jueves, noviembre 01, 2018

Nos dejó el flaco Nitsche



Francisco Nitsche de portada en revista Estadio, publicación tradicional y desaparecida hace décadas.

A los 87 años de edad se fue Francisco Nitsche, que en su vida deportiva defendió solamente a dos de los tres clubes de colonia en su Chile natal (el otro es Palestino). No jugó por nadie más, salvo la Selección Nacional.
En nuestros tiempos es difícil encontrar tanto apego. 

Fue arquero  de Unión Española entre 1952 y 1965 y de Audax Italiano durante los años 1966 y 1968. Conocido como el flaco en el mundo del fútbol y como El Quijote entre sus amigos, Nitsche, hijo de alemán y española, tuvo una característica poco común en los porteros del más popular deporte: atajaba con extraordinaria sencillez, no volaba de palo a palo, ni hacía acrobacias para colgarse de la pelota, pero siempre como por arte de magia estaba para conjurar el peligro de gol.  Entre el 57 y el 65 del pasado siglo también actuó defendiendo a Chile en confrontaciones de selecciones nacionales y pese a la gran cantidad de porteros de categoría en esos tiempos, el flaco fue titular de nuestro pórtico seis veces.

Contemporáneo del flaco de quién tuve el gusto de relatar muchos de sus partidos, recuerdo en esta hora en que lloramos su partida varias vivencias.  En la década de los 60 me correspondía participar en un show que mi emisora de entonces, Radio Balmaceda, realizaba cada domingo por la mañana en diferentes  cines de la capital. Se desbordaban de auditores ansiosos de ver a sus artistas ídolos,  como Jorge Pedreros o Luis Dimas. Había concursos presentados por una eminencia de la radiodifusión de entonces y director de la estación, Renato Deformes, mientras que yo anunciaba a un futbolista estrella cuyo nombre debía ser adivinado por 5 concursantes sobre la base de pistas que les iba dando. El ganador recibía de premio un refrigerador.

Cuando llevé como figura a Francisco Nitsche y en el momento de develarse su nombre esa vez en el Cine-Teatro Egaña de la plaza del mismo nombre en la comuna de Ñuñoa, la ovación fue impresionante, porque  el Quijote con su calidad como deportista, amén de su bonhomía se ganaba el cariño y la admiración de hinchas de todos los clubes y en contraste y por lógica no había animadversión en su contra, aunque no jugara por las instituciones más populares del país.

Después de haber sido por tres años arquero de Audax Italiano, se le ofreció luego de su último partido una despedida en la misma cancha de Santa Laura donde él había terminado de jugar el partido final de su carrera en 1968, pero surgió un problema. El locutor del estadio había tenido que irse por indisposición física, de modo que súbitamente me pidieron ( yo estaba en la cabina radial al lado) que diera voz al homenaje al flaco Nitsche, lo que tuve el agrado de hacer.

Semanas antes me había correspondido viajar en el mismo bus de Audax Italiano con motivo de la transmisión de un partido de los tanos en Temuco, donde compartí asiento con Francisco, durante los largos 680 kilómetros que separan Santiago de la llamada Capital de la Frontera, en medio de amenas conversaciones de fútbol, de radio y de la vida misma los que en esta hora de su adiós regresan a mi memoria y se agigantan en el recuerdo.

La última vez que lo vi fue hace unos años en que necesitado de un repuesto  para mi auto, entré a un local especializado en plena Alameda Bernardo O'Higgins, a cargo del cual como cuando le confiaban el arco de la Unión o del Audax estaba el mismísimo flaco Nitsche.

Ahora ya debe estar encomendado de algo importante allá... ¿arriba?

27 comentarios:

Elvira Carvalho dijo...

Em 1968 era uma jovenzinha que de futebol apenas conhecia os clubes portugueses. È a primeira vez que oiço falar deste atleta, mas pelo que li, ele era um senhor, num mundo que nem sempre se rege pelo melhor. Lamento a perda, para família e amigos, mas lembro que essa é uma viagem que todos fazemos mais cedo ou mais tarde. Ele apenas partiu antes de nós.
Sentido abraço, Esteban.

esteban lob dijo...

Así es, Elvira. Era "un señor" en el mejor sentido de la palabra.
Dices bien, él hizo ya el viaje que tarde o temprano, sin excepciones, haremos todos.

Retribuyo abrazo.

Taty Cascada dijo...

Hola Esteban, ¡tanto tiempo!, al parecer ambos vamos de despedidas en nuestras entradas. Yo, a una amiga bloguera y tú, a un gran arquero. La vida nunca olvida recordarnos su breve duración ¿verdad?.
Un gran abrazo para ti.

esteban lob dijo...

Hola Taty:

Leí tu emotivo adiós a tu amiga bloguera.
Efectivamente con el paso de las décadas comprendemos que la vida es corta.Antes de ello, nos sentimos inmortales.

Abrazo.

Gabriela dijo...

Vaya carrera deportiva la de este arquero. Sin duda, una gran pérdida.

esteban lob dijo...

Lo curioso, Gabriela, es que durante un tiempo Unión Española tuvo simultáneamente a dos arqueros de características muy distintas. Eran Nitsche toda calma y Pancho Fernández, vistoso y humorista, al punto que una vez entró a la cancha con la inscripción Atila en la espalda, porque se decía "el rey de los...unos".Ambos fueron grandes, cada cual a su manera.

Reflexos Espelhando Espalhando Amig dijo...

Maravilhosa publicação.
Grata.
Bjins
CatiahoAlc. do Blog Espelhando

Pedro Luso dijo...

Amigo Esteban, certamente nos dias atuais não encontraremos mais nenhum jogado aqui na nossa América do Sul com esse comportamento de Francisco Nitsche que ao longo de sua carreira profissional jogou em apenas dois times. Que bons tempo eram aqueles, em que a camiseta valia mais que o dinheiro. Aqui no Brasil tivemos um goleiro que tinha semelhantes características das de Francisco Nitsche, qual seja o goleiro Gilmar que defendeu a Seleção Brasileira; também ele jogava assim, de forma racional preocupado mais com o seu posicionamento na sua área, e sempre defendia as bolas justamente porque estava sempre no lugar certo.
Imagino, amigo Esteban, o seu sentimento de perda quando faleceu esse grande goleiro, fiel a apenas duas equipes, pelo que entendi.
Um grande abraço, um bom fim de semana.

esteban lob dijo...

Efectivamente amigo Pedro: es muy extraño en nuestros tiempos encontrar futbolistas que solamente jueguen en toda su carrera por un par de equipos.

Incluso recuerdo a Carlos Campos, seleccionado chileno para el Mundial 1962, de larga campaña en su club, Universidad de Chile, quién se inició allí integrando el llamado Ballet Azul, tal vez el mejor equipo que tuvo "la U" en su historia, quién jamás vistió otra camiseta de club. Fue "un ave rara" en la materia.

Retribuyo un gran abrazo y también te envío los mejores deseos de buen "finde" como dice ahora la juventud en Chile.

esteban lob dijo...

Reflexos Espelhando:

Agradezco tus amables conceptos.

Mariazita dijo...

Olá, Esteban
Não conheci o atleta que aqui tão bem homenageias, mas, pela descrição que fazes, acredito que tenha sido um Homem com H maiúsculo (como dizemos em Portugal)
Pela família e pelos amigos lamento o sucedido.
Partiu para uma outra Dimensão. Que lá encontre a paz merecida.

Bom Fim-de-semana
Beijinhos
MARIAZITA / A CASA DA MARIQUINHAS

Marcos dijo...

Ya sabes que no soy aficionado al fútbol, pero si he observado está falleciendo mucho conocido.

Ana Mª Ferrin dijo...

Veo que tenía un cierto parecido a Di Stéfano, el glorioso argentino de nuestro Real Madrid
Leo tu crónica e imagino tu disfrute personal y periodístico durante aquellos 680 kms que compartiste con el deportista de apellido tan sonoro. Descanse en paz.
Saludos.

esteban lob dijo...


Agradezco igual tu visita, Marcos, aunque no vibres con el fútbol.En lo otro, a nuestras edades hay que estar atento con los contemporáneos. Es la ley de la vida, dicen.

esteban lob dijo...

Me recuerdas, Ana María, al notable Alfredo Di Stéfano, a quién ya tuve el privilegio de ver en vivo en sus comienzos, cuando venía a Chile con su River argentino, antes de Colombia y antes de España. Es sin duda uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, una gloria del deporte.

Saludos.

RosaMaría dijo...

Seguro que está allá arriba descansando como Dios manda. Me encantó tu anécdota, me gustaría saber por qué le decían El Quijote, aunque deduzco que sería delgado y alto. En fin, Dios lo tenga en la gloria que seguramente se ganó en las canchas y en lo personal. Besos amigo, también acompaño tu dolor por la pérdida de ese ídolo de los futbolistas.

esteban lob dijo...

Gracias RosaMaría.
Efectivamente. Le decían así por lo delgado y alto.



Ricardo Tribin dijo...

Lamento su partida, mi querido Esteban.

Fraterno abrazo

esteban lob dijo...

Gracias Ricardo.

Lo retribuyo.

Manuel dijo...

No lo conocía, pero, me ha encantado saber de él a través esa pequeña biografía que has hecho, y de las vivencias que compartisteis juntos, tan magistralmente contadas.
Un fuerte abrazo, amigo y gran periodista, Esteban.

esteban lob dijo...

Gracias por tus conceptos Manuel.
Es lógico que en otras latitudes, no se conozca a deportistas chilenos de antaño. Yo tampoco pese a haberme dedicado por muchos años al tema, sabría de todos los futbolistas españoles de la década de los años 50 o 60 del pasado siglo. Incluso mucha gente de las nuevas generaciones en Chile mismo, no debe haber sabido de Nitsche.

Retribuyo el abrazo, amigo.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Bonito y merecido homenaje, Esteban. Tienes un don muy especial para resaltar las calidades humanas y deportivas de esos legendarios personajes que protagonizan tus escritos... descanse en paz el "flaco".

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Gracias Rafael. Como tengo la suerte de administrar mi blog a mi antojo, me puedo dar el lujo de escoger a los personajes y de este modo "no inflar" (así decimos en Chile) a aquellos sin méritos humanos.Tiene su ventaja ¿no?

Vicente Corrotea dijo...

Es triste, querido Esteban, que los que tenemos nuestra edad gozando de buena salud física y mental -salvo los naturales desgastes- algunos amigos o fieles conocidos se van yendo. Tu entrada, muy bien facturada, me ha traído la melancolía de recordar al fútbol como labor deportiva mucho más noble que como se vive ahora, donde corre una locura de dinero mezclado hasta con su cuota de corrupción. Es doloroso. Muchos han dejado de ir a los estadios.
Un abrazo.

esteban lob dijo...

Pasa, amigo Vicente, que idealizamos tiempos idos, porque recuerdo en mi infancia en la década de los 40 un sonado caso de soborno de un arquero de Green Cross que se dejó hacer goles de Colo Colo y en los 60 el de un ejecutivo del Banco Central quién fue detenido en la frontera tras haber pagado con dinero de las bóvedas fiscales sueldos de futbolistas. (Al menos no era para beneficio propio). Lo peor, por lo que creo mucha gente no va a los estadios en nuestros tiempos, es por la inoperancia y desidia en controlar las malévolas barras bravas que -esas sí- no existían entonces en Chile y se crearon a partir de una absoluta copia de sus "colegas" argentinas.

Retribuyo abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Un gran arquero, mi querido Esteban.

Tu como siempre : A la vanguardia.

Fuerte abrazo!!!!!!!!!

esteban lob dijo...

Sí, amigo Ricardo, un gran arquero...y un excelente ser humano.

Abrazo.