miércoles, enero 30, 2008

Reglamentos insólitos en el fútbol chileno



Fue en definitiva una buena cosecha la de nuestros futbolistas por Japón y Corea del Sur, donde obtuvieron un empate sin goles ante los nipones y una victoria de 1-0 frente al combinado coreano.

Hay que considerar que la nuestra era una selección B y tal vez C, sin los deportistas que actúan en el extranjero e incluso sin algunos muy importantes del medio local.

Pero en otro aspecto, nuestro fútbol es motivo de reprobación.

Si alguien quisiera poner la mayor cantidad de dificultades para el aficionado, no encontraría nada mejor que el reglamento definitorio de quienes descenderán a Primera B (Segunda División), al término de los torneos 2008.

Bajarán por el sistema tradicional aquellos dos clubes que sumen el menor puntaje entre las fases regulares de los campeonatos de Apertura y Clausura, pero este año y por única vez, descenderán adicionalmente otras dos instituciones, para lo cual se establece una tabla de permanencia que resumirá los promedios de los últimos cuatro torneos. Aquellos dos equipos que sumen los más bajos puntajes en ese cálculo, perderán igualmente la categoría.



Para establecer los promedios de puntajes, se definió una fórmula de ponderación, según la cual los puntos obtenidos en las fases regulares del Apertura 2007 y Clausura del mismo año, deberán multiplicarse por 19 y luego dividirse por 20, debiendo el número restante ser multiplicado por el factor 0,4.

Los puntos obtenidos en las fases regulares de los campeonatos de 2008, deberán ser multiplicados por el factor 0,6. En el caso de aquellos clubes que ascendieron desde Primera B este año, se les considerará la totalidad de los puntos obtenidos en ambas fases regulares.



La opción de que en total sean seis los cuadros que desciendan, se dirimirá al cabo del Clausura, cuando los equipos que terminen en las posiciones 17 y 18 en el acumulado de las fases regulares de este año, se midan en la Liguilla de Promoción con los representantes de la Primera B.



¡Fantástico!... informen entonces al hincha que debe seguir un curso rápido de aritmética antes de ir a los estadios y que no se olvide de llevar una buena calculadora a cada partido, para multiplicar por 19 y luego dividir por 20, multiplicando el número restante por el factor 0,4 y multiplicar luego los puntos obtenidos por su club en la fase regular de los torneos por el factor 0,6.



Si entre operaciones matemáticas alcanza a ver algo de fútbol, es lo de menos. Porque por algo nuestros calificados dirigentes hacen de este apasionante deporte algo tan entretenido, que sin conocimientos aritméticos avanzados usted no puede ser considerado un hincha normal.

11 comentarios:

Daniel dijo...

Parece que a los dirigentes se les olvidó que para el hincha las bases de un torneo deben ser lo más simples posibles.
Saludos

el esposo de mi esposa (TheJab) dijo...

... y yo que creía que el asunto del descenso en México estaba complicado.

Joaco_Urrutia dijo...

Colo Colo se ganó su pase a la Copa Libertadores por haber sido campeon del Apertura. Por lo tanto, al salir campeon del Clausura tambien, era logico que el subcampeon de ese torneo (o sea, la U de Conce) fuera a la Copa, no la UC

esteban lob dijo...

DANIEL:
Muchas veces aplicar medidas simples... resulta demasiado complicado, parece¡¡

JOEL:
En Chile hemos copiado el 90% de los torneos mejicanos, con un campeonato de Apertura, uno de Clausura y Play Off en ambos casos.

Para ser franco, no me gusta, porque puede ser campeón un equipo que a duras penas clasifique durante la fase regular, a kilómetros de distancia de los primeros.

Aquí nos ha pasado con un título obtenido en esas condiciones por Universidad de Chile y otro por Unión Española.

JOACO:
Pienso que el Chile 3 debería ser el equipo de más puntaje acumulado en los dos torneos del año, en su fase regular. Favorecería a clubes de muy buena campaña por meses y meses, como la que hizo Audax en 2007.

MNB dijo...

Hola, Esteban:
De los reglamentos del fútbol y sus números, es bien poco lo que entiendo, por eso, sólo paso a saludarte.

Abrazos.

elvira carvalho dijo...

Mas que confusão Esteban. Eu entendi mal ou querem reduzir o futebol a uma expressão de cálculos matemáticos? E os treinadores passam a ser engenheiros? Inventam cada coisa...
Um abraço

esteban lob dijo...

MNB:
Igual se agradece el saludo.

ELVIRA:
En este caso, amiga, son los dirigentes los que hacen difícil algo que debería ser absolutamente simple.

Ratopado Ras Tafari Makonen dijo...

Hola Esteban!!

Comparto lo que usted plantea, ya que me parece que no puede ser más complicado (y absurdo, al menos en mi forma de ver las cosas) el sistema actual de descenso.

Algunos me encontrarán tradicionalista o pegado en el pasado, pero a mí me gustaban esos torneos largos, de dos ruedas, todos contra todos. Los últimos descendían, los dos anteriores a la liguilla de promoción. Las fechas finales eran increíbles y un equipo que peleaba el descenso podía amagarle la tarde a otro que peleaba el título o un cupo en la liguilla de Copa Libertadores.

¡Qué nostalgia!

El Analista dijo...

Soy Analista de Sistemas asi que creo que califico para sacar el algoritmo de la clasificación, y yo que pensaba que acá se las mandaban.

Fujur dijo...

Saludos!

Desde España es muy difícil hacerse a la idea sobre quién gana la liga. el ganador del apertura, el de clausula, quien gana los dos... vaya lio!

Me ha gustado mucho su blog haber si tiene tiempo y se paso por el mío! un abrazo!

esteban lob dijo...

RATOPADO:
Yo también pienso que el campeonato con dos ruedas e incentivos, es el mejor.

EL ANALISTA:
Acá lo complicaron más todavía, que en los 2 campeonatos anuales argentinos, amigo.

FUJUR:
¡Bienvenido!

Lamentablemente al término de los 2 campeonatos anuales, apertura y clausura, no se hace uno o dos partidos para definir el campeón del año. De modo que tenemos desde hace años dos campeones anuales. Y como se utiliza el sistema de Play Off, en dos ocasiones han sido campeones equipos de muy bajo desempeño previo y que a duras penas clasificaron lejos de los punteros, pero que en una racha victoriosa ganaron a los mejores en la parte final y fueron campeones:
Unión Española cuando derrotó en la final a Coquimbo, otro outsider, y Universidad de Chile cuando venció en los partidos finales a Cobreloa.
Claro... son definiciones muy atrayentes, pero carentes de justicia, que sí la da un torneo tradicional que dura unos 10 meses.