domingo, enero 27, 2008

Cartera de mujer

¿Hay algo más intrincado y problemático que buscar lo que sea en una cartera de mujer?

Suena simple: "Búscalo en mi cartera"

Al cabo de segundos o minutos que se hacen eternos, tras tratar de separar pañuelos, rouge, llaves, billetera, espejo y mil etcétera, el grito sale del alma:
"No lo encuentro".

"!Pero cómo no lo vas a encontrar. Si es llegar y sacar".

Me doy por vencido.
Prefiero recibir mil imprecaciones y denuncias de ineptitud, antes de seguir buscando en... cartera de mujer.

20 comentarios:

Alvaro dijo...

Yo tengo como regla general no meter mis manos en una cartera de mujer, independiente de quien sea.

Saludos.

MNB dijo...

JA JA JA.
Es verdad. Nuestras carteras están llenas. No falta nada, pero nunca encontramos lo que queremos, porque lo hacemos al tacto y no miramos.
Perdí una semana mi celular, porque el forro se había descosido y el teléfono se fue, más bien, se escondió. Igual, los celulares son bien resbalosos.

Cariños.

el esposo de mi esposa (TheJab) dijo...

Esto lo dijo mi madre acerca de su 'bolsa', platicando con mi abuela:

"De todo lo que a mí me hace falta, nomás usted no está aquí"

Daniel dijo...

A mi me pasa exactamente lo mismo cuando mi madre me pide que busque algo en su cartera o en su bolso de trabajo.
Saludos

rominita chii dijo...

Hola Esteban:
Tienes toda la razón, la cartera de una mujeres es "la dimención desconocida" para un hombre.
Mi pololo siempre se quejaba de las muchas cosas que llevaba en mi mochila a la Universidad, la verdad era que mi mochila era una verdadera bolsa de campaña, llena de "por si acaso" y que generalmente terminaba cargando él porque yo le pedía cambiar mochilas porque la suya era mas liviana jejeje. Sin embargo, un día tomamos la micro y nos encontramos con una protesta que cortó el transito por 4 horas, en ese momento él entendió que mi cargamento no era del todo inutil, nos entretuvimos leyendo libros, comiendo chocolate y galletas, tomando bebida y hasta llenando crucigramas!!, después de ese día que ya pasó hace varios años, nunca he vuelto a escuchar una queja sobre el peso de mi bolso.
CARIÑOS

esteban lob dijo...

ALVARO:
Haces muy bien.

MNB:
O sea que el celular se había ido al subterráneo de la cartera.

JOEL:
Gran y muy apropiada definición.

DANIEL:
Somos colegas del mismo dolor.

ROMINITA:
Primera vez que encuentro una razón valedera para justificar las mil ochocientas noventa y nueve cosas que llevan las mujeres en su cartera.

Silvia dijo...

Hola Esteban!!!

Me encanto tu post, tengo como norma llevar una cartera pequeña porque la lista de todo lo que guardo en ella crece proporcionalmente con el tamaño de la cartera!!!

Cariños

Silvia

Doña Cocó dijo...

Jajajajaja...y es muy cierto, si hasta yo misma tengo que vaciar el contenido en una mesa si quiero encontrar algo que al final descubro está en otra parte menos en la cartera... jejeje.
Besos y cariños para ti.

Ma®ía Pastora dijo...

El que encuentre algo en mi cartera merece un premio... entre los participantes, me incluyo jaja :D

¡Saludos!

esteban lob dijo...

SILVIA:
Entonces no debe ser tan difícil encontrar lo buscado en tu cartera.

DOÑA COCó:
Por tanto convenzan a la autora de las imprecaciones en mi contra, por no encontrar lo buscado en su cartera, que no merezco tanta reprimenda.

MARÍA PASTORA:
¡Bienvenida!

A confesión de partes, relevo de pruebas... dicen los abogados.

Carlos dijo...

jajajaja
jajaaja

Uno nunca sabe que sorpresas y enigmas desentrañables guarda una cartera de mujer.

Puede ser como chister de un mago, pero solo para la dueña, claro!!

Yo prefiero mantenerme al margen de ellas jajaja

Fuerte abrazo Esteban.

elvira carvalho dijo...

Engraçado Esteban, vim agora de um blog que está realizando um concurso, relacionado com o conteúdo das malas das senhoras. E apresenta fotos de várias malas.
Realmente nós mulheres, trazemos tanta coisa na mala.
Um abraço

Caro dijo...

Es TAN cierto! mi cartera además de todo es una gran cartuchera de marzo a diciembre...a veces le pido a mi nena que me mude las cosas ( pura coqueter´´ia, los zapatos y las carteras deben hacer juego siempre;)...y la popbre se queja de la cantidad de cosas que llevo...

Debo decir, muy a pesar, que los hombres son mucho menos complicados en el caso este, no?

Un beso ,

caro

mi despertar dijo...

Muy bueno su texto diferentemente bueno. hermosa foto lo felicito por su mujer, y por usted
Saludos con cariños desde un Miami bastante frío

mi despertar dijo...

Mi querido...te cuento.Las carteras de las mujeres son como secretos que tenemos. Yo uso ahora una inmensa, que me lleva diez minutos llegar al final, al fondo.Y me pongo de mal humor porque no encuentro mis cosas. Así somos, como las carteras complicadamente sensualmente difíciles de alcanzar, y cuando nos alcanzan y llegan seguimos protestando ...y demás.....

Me encanta este tipo de texto divertido sensa... cio...nal. Bueno ya ves mi querido periodista en este comment me he puesto más locuaz.
Besos y me encanta la pareja que tenés.Algún otro dia te contaré de mi.Por ahora no te doy mas lata.
Mucha

esteban lob dijo...

CARLOS:
Yo también preferiría mantenerme alejado de esas intrincadas carteras.

ELVIRA:
Parece que es un problema,digamos mejor...una situación...mundial.

CARO:
Celebro tu reconocimiento.

Off Topic:
Fue espectacular la respuesta del burro a la vaca en tu blog.

MI DESPERTAR:
Nunca lata. Siempre bienvenida.

Marta Salazar dijo...

ja ja, demasiado bueno!

debe ser algo así como el antiguo maletín de médico!

Un abrazo!

Benita Pérez-Pardo dijo...

ja,ja,ja.

Fuiste un valiente atreviéndote a intentarlo!

perLuis dijo...

parece gracioso para ustedes, pero quizas algunas carteras revelan "problemas" sicológicos o mentales de algunas mujeres
O cosas que ellas quieren o no quieren decir....
Quizas el estudio del tipo y contenido de las carteras revele información sobre la personalidad de la dueña.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

esteban lob dijo...

PerLuis:
Gracias por venir.
Ja,ja,ja. Puede ser. Si no fuera un "artículo" tan personal, sometería la cartera de mi mujer al análisis de un amigo siquiatra.