jueves, febrero 19, 2009

La edad va en el rostro



No hay caso.
Por más que me sienta vital y dinámico, mi rostro me delata como exponente de la condición de adulto mayor o de la tercera edad, tal cual le llaman en Chile.

Los viajes a Rancagua para narrar fútbol, los hacemos por la cercanía y para descansar del auto, en rápidos buses o bien en el llamado Metrotren, que es un sistema de ferrocarril sumamente cómodo, puntual y confortable.

El pasado domingo con ocasión del partido O'Higgins-Rangers (ganado por O'Higgins 1-0), mi compañero de trabajo Hans Helbig procedía a comprar pasajes estando yo a unos 2 metros de distancia. La vez anterior había observado un letrero que decía que los asientos estaban rebajados para personas de la tercera edad, para lo cual había que mostrar la cédula de identidad. Como en esta ocasión no estaba aquel cartel, supuse que ya no se hacía efectiva la rebaja y no saqué mi cédula.


Me sorprendí cuando la cajera al levantar la vista le preguntó a Hans "¿El otro pasaje es para el señor?" mirándome claramente y agregó "porque hay una rebaja para la tercera edad".

Luego la hizo efectiva sin siquiera solicitarme el documento.

Ello prueba que nuestras edades las llevamos indefectiblemente en el rostro, aunque no nos demos cuenta o no queramos darnos cuenta.


Pese a ello, una rebaja de precios siempre es bienvenida, ¿no?.



40 comentarios:

Gabriela dijo...

Me has hecho acordar lo que le pasó hace unos años a mi mamá: en el cine al que ella va, a partir de los 70 años, hay tarifas especiales.
Una vez le cobraron esa tarifa especial sin preguntarle ni pedirle identificación. Lo malo es que mi mamá es menor de 70 años... así que imagínate su desazón.
Saludos.

americacomparini dijo...

Hola Estebán,recogí tu comentario en el blog de María Angélica, sobre la seleción de poetas y poesía que estoy trabajando seriamente para editarlos finalmente (Revivir la Poesia Olvidada)y que ella muy gentilemnte está difundiendo en su blog en ara de la poesia y los buenos poetas..u abrazo para ti.. y te invito a conocer a mis poetas..PD Yo recibo gentilmente todo lo que beneficie a la 3a edad..creo que uno se lo ha ganado..saludos

esteban lob dijo...

Gabriela:
Imagino el comprensible enojo de tu mamá.

Mi señora, 9 años menor que yo pero también de la tercera edad en Chile( desde 60 las mujeres,65 los hombres), no se siente cómoda cuando por ejemplo en el cine yo pido entradas para adulto mayor, que también son rebajadas.

América:
Te felicito por revivir la "poesía olvidada".
También creo que uno se ha ganado los beneficios excluyentes destinados a la tercera edad.

Marcelo dijo...

Esteban: entiendo perfectamente lo que decís. Bienvenida la rebaja del pasaje, pero a la vendedora dan ganas de decirle que más experiencia es más calidad...
Un abrazo

TheJab dijo...

¿Desde cuándo se considera 'de la tercera edad' a la gente de 50 años?

Está bien, exageré un poco.

Lejano dijo...

Lo bueno es que el disfraz funciona... Gracias a Dios yo he conocido a varias almas jóvenes que deambulan por ahí... consiguiendo rebajas.

elvira carvalho dijo...

Me fez lembrar uma anedota que se conta aqui.
Um homem foi tratar do passe terceira idade. Mas esqueceu se BI, carteira de identidade. Para voltar a casa buscar o documento, fazia-se tarde, e a repartição fechava. Então a empregada pediu ao senhor que abrisse a camisa e olhando-lhe o peito disse. ~
"Não preciso ver o documento para saber que tem a idade que diz. Basta olhar para o seu peito."
Quando o homem chegou a casa, e disse à mulher o que se passara, esta disse-lhe.
"Sorte a tua. Se ela pedisse para baixares as calças, ia achar que eras centenário"
Um abraço e bom carnaval.

esteban lob dijo...

Marcelo:
Se agradece la solidaridad, pero en verdad la vendedora ahorra burocracia.(Se "nos" lesionó Waldo)

Joel:
Lo mismo digo. Yo, entonces, voy por "la cuarta edad" más o menos. (Ja,ja,ja).

esteban lob dijo...

Lejano:
Las almas jóvenes se las traen.

Elvira:
Muy buena "la talla", decimos en Chile. Gracias por poner humor portugués a la nota.

Anónimo dijo...

En un par de oportunidades me dieron el asiento en el metro. La primera vez fue un golpe para mi ego. Creo que esa experiencia fue más dura que la que relatas, puesto que la jóven que me dió el asiento pudo apreciar, no sólo mi rostro, sino que toda mi apariencia. Asi es la vida.

Saludos.

Borge

Gabriela dijo...

Recordé otro incidente que está más o menos relacionado con el malestar que sentiste con la venta de boletos.
La Av. Larco, muy concurrida en Miraflores, es casi paso obligado para mí todos los días. La cosa es que por ahí hay uno de esos sitios que te prometen adelgazar "sin dietas ni ejercicios" que tiene promotoras paraditas en la calle invitando a la gente a entrar a averiguar. Ya te imaginas cómo se siente la gente a la que "invitan" a su sitio. Una vez me invitaron (ja, ja) y fulminé con la mirada a la diligente y, por supuesto, flaquísima promotora.
He escuchado que otras personas les contestan "qué barbaridad" o frases similares.
De verdad, creo que es poco delicado por parte de los dueños.

galatea dijo...

...la edad va en el rostro y mucho en la mirada y en el caminar.
Admiro y trato grabarme las miradas dulces de los mayores, aspiro pasar a la "tercera edad" con un rostro más bello que el de mi juventud. Mi paso hoy ya cansado no lo podré mejorar pero quiero seguir caminando.
Gracias por tu amable visita.
Cariños, G.

Cheluca dijo...

Esteban, si te catalogan de adulto mayor no hay problema siempre y cuando lo seas... si no... ahí es que viene el drama.
En el caso de mis padres, ambos son de la tercera edad, pero a mi papá se le nota más porque no hace uso del "casting" para el pelo... mi mamá se ve más joven que él a pesar que es mayor y ella siempre pide la rebaja para la tercera edad y nunca le creen o no se la quieren dar y ahí ella saca su carné orgullosa, entonces le dan la rebaja... y ella feliz... creo que ese sería el caso contrario jeje

En mi caso, todavía no soy de la tercera edad (38 años tengo) pero me empezó a molestar de sobremanera cuando me empezaron a llamar "señora" o "doña" los mocosos que arreglan las bolsas en los supermercados... me hervía la sangre!!! Bue...

Diana Puig dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diana Puig dijo...

Hola Esteban, siempre he pensado que la edad también va por dentro, en la cabeza, en nuestro ánimo, conozco a gente joven pero vieja, muy vieja y muy hecha polvo, gruñones, quejicas. También conozco a gente mayor que lo es y punto pero la hay y cada vez más, gente mayor con ganas de vivir, pero inmensas donde se puede reflejar perfectamente en los ojos, la mirada, en la forma de pensar, en su fuerza y como no en su sabiduría.
Tengo buenos amigos y los mejores he de reconocer que me llevan unos cuantos años a veces estoy yo mucho más cansada que ellos :)).
Un abrazo amigo.

Versosoy dijo...

Después de leer este post se me venían muchas cosas a la boca, bueno, a las manos, que decirte. Finalmente creo que de todas me quedo con una y es que eres lindo, "quientuvo retuvo y guardó para la vejez". Yo intento siempre buscarle a la gente la edad en los ojos, eso me asegura más aciertos que mirarles el carnet de identidad. Cariños miles!!!

esteban lob dijo...

Borge:
Siempre hay una primera vez en todo. También en golpes al ego, amigo.

Gabriela:
Me hago cargo del malestar de las damas que se consideran "a tono" y que son invitadas de súbito a bajar de peso.
En todo caso querida Gabriela, en mi caso dejo en claro que más que malestar por haber sido considerado de la tercera edad en la situación aquella de la compra del pasaje, lo tomé como una "constatación de realidad" por darle un título.No me molesté en absoluto.

Galatea:
Tienes razón. Bien dicen que el rostro más bello es el del alma.

Cheluca:
Por si acaso yo tampoco hago uso del "casting" para el pelo, ni se me ocurriría.
En verdad lo que me cuentas de tu mamá es el caso contrario. Tiene razón en sacar con orgullo su carnet.
¿Tienes 38? Eres todavía una lola, como decimos en Chile.
Es meritorio no esconder la edad.Mi suegra, hoy de 92(que no me lea)aborrece desde siempre decir su edad.Cierta vez un oftalmólogo le hizo una ficha y se la preguntó, a lo que respondió:"¿Y para qué necesita saber mi edad para verme los ojos nomás?".

Diana:
Yo también muchas veces me sentía más cansado en mis años mozos. Pero es lógico, porque en esa época uno se atreve a crear días de 50 horas. Me imagino que estás en esa etapa, amiga.

esteban lob dijo...

Versosoy:
Lindas tus palabras, niña poeta.
Propias de ti.

MNB dijo...

Hola, querido Esteban:

Esto de la tercera edad pasa a ser un chiste. Cuando cumplí 50 años en la Farmacia Ahumada me dieron un carné de descuento, ya que estaba en la tercera edad. Le dije a la niña que feliz recibía descuentos, pero que sólo tenía 50 años. Pienso que ese amable gesto es para agarrar más público, ya que la competencia es fuerte. En mi barrio está lleno de farmacias.
Yo siempre he representado menos edad de la que tengo, creo que porque soy baja de tamaño, algo flacuchenta y pocas arrugas.
Pienso que la tercera edad es muy agradable, más tranquila, más libre de horarios y menos responsabilidades de la crianza...

Y te cuento una anécdota parecida a la tuya con la niña del metrotren.

A los 25 años yo salí a pasear en cochecito a mi hijo de 1 mes. Había unos niñitos tirando piedras y les dije: Por favor, tengan cuidado con mi guagua y uno de ellos me gritó: ándate a la cresta, vieja de mierda.
Ése fue mi primer encuentro con la Tercera Edad.

Abrazos

esteban lob dijo...

María de las Nieves:
Me he reído mucho con tu prematura condición de "vieja de mierda".
Además, como profesora, incluso recién recibida, me imagino que te convertiste por lo menos en "la vieja de...castellano".
En lo de menos responsabilidades en la crianza tienes razón. Uno distruta al máximo a los nietos.. pero las responsabilidades mayores son de sus papás.

Silvia dijo...

Hola Esteban!! Igual a nadie le gusta que le digan la edad que tiene, mi papá dice que mientras no se mire a un espejo se siente un niño, yo quisiera no tener edad,y menos que se me note, pero vivo orgullosa de la mia, no me queda de opcion!! jajajajaja

Cariños


Silvia

esteban lob dijo...

Silvia:
Qué gusto volver a encontrarte.

Cada vez que veo en la tele al venezolano más renombrado de la actualidad, de los años recientes y creo que de los próximos (para bien o para mal), y también cada vez que juegan los equipos venezolanos a algo, caso Everton de Viña del Mar 1-Deportivo Caracas 0, pienso ¿que será de Silvia?.

Marcelo dijo...

Justo cuando empezaba a mandar en la defensa...

Isabel Estercita Lew dijo...

Esteban lo de la edad es un tema que da para muchos temas… a mí me hiciste sonreír y me gusto cuando sonrío. Hay tanta huevada suelta de todas las edades, supongo que cada etapa de la vida tiene sus plenitudes, pero la creatividad no tiene edad. No sé lo que pasará el día en que mis hijos tengan hijos y me digan abuela, o vovó, puesto que son brasileros, siento que será hermoso y vos también lo debés sentir.
Aguante esa hermosísima creatividad!
Cariños

esteban lob dijo...

Marcelo:
Me tinca el choque Ponce-Canío cuando toque Vélez-San Martín. Ojalá alcance a recuperarse.(Fueron compañeros en la U)

Isabel Estercita:
Suscribo. Reitero que yo no me ofendí ni molesté con lo de la chica boletera. Simplemente comprobé "in situ" que era así, sin lugar a dudas. ¡Y qué!

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!!

Vengo a desearte, que pases el mejor fin de semana de tu vida……….

Un besote y abrazo de oso.

esteban lob dijo...

Común:
Ja,ja. Te repito mi curiosidad, amiga. ¿Abrazo de oso o de osa?
Asumo que es lo segundo.

Selma dijo...

No nos fijemos en los espejos, sino a como nos sentimos... estoy segura que muchos días te sientes como un adolescente... así te percibo Esteban... y cuantos viejos de mente nos rodean y no pasan de los 30...

Un beso cariñoso, Amigo Chileno, cercano...

esteban lob dijo...

Selma:
Gracias amiga. Así es como me siento. Pero como ya dije no me afecta en lo más mínimo que me hayan "comprobado"la edad por el rostro.
Cariños.

Ines Motta dijo...

He hablado un poquito de ti en mi blog. http://objetobscuro.blogspot.com/
Si puedes, mira!
Un abrazo.

María Angélica dijo...

Jejejeje... eso es inevitable, el paso del maldito tiempo es inexorable.
Yo me empecé a dar cuenta cuando del "señorita" pasé a ser "señora" y cuando en la micro empezaron a darme el asiento sin yo pedirlo.... snifffff.... y puchas que lo encontraba raro al principio.. jijijiji.
Saludos.

Sonia Antonella dijo...

Uhmmmmmm Sorprende de verdad, Tengo una amiga de mi edad...se estiro el caracho. De lejos se ve mucho más joven, sin embargo cerca de la comisura de los labios...como que delata su edad y fíjate que, también sus manos.

El año pasado estuve de paso por Santiago con mi madre y una amiga de su misma edad...69.Decidimos pasar la tarde en fantasilandía...oh, dijo mi madre es muy cara la entrada, nos quedaremos aquí sentaditas esperándolas...
Okis, le dijimos con mi hermana. No quisimos insistir, pues son muy porfiadas
La chica que recoge las entradas, las observaba y, se les acercó. Muy amablemente les dijo: Adelante, señoras, las de la tercera edad entran gratis!
Hasta en el metro le rebajaban el boleto.
Nosotras quedamos con la boca abierta.



besitos, excelente relato.


soni

esteban lob dijo...

Inés:
Ya miré. Gracias. Quisiera entender y escribir el idioma portugués, como tu entiendes y escribes en español.

María Angélica:
Así y todo le quito la condición de "maldito" al tiempo.No me incomoda su paso...por ahora.

Sonia Antonella:
Gracias por el dato. Voy a ir a
Fantasilandia.(Ja,ja,ja)

Angie dijo...

hombre, una rebaja de precios siempre viene bien, claro! aunque también es verdad que aunque lasarrugas del rostro delaten nuestr edad, la edad verdadera, es la que tiene nuestra alma y no nuestro DNI! hay jóvenes que parecen viejos porque perdieron casi todo el entusiasmo y mayores que tienen tanta vitalidad y tanta ilusionque parecen mozalbetes!

Besos. Angie.

esteban lob dijo...

Angie:
Lo malo es que a nuestra alma no le piden cédula de identidad para conocer su edad.

Marta Salazar dijo...

ja ja ja!

mejor eso a que te pasara como a la mamá de Gabriela!

Un abrazo!

Marta Salazar dijo...

otra historia: yo tengo una tía (QEPD) que siempre se vió muy bien y se arreglaba mucho;

una vez, estando en el teatro, con su hijo (que tuvo, siendo muy joven), su hijo (muy carinoso), le daba besos y la abrazaba (como un hijo a su mamá),

pero los mal pensados de atrás, comentaron en voz alta:

"qué vieja más fresca! con un hombre tan joven!"

Ella, se dió vuelta y les dijo:

"Es mi hijo".

Muchos saludos a todos!

esteban lob dijo...

Marta:
Efectivamente. Salió más mal parada la mamá de Gabriela.

Me gustaría haber visto la reacción de los mal pensados, por añadidura "copuchentos".

Caminodelsur dijo...

Con respecto a este tema, mi mamá hace ya unos años cada vez que tiene que decir su edad le aumenta un par de años, y todos la encuentran que se ve muy joven para su edad y estos comentarios a ella le encantan, todos nos reímos mucho con su ocurrencia y ademàs porque siempre ve el lado positivo que los años le han traído.

Abrazos

esteban lob dijo...

Camino del Sur:
Ja,ja,ja. Excelente idea de tu mamá. Muy ingeniosa...y reconfortante.