miércoles, noviembre 01, 2006

¿Avenida La Paz? No. Avenida Los Hoyos

Con mi señora fuimos esta tarde al Cementerio General.
Al subir desde la Costanera Norte hacia avenida La Paz, nos encontramos con la mayor cantidad de hoyos (o eventos, según una ex Intendente) que la imaginación humana pueda suponer para tan corto espacio de cuadras. Toda una gama de esos "eventos".
Largos, anchos, profundos, superficiales, pequeños, medianos o enormes, simplemente elefantiásicos. Los conductores hacían los mismos movimientos que Schumacher o Alonso para tratar de esquivar rivales en Fórmula Uno.
Pero nada. Cuando se le hacía el quite a un "evento", aparecía por el otro costado uno peor.
Incluso en el centro de la pista hay una verdadera quebrada. Al divisar ese milésimo centésimo octagésimo "evento, y al no alcanzar a irme hacia un costado con el auto, opté por disminuir la velocidad casi a cero, pero igual el coche rebotó como si fuera una pelota.
Aunque claramente no es así, cualquiera podría suponer que hay concomitancia entre la desidia de las autoridades en la materia y los talleres de reparación de neumáticos y vehículos en general.
Sorprende que esto esté vigente en una avenida tan concurrida, como que accede al principal cementerio del país.
No es atenuante que algunas cuadras más al norte se estén haciendo trabajos de otro tipo, ensanchamiento o qué sé yo, porque la indiferencia ante los atroces "eventos" del comienzo de la arteria es inadmisible.
Hoy la comprobaron miles y miles de personas que iban simultáneamente a homenajear a sus muertos.
Está claro que esta situación deplorable la viven a diario quienes por razones de trabajo o estudio circulan por ahí. Incluso es ruta alternativa hacia el Instituto Médico Legal, el Hospital Psiquiátrico y el J.J. Aguirre.

8 comentarios:

el rocko dijo...

Creo que Pepe Guixé se habría vuelto loco esperando que trataran de arreglar la Av. La Paz... jejejeje.
Saludos!

esteban lob dijo...

No solo Pepe. También todos los usuarios de esa vía.Pero la solución está cerca, el Psiquiátrico que queda por ahí.

:: ritalin :: dijo...

Uf, yo que ando en moto -perdón; scooter-, los vivo todos. Literal. Paso por ahí. A veces, cuando son demasiado enormes, hasta pongo el pie encima. Sólo para ver la proporción. La mayoría de las veces, los hoyos calzan 46.
Uf.

esteban lob dijo...

Pienso, estimado Ritalin, que con su capacidad creativa le resultaría espectacular, auspiciado por algún fabricante de motos (o scooters) mostrar los embates de los hoyos de avenida La Paz, en contra de los vehículos.
Será fácil comprender que si esas motos (o scooters) resisten tamaña prueba, también resistirán el peor de los choques en cualquier lugar.

EmilioScout dijo...

en Chile las cosas siempre se han hecho a medias Don Esteban, el problema es que si no es por los medios que denuncian esto, quizas santiago estaria saturado de "eventos" como estos...

saludos!

http://www.decultochile.cl
http://emilioscout.blogspot.com

MOVIMIENTO CHILE PROCICLISTA por Ley de la Bicicleta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MOVIMIENTO CHILE PROCICLISTA por Ley de la Bicicleta dijo...

Un excelente artículo una año después todo sigue igual. Se hacen reparaciones millonrarias, pero mientras no se saque a los camiones de alto tonelaje y se trasladen los comerciantes -mayorista- a lugar mas apto como se hizo en Paris y Madrid o con el teminal pesquero, seguirán tirando la plata a un hoyo ... sin fondo. Unn riesgo para todos los vehiculos y sobre todo para las bicicletas. Las autoridades deben tomar decisiones y no seguir despilfarrando la plata de todos los chilenos en tapar hoyos que volverán si no tapan las causas.

www.leydelabicicleta.blogspot.com

Carlos De Ferrari dijo...

Esteban:
Como usuario que eres de Av La Paz, coincidirás conmigo en lo siguiente:
La Municipalidad ha anunciado una inversión de 850 millones de pesos para reparar la calle y veredas de esa histórica avenida.
Pues bien, invito a quien quiera hacerlo, a concurrir cualquier día de la semana, a las 6 y media de la mañana para ver cómo mientras se ejecutan los trabajos de reparación, los mayoristas del sector instalan sus grúas y mercadería en plena zona de remodelación. ¿Cuánto irán a durar las flamantes baldosas?
¿Cuánto resistirá el nuevo pavimento si se sigue permitiendo el paso de camiones cargados con toneladas de mercaderías?
He escrito innumerables cartas a los medios de comunicación haciendo ver que no se saca nada con tapar hoyos, si no hay polìticas claras que regulen el tránsito de camiones pesados por el interior de la ciudad.
Nuestras autoridades atacan los efectos de los problemas tapando los hoyos y no sus causas.Se parecen a Don Otto, que vende el sillón para que no lo engañe su esposa.