lunes, mayo 22, 2017

El fútbol, "adicción" benigna

Se acerca la Copa Confederaciones que reunirá en Rusia a los campeones de los 5 continentes, como anticipo del Mundial de Fútbol de 2018. Antes de aquel 17 de junio próximo, en diversas latitudes se efectuarán partidos de práctica y acondicionamiento de esas potencias del deporte popular. Por de pronto la selección chilena se despedirá de nuestro público jugando el 2 del próximo mes, un amistoso ante Burkina Faso.

El fútbol despierta pasiones que son muy difíciles de comprender para quienes no las comparten.
Explicando esos sentimientos que muchas veces van más allá de la razón, mi hijo periodista confesaba el año 2009 el por qué él era un "adicto" al fútbol. 
Me permito reproducir sus  sensaciones al respecto, que no varían mucho en relación a los "adictos" de nuestros tiempos".



Confesiones de un adicto


(Publicado en Tendencias, de La Tercera, 10 de octubre de 2009)

Por Mauricio Lob
Subeditor general de La Tercera


Hola, soy Mauricio y soy adicto al fútbol. Escribo esto cuando llevó sólo 11 horas de abstinencia: anoche vi el partido de Lota Schwager con Colo Colo por la Copa Chile. Pero, para ser sincero, en realidad llevo sólo dos, porque en la mañana escuché todos los despachos radiales desde Colombia por la previa del partido de Chile. Iba manejando y sacaba las cuentas de lo que nos sirve o no, analizaba los cambios que hará Bielsa y proyectaba el negro futuro de Maradona si Argentina no le gana a Perú.

Sí, soy adicto: voy al estadio, tengo 10 canales de deportes en mi plan de TV, veo partidos antiguos, tengo un archivo personal con grandes encuentros, juego Fifa, leo deportes, consumo deportes, escucho y navego en busca de deportes. Converso de fútbol en aperitivos, almuerzos y sobremesas, a la hora del café y del desayuno. Veo mil veces los goles y repaso mentalmente jugadas. Sí, también he viajado a otros países sólo para ver fútbol.


¿Cuándo comenzó mi adicción? Supongo que como a los tres o cuatro años, escuchando a mi padre, relator deportivo, o acompañándolo al estadio. Mi primera vez fue en el Vulco, de San Bernardo, viendo a Magallanes contra Rangers. Mi familia materna era de Magallanes y mi primer banderín fue también del "Maga", aunque al poco tiempo busqué mi propio camino y emigré del padre al hijo (aclaro: de Magallanes a Colo Colo, para los que no sean adictos).


Un par de años después ya pasaba domingos completos en el Santa Laura viendo los programas triples, en los que había -citando a los comentaristas de la época- partidos de "matiné, vermouth y noche". Grandes tardes con secuencias del tipo Palestino con O'Higgins, Unión Española con Fernández Vial y Colo Colo con Audax Italiano.

A menudo me olvido de cumpleaños y fechas históricas relevantes. Pero tengo claro lo que pasó el 3 de julio de 1987 en Córdoba, el 3 de septiembre de 1989 en el Maracaná, el 5 de junio de 1991 en el Monumental, el 11 de febrero de 1998 en Wembley o el 11 de junio de ese año en Burdeos... Me casé un día en que, para pesar mío, la "U" empató a cero con Santiago Morning y fue campeón el '99. Afortunadamente, el mal presagio no se ha materializado. Mi tercer hijo nació el 17 de octubre de 2007, cuando -ya con Bielsa en el banco- la selección le ganó a Perú en el Nacional. Vi el partido en la clínica.

Entre mis amigos adictos he escuchado muchas teorías acerca del origen de la relación del fútbol con el hombre. Y creo que puedo clasificarlos en tres grupos. 1) Los freudianos, esos que adhieren a la tesis importada a Chile por Caszely de que hacer un gol -o gritarlo- es sólo comparable y/o equivalente a un orgasmo. 2) Los darwinistas, que suponen que el fútbol fue capaz de imponerse sobre todas las otras disciplinas y se transformó en un fenómeno cultural gracias a su épica, que convierte a los jugadores en los gladiadores de hoy. 3) Los creacionistas, esos que dicen que en la Biblia se cometió un solo error, porque al séptimo día, en lugar de descansar, Dios fue al estadio.

No adscribo a ninguna de esas absurdas corrientes. Tengo claro que si se trata de buscar un motivo racional que explique el fanatismo no habrá respuesta cuerda. Dicen que los seres humanos actúan en un 93% por emoción y sólo un 7% por la razón. El fútbol claramente está en el primer grupo. ¿Por qué a los hombres nos gusta tanto? No creo que exista causa única ni científicamente comprobable.


Ni siquiera puedo contestar con certeza por qué me gusta a mí. Creo que porque de chico me permitía jugar y soñar en grande, y de grande me hace soñar y jugar como niño. Ahora último he reforzado mi afición, porque uno de mis hijos está resultando ser tanto o más fanático que yo.

Sí, soy adicto. Y a mucha honra estoy traspasando esa adicción a mi descendencia.



lunes, mayo 15, 2017

Take away


Resultado de imagen para Anuncios en inglés en el comercio chileno
Anuncio de comienzos del siglo XX.  Pero el caso es que ya estamos en el XXI.



¿Qué dirían los estadounidenses, británicos y demás hablantes del idioma inglés si en lugar de anunciarse en sus países alimentos para llevar, algún siútico pusiera una inscripción en español que dijera "para llevar"?

En Chile hace muchos años- y la práctica va en aumento- les ha dado a los generadores de alimentos y otros productos y servicios por utilizar frases en el idioma  de la reina  Isabel (tal vez debería poner Elisabeth).

Una liquidación común y corriente de cualquier comercio  se anuncia con la palabra SALE. Cualquiera podría suponer que lo invitan a abandonar el local.

Hay un sinfín de palabras de nuestro bello idioma que no son utilizadas y resultan reemplazadas por expresiones en inglés.

Pero el récord del absurdo  en la materia lo leí hace pocos días en un reportaje de un matutino de circulación nacional en una de sus crónicas gastronómicas. Junto con dar cuenta de las bondades de determinado plato en un local de comida para llevar, la crónica terminaba con un asombroso anuncio acerca de aquella supuesta delicia gastronómica: 
Take away.
Si eso no es esnobismo y desatino, no sé que más podría serlo.

Salvo que se trate de una espontánea clase de inglés, rápida y poco variada, reemplazar la simple expresión para llevar por ese increíble take away, convierte el hecho en una insólita demostración de lo que el sentido común y la lógica  rechazan.

Nota del redactor:
En Chile usamos la expresión siútico, equivalente a la palabra que en otras latitudes es conocida como cursi.  

jueves, mayo 04, 2017

Cristiano Ronaldo y su negativa a los tatuajes

Resultado de imagen para Cristiano Ronaldo

En alguna ocasión manifesté en este blog mi animadversión por los tatuajes. Me cuesta comprender que si la vida nos somete en cada minuto a la posibilidad de males de salud, haya quienes además martirizan su cuerpo en cualquiera de sus zonas, con tatuajes de todo tipo. Campeones en todo el sentido de la palabra son los futbolistas, quienes a nivel mundial se esmeran en tener las mejores "producciones" de este estilo. Un jugador de nuestra selección nacional se tatuó incluso la imagen de un tiro en el poste del arco de Brasil, ejecutado por el mismo y que estuvo a punto de eliminar a los dueños de casa de su propio Mundial.

Pero hay más ejemplos de pasión por los tatuajes, de parte de los cultores del deporte rey. Otro futbolista de la selección de Chile, aunque con escasa presencia en la misma, tras ser contratado por un club italiano no encontró mejor manera de combatir la soledad que pagarle a su tatuador, también chileno, el viaje a Bologna para que le llenara el cuerpo de más tatuajes."Así lucho contra el nerviosismo", dijo. 

Leonel Messi, para muchos el mejor futbolista del mundo en la actualidad, tiene un tatuaje multicolor en uno de sus brazos, pero el más calificado de sus oponentes, el sensacional Cristiano Ronaldo no los ostenta ni los ostentará. El astro del Real Madrid y de la selección portuguesa, nacido en Madeira hace 32 años, realiza innumerables obras benéficas sin mayor ostentación, incluyendo el apoyo a los niños de zonas en conflicto, como Siria. Además lidera campañas de recolección de sangre y el mismo con constancia es dador. Por ello, imbuido de esa responsabilidad en plenitud, ha dicho que no se pondrá tatuajes nunca, para no correr riesgo de alguna infección o contaminación en la cadena humana que generan las tomas de sangre.

Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro nos da una lección de cordura y de sentido común, amén de desinteresada solidaridad. 

martes, abril 25, 2017

Para no creer, pero es verdad


Publicado por primera vez en este blog, con fecha MIÉRCOLES, DICIEMBRE 29, 2010

La estudiante, Antonio Prieto y San Silvestre


















Una conocida mía era estudiante de gran brillo en sus tiempos de secundaria y en época en que acá en Chile a los colegios particulares les tomaban los exámenes finales profesores de liceos fiscales que, por ende, no conocían los rostros de los alumnos.

Cierta vez, ella terminó su prueba escrita final y entregó el trabajo.Entonces se dio cuenta que su hermana, de débil aptitud de estudio, no avanzaba en su propia hoja, ante lo cual le conminó a que le cediera el puesto. La alumna brillante, en consecuencia, terminó el trabajo de la hermana que no tenía tantas luces.


Al margen del peligro que ambas corrieron hace unos 50 años por su grave falta, el hecho es que la hermana de menor condición para el estudio se sacó un 7 que es en Chile la nota máxima y la aplicada solamente un 6.

La historia me recordó el caso de Antonio Prieto, gran artista chileno de tiempos pretéritos, quién vivió varios años en Buenos Aires filmando películas y grabando boleros y canciones inmortales como aquella de “blan-ca y ra-dian-te va la no-via, le si-gue-atrás un no-vio aman-te, pero al u-nir sus co-ra-zo-nes….etcetera.

Un fin de semana Antonio observó en las afueras de la ciudad, que se anunciaba un concurso para dobles de él mismo. Se camufló algo y se presentó, por cierto con nombre ficticio.
El hecho es que realizada la exhibición de los dobles de Antonio Prieto, el verdadero clasificó tercero.

La famosa Corrida de San Silvestre que se efectúa en vísperas de Año Nuevo por las calles de Sao Paulo, junta cada año a los más connotados atletas y a cualquier hijo de vecino. Hace décadas en un pueblo del interior de Brasil, un diario local efectuó una selección de su representante a la conocida competencia, quién ya ungido como tal viajó a la ciudad paulista acompañado por uno de los periodistas de la publicación. Este último por patriotada decidió también inscribirse para la Corrida.
Al final, el atleta del pueblo terminó en el lugar 723 y el reportero llegó en el puesto….¡648!

miércoles, abril 12, 2017

No menospreciemos "el intelecto" de las vacas

Cuando no hay nada mejor que escribir, es bueno recurrir a alguna vieja entrada.

DICIEMBRE 22, 2010

En defensa de mis amigas vacas

Fue una vivencia infantil, pero debido a que hace algunos días escuché un comentario en que alguien dijo muy agresivamente y con total falta de sutileza que fulana es más tonta que una vaca, renació mi añoso cariño por aquel generalmente vilipendiado animal.

En tiempos de mi niñez, mi padre tenía un establo.
Así se denominaba a lugares en que se vendía "leche al pie de la vaca". Pero como los establos estaban situados en zonas residenciales y los animales no podían pernoctar allí, las vacas hacían cada día una larga caminata junto a su arriero, desde un sitio rural ubicado a unas 70 cuadras de distancia hasta el establo, donde se procedía a ordeñarlas.

Luego de un no muy largo descanso, eran llevadas nuevamente a su mini parcela.
 Sucede que muchas de nuestras vacas tenían su domingo siete y luego daban a luz simpáticos terneritos que permanecían en el establo, mientras ellas iban y venían en cada jornada.Pero lo que me hizo admirar desde muy pequeño a mis amigas vacas, era su notable instinto maternal y su fantástico poder de ubicación. 

Fue común, en esos lejanos tiempos de mi infancia, sentir desde mi casa, situada al lado del establo, la forma en que a medianoche o de madrugada las vacas-madres retornaban solitarias a ver y proteger a sus terneritos, cruzando la larga distancia existente entre la parcela y el establo, por caminos entonces polvorientos y abandonados, que no iban en línea recta ni mucho menos.
 Antes, superaban en la inmensidad de la noche para salir al camino, vallas y alambradas.

Que a las 4 de la madrugada una vaca hiciera muuuuuuuuu frente a mi ventana era de lo más natural, como también que mi padre se levantara a abrirle el portón de entrada.


Hoy, al cabo de los tiempos, la proeza de las vacas-madres se me agiganta y me hace pensar que son más creativas y abnegadas que la mayoría de quienes menosprecian su...intelecto.


La foto pertenece a:
los animalesysuentorno.blogspot.com

martes, abril 04, 2017

Ofertas que no engañan a nadie

Resultado de imagen para Ofertas sin números redondos

POST ESCRITO EN LOS ALBORES DE ESTE BLOG. LAMENTABLEMENTE NADA HA CAMBIADO.

JUEVES, JULIO 20, 2006

79.990

En su momento pudo haber sido una acción inteligente. Tanto que la idea se propagó por casi todo el mundo. Se trataba de presentar los precios de los artículos bien camuflados. En Chile surgieron por centenares las ofertas de 1.990, 79.990, 49.990 pesos, que reemplazaban los números redondos 2.000, 80.000, 50 mil. Pero creo que tras la proliferación por años de estas cifras engañosas, ya nadie "pisa el palito".

Automáticamente pensamos "en redondo". De modo que sería saludable, inteligente y oportuno que a algún publicista o simple dueño de tienda, se le ocurra volver al pasado, con lo que a estas alturas de la civilización tal vez haría escuela.

Que se acabe lo de los 89.990 pesos como anuncio, porque si usted llega a pagar 9.990, ni siquiera le devuelven los 10 pesos de diferencia, ya sea por la laudable colaboración con el Hogar de Cristo o María Ayuda o simplemente porque "no tengo monedas de 10". Hoy por hoy, un anuncio de $19.990 no nos hace creer que la compra vale menos de 20.000 pesos.

martes, marzo 28, 2017

Chile se mantiene en carrera, con sufrimiento gratuito


Resultado de imagen para Charles Aránguiz
Charles Aránguiz, mediocampista nacional

Con los goles que tuvo Chile a su merced,  pudimos haber logrado en el Estadio Monumental esta noche una diferencia de goles decisiva, en caso de resolución aritmética al final de las eliminatorias. Fue un despilfarro asombroso, que opaca minutos notables del equipo de Pizzi.

Un partido de contrastes y de situaciones insólitas fue el con Venezuela. A ratos, sobre todo en el primer tiempo, Chile dominaba jugando a gran nivel, marcando tres goles de alcurnia. Alexis ya a los 4' de tiro libre convirtió su conquista número 37 jugando por la selección, lo que le significó consagrarse en empate con Marcelo Salas como máximo goleador histórico de Chile. Luego Esteban Paredes, hoy titular a sus 36 años, respondió a su estirpe aumentando el marcador muy pronto a los 6 y a los 22 minutos, por el simple expediente de tocar la pelota tras enormes jugadas colectivas. Chile encantaba, gustaba a rabiar y goleaba.

Un punto de quiebre se produjo a los 10 minutos del segundo tiempo. Entre aplausos abandonó la cancha Paredes y entró el Mago Valdivia, quién hizo honor a su apodo con algunos pases magistrales de su sello, pero su incorporación coincidió y no necesariamente por su culpa con una seguidilla asombrosa de fallas y tantos perdidos por los nuestros, en que Vidal principalmente pudo haber generado una goleada histórica y desacostumbrada en el fútbol de gran competencia.

El descuento mediante gran golpe de cabeza de Salomón Rondón a los 62 puso las alarmas en las huestes locales, debido a que ya Chile había hecho honor al viejo decir en el fútbol, porque efectivamente esta vez era  más fácil meterla que desviarla, en unas 7 ocasiones al menos.

Esa angustia que empezaba a experimentar el público se vio agravada con un tiro venezolano, servido por Rincón que picó ostensiblemente dentro del arco de Bravo sin que el juez uruguayo Andrés Cunha se percatara. Pudo haber sido la segunda gran falla del juez. La primera pareció ser el cobro del tiro libre que terminó en el gol de Alexis, en que el defensa despeja primero la pelota antes de chocar su pierna con la humanidad de Arturo Vidal. Otro reclamo de las huestes llaneras insinuaba un penal a su favor casi al término del partido, alegando una mano nuestra en el área.

En suma Chile ganó bien, Alexis Sánchez  estuvo brillante pese a haber malogrado un penal cuando ganábamos 3-1, el capitán Bravo respondió estupendamente en momentos decisivos e incluso reaccionó en forma felina para evitar un autogol de Jara. Vidal cumplió como siempre no obstante sus goles desperdiciados y en los minutos favorables Chile pareció una máquina, pero lo inquietante es que fácilmente perdemos la brújula, como hoy ante un promisorio equipo venezolano, muy renovado pero colista absoluto. El 3-1 definitivo pudo haber finalizado en bochorno, pese a que estuvimos mucho más cerca de golear.

jueves, marzo 23, 2017

Argentina 1 Chile 0 , solo se impuso la historia

Resultado de imagen para Alexis Sánchez en River
Alexis Sánchez, cuando era futbolista de River Plate, a cuyo estadio volvió a jugar por Chile

En mis 81 abriles de vida, he visto unos 70 años de partidos en que Argentina por lo general era superior a los nuestros. Y eso venía de mucho antes. Trátese de los antiguos Sudamericanos de Fútbol, Copas América, amistosos o eliminatorias para mundiales. 

En las dos copas América últimas Chile fue campeón, pero ganando en encuentros estrechos en definición por penales con nuestros ilustres vecinos. Hace algunos años una conquista histórica de Fabián Orellana nos llevó a la gloria de vencer a Messi y compañía, pero en casa. La tradicional superioridad trasandina en su feudo se vio amagada en dos oportunidades con sendos 2 a 2 y 1 a 1 en otras clasificatorias mundialistas, aunque en ambas no sometimos a Argentina como esta noche en Buenos Aires.

El segundo tiempo fue de ensueño. Chile dominando sin contrapeso cuando ya perdíamos 1-0 desde los 16 minutos del primer lapso, con gol de Messi mediante penal. En su casa, ante su atónito público durante 45 minutos, los finales, Argentina se conformaba con la cuenta mínima, se colgaba de su horizontal, contragolpeaba rara vez y vio como un tiro libre de Alexis remecía  su travesaño y como una entrada de Castillo solo frente al arco albiceleste se desviaba. Pero ese ensueño careció de lo elemental: al menos no perder. Al menos conseguir el empate.

Nos fuimos del estadio de River con las manos vacías, pese a todo y ello duele más que haber sido goleado y superado en el juego. Ahí no hay nada que alegar. En cambio haber visto a una de las más poderosas selecciones del mundo minimizada, pero no obstante vencedora de la roja, nos duele en el alma, sobre todo mirando la nueva tabla de posiciones. Por ahora estamos fuera del Mundial de Rusia. Ni siquiera en el quinto lugar del repechaje. 

El martes nos toca de dueño de casa frente a Venezuela que lucha desde la parte baja de los números, más bien por su honor y su futuro y prácticamente sin opción de viajar a Moscú. Hoy la selección de Pizzi tuvo atenuantes para la derrota. El próximo martes, de no doblegar a los llaneros, estos no existirán.

martes, marzo 14, 2017

Extra, Extra: Anticipo de titulares del 24 de marzo


Image
Estadio de River

En las cercanías de otra fecha de las Clasificatorias Sudamericanas al Mundial de Fútbol Rusia 2018, me aventuro nuevamente con suposiciones de lo que dirá la prensa chilena al día siguiente, dependiendo de si Chile ante Argentina en Buenos Aires, gane, empate o pierda.

SI CHILE GANA


Brillante, inolvidable, estremecedor. No obstante la ausencia de Arturo Vidal por suspensión, además de la de Marcelo Díaz por lesión, la Selección Chilena enmudeció al público en el estadio de River Plate. El temprano gol de Eduardo Vargas, defendido luego a muerte durante los restantes 80 minutos de juego, si bien atenuó la mentalidad ofensiva que nuestra representación adquiriera desde la época de Bielsa, tuvo un éxito de ensueño. Vencimos a los trasandinos, impotentes durante toda la jornada de vulnerar a Claudio Bravo y los restantes gladiadores de Pizzi.  Fue otro logro del fútbol chileno ante su bestia negra. Ya a los argentinos les hemos ganado con poca diferencia en el tiempo, la Copa América 2015, la Copa Centenario en 2016 y ahora esta confrontación, en su propio suelo. Por paradoja muy llamativa, hay trasandinos, nuestros derrotados en la noche de Núñez, entre los adalides de este éxito.No solamente porque el cambio de rostro del fútbol chileno  partió con Marcelo Bielsa y continuó con Jorge Sampaoli, sino porque hoy nuestro DT es Juan Antonio Pizzi, rosarino de pura cepa, además de que en el medio campo de la épica noche bonaerense,  destacara el "Tucu" Hernández, mediocampista de nota, nacido en Tucumán y nacionalizado chileno, otra de las figuras de la noche porteña de eliminatorias mundialistas.


SI CHILE EMPATA

Pudo haber sido funesto. Argentina nos ganaba dos-cero ya a los 10 minutos y nos estaba dando un baile a toda orquesta, hasta que dos hechos cambiaron la triste historia. El penal convertido por Alexis, primero, y la fantástica corrida de Beausejour por izquierda, para finiquitar con un golazo de globito, actualizaron dos viejos refranes: No está muerto quién lucha y pastelero a tus pasteles, este último acuñado por millones de chilenos pegados al televisor, quienes observábamos entusiasmados como el Equipo de Todos se sobreponía a un mal comienzo, para terminar en el silencio sepulcral de miles de argentinos tras un empate para ellos con sabor indiscutible a derrota. Salimos vivos del estadio de River. Es un decir, claro está, pero si después de conocerse las ausencias por lesión de Vidal y de Díaz nos hubieran hecho firmar un empate, lo hubiésemos aceptado gustosos. Habrá que conformarse con que Messi y su grupo nuevamente no nos pudieron doblegar, lo que ya es mucho decir.


SI CHILE PIERDE

Nada nuevo. Dimos batalla, no nos pasaron por arriba, pero perdimos como casi siempre ante Argentina. La Selección de Pizzi nunca se sintió cómoda en el estadio de River. Había un ambiente de desquite tras las finales ganadas por penales, en que Chile obtuviera el título en casa el 2015 y en Estados Unidos el 2016. Esta vez la solvencia de Mascherano, la versatilidad de Messi y la estirpe goleadora de Di María fueron mucho para una apagada y errática representación chilena.  Tras mucho tiempo los nuestros parecieron volver a sentir miedo escénico. El equipo de Bauza fue justo ganador y a nosotros no nos queda más que esperar en suelo propio a Venezuela para tratar de superar el bochorno. Siempre hay un mañana mejor.

martes, marzo 07, 2017

Las penas de ser pésimo fisonomista


Resultado de imagen para Enrique Silva Cimma
Enrique Silva Cimma (1918-2012)
Jurista, académico, senador y Contralor General de la República.

De entrada digo que soy una calamidad para reconocer visualmente a las personas. Ese mal (porque lo es) lo tengo desde muy niño. Por supuesto causa enemistades múltiples y convicciones falsas como "Esteban estaba al lado mío y no me saludó.¡Qué se habrá creído el muy petulante!"

El problema es que los rostros no se me graban. Basta que me presenten a una persona en mi barrio y al día siguiente la veo de nuevo a kilómetros de distancia y lo más probable es que no tenga idea de quién se trata. Peor todavía es no reconocer a quienes con los que ha habido mayor conexión en el tiempo.

Leí que el famoso actor Brad Pitt pasa aflicciones similares. Mi "colega" dice padecer "ausencia de reconocimiento"  y que esa enfermedad  es una especie de agnosia que le impide recordar rostros y que incluso en una etapa grave puede hacer que quienes la padecen no se reconozcan a ellos mismos cuando se miran al espejo.

Un experto expresa que puede deberse a una lesión de la corteza cerebral que afecta a la percepción visual y que se generaría por ataques cerebrales, accidentes, traumatismos o también genética.
Sinceramente el caso me acongoja desde muy pequeño y no creo que en mi situación se haya producido por ninguna de las causas descritas. Pero de qué es una realidad, no tengo dudas.

La solución aparentemente fácil cuando alguien me dice  "Esteban ¿cómo estás?" es sincerarse y contestarle a aquel, "hola ¿de dónde nos conocemos?", pero generalmente es peor el remedio puesto que la "víctima" de la aparente descortesía, se ofende más todavía.

De modo que no creo padecer prosopagnosia, aunque el problema es real. El máximo bochorno vinculado, me tocó vivirlo durante un viaje de regreso de Europa en la década de los años 60. En ese entonces yo presentaba en Chile cada noche las noticias por televisión, por cierto en aquel entonces en blanco y negro. Al iniciar el vuelo al viejo continente me alegraba  saber que quienes me mirasen mucho durante la gira, debían ser familiares, amigos o conocidos personales míos y que no lo hacían porque les sonaba ese rostro televisivo. Entonces no me debería hacer la habitual pregunta, ¿ese señor me mira porque me conoce por la tele o porque lo conozco en persona?

Todo anduvo bien en la materia, hasta que en un trasbordo de vuelta a casa en Londres, me llamó la atención que un matrimonio me observaba detenidamente. No le dí mayor importancia, hasta que la señora aquella se me acercó y me dijo "¿usted es Esteban Lob, no cierto?". Me contó que en Chile me veían todas las noches en el noticiero  y que venían con su marido de vuelta de Moscú donde él fue a dictar charlas en calidad de profesor universitario. A todo esto, el esposo se me presentó diciéndome "Silva, mucho gusto. Usted que es conocido, ¿ah?".

Cuento corto, fue un ameno viaje en que aun cuándo no compartimos asientos, en cada escala nos volvíamos a juntar y a conversar.

Al día siguiente regresé a mis labores en el Canal 9 de Televisión de la Universidad de Chile y al revisar las noticias me encuentro con la del regreso al país, tras un viaje por Rusia, del Contralor General de la República Enrique Silva Cimma, por supuesto un connotado personaje nacional. 

Desde entonces me vuelve a la mente el momento en que don Enrique me comentaba lo conocido que era yo, sin que yo reparara que por supuesto él lo era muchísimo más.

En suma, no le doy a nadie ser mal fisonomista. Es un desastre.


martes, febrero 28, 2017

Clientes "trabajando" para los supermercados

Resultado de imagen para Supermercados

Hemos llegado a extremos en esto de la automatización. Para mis estimados lectores de Europa pienso que no es novedad, pero aquí en Chile estamos recién en la etapa en que acaban de despedir a mi "colega" de la tercera edad que pesaba las frutas en el supermercado y a otros funcionarios humanos, para instalar no robots, pero si máquinas destinadas a ser usadas por los propios compradores del local. De este modo en vez de que nos pesen el pan, las cebollas o los duraznos, somos los clientes quienes debemos asumir la tarea de los infortunados ciudadanos despedidos por "necesidades de la empresa". 

Como si fuera poco, por supuesto que no nos podemos equivocar al expresar el tipo de tomates que hemos seleccionado,  porque hay varias categorías de ese producto y no debemos errar ni a favor ni en contra. 

Estoy consciente que el progreso del mundo resulta estremecedor. Mis padres Q.E.P.D. si resucitaran en ésta época no entenderían como se puede conversar con algún familiar o amigo que está en Alaska o en la China usando el sistema Skype y que ni siquiera se deba pagar por el servicio, aunque la plática llegase a durar una hora. Recuerdo en mi adolescencia cuando al tratar de contactar por teléfono con alguien que estaba aunque no fuera más que en el sur de mi propio país, me decían amablemente desde la compañía telefónica que había una espera de tres horas.

Sin duda que el mundo en términos de tecnología y en muchos otros aspectos ha tenido un desarrollo explosivo y notable en pocas décadas, pero a la vez  ese progreso admite situaciones como las que expongo que me parecen abusivas. En el caso que menciono, aparte de pesar y etiquetar, de a poco están acostumbrando a los clientes a pagar haciendo uno tanto de comprador como de cajero si usa tarjeta de crédito. Me dice mi hija que no debo extrañarme, porque en su barrio ya es así desde hace mucho tiempo.

Me digo que es la actual realidad mundial y que me conviene acostumbrarme a los nuevos ciclos, dándome por contento por ser cliente y no empleado del lugar, porque a medida que llegan estos adelantos, aumenta la opción de cesantía.

Además me asombra que sin ninguna ganancia para mí, el supermercado elimine costos y que los compradores debamos hacer las labores de pesadores, etiquetadores, cajeros y dentro de poco capaz que también de aseadores del local. Vendré de otras épocas, pero esta realidad tan ultramoderna no me calza.