lunes, marzo 11, 2019

El desliz del camarógrafo


Resultado de imagen para celulares que nos incomunican
Lo había advertido el director técnico del popular Colo Colo, el club con más partidarios en el fútbol chileno. "Si quieren mantener una relación con este cuerpo técnico en un marco de cordialidad y mutuo respeto, les pido que durante mis conferencias de prensa desconecten el celular". Celular se le llama en Chile al teléfono personal.  Con las palabras descritas les había hablado a los comunicadores Mario Salas el día de su presentación. "Dejo en claro que cuando alguien desobedezca esta norma de sana convivencia, daré por terminada la rueda de prensa y me retiraré" agregó esa vez.


Al estilo de los adultos que reconocen no saber de un hecho histórico importante aduciendo que "el día que enseñaron eso parece que falté a clases", un camarógrafo asistente a la convocatoria no debe haber estado al tanto de la "amenaza" del DT y en medio de la charla de Salas al sonar su teléfono en otra sesión con los periodistas hace unos días, contestó el aparato. En ese mismo momento el entrenador dijo que iba a responder una pregunta ya hecha y luego suspendería la reunión de prensa.


La drástica pero comprensible posición de Mario Salas generó todo tipo de reacciones, la mayoría de acuerdo con la medida punitiva, aunque  con razón hubo reporteros que aducían su nula culpabilidad en el hecho, como para quedarse por culpa de otro sin información de Colo Colo. 


La situación descrita reaviva un tema que tiene ramificaciones amplias. Son comunes las imágenes de adolescentes y no tan adolescentes siquiera, quienes sentados a centímetros de sus congéneres denotan un grado de total incomunicación entre ellos al encontrarse todos "whatsapeando" o inmersos en otra red social.


El asunto cobra peligro extremo en las calles y avenidas con conductores quienes pese a anuncios de sanciones pecuniarias de alto costo cometen la irresponsabilidad de conducir sus coches más pendientes del teléfono que está en sus manos que del volante, con el agravante que existe el sistema de  "manos libres" pero pareciera que no para ellos.


Es claro. El mundo en poco tiempo ha experimentado avances prodigiosos inimaginables hasta para nuestros abuelos, siempre que entre ellos no se hubiera encontrado Julio Verne, pero a la vez al utilizar muchas de esas maravillas nos hemos convertido en una especie de esclavos cibernéticos.



18 comentarios:

Ricardo Tribin dijo...

“ El día que enseñaron eso parece que falté a clases" que frase más profunda y real, mi querido maestro Esteban.

Me encanto tu publicación.

Fortísimo abrazo

esteban lob dijo...

Gracias Ricardo.Podría ser más común de lo que suponemos, amigo Ricardo.

Abrazo austral.

Pedro Luso dijo...

Caro Esteban, o tema de sua crônica não poderia ser mais atual, no que respeita ao uso indiscriminado do celular, como acontece no meio esportivo e em outros tantos da vida moderna. No meu entender, o celular (um progresso, não se nega) deve atrapalhar a vida do treinador de futebol, dos seus assistentes, da diretoria dos clubes, pelas intromissões de pessoas inconvenientes. Parabéns, amigo Esteban!
Uma ótima semana.
Grande abraço.
Pedro

Alice Alquimia dijo...

Vim conhecer seu blog e vou ler com cuidado para comentar a devida altura.

esteban lob dijo...

Por eso, amigo Pedro, extendí la mención de la anécdota vinculada con la desobediencia del camarógrafo a las normas impuestas por el entrenador, a algo que nos afecta día a día, incluso a nivel de nuestros nietos, en mi caso. El estar y a la vez no estar, debido a la preponderancia de esa cuasi vida paralela que constituye el mundo de los celulares, con sus múltiples posibilidades de contactos.

Retribuyo deseos de una gran semana para ti.

Abrazo,

Esteban

esteban lob dijo...

Bienvenida Alice.

Mari-Pi-R dijo...

Y sin ellos no podemos vivir, como dices nos hemos hecho esclavos.
Un buen día.

esteban lob dijo...

Para bien o para mal, Mari.Pese a todo creo que para bien, no obstante los excesos.

También para ti, un buen día.. aunque en "mi" madrugada, te queden menos horas europeas.

Ana Mª Ferrin dijo...

Buen detalle el incluir la referencia a nuestro admirado Verne, al que parece increíble que se le pasara por alto este maravilloso aparatejo que tantas ayudas nos da en momentos de peligro, a la vez que tan inoportuno puede ser en manos incompetentes.
Saludos, Esteban.

Manuel dijo...

Quizás, un poco exagerada la decisión de Maro Salas pero, lo entiendo, y para mi es hasta respetable esa norma. Porque si vienen a hablar conmigo, hablamos, pero no...
Mi móvil solo recibe y envía llamadas, ni internet, ni nada de nada. Y soy más feliz que unas pascuas.
Un fuerte abrazo, querido amigo.

Gabriela dijo...

A mí me da más miedo la gente que camina pegada a su teléfono y que encima se molesta cuando se chocan. Qué tal... él es el que no mira cuando camina, pero la culpa es mía.

esteban lob dijo...

En ese aspecto, Gabriela, también somos países hermanos. Los "fanáticos" de acá hacen lo mismo.

Kinga K. dijo...

Bien escrito :)

esteban lob dijo...

Gracias Kinga.

esteban lob dijo...

Cierto ANA MARÍA.
No fue el mejor ejemplo el de Julio Verne, porque se le pasó por alto, efectivamente, "este maravilloso aparatejo".En verdad, debí haber sido algo más riguroso,pero me dejé llevar simplemente por el primero que se me vino a la cabeza, aunque sus notables aptitudes futuristas no comprendieran precisamente este tipo de avances de la humanidad.Me merezco el sutil raspacacho, amiga.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

!Qué buena decisión, MANUEL!
Al estilo de los primeros tiempos del "aparatejo" (como le llama graciosamente Ana María), lo usas solamente para realizar y recibir llamadas. Con ello te simplificas la vida.

Abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

El texteo y el hablar por telefono manejando , son armas contundentes y en muchos casos mortales.

Te dejo mi abrazo con inmenso aprecio.

esteban lob dijo...

Hay muchos por acá que no lo asumen, estimado Ricardo, poniendo en peligro además de sus propias vidas, las de cualquiera que se cruza en su camino.

Abrazo.