domingo, febrero 04, 2007

Uno de febrero

Durante décadas y décadas hablábamos de primero de febrero...o primero de mayo... o primero de octubre.
Hasta que empezaron a decirnos uno de febrero...o de abril...o de noviembre, da lo mismo.
Y, en verdad, es lo lógico por mucho que no sea fácil acostumbrarse. Alguien me dijo que es una siutiquería, pero no lo es. ¿Porqué debe ser distinto el uno de algún mes que el veinticinco, pongamos por caso?.

¿Se imaginan escribiendo o diciendo vigésimo quinto de febrero, en vez de 25 de febrero?
Entonces ¿porqué tendría que ser primero en lugar de uno de marzo...o de septiembre... o de diciembre?
Tardíamente en el tiempo hemos procedido a cambiar nuestro hábito en la materia, pero más vale tarde que nunca.

Como decía un afamado periodista de antaño cada vez que terminaba su comentario radial,
"al menos... así lo pienso yo".

3 comentarios:

10am dijo...

¡Don Esteban!, un gusto saludarlo nuevamente.

Deja bastante para pensar con lo que acaba de citar. Me pareció gracioso el hecho de que en vez de 25 dijeramos vigesimo quinto de tal....

Jajajaja, notable sr., cuidese y nos estamos posteando.

Saludos.

gonzalo dijo...

es cierto que usted relataba en colores, ya en los años 60?

esteban lob dijo...

Gracias Gonzalo por tu visita y felicitaciones, a la vez, por tu blog de tanto contenido y espiritualidad.
No entiendo bien la pregunta de los relatos en colores.
Sí es efectivo que yo relataba por TV cuando todavía no se había inaugurado en Chile la era del color... y después también.