lunes, mayo 04, 2009

Actitudes distintas en tiempos complicados


Un amigo alemán que viene cada cierto tiempo a Chile es odontólogo. Su ligazón con nuestro país está basada en que estudió en la Universidad de Chile, aquí conoció a su señora de nacionalidad argentina y sus hijos son todos chilenos. De modo que sabe de nuestra idiosincrasia y por cierto la de su país de nacimiento. Pero igualmente se mostró sorprendido en su reciente visita, porque pese a la crisis global y a haber leído que al menos entre nosotros también ha aumentado la cesantía, nada anormal notó en término de alteraciones en la vida ciudadana.

El mejor parámetro, a su juicio, para medir el grado de preocupación sobre la materia, la da el movimiento en restoranes, cafés y similares. Estima que en Santiago y regiones en este medidor de actividad todo está bullente e igual a mejores tiempos.

En cambio, cuenta que en Alemania bastó tan solo el anuncio de crisis global, para que automáticamente el temor de la ciudadanía se manifestara en retiro abrupto de esos lugares de recreación y de otros, cuyo movimiento en muchos casos es cercano a cero. Lo atribuye mi amigo Peter a que la de los alemanes es una cultura de precaución y la nuestra se regiría por la frase "mientras tenga plata...¿qué problema hay?", con el tradicional agregado "cuando me falte, ya veré como me las arreglo".

35 comentarios:

Quidquid dijo...

Aquí en España la crisis se nota bastante, pero la asistencia a restaurantes todavía se mantiene alta.
Quizás la clase media nota más la crisis con la de menos nivel, pero todavía hay quien piensa tambien como vosotros: Mientras, podamos...
Los fines de semana las autopistas están saturadas de tránsito, unos iban a esquiar y otros a las playas. Como ejemplo, al último partido de futbol en Barcelona acudieron mas de 96.000 espectadores...¡! y eso que ya tenemos en España 4 millones de parados!
Real Madrid 2 Barcelona 6 (el último resultado)
Un abrazo,
Luis

Selma dijo...

Será por el lema latino de "CARPE DIEM", pero ciertamente aquí hay mucha gente que está sintiendo esta crísis en sus propia carne y va para largo, me temo...

Un beso, Amigo Esteban!

Daniel dijo...

De hecho yo reduje mis gastos solo un poco, en aquello más desechable, pero no por eso salgo de vez en cuando a comer por ahí.
Saludos

Gabriela dijo...

No es la primera vez que leo una reflexión como la que planteas, Esteban. Mi explicación, sin duda atrevida desde mi ingnorancia, es que en Europa se guardan todavía ciertos miedos de tiempos de guerra, que siempre implican escasez y hambre.
Algo de idiosincracia también, Carpe Diem como comentaron antes que yo.
Saludos desde la hipernublada Lima.

Adolfo dijo...

Hola.
Soy español y vivo en Chile desde hace ya unos añitos. Soy amigo de Bego y Rafa (los del blog).
Interesante el tema que tratas de cómo no se nota la crisis en Chile.
Justo ayer hablaba con un amigo de como en España a fines del pasado año hubo numerosas manifestaciones de trabajadores, de como la crisis está en boca de todos, de como el gobierno está en jaque a pesar de haber intentado tomar algunas medidas. Y sin embargo en Chile nadie mueve un dedo, y el Gobierno está más fuerte que nunca a pesar de no hacer absolutamente nada.
Pero en el tema concreto de los restaurantes, creo que es una percepción errada o al menos parcial, de tu amigo. Lo cierto es que en Chile a los restaurantes van,mayoritariamente, una minoria. Esa minoria que apenas sufre la crisi, y que incluso se beneficia de ella. Por ello los locales de Viacura, Las Condes, Reñaca, Viña, Pucon, etcr...siguen igual de llenos o más. Pero el chileno medio, ni iba a los restaurantes antes de la crisis, ni va ahora, ni irá cuando la crisis pase.
Un saludo.
Adolfo.

Isabel Estercita Lew dijo...

Esteban, pienso que son dos culturas diferentes que han sufrido experiencias también diferentes. Por aquí gran parte de la clase media ha dejado de frecuentar restaurantes mucho antes de esta crisis que nos viene de rebote, así como también gran parte de la clase media ha dejado de serlo aunque no lo asuma. Lo que ha crecido es el la cantidad de gente haciendo picnic en la costanera sur.

Te dejo un abrazo cariñoso
Estercita

begoyrafa dijo...

Esteban, antes de nada permíteme que use tu blog para dejar un saludo cariñoso para Adolfo, un muy buen amigo de la infancia del que ahora nos separa un océano.
Y en cuanto al tema que tratas, dejando a un lado la salvedad que plantea Adol, que desconozco. Aquí en Asturias pasa algo parecido, las cosas no andan muy bien, pero las sidrerías siguen llenas. Antes te tomabas x botellas y ahora x menos dos. Antes cenabas unas cosas y ahora picas algo y para casa. Aquí más que anular el gasto,lo reducimos; quizña porque si no, sería insoportable.
Un abrazo
Rafa

esteban lob dijo...

Quidquid:
Quiere decir que por algo somos de ese tronco.

Selma y Gabriela:
Carpe Diem me recuerda aquella notable película. Es muy claro el ejemplo. Es plenamente válida la reflexión sobre los tiempos de guerra, me parece.

Daniel:
Te comprendo.

Adolfo:
¡Bienvenido al blog!
Lo que planteas como situación general no es exclusividad de Chile y en muchos aspectos me parece menos acentuado. Pero de que hay miles en ese punto es indiscutible.

Isabel Estercita:
Haz hecho una corta pero a la vez profunda reflexión sobre la realidad que ves en Argentina, que da mucho para pensar.

Angie dijo...

hombre, en tiempos de crisis.. hay que ser un poco previsor y no ir gastando a diestro y siniestro. pero tampoco se trata de no salir de casa. "No vamos a salir de pobres" porque tengamos una cenita fuera de casa de vez en cuando... Si tu amigo viniera a mi tierra, sacaría las mismas conclusiones. Los bares siguen llenos. Que pasa que en vez de 6 cervezas la gente se toma 3? ok, pero al menos,se las toma sentao a gustito en una terracita...

Besos. Angie.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querido Esteban.

Si...la crisis existe..pero mas que en los lugares reside en la forma como la percibimos.

Un abrazo grande...

angélica beatriz dijo...

Hola mi querido Esteban. Vengo a saludarte después de que ha pasado casi por completo la llamada de alerta en mi país, a causa de la epidemia de Influenza H1N1.

Un beso grandote.

esteban lob dijo...

Angie:
Me parece sensato.

Ricardo:
Claro. Depende de nuestro modo de encarar los desafíos.

Angélica Beatriz:
Que bien que el mal vaya en retroceso en tu país tan afectado por él.

Marcelo dijo...

Acá decayó el nivel de consumo gastronómico, pero creo que la mejor manera de ser contracíclico es justamente consumiendo. Así que...mozo! otra vuelta! (a mi me encanta ir a comer afuera, pero debo decirte que tuve que restringir por razones de fuerza mayor...)
Un abrazo

esteban lob dijo...

Marcelo:
Al menos podrás salir a comer afuera...al patio de tu casa.
Broma aparte, parece ser la tónica en nuestros países de la llamada América Morena, eso de restringirnos...pero no anular nuestras costumbres.

María Angélica dijo...

Bueno, la verdad es que la idiosincracia del chileno es así "mientras haya plata, cuál es el problema???... y después vienen las quejas, por eso me encantan los alemanes, son más prácticos y realistas que nosotros.
Un abrazo apretado para ti.

Liliana G. dijo...

En Argentina pasa exactamente lo mismo. En principio quise ser optimista y pensar que la crisis no nos pegaba tanto, o quizás que como ya hemos pasado por crisis peores, ésta no representaba un riesgo tan contundente como para dejarnos en economía de guerra.
Pero también es cierto, y muy cierto, que en nuestros países pasa lo que vos decís, Esteban. La gente es capaz de salir de vacaciones y gastarse el dinero de meses, luego a la vuelta, pasan penurias infinitas por no poderse mantener.
Es todo un problema cultural.
Un abrazo.

Te contacté a través de la Hostería... Muy bueno tu espacio.

esteban lob dijo...

María Angélica:
Ja,ja. Ni tanto...ni tan poco, pienso.Dicen que son los extremos los malos.

Liliana G:
¡Bienvenida!
Tal como te lo expreso en tu blog, celebro conocerte.

Ulysses dijo...

curiosamente esa actitud complaciente puede ayudarnos a salir antes de la crisis, si yo no estoy en peligro de perder mi trabajo, al gastar ayudo a la recuperación de la economía, al reactivar ciertos sectores, la austeridad exagerada solo agravaría la crisis. Eso si nuestro trabajo esta seguro, eso es una gran condicionante, porque si es así se llama irresponsabilidad.

esteban lob dijo...

Ulysses:
Inobjetable planteamiento.

Sonia Antonella dijo...

Es increíble, pero yo pienso igual que tu amigo Alemán, por lo menos aquí en Antofagasta de Chile...donde todooooo, absolutamente todo es caro, (una simple lechuga cuesta $800 pesos, casi no se nota la mencionada crisis, será que los sueldos son muy buenos? o nos estamos poniendo más metódicos?
Claro, por ejemplo ya no envió el auto al mecánico…le cambio yo misma con ayuda de mi hijo, los repuestos y queda la flor de bueno…
Si vamos al casino…apenas vamos ganando, nos retiramos, si queda demasiada carne en la parrillada que nos servimos en un restauran…pues aunque se vea feo, todo el mundo se lleva lo que queda. Si a mi hija le piden un libro en el colegio, recorro las librerías o si no, simplemente le compro un libro usado, ella ni chista!
Es que la crisis no sólo nos ha asustado, sino que nos ha puesto más conciente de lo que valen las cosas en realidad y, no somos ya tan botarates.

Uf! La vita…

jejejej mejor no sigo, porque podría escribir 1000 formas de ahorrar ante la crisis económica


besitos nortinos
Soni ;)

MQNR dijo...

Desconozco las diferencias entre la cultura chilena y la uruguaya porque lamentablemente nunca he visitado Chile. Pero como sudamericano, supongo que en Chile no son tan alarmistas como en el resto del mundo (aunque totalmente repudiable, a mi entender, la actitud de Bachelet de cerrarles las fronteras a los jugadores de fútbol mexicanos como si fueran leprosos, producto de esta inventada fiebre porcina).
La crisis en Uruguay se nota si trabajás con clientes extranjeros, cosa que a la mayoría de las compañías les pasa. Acá tenemos lo que se llama "seguro de paro" que es que cuando no hay trabajo, la empresa te manda al seguro y te paga la mitad del sueldo, y le deja la otra mitad al estado. Así el trabajador puede estar máximo 4 meses, y a los 4 meses la empresa tiene que tomar la decisión de despedirlo o retomarlo. Actualmente mucha gente está en esa situación, por lo cual puede ser que los efectos de la crisis se sientan más adelante.
Perdón por la extensión del comentario. Saludos, y espero que algún dia pueda escuchar el programa.

Juan Pablo (indio sangriento).

PD: El domingo que viene liverpool juega con peñarol. Nos jugamos las últimas cartas para clasificar a la liguilla pre-libertadores. Así que voy a empezar a rezarle a todos los dioses existentes para que el año que viene puedas ver a mi querido equipo en la libertadores, jejeje.

esteban lob dijo...

Sonia Antonella:
Reconozco que soy "matao" para la mecánica, de modo que la próxima vez que tenga un problema con mi auto te voy a contratar junto con tu hijo, siempre que me hagas precio. (Ja,ja,ja)

Juan Pablo:
Interesante observación. Vale la pena la extensión.

Todavía no he escuchado el programa, por coincidencia del horario con otros compromisos.

Espero que Liverpool emule a su homónimo inglés y haga historia.

Víctor Hugo dijo...

la concurrencia a restoranes y pubs realemnte es constatable hasta los días lunes!
También a mi me ha llamado la atención.... y es que al parecer la crisis no ha sido tan fuerte como se esperaba o todavía no nos llega del toso

saludos!
VH

esteban lob dijo...

Víctor Hugo:
..y ojalá ni nos llegue, pero es difícil.

elvira carvalho dijo...

Pois amigo, igual se passa em Portugal. O País está em grande crise, o desemprego é cada vez maior e cada dia se vê mais desabrigados espalhados pela rua. Morando do outro lado do Tejo, tive que ir a Lisboa há dias, e até no Terreiro do Paço, cartão de visita da capital, nas arcadas dos ministérios estavam desabrigados a dormir. Porém na minha zona, nem um restaurante ou pastelaria fechou, e até abriram duas novas pastelarias.
Suponho que noutras partes do país é a mesma coisa.
Nas férias da Páscoa, minha irmã andou pesquisando hotéis para passar esses dias e a grande maioria estava esgotado.
Um abraço

esteban lob dijo...

Elvira:
Por lo tanto, pareciera que la despreocupación en estos temas, más que una tendencia europea, parece ser una tendencia común a las naciones latinas, querida amiga.

juan quintero dijo...

Creo que es tipico de nuestros paises Latinoamericanos esa falta de prevision. Aca en el pais, vienen artistas a presentarse, las entradas tienen costos elevados, pero los estadios se llenan, y entonces uno se pregunta ¿Cual crisis?. Aca hay un dicho que reza "Coyol quebrado, coyol comido", haciendo referencia a que, apenas tiene uno dinero en la mano, ya esta viendo en que lo gasta, somos un pais demasiado consumista. Un abrazo Esteban.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...larga crisis nos espera aunque estado aqui lo pasaremos como mejor podamos...un fuerte abrazo siempre jose ramon,

Pilar Ana dijo...

Hola Esteban. Ha sido un placer entrar. Yo creo que la crisis aún se acrecienta más, cuando más falta hace que vayan las cosas bien. ¡Aguantaremos! Un abrazo.

esteban lob dijo...

Juan:
Por algo somos países hermanos, estimado Juan.


José Ramón:
¡Bienvenido!
Recién he tratado de comentar en tu apreciada página pero no me es posible. Desconozco si está muy recargada o si es problema de mi computador.

Pilar Ana:
¡Bienvenida, igualmente!
Así parece. Deberemos aguantar como tantas cosas, tantas veces.

Carlos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos dijo...

Certifico lo que te dijo tu amigo Esteban.
Al ser yo propietario de un restaurante en Quito, puedo decirte que la crisis no la he visto por ninguna parte -gracias a Dios-, y de hecho con este gobierno ecuatoriano del Socialismo del Siglo XXI, con el cual discrepo, ha aumentado los salarios y bonos de ayuda social -a base de más impuestos, claro- lo que genera mayor fluidez de circulante.

Al contrario, tengo un primo que trabajaba ya 7 años como ingeniero en una gran empresa en Leipzig, Alemania, regresó hace un mes por recisión de contrato debido a la crisis.

Definitivamente el latino no es nada previsivo.

Fuerte abrazo Esteban.

esteban lob dijo...

Carlos:
Me alegro enormemente por el hecho que tu restaurante siga viento en popa en la mitad del mundo.

Off topic:
Creo, en todo caso, que "la crisis" afectó a tu querida LDU. Al menos
Deportivo Cuenca está sacando la cara por el fútbol ecuatoriano. En cambio a nosotros ya nos eliminaron a Colo Colo y a Everton, mientras que la U al perder anoche como local frente a Cruzeiro también está con pie y medio fuera.

Marta Salazar dijo...

;)

habría que saber dónde vive Peter... porque por estos pagos rhenanos, tampoco hay menos actividad en los locales, bueno, acá la gastronomía no es muy buena... así que igual, la gente no sale mucho a comer afuera, salvo en el verano, cuando hace buen tiempo;

tal vez si él vive en el sur -donde la gastronomía es incomparablemente mejor y la gente más responsable que los rhenanos- note más ;)

en todo caso, el consumo de bienes, no ha bajado, por el contrario... el negocio de la navidad no pudo estar mejor y el clima de consumo (lo mide todos los meses, uno de los institutos de estudios económicos) no ha bajado en lo que va del 2009,

acá en Alemania, todos hablan de la crisis, pero nadie la nota...

Lo atribuyo al efecto retardado sobre la cesantía (se supone que se hará notar a mediados de este year) y a que venimos de los cinco millones de desempleados durante el gobierno de Schröder y ahora hay "sólo" poco más de tres millones, de manera que... si nos ponemos a comparar... venimos de muy abajo...

Un abrazo querido Esteban!

esteban lob dijo...

Marta:
Interesante enfoque sobretodo por venir también desde Alemania.
Mi amigo Peter vive en Koblenz.