miércoles, abril 25, 2007

El buen hablar


Cuando mis hijos eran pequeños, les inculqué el respeto al buen hablar. Y creo haber ganado la batalla, la que claramente estoy perdiendo con mis nietos.

Eran tiempos en que en los medios, específicamente en radio, tratábamos de entendernos con el auditor en una forma cordial, espontánea, pero con pleno respeto por la lengua de Cervantes, sin que ello haya significado cursilería.
Pero pasaron los años y hoy en el dial- el chileno al menos- la procacidad abunda. Y no tiene nada de extraño si en la calle, en el metro, en los buses, en todas partes, se falta el respeto a la enormidad de palabras que nos abastece el buen decir, reemplazadas por vulgaridades.

Esto se hace extensivo a algunos blogger, quienes a mi entender también faltan el respeto a quienes tienen otro concepto del lenguaje, principalmente a las mujeres, las que no merecen que haya referencias tan livianas acerca de haber sido alguna de ellas objeto de acto sexual, para decirlo elegantemente.

No nos gustaría que esto se dijera de nuestras madres, aun cuando es indiscutible que la presencia de todos nosotros en este mundo, haya tenido origen en un acto sexual de ellas, porque en caso contrario deberíamos ser hijos adoptivos. Pero con gran ligereza las citadas referencias son para cualquiera, incluyendo en el concepto despectivo e injurioso a los varones, abundando las citas acerca de "vieja c..... o simplemente c........o.
En lo que atañe a la generación nueva de mi familia, doy por perdida la batalla por el buen decir.

Tras constantes filípicas al respecto, hace poco retiré a parte de mi elenco de nietos desde su colegio. Ya en el auto puse la radio. De súbito, un actor a quién estaban entrevistando y mientras yo le hablaba a los niños de la enorme variedad de palabras que nos permite el castellano, empezó a hablar a garabato limpio, con lo que por cierto legitimó lo que yo estaba descalificando.

Desde ese momento mis nietos deben pensar que el Opa les dice en esta materia puras weas..

Me temo que este fenómeno de vulgarización al hablar es actualmente mayoritario en Chile y que no alcanza de un modo tan burdo al resto de los países de habla hispana.

Nuestra juventud, a viva voz, encuentra de lo más natural utilizar el garabato casi palabra por medio.

La palabra mayoritariamente usada, tiene que ver con los huevos y todas sus derivaciones. De cada veinte, al menos diez de ellas hacen referencia al producto de las gallinas, inocentes las pobres del mal uso que se da semánticamente a su creación.

27 comentarios:

Daniel dijo...

Lo malo es que a uno en las conversaciones informales o entre colegas también muchas veces usa los garabatos. Ya son una parte cotidiana de nuestro lenguaje y parece que eso va a ser muy dificil que cambie. Saludos

esteban lob dijo...

Es natural ese desahogo, Daniel, entre colegas...entre amigos.
Incluso la palabra huevón o huevona ya es aceptada por la Real Academia Española. Su significado según la RAE es perezoso, tardo, imbécil, alelado. En Honduras y Nicaragua, dice la RAE, el significado es distinto: animoso, valiente.
Pero su utilización exagerada es horrenda. De modo que cuando uno en el Metro escucha que " el huevón habló con la huevona y se dijeron puras huevadas, hasta que vino otro huevón y entre todos se pusieron a hueviar", Cervantes debe darse varias vueltas en su tumba, porque según la Real Academia eso significaría "el imbécil habló con la imbécil y se dijeron puras imbecilidades, hasta que vino otro imbécil y entre todos se pusieron a imbeciliciar".

¿Cachai?.

RaFah dijo...

La palabra que más escucho en la calle es cu.... Reconozco que también se me sale a veces y que últimamente me he puesto garabatero. Pero trato de que sea en mi metro cuadrado y sin enanos presentes. Sin embargo, es típico encontrarse en la micro con escolares supuestamente conversando, que no dominan más de dos sinónimos para rellenar todas las frases, y claro, son puras groserías. Luego escuchas las radios para adolescentes, o incluso menores, y el discurso es igualito de pobretón y vulgar. Entonces que no sigan con la teoría de que los medios no influencian a la audiencia. Es más, como dices tú, legitiman actitudes, valores y posturas éticas.
Yo soy de los años en que la irreverencia fue inaugurada por la Rock and Pop, pero sus conductores eran Iván Valenzuela, Rolando Ramos o Karine Yanine, y jamás los oí decir el más mínimo improperio. Me tinca que con El Rumpi, a quien elevaron a estrella por “atreverse” a soltar la lengua, se empezó a pudrir el asunto. Recuerdo que en la Cooperativa los jefes te corregían si te soltabas mucho, lo que no significa que usáramos mal vocabulario, porque los editores siempre nos enseñaron a respetar hasta la ortografía, siendo que las notas las veíamos nosotros no más. Era común que se saliera por ahí un “al tiro” o un “harto” y uno sentía que había metido las patas. O sea, ahora pasamos por pacatos, vejestorios, anticuados y un sin fin de etiquetas.
Soy de la idea de soltar un poco la manera de hablar, incluyendo algunas expresiones coloquiales, pero los garabatos son de mal gusto, sobre todo si hay millones escuchándote. Y justamente por eso, porque no sabes cómo puede afectar lo que dices, es que en los medios hay que manejarse con extrema responsabilidad.

esteban lob dijo...

En un cien por ciento suscribo lo que dices, RaFah.

Principe Mestizo dijo...

aqui en republica dominicana est apasando exactamente lo mismo

Yeux! dijo...

Lamento decirte que tristemente en México estamos igual, es horrendo darse cuenta que ahora los jóvenes (y no es que yo no lo sea, pero ps ya casi) de cada 5 palabras que dicen, al menos 3 son garrafales. Haciendo memoria, rcuerdo que hasta antes de entrara ala universidad, yo misma no las utilizaba, no sé si sea el folklor, el aumento en la sociedad, o el ambiente, pero desde hace años ya no me da pena abrir la boca para decir alguna, o algunas, y debo decir que no me da nada de orgullo. Estoy felíz de haber encontrado tu blog, y estaré por aquí más seguido, me encantó!
1 saludo!

esteban lob dijo...

Lamento que nuestro problema que yo creía tipicamente chileno, sea también el de los hermanos americanos en general. Yo verdaderamente dudaba y todavía dudo acerca de si fuera de Chile se pueda hablar más largo, con tan poco contenido y con tanto garabato. Yeux y Príncipe, ya los visitaré.

La Hormiguita Cantora dijo...

Hola Esteban,

De link en link llegue aca y me encontre con la sorpresa de tu post. Debo decir, con mis 25 annitos, que tuve una formacion en los 12 annos de colegio donde se nos incentivaba a hablar bien, a expandir nuestro vocabulario y por lo tanto a jamas necesitar -ergo, usar- garabatos ni vulgaridades.

No te voy a mentir. No soy "boquita de monja" y tengo mi exabrupto casual de vez en cuando, pero disto mucho de la "jerga de la calle" y a veces la gente me mira raro porque no entienden alguna palabra que uso.

No me encuentro tan vieja ni tan fuera del mundo cotidiano. No me explico que paso en tan pocos annos que el idioma se empezo a perder, o se "fue a la... "

tienes alguna teoria?

saludos,

La Hormiga

pd: me excuso por la falta de tildes, letra enne y todos esos detallotes, pero este teclado extranjerillo es bien limitado.

Charly W. Karl dijo...

Esteban, en Argentina pasa exactamente lo mismo, hay muchos que le están ocasionando a nuestro idioma un daño enorme al utilizar palabras que ni siquiera pueden ser consideradas como neologismos, puesto que éstos previamente deben ser aprobados por la Real Academia Española.
Lamentablemente, en algunos programas de televisión parecería que expresarse en forma correcta y respetando al prójimo estuviera prohibido, a veces me pregunto en qué lenguaje estarán hablando, y lo más grave de todo es que tienen una gran audiencia.

Un abrazo!
Charly W. K.

esteban lob dijo...

HORMIGUITA:
Pienso que, como se dice más arriba, el libertinaje verbal que se enquistó en los medios, dio legitimidad al "nuevo estilo", aparte que existe cierta sensación de "choreza" entre los que lo practican.

CHARLY:
Me sorprende que en Argentina sea igual. No solo en el aspecto de los garabatos, sino en otros siempre he tomado como ejemplo los programas de tu país. Aquí proliferan los "hace años... atrás"...como si fuera posible hace años adelante o los "dentro de algunos minutos más"...como si fuera posible dentro de algunos minutos...menos.

Silvia dijo...

En Venezuela es lo mismo,aqui de tres palabras dos son c..., es algo asi: ¡Que caliente esta este café, c...! ¿Donde c...estan las llaves? etc,etc.Confieso que aveces las uso,como todo el mundo un poco,me cuesta incluir cualquier groseria en mis escritos, para mi siempre es una "posicion adelantada". En casa contengo a los chicos con "que palabras son esas" funciona, una vez en un debate con el mayor le explique que entre sus amigos quisas esas palabras sonaba "cool" pero en casa, con otros familiares y otras personas solo dejaban una pobre imagen de el.Lo entendio aunque aveces me pone roja con palabras que sin ser una groseria son literalmente pesadas o chocantes en una conversacion. La niña es otra cosa, no me gusta que las diga ni entre sus amigas,igual aveces me hago la sorda...
...en cuanto a la radio estan prohibidas punto.En las novelas dejan mudos a los protagonistas cuando dicen: "maldito""estupido" etc, me parece absurdo, fuera de lugar y totalmente ridiculo sera que los televidentes no saben como insultar sin embargo siguen asesinando gente en la calle.

Saludos,

Silvia

esteban lob dijo...

Con lo que han contado Príncipe Mestizo, Yeux, La hormiguita cantora, Charly Karl y ahora Silvia, no hay dudas que el asunto es bastante más amplio que un simple problema local.

No tengo dudas, en todo caso, que para quienes no trepidan en olvidarse de la riqueza del idioma para ensuciarlo palabra por medio, contagiando a los niños con su "escuela", estos alegatos son obra de retrógrados.
Prefiero serlo.

Saludos afectuosos a todos.

MentesSueltas dijo...

La bruta realidad, la escasa variedad de palabras que se utilizan... vale el intento de modifcar esta situaciòn.

Dejo un abrazo, desde Buenos Aires.
MentesSueltas

esteban lob dijo...

Lo retribuyo, MentesSueltas.

in.tuyo dijo...

Notable. Si pues, impresionante, cada vez más mal hablamos los chilenos. Es un pena. He visto documentales de tiempos de la UP donde entrevistas a gente en la calle y es aberrante lo bien que hablaba la gente en ese entonces, se supone que tenemos un país más moderno, pero parece que en un especto importante hemos involucionado.

esteban lob dijo...

Estoy de acuerdo con in.tuyo que en esta materia hemos involucionado. Y gravemente.

Saludos...

gonzalo dijo...

cada momento tiene su hablar, lo mismo que cada música se corresponde con un estado del alma.

eso opino, señor comentarista de balones.

Paz dijo...

"La palabra mayoritariamente usada, por aplastante mayoría, tiene que ver con los huevos y todas sus derivaciones. De cada 20, al menos diez de ellas muchas veces hacen referencia al producto de las gallinas, inocentes las pobres del mal uso que se da semánticamente a su creación."


esto en tu elegante jocosidad es una maravillosa verdad !



Paz/

maks dijo...

Despues del partido contra el America... ¿sigues pensando que Suazo es tan maravilloso?

esteban lob dijo...

Efectivamente Suazo jugó mul mal ante América, como todo Colo Colo frente a América anoche en Méjico, pero pienso estimado Maks que una golondrina no hace verano. Nunca he dicho que Suazo sea maravilloso, porque ese término apenas calza para Maradona, Pelé o Distefano. Creo, pese a lo del Estadio Azteca, que pocas veces se da en nuestro fútbol la aparición de un futbolista que tenga la capacidad y el olfato goleador del sanantonino. Uno que convierte en la mayoría de las oportunidades que tiene. Pero, por supuesto, respeto tu opinión de que Suazo sea malo, aunque claramente pienso lo contrario.

Saludos.

Tigre dijo...

A mí juicio se trata de (otro) síntoma más de un proceso de decadencia que vive nuestra sociedad.
Y con respecto a la radio, quizá por esta razón yo extraño la radiofonía de antaño... cuando no sólo se hablaba bien, sino que teníamos el gusto de escuchar a locutores, no a los payasos que actualmente contratan en las emisoras.

Saludos!

Caro dijo...

Qué identificada me siento con Usted al hablar de sus nietos! Lucho diariamente para que mis niños hablen bien ( y los muy pillos lo hacen cuano están conmigo, pero hay que escucharlos cuando están solos!)( El varón de 12 años tiene un repertorio que haría sonrojar a cualquiera)

La palabra preferida de los argentinos comienza con "B", es penoso escuchar el " che bol..." en la calle, en el trabajo, en la escuela, en todos lados.

Coincido con Tigre en eso de que comentaristas de radios buenos, hay pocos, lamentablemente abundan de esos que ocupan espacios y nada más.

En fin , pasé por aquí y no pude evitar participar de la charla.

Un placer leer su post,lamentablemente de fútbol no se tanto para comentar así que probablemenbte sea una lectora silenciosa...

Saludos desde Misiones, Argentina.

C.

esteban lob dijo...

Volví a este punto y me encontré con tu atento comentario,Caro.
Te contestaré en tu blog.

Cariños.

Teobaldo Mercado dijo...

Ah, las palabrotas, son una especie de cábala mística que las personas repiten a diario. Casi no se puede escuchar una frase sin que las personas las usen. Es cierto que en si no tienen nada de malo, en la intimidad con los amigos o parientes está bien y tampoco uno va a ser un siútico que hable nada más que por lo que dice el Diccionario de la RAE; pero andar hablando nada más que a chuchada limpia…

A mí siempre me han criticado por eso y hasta al conversar por Messenger más de una vez se han burlado porque trato de escribir (hablar) bien. No veo qué tenga de malo. Pero no, esta sociedad que idolatra a los patanes de los medios de comunicación que solamente dicen vulgaridades, siempre echa para abajo a los que no nos dejamos influir por ellos. Como escritor, más de uno me ha criticado que no suela ponerle chilenismos a mis cuentos y novelas, es decir, están tan acostumbrados a ellos que les parece “mal” que uno intente hablar bien.

Creo que es uno de los síntomas más de nuestra decadente sociedad.

Angie dijo...

Totalmente de acuerdo con tu post y con los comentarios realizados. En España también sucede lo mismo. Se habla cada vez peor, y es una verdadera lástima limitar nuestras conversaciones a tan pocas palabras y expresiones teniendo un idioma tan rico y variado. Efectivamente, yo creo que Cervantes se estará retorciendo en su tumba...

Un saludo, Esteban.

Marta Salazar dijo...

toda la razón, te pondré un link!

esteban lob dijo...

Veo Marta que has tenido mucha paciencia al hurgar en estos post.

Mil gracias por tu buena voluntad con el link.