miércoles, diciembre 02, 2015

Inolvidables tiempos

Restitución de artículo publicado en este blog, casi en sus comienzos.

MARTES, AGOSTO 22, 2006


Las instituciones pasan...los hombres quedan

Periodista
Tiempos de teletipos, lejos todavía de Internet y teléfonos personales.Yo en el Departamento Prensa de Radio Minería, al alba de un día ya muy lejano

El viejo dicho asegura que los hombres pasan, pero las instituciones quedan. Voy a demostrar que, en muchos casos, son las instituciones las que pasan y los hombres los que quedan. 
En mi largo recorrido por los medios de comunicación, me ha tocado asistir a la distancia, porque ya no trabajaba en esas emisoras salvo en una, al funeral de mis queridas radios Prat, Presidente Balmaceda, Cruz del Sur y las más renombradas, Minería y Chilena. 
En el caso de Minería, sí estaba de cuerpo presente cuando nos comunicaron que "no va más". Y al cabo de algunos meses moría una parte importante de la radiodifusión chilena. La radio que hizo de los shows en el viejo auditorio de la calle Moneda, una época inolvidable en el corazón de miles de chilenos. No había artista internacional de categoría que no llegase a Minería, antes del advenimiento de la televisión por cierto. 
Tiempos de Radioteatros en lugar de Telenovelas, tiempos de Mireya Latorre y de Emilio Gaete. En ese entonces yo era solamente auditor de Minería. Auditor de Raúl Matas y Oscar Fock, de La Melodía Misteriosa Philco, del Colmao Llodrá. Al cabo de décadas llegué a esa radio señera, ya cuando el movimiento noticioso copaba gran parte de la programación. 
Eran claramente ciclos nuevos y distintos, en que había que ganarle el quién vive a la tele. Y en ese ámbito, el Correo de Minería fue amo y señor por muchos años. Pero, súbita e inexplicablemente, Minería murió. Con toda su red nacional de emisoras. 
Y tiempo después murió también Radio Chilena, la que supo cautivar a sus auditores en la década de los años 60, con una programación paralela a la incipiente televisión que ya causaba estragos en el dial. Mientras la pantalla chica ganaba adeptos a diario y las casas comerciales vendían más y más televisores, la Chilena en que me tocó en suerte estar, conquistaba la primera sintonía nacional en el aproblemado espectro radial, con inolvidables programas y unas cuántas voces identificatorias: Juan La Rivera, César Antonio Sántis, Pablo Aguilera, Hernán Pereira, Miguel Davagnino, Poncho Pérez, Juan Carlos Gil, Freddy Hube, Miguel Angel San Martín, María Pilar Larraín y quien escribe. 
Antes, mucho antes, ya habían desaparecido radios Balmaceda y Prat. La que llevaba el nombre del héroe del 21 de mayo, fue en la década de los 40 sensación de sensaciones trayendo a Chile al máximo ídolo mejicano de aquellos tiempos, el Charro Jorge Negrete. Fue el trampolín, además, del entonces muy joven Raúl Matas y de otros caudillos de la radiodifusión nacional, como Carlos Alberto Palma. 
Tuve el honor de llegar a Radio Prat en la década siguiente, relatando los partidos del Colo Colo de los hermanos Robledo y la fulgurante aparición del "Ballet Azul" de la "U".Tampoco existe ya radio Presidente Balmaceda, donde Renato Deformes efectuaba los mismos concursos que luego aparecieron como si hubieran sido invento de la televisión. 
En Balmaceda me correspondió narrar el Mundial de 1962, teniendo de comentarista a quien usaba como seudónimo Juan Carlos Franco y que en verdad era aquel ciudadano que con el tiempo iba a ser Ministro de Minería, Benjamín Teplizky, ya fallecido. 
Cierta vez, se nos dijo que el Radioteatro Yarur, tradición de los años 60, no se podía interrumpir "aunque se muriese el Presidente Kennedy". Y por esas cosas del destino, pese a la advertencia, decidí interrumpir el Radioteatro Yarur, cuando los teletipos golpeaban desesperadamente con la noticia de que el Presidente de los Estados Unidos estaba herido tras un atentado. 
Faltaba poco para las 3 de la tarde en Chile, y sobre la base de ese simple anuncio de teletipos, mantuve en alto la noticia mientras llegaban complementos y luego la confirmación de que el mandatario norteamericano ya estaba muerto. ¡Y eso que no se podía interrumpir el Radioteatro Yarur, "aunque se muera Kennedy"!

28 comentarios:

Chela dijo...

¡Que hermso y emotivo post!
Cuando uno hace estos repasos de la vida profesional se da cuenta del sentido que ha tenido gran parte nuestra existencia, pues la vida laboral ha ocupado muchas horas, dias, meses y años, de ilusiones, trabajo, esfuerzo, sinsabores, emociones agradables, compañeros, amigos...
A la vez es maravilloso repasar contigo la historia de la radio de tu País y el recuerdo de figuras inolvidables que conquistaron el corazón y el hogar de tantos chilenos.
Te felicito por tan dilatada y estupenda vida profesional. Forma parte de tu realidad, de tu personalidad y de tu presente.
Recibe un fuerte y cariñoso abrazxo, junto con mi admiración.

Esteban dijo...

Voto por tu tesis, estimado tocayo, tan emotivamente expuesta y haciendo gala de una memoria envidiable que muestra inequívocamente el amor por la labor realizada. Claro que los hombres quedan, son el alma de las instituciones.
Un abrazo.

esteban lob dijo...

Me siento honrado, querida Chela, por tus palabras.

Sin duda el devenir de nuestra existencia, y en tu caso de pensionada tras un largo y fructífero camino recorrido, nos hace llegar a la estación de descanso en plenitud y con amplia visión periférica.

Te retribuyo este abrazo austral con el mismo cariño y deseos de bienestar, amiga.

esteban lob dijo...

Te saludo, apreciado tocayo, en las cercanías de una jornada que te debe resultar muy familiar y que para mi no deja de tener una zona de preocupación. Antes de fin de mes me toca renovar mi licencia de conducir, lo que a la cuadra de los 80 causa algún grado de desasosiego.Pero no debo conformarme con unir tu recuerdo a ese hecho, en tu condición de especialista, sino que agradecerte debidamente tus cordiales palabras y muestras de amistad.

Abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querido Esteban.

Magnifico relato labrado por un gran periodista.

Fortísimo abrazo!!

Elvira Carvalho dijo...

Uma excelente postagem onde se fazem presentes as suas memórias de radialista nos tempos em que ainda não havia TV ou ela era ainda um bebé gatinhando os primeiros passos. A rádio era nesses tempos muito importante. Mas com a evolução, primeiro da TV e depois o aparecimento da Internet, a rádio tornou-se uma coisa obsoleta, a que poucos ligam e muitas emissoras encerraram Aconteceu o mesmo por cá que das seis que existiam ficaram apenas três. Porém, nos finais dos anos oitenta, brotaram como cogumelos, as rádios locais, na onda FM. Penso que o seu êxito se deve exactamente ao
facto de serem locais. Gostamos sempre de saber o que se passa na nossa área de acção.
Um abraço

esteban lob dijo...

Gracias estimado Ricardo.

Otro para ti.

esteban lob dijo...

Es un fenómeno mundial, amiga Elvira.

En Chile también la radio ha debido modificar estilos para sobrevivir, pero algunas han logrado éxito, siendo compañía musical e informativa, sobre todo en avenidas y carreteras.Incluso han vuelto algunos radioteatros al más puro estilo antiguo, seguramente por nuestra necesidad de añorar.

Retribuyo abrazo con afecto.

Gabriela dijo...

Qué lindos recuerdos. Sin duda, has vivido la historia de las telecomunicaciones, has visto su evolución con tus propios ojos. Mi papá empezó en la radio, pero después pasó a la televisión. ¡Cuántas historias podría compartir contigo!
Como mi mamá trabajaba en un noticiero, conozco los teletipos. Nunca paraban de transmitir. Qué antiguo y pesado se siente todo eso ahora, comparándolo con las modernidades.

esteban lob dijo...

Efectivamente Gabriela.

El avance de la tecnología ha sido espectacular, de modo que los "ultra modernos" teletipos de entonces, parecen a la luz de hoy, material de museo.¡Y cómo nos hacían sufrir para "no botar" hojas útiles y asegurarnos de que las que rescatábamos eran las más valiosas!

Mari-Pi-R dijo...

Bien dicho lo dices que las instituciones se pierden y los hombres quedan, así suele pasar en el contexto actual, muchas veces nosotros recordamos muchos almacenes importantes que han ido desapareciendo.
Pero cuando se trata de lo que tu has vivido los recuerdos son a la vez una mezcla de tristeza y nostalgia.
Un abrazo.

esteban lob dijo...

Pasa, estimada Mari, que se ha hecho una institución el dicho que "los hombres pasan, las instituciones quedan", lo que se presenta como una verdad indestructible.Sin embargo, hay muchos casos, en que como en los testimoniados, es exactamente el revés.

Otro cariñoso abrazo para ti.

Maluca dijo...

Esteban, ese Raúl Matas es el que luego conocimos en España? Veo que te quedaste en la foto y sigues conservando el mismo pelo, jejej

esteban lob dijo...

Así es Maluca. Raúl Matas trabajó mucho tiempo en España, pero en sus años finales de vida había vuelto a Chile.

Acerca del pelo, he perdido desde entonces unos...tres por lado. Jajaja.

Ripley dijo...

Yo crecí con la radio en casa, mi abuela solía escuchar las novelas y lo que en tiempos pretéritos se llamaba y ella continuó llamando durante toda la vida: "el parte", que no era otra cosa sino las notcias.

Me sorprende mucho tanto cierre de emisoras en Chile en una época donde salvo el papel no se me ocurre nungún otro tipo de competencia y dada la cercanía e inmediatez de las ondas ni siquiera se le puede considerar tal.

Tema coincidencias a cuenta del asunto JFK: Es curioso pero esto que nos cuentas me remite inmediatamente a una canción de un grupo de rock español de inicios de aquellos creativos y maravillos años 80 en una de cuyas estrofas se dice:

"...invertiré mucha pasta me dice mi productor
con el objeto de hacerme estrella de rock and roll,
yo te haré rico tu solo has de cantar bien
si no te pegan diez tiros a la puerta de un hotel". No se si horas o un día después caía asesinado John Lennon. Escalofriante.

Es un placer leerte Esteban, desde luego tienes un rico y largo recorrido profesional que nos cuentas con la pasión debida y no es para menos, al cabo eso es, -familia y amigos aparte-, tu mayor patrimonio, no los bienes materiales sino aquello intangible que es lo que ha hecho de tí lo que eres, por eso es tan emocionante. Felicidades por tu trayectoria y por mantener vivo tu espíritu inquieto todavía hoy y que gracias a nuevas herramientas como el mundo blog, muchos muy lejos físicamente tuyo podemos conocer y seguir tus andanzas.

un abrazo

esteban lob dijo...

Lo de Lennon, estimado Adolfo, tal como lo cuentas, me resulta escalofriante.

En lo que respecta al cierre de tanta radioemisora en Chile, se debe a la lenta minimización de la llamada onda media, que significaba mantener costosas redes radiales, encabezadas por estaciones de hasta 100 mil watts de potencia. En tanto, el dial nuestro está ahora repleto de radios en Frecuencia Modulada, muchísimas más económicas de gobernar.

Te agradezco tus amables conceptos. Por cierto soy un admirador y agradecido del mundo blog.

Abrazo austral.

Boris Estebitan dijo...

Viviste la época dorada de la comunicación, hay cosas que me hubiera gustado vivir. Los tiempos cambian, por ejemplo, yo ya no escucho radios de música, es decir, puedo programar la música que me gusta por Internet y listo, abrazos.

esteban lob dijo...

Por ello, amigo tocayo, son cada día más las emisoras radiales que privilegian el factor noticioso y de transmisiones deportivas.

Abrazo austral.

Manuel dijo...

Está claro que la TV tuvo mucho que ver en la sorprendente lista de emisoras que desaparecieron en tu país. Aquí en España resistieron mejor el envite de la "caja tonta"; de hecho Radio Sevilla, este año celebra su noventa aniversario.
Estoy totalmente de acuerdo contigo en que las personas quedan, de hecho te podía recitar una lista interminable de locutores de radio, que algo han tenido que ver en mi formación, desde mi infancia, y que jamás he olvidado. Por algo será?.
Un fuerte abrazo, Esteban.

esteban lob dijo...

Estimado Manuel:
Como le dije a Ripley (Adolfo), más arriba, la desaparición de "monstruos" radiales en Chile, que significaban un enorme caudal económico para su mantención por ser de sistema AM, dio lugar a la creación de centenares de emisoras FM, que llenan el dial en todo el país y que tienen vida propia, ajena al mundo TV. Imagino que en España hubo un fenómeno similar.

Retribuyo el abrazo, amigo.

Ricardo Tribin dijo...

Nuevo abrazo, mi muy querido amigo Esteban

esteban lob dijo...

Retribuido con el afecto de siempre, apreciado Ricardo.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

El modernismo, Esteban, que tal parece que no es eso sino un tornado que se lleva en su remolino las cosas más preciadas. En este caso, se fueron aquellas emisoras, pero tú sigues muy campante deleitándonos con tus escritos.

Abrazos.

esteban lob dijo...

Gracias poeta Rafael. En Chile hay un dicho campesino que hago mío: "Lo bailao y lo tomao, no me lo quita naiden",

Isa dijo...

Saludos Esteban muy emocionada al leer su blog. Acabo de ver el programa Cada Día Mejor donde le recordaron y de inmediato me viene a buscar su blog.
Saludos desde la distancia y le seguiré en sus interesantes relatos.
Isabel

esteban lob dijo...

Muchas gracias Isa.

¡Caramba! ¿A raíz de qué me recordaron?

Campurriana Campu dijo...

Esteban, vengo aquí por mi amigo Ripley. Me recomendó en su día la visita a tu saloncito.
Un buen consejo, desde luego. Sabía que no iba a defraudarme.
Ahora, quedas enlazado al mío y te seguiré leyendo. Me ha gustado hacerlo.
No sé si conoces el final de nuestro amigo común.
Hoy, sigo con la vista nublada por las lágrimas.
Encantada de conocerte.
Un saludo desde tierras gallegas. Desde Galicia.

esteban lob dijo...

Campurriana, me estremeces y alarmas.Junto con saludarte y recibir con beneplácito tu visita, te pido me cuentes lo de Ripley, aunque lo deduzco por lógica.
Espero con inquietud tu nueva visita. Además, enseguida iré a conocer tu blog y tal vez logre descubrir algo sobre Adolfo.

Un fuerte abrazo.

(En Chile, siendo por cierto muy numerosa la colectividad española y sus descendientes, la cantidad de gallegos es particularmente alta).