no lo fue carecería de autoridad, agregando que sería lo mismo que en situaciones de enfermedad un paciente concurriera donde cualquiera y no donde algún médico. 
Esa terminante interpretación sería, el agregado es mío, como que solamente estuvieran en condiciones para opinar de lírica los intérpretes o antiguos cantantes de ópera.

Ante la insólita afirmación del exfutbolista, el director del debate quién es periodista, le dijo irónicamente al deportista retirado "pero Dante, estamos hablando de fútbol, no de medicina nuclear".
En eso intervino otro de los ex futbolistas, apodado el Bichi, para decir que la misma situación se producía en la antigua pugna acerca de si alguien que no hubiera jugado al fútbol podía ser entrenador, agregando que "cómo le va a enseñar a un jugador a tocar debidamente la pelota, alguien que nunca jugó activamente".

Vuelvo entonces al viejo concepto, pero a mi entender irrefutable. Como otrora en la disputa de si debían ser periodistas o locutores quienes presentaran los informativos, también en este caso vale aquello de que se trata que sean  amenos, creíbles e informados, y con conocimientos amplios, más allá de si son o fueron futbolistas.  

La guinda de la torta la puso en días recientes otro exfutbolista, quién tras todos sus años en la cancha, parece no haberse dado cuenta todavía que el fútbol es impredecible y con gran bombo se atrevió a asegurar que era imposible que el club chileno Unión La Calera eliminara a los brasileños de Chapecoense en la Copa Sudamericana. Lo sorprendente es que tras pasar lo contrario y haberse clasificado el equipo compatriota del ex futbolista y ahora comentarista, este sigue tan campante como pontífice deportivo, después de haber dicho ante su fracaso como pitoniso, ¿bah, acaso uno no puede opinar? No, Luka. Como comunicador que por su pasado podría generar credibilidad, de ese modo irresponsable no puede hacerlo. 

miércoles, febrero 13, 2019

Una película solo para ancianos


Resultado de imagen para Ancianos
Esta pareja y yo, podríamos haber visto el film pese a la restricción.

Ya alguna vez he publicado esta anécdota de mis primeros años en radio. Como debe ser una de las más sabrosas de toda la historia de los medios de comunicación en Chile, me permito recordarla nuevamente al venir a mi memoria en el aniversario de la muerte de su protagonista principal, uno de los más notables narradores de los antiguos radioteatros, precursores de las actuales y multifacéticas telenovelas. Tuve el honor de ser compañero de Hugo de Arteagabeitia en los primeros estudios de Radio Portales, situados entonces en pleno centro de Santiago.

Hugo unía su gran voz a la facilidad de darle inflexiones sorprendentes muy a tono con su especialidad. 
Además a comienzos de la década de los 60 del pasado siglo, conducía un programa que explicaba los temas de las películas que se daban en Chile agregando su correspondiente autorización  ya sea para todo público, para mayores de 18 años o para mayores de 14.

Sucede que Hugo era muy distraído y aquel programa se transmitía en directo.
Al propalar el calificativo de uno de los films descritos, no se percató que el libretista había alterado por descuido las cifras en una de las películas consideradas para mayores de 18 años, de modo que anunció que aquella cinta estaba apta para mayores de...OCHENTA Y UN AÑOS.

¡Si la hubieran exhibido en nuestros días,  hasta yo hubiera podido verla!





miércoles, enero 30, 2019

Para quienes niegan el Holocausto

Para quienes estuvimos envueltos en el llamado Holocausto, aunque en mi caso "muy protegido" por cuestión de edad y de suerte, resulta asombroso e irritante comprobar como cada cierto tiempo se levantan voces que niegan la existencia de esa atrocidad. Por tanto me permito reproducir una entrada publicada en este blog en el año 2013, en respuesta esa vez a la petición de una lectora.


LUNES, OCTUBRE 21, 2013

Mis raíces trágicas


La amiga bloguera AleMamá me ha pedido que narre mi nacimiento alemán y el traslado poco después a Chile, en medio del fragor de la segunda gran guerra.   
Pese a que en varias ocasiones he deslizado matices de esa experiencia temprana con sus consiguientes consecuencias, trataré de hacer un recuento de tiempos de aflicción para gran parte del mundo.

Nací en enero de 1936 en la ciudad bávara de Neu-Ulm, pese a que mis padres residían al otro lado del Danubio, en Ulm, (a secas) del estado de Baden-Württemberg, pero dada la persecución ya empezada en 1933 a los judíos, junto con el advenimiento del nazismo, no fue posible que mi madre encontrara en su ciudad de residencia algún establecimiento clínico que quisiera atenderla.

Así y todo, recién venido al mundo, una auxiliar del hospital en que vi la luz, quiso llevarme lejos del ámbito de mi mamá, seguramente con  malévolas intenciones, todo sea  para cumplir con los designios del tirano de bigote, en el sentido que los judíos merecían la muerte.

Claro, habría sido muy fácil exterminar a un bebé recién nacido. Afortunadamente el médico a cargo le “paró los carros” a la fanatizada mujer y esa fue mi primera sobrevivencia.

Mi padre fue llevado un año después al campo de concentración de Dachau, también por el solo delito de ser judío, mientras mis abuelos por padre y madre pugnaban junto con el resto de la familia para poder conseguir  visa a los Estados Unidos, donde meses después partieron con algunos de mis tíos y primos. 
El resto de la familia trataba de encontrar algún país de acogida, incluyendo las gestiones de mi madre, que abría alguna opción para nosotros tres en lugares tan disímiles como Australia, Bolivia, Argentina, el propio Estados Unidos, Perú y Chile.

Era un “recreo” pre-guerra en que a los judíos en campos de concentración se les permitía salir del país, por cierto con entrega total de bienes. En esas condiciones “lo que saliera primero”.

De modo que por esas cosas del destino, hoy soy chileno a mucha honra, como pude haber sido boliviano, australiano, estadounidense, peruano o argentino. Comprenderán mis amables lectores el por qué de mi aversión a todo nacionalismo extremo y a cualquier descalificación  de toda nacionalidad, religión o raza.

Junto con el nacimiento del mes de septiembre de 1939, el puerto de Hamburgo fue escenario de la partida de mi madre, mi padre y yo-entonces de 3 años de edad- rumbo a lo desconocido, pero estábamos salvando la vida, porque horas después estalló la Segunda Guerra Mundial y junto con ello ya nadie podría salir del país, salvo para combatir.

Los campos de concentración se convirtieron en campos de exterminio. Personeros de la GESTAPO subieron a nuestro barco para hacer bajar a todos los pasajeros de origen judío, pero en una actitud valiente y elogiable el capitán chileno del Copiapó, de la Compañía Sudamericana de Vapores, se negó y los individuos  armados, sorprendentemente se bajaron. Fue mi segunda sobrevivencia.

Tras un mes de viaje en un barco de carga, adaptado especialmente para trasladar a los últimos chilenos que querían escapar del infierno, a sacerdotes católicos también perseguidos por Hitler y una treintena de judíos, el Copiapó llegó a “la tierra prometida”,  sin que mis padres supieran una palabra de español y con oscuridad total acerca de su futuro en tierra extraña, pero lo principal era que los tres estábamos bien y juntos.

Horas después del viaje en tren desde Valparaíso a la capital, mi padre empezó a tirar líneas acerca de su trabajo futuro, con vinculaciones a la agricultura, sector donde se desempeñaba en su nación natal. Estaba por llegar la ayuda económica de un familiar residente en Portugal, que fue la palanca para nuestra inserción en tierra chilena.

No. No se trata de la foto de ningún equipo deportivo, sino de niños usados como conejillos de indias en campos de experimentación "médica" y de exterminio. Y pensar que hay quienes dicen que el holocausto es mentira. Varios de mis antepasados no tuvieron la suerte de mis padres y mía de poder salir a tiempo de esa Alemania de horror.

Cuando tiempo después empecé a ir al colegio, mis compañeros de curso se reían de mi incipiente español, agravado por el hecho que yo mencionaba lugares como la localidad de Colina, como Cólina, tal como se referían a ella mis padres en relación a que allá vivían unos amigos, también venidos en el barco.

Vivíamos cerca de una calle de la comuna de Providencia llamada Mar del Plata, a la que mis papás decían así en adaptación a la pronunciación de alemanes, Ma del Plata (sin ere) lo que también provocaba risotadas  en mis condiscípulos al repetir yo esa expresión.

Pero no quiero prolongar eternamente este recuento. Solamente sintetizo expresando que a mis 19 años, tras malas experiencias comerciales mis padres decidieron volver a Alemania, apenas 10 años después de terminada la conflagración mundial, al recibir la restitución de pertenencias y derechos comerciales que nos fueron quitados en 1939 . Pero yo decidí quedarme en Chile.

En el curso de mi carrera profesional, ya felizmente casado con chilena y católica, pude visitar a mis padres, previo a un accidente automovilístico que en 1973 costó la vida de mi  papá, tras un mes en el hospital. 

A sus 80 años de edad mi mamá sufrió hemiplejia, por lo cual la trajimos a Chile donde pasó los últimos 8 años de su vida en precarias condiciones físicas y mentales, pero atendida maravillosamente por mi esposa en calidad de autentica hija.

En suma, reconozco que en perspectiva, mi vida tiene aspectos que parecen en algunos de sus trazos sacados de una novela, pero que obedecen a una secuencia de luces y sombras, al final de cuentas. Creo verdaderamente que, pese a todo, más de las primeras.

En lo religioso, mi esposa es ferviente católica y yo no practico la religión judía aunque me siento absolutamente vinculado a su historia, mientras que de mis tres hijos, la mayor es copia de su madre y los dos restantes son más bien librepensadores, aunque mis nietos son educados en la fe cristiana.

Cumplo contigo, apreciada AleMamá, y reconozco que esta historia de vida, resumida al máximo y con notorios saltos en el tiempo, al exponerla públicamente, me ha costado menos plasmarla en forma escrita que lo que hubiera imaginado.

sábado, enero 19, 2019

Uruguay "nomá"


     

Resultado de imagen para punta del este
                                                  La magnificencia de Punta del Este

De pequeño me sorprendía lo que se contaba del Uruguay deportivo, dos veces Campeón Olímpico de Fútbol y ganador del Primer Mundial de la historia en 1930. 
A mis 14 años y tras la eliminación en primera fase de Chile, yo seguía con interés lo que hacía la celeste de Máspoli y el negro Rodríguez-Andrade en su caminar medido pero convincente rumbo a la final del Mundial 1950 en Brasil. Pero por esos tiempos no era cuestión de encender un televisor y ver a los astros del fútbol desarrollar sus destrezas. Las transmisiones radiales eran las únicas que en directo nos relataban lo que acontecía en el certamen máximo. Mientras el equipo local apabullaba a sus rivales, los charrúas, incluso con un difícil empate a cuestas, aparecieron de súbito jugando el encuentro decisivo en el Maracaná de Río y bien sabemos lo que pasó. 

La sobresaliente verdeamarela a quién incluso le bastaba una igualdad para campeonar, sucumbió uno a dos, ante 200 mil de sus compatriotas que colmaban el estadio, desatando la natural euforia en su país vecino, entonces de tres millones de habitantes y decepción enorme hasta con suicidios en la población brasileña. 

El llamado "maracanazo" lo viví de un modo muy particular e impensable para nuestros tiempos, en el Estadio Nacional de Santiago, mientras jugaban por el torneo local Colo Colo y Magallanes, pero los altavoces del coliseo traían la narración de Gustavo Aguirre del encuentro final del Mundial. Al terminar el partido "por radio"la gente gritaba alborozada porque el aparentemente más débil había doblegado al gigante, mientras 22 futbolistas chilenos no se explicaban qué pasaba y seguían buscando su propio gol en el desatendido cotejo sobre el césped del principal campo deportivo de nuestro país. 

En mi primera visita a Uruguay en 1982 recordaba ese relato de Aguirre,  porque yo había viajado para narrar, teniéndolo a él como comentarista (tremendo honor) un partido de las selecciones nacionales de Uruguay y Chile en preparación para el Mundial de ese año en España. El único gol que aquella tarde en el Centenario de Montevideo pude gritar brevemente fue uno chileno que no fue validado por el árbitro y  los contendientes empataron finalmente 0 por 0. 

Les muestro un trozo de aquella narración que hice entonces para Radio Nacional de Chile, con aquella fallida conquista, invalidada con justicia, porque efectivamente fue lograda en posición fuera de juego, por más que el hecho me hubiera causado en su momento una lógica decepción, detectable en el tono de la voz (hacer click en el link ubicado al final de este posteo).


La rápida incursión en tierras uruguayas no me privó hace 37 años de dos placeres: 1.- Viajar por el día a Punta del Este en un tour turístico. 2.- Consumir con agrado "el copetín" que era una serie de platillos con deleites de toda especie que desplegaban sobre las mesas de los restaurantes. 

Al volver a Uruguay hace poco, descubrí que esos "copetines" ya no existen, pero confirmé con asombro que tal como en 1950 los uruguayos siguen siendo solamente tres millones...y algo.

Esta vez junto a mi esposa y mi hija Paulina disfruté plenamente de mi visita a las tierras de Artigas. El Montevideo hermoso y acogedor y ese imponente Punta del Este que de su condición de cuasi aldea pero ya muy cotizado en el lejano 1982 en que lo conocí fugazmente, se ha convertido hoy en un balneario de figuración mundial, con bellísimas playas, llamativa arquitectura y algo que significa su mayor plus: la calidéz de su gente, tal como la de Montevideo.

En otro aspecto, me convencí que al automovilista generalmente mal mirado en Chile se le respeta y los  peatones pueden convivir pacíficamente con los coches. Mientras resulta imposible que a unas tres cuadras en cualquier playa chilena sea factible el estacionamiento de un auto, y si se logra es a costa de un pago nada de barato, en Uruguay se puede dejar el vehículo tranquilamente hasta unos metros antes de bajar al mar y sin costo. En mi país se ha creado una cultura de culpar de todos los males a los conductores, instándolos a dejar sus autos en casa y ocupar el servicio de locomoción pública que sigue siendo irregular y poco confiable, más todavía en Santiago. 

Son muchos los temas que podría tocar elogiando a los uruguayos, empezando por su gran amor por sus mascotas que los acompañan por todas partes muy cuidadas y queridas, mientras que por contraste en Chile tampoco hemos podido solucionar el drama de los perros vagos.

Para no cansar, solo quiero exteriorizar mi reconocimiento a Marcelo Kaplan, (https://www.booking.com/hotel/uy/apartamento-loft-punta-del-este.es.html) propietario  del departamento en Punta del Este  el que afortunadamente escogimos entre la enorme gama de posibilidades de alojamientos existentes en Internet,  quién con esmero y dedicación nos hizo aún más grata nuestra estada.

Finalmente refiero una anécdota que para los chilenos acostumbrados antes de la Navidad a ver decenas de viejitos pascueros por sus calles, es llamativa. El 6 de enero en plena Plaza de la Independencia de Montevideo pudimos ver a los Reyes Magos quienes ese día reparten los juguetes a los niños uruguayos. Mientras causaban expectación entre los chicos, una señora entre en serio y en broma le comentaba a una amiga: "Me dan ganas de decirles a esos desgraciados que cuando pequeña nunca me trajeron nada"!!!!

AUDIO DEL RECUERDO: Gol anulado a Chile en amistoso disputado en Montevideo, Uruguay, en 1982: https://soundcloud.com/esteban-lob/gol-anulado-1982

martes, enero 01, 2019

"Termina nuestra primera transmisión del día"



Así yo escuchaba de niño en mi receptor de radio, por entonces enorme y ruidoso. En los años 40 del siglo XX, era habitual, más bien dicho sucedía  a diario, que las radioemisoras chilenas terminaran su "primera transmisión del día" , invitando a los auditores a volver a acompañar ese esfuerzo "cuando iniciemos la segunda transmisión a las 15 horas" (supongamos).

Recuerdo esos tiempos tan lejanos e increíbles hoy en día, porque haciendo una comparación, este blog finaliza por ahora sus transmisiones y hace un alto.

Debido al cese indicado, durante este período de pausa tampoco comentaré en mis blogs amigos, al no tener la certeza de una comunicación  adecuada.

Simplemente les invito a volver "a este punto del dial" por ahí
a fines de enero.

Por ahora, que tengan todos un gran 2019.


Resultado de imagen para Radio antigua