viernes, agosto 08, 2014

Hormigas



Las hormigas me producen simultáneamente admiración y rechazo. Cómo no rendirles homenaje, al verlas tan unidas, trabajadoras en busca de su sustento y arriesgadas al moverse estoicamente en medio de zapatos en pleno uso.

Pero el rechazo abierto y decidido aparece cuando ellas, aparentemente tan inofensivas, se unen para invadirnos. Hace poco mi casa fue escenario predilecto de las hormiguitas. Aparecían pese a que  estaba todo tan limpio al clamor de mi señora. Surgían de súbito, en perfecta fila india, desde los lugares más increíbles, creando entre los míos delirio de persecución.

Daban tregua  cuando combatíamos contra ellas y sacaban naturalmente la peor parte, pero las muy diablas se reagrupaban y después de estar seguros que ya no quedaban sus vestigios en determinado closet, aparecían por el cajón de los cubiertos muy campantes y frescas.

El pasado lunes su habitat  en nuestro hogar fue bombardeado por un especialista, mientras nos hacían abandonar la casa. ¡Ellas tan pequeñas! ¡Nosotros tan grandes! Y al reentrar al hogar, tras algunas horas, había que hacerlo con "máscara" y abriendo rápidamente todas las ventanas. 

Desde entonces no las he vuelto a ver. ¿Será paz definitiva? Por el momento pareciera que se han ido para no volver. Si regresan debería irme a la Antártica, porque allá no existen hormigas.


17 comentarios:

LAO Paunero dijo...

Conozco algo de combatir hormigas, milagros no existen, pero todas tienen su vuelta para combatirlas. Hay que identificar a que tipo pertenecen y luego proceder con paciencia con el producto que correspondan. Saludos amigo Esteban!

esteban lob dijo...

Lao:

Gracias, pero creo que estas pertenecían a una combinación de tipos. (Es broma).
Si vuelven te pido auxilio.

Marcos dijo...

Hace 40 años veraneabamos en el campo y las invasiones de hormigas eran constantes. Recuerdo que el azucarero lo ponía mi madre en medio de una fuente con agua, para que quedara aislado como una isla.
Pues vendían un tubo de pasta muy efectivo, que lo ponias por donde pasaban, les gustaba mucho, y segun parece akl tocarse las antenas se pasaban el veneno y en un par de dias hormiguero sin hormigas. Seguro que ahora estará prohibido por su excesiva toxicidad.

Gabriela dijo...

Cuando estaba en primer grado, mi lonchera sufrió durante varios días furiosos ataques de hormigas que me dejaron sin poder comer mi almuerzo. Ni mis hermanos pasaron por lo mismo, ni ningún otro en el salón. La solución fue meter cada cosa es bolsas separadas, y aun así las encontraba paseándose en medio del plástico. Y así como llegaron, se fueron.

esteban lob dijo...

Marcos:

En esos 40 años, las nuevas generaciones de hormiguitas, insignificantes de a una pero poderosas como ejército, se las arreglan para seguir haciéndonos difícil la vida.

Peor sería la misma cantidad de elefantes en nuestra contra.

esteban lob dijo...

Gabriela:


Tuviste suerte porque se fueron sin necesidad de "envenenar" el lugar, como sucedió con nuestra casa. Antes y después parecía una mudanza con lo que sacamos de cada lugar y luego volvimos a colocar ahí.

Cyrano dijo...

Esteban tienes razom, las hormeigas somchiquitas y kindas ,pero paara verlas de lejos Estimado Esteban

Un ataque de estos bichos que son tan chicos es verdaderamente terrible y si se te trepan es peor todavia

esteban lob dijo...

Cyrano:

Son como las suegras, al decir de la leyenda:
Admirables de lejos.
(Hago cuestión de la leyenda, porque siempre tuve la mejor relación con la mía, QEPD).

Ana Atta dijo...

Hola, a mi no me gusta matarlas , pero no las quiero en mi casa claro...hay productos muy bueno que las eliminan rapido. Te conocí en otro blog y te sigo desde ahora, si te apetece seguirme , me encantara!!! Saludos desde España.

esteban lob dijo...

Ana:

¡Bienvenida!
A mi tampoco me gusta matar hormigas, pero ¿qué otra solución hay en ese caso?

Enseguida pasaré por tu blog, con mucho gusto.

Elvira Carvalho dijo...

E são enormes essas formigas ou é da foto? Só vi formigas dessas em Africa. Por cá existem umas minusculas. O povo diz que ano em que há muita formiga é ano de fartura. Mas eu também não gosto delas. E quando aparecem ponho cravinho, também chamado cravo-da-índia, no sítio de onde vêm e elas logo desaparecem.
Amigo se quiser saber o que era a tal foto do blogue de imagens, tem lá a história daquelas pedras.
http://imagensdaelvira.blogspot.pt/
Um abraço

Jorge Atarama dijo...

Siempre las hormigas me han causado admiración, desde pequeño les ponía obstáculos y ellas siempre concentradas en su objetivo los resolvían. En el transcurso se observa que se acercan y comunican en misterioso lenguaje. La vez pasada me hicieron pensar cuando un científico en un documental dijo: "¿saben que las hormigas no son concientes de la existencia del ser humano?" Entonces me pregunto ¿seremos las hormigas de seres superiores? ¿serán estos seres los que nos inoculan extrañas enfermedades que vienen aparentemente de la nada como el Sida o el ébola? A lo mejor somos una plaga para otros y nos controlan de alguna manera ya sea con enfermedades o provocando guerras. Un gran abrazo desde Lima Perú.

esteban lob dijo...

Elvira:

Yo tenía la impresión que las hormigas de la foto estaban ampliadas (aumentadas de tamaño).Acá en Chile también son minúsculas.

(Iré ahora a tus imágenes, con mucho gusto)

esteban lob dijo...

Jorge:

A veces, siguiendo con esos pensamientos tuyos, imagino un día en que seres de tamaño monstruoso nos pisen como nosotros a las hormigas.
¡Dios nos libre!

Abrazo.

David C. dijo...

Todo un tema las hormigas, aunque en mi caso, me caen bien. je je.
Saludos
David C.

Alicia María Abatilli dijo...

Comparto tu sentir por las hormigas, igual ,es doloroso ver a mi rosa sin hojas, a causa de su laboriosa tarea

esteban lob dijo...

Ahí, Alicia María, nos nace una mezcla profunda de amor-odio por las chiquitas tan abnegadas, a la vez que dañinas.