lunes, noviembre 13, 2006

La vieja pregunta del vaso medio lleno...o medio vacío

Es lógico que en las narraciones de un partido de la selección chilena, si es que Salas no convierte un penal, eso se lamente desde el relator del cotejo hasta el más alejado hincha. Pero no lo es cuando los partidarios de Everton, Antofagasta, Colo Colo y otros miles y miles no caben en sí de alegría porque la "U" más que "El Matador" no haya podido convertir desde los llamados 12 pasos. Los de Colo Colo por la clásica rivalidad y los viñamarinos y nortinos porque la derrota de Universidad de Chile los puede llevar a los Play Off.
Cuando en la víspera en el Estadio Nacional el penal se desperdició, la reacción de quienes nos hablaban desde el Canal del Fútbol fue de una pena infinita, traslucida plenamente. Y eso que Salas no desvió, lo que lo habría convertido por descarte en principal protagonista de la trama.
El penal se lo atajó BRILLANTE, NOTABLEMENTE el arquero de Santiago Morning, Gonzalo Heuman.
Esa era la connotación del momento. Ver el vaso medio lleno. Esa era la noticia. Esa habría sido la connotación más a tono. Dicha con entusiasmo y admiración.
Pero no. Todo pasó por lamentaciones en tono bajo, sin pensarse que lo que era motivo de angustia para los azules, se convertía en máximo júbilo para otros.
La volada espectacular y exitosa de Heuman quedó minimizada y triunfó de nuevo la vieja historia del vaso medio vacío. Salas había desperdiciado el penal. El mérito de quién se lo contuvo valía hongo.
Incluso se dijo que el tiro había sido especial para el lucimiento del portero. A media altura, levemente a su derecha. Como si fuera tan fácil atajar un penal, como si no valiera el esperar el momento del disparo sin moverse antes, como si no fuera plausible lanzarse justo y con gran precisión, en suma: como si los éxitos de un equipo chico ya descendido, valieran mil veces menos que los de Colo Colo, las Universidades o Cobreloa.
Y ya que hablamos del CDF, sería bueno que a sus suscriptores, entre los que me cuento, no nos martiricen más con la majadería del anuncio promocional en el sentido que "esa jugada no la hizo ni un galáctico ni un brasilero"... en vez de brasileño.
Con ese criterio empecemos a hablar también de peruaros, argentiros o colombiaros.

2 comentarios:

EmilioScout dijo...

El lenguaje es algo complejo Don Esteban, puede que este en lo cierto, pero si entiendo bien, la propia RAE es la que permite las dos formas para referirse a los habitantes del pais "mais grande do mundo", por lo que siendo asi, dicho martirio ya no pasa por los creativos del CDF o por nuestra, aun subdesarrollada, capacidad cultural.

Saludos

Emilio Freixas

http://www.decultochile.cl
http://emilioscout.blogspot.com

p.d: por cierto, esta incluido entre mis blogs recomendados...

esteban lob dijo...

Justamente en la prensa de hoy, Emilio, aparecen voces disidentes ante nuevas posiciones adoptadas recientemente por la RAE, que vulgarizan nuestro lenguaje. En lo formal, tienes razón.

Cordiales saludos.