jueves, mayo 16, 2019

¡Auxilio! Me estoy mudando de casa

Cajas de cartón en la sala foto de stock libre de derechos

El título es una exageración, sin duda. No se puede comparar la alteración espiritual que significa  la muerte de un cercano con un cambio de domicilio, verbigracia, pero que genera trastornos múltiples resulta evidente.

En esa situación nos encontramos con mi esposa. La casa ha quedado grande con los hijos y mis nietos desde hace mucho en "guarida" aparte, de modo que estamos afrontando la típica situación  de minimizar nuestro hábitat en el marco de la tan mentada tercera edad. El destino futuro es un departamento, en otras latitudes le llaman apartamento, en el piso 19 cuya visión nos permitirá echar a volar lo que nos quede de sueños, observando el vaivén de la ciudad con cierta amplitud.

El proceso que quienes lo han padecido conocen muy bien, se inicia paulatinamente meses antes y se intensifica en la locura de los días previos. "Esto sí... esto no...esto lo regalamos porque no nos cabe...
esto lo vendemos...mira esta foto. Si no nos mudáramos de domicilio no la habríamos hallado. (Es el caso de la de fútbol que ilustra el post anterior) ¿Qué hacemos con este mueble en perfectas condiciones todavía? Se miden sus dimensiones y...¡Horror, no nos cabe. ¡Mira, encontré la tijera que perdiste hace un año! !Y yo tu boina que dijiste se te había caído en la calle!"

Al llegar hace 17 años a este barrio, nuestra casa no tenía una sola flor y las paredes hacia el entorno eran blancas. Hoy el jardín es hermoso y las paredes ni se divisan enmarcadas en el colorido de la naturaleza en brote eterno. Lo gozarán nuestro sucesores tal como nosotros lo hemos disfrutado por tantas primaveras. Es la vida.

¿Y el damasco plantado hace poco? la familia de los nuevos moradores nos ha prometido llevarnos el primer brote, no nos podemos quejar.

El proceso sigue, sin parar. Todavía queda algo por desarmar o deshacer, para empezar de cero, armando el nuevo nido. Enchapado yo a la antigua, este blog se genera en un computador fijo que es ya como si fuera mi hermano. En esas condiciones, apreciados amigas y amigos blogueros de tantos países, hasta que termine el rigor de la desinstalación y la instalación, no comentaré en sus  queridas páginas y espero hacerlo pronto algo más cerca de la luna. Aunque sean pocos metros de diferencia.


14 comentarios:

Manuel dijo...

Ja,ja,ja...me río por no llorar...ya que estoy casi como tu. Los hijos, todos independizados, algunos fuera y otra en el Norte de España, La tata falleció, y mi madre también hace unos días, nos hemos quedado solos mi esposa y yo, y que hacemos en un caserón que tiene además de los servicio comunes, nueve habitaciones; así que la casa la tenemos prácticamente vendida, pendiente, de encontrar alguna casa pequeña donde vivir tranquilo los años que nos queden. Tirando y donando cosas, y la casa llena de cajas, etc. etc.....¡de locos!...
Paciencia Esteban, y por aquí estaremos pendiente de tu vuelta.
Un fuerte abrazo.

Elvira Carvalho dijo...

:)))
Sei o que isso é. Quando o filho se foi para a sua casa, nós morávamos num terceiro andar de um prédio sem elevador, mudámos para um primeiro andar bem mais pequeno numa rua mais bem situada. E ainda me lembro do que foi aquele tempo antes e depois da mudança.
Que tudo vos corra bem e que sejam tão felizes na nova casa como foram na anterior.
Abraço

Tais Luso dijo...

Esteban, você e sua esposa vão adorar morar em apartamento! Eu já morei em casa, com meus pais e irmão. Chegou uma época que minha mãe estava cansada de casa, dava muito trabalho, casa grande, jardim, quintal etc. Meu pai estava um pouco receoso de mudarmos, mas assim que o fez, adorou! A vida ficou muito mais prática e mais segura. E eu e Pedro, casamos e sempre moramos em apartamento, mesmo com filhos pequenos e cachorro. Há anos que saíram, e ficamos no mesmo apartamento, embora grande. mas não dá trabalho, tudo o que precisamos o bairro oferece.
Felicidades na nova moradia, depois nos conte tudo! E olhem, vão se preparando para se desfazerem de muitas coisas que a gente acha útil, mas muitas não são mais. A vida fica mais leve!
Beijos, amigo!

Manuela Fernández dijo...

Es un cambio de vida más que de casa, el tiempo transcurre y es lo que hay. Pero cualquier etapa de la vida es buena: hijos, nietos, eso es genial. Por cierto, planta 19 ¡¡¡¡¡ queremos ver las vistas ¡¡¡¡¡

esteban lob dijo...

MANUEL, ELVIRA, TAIS, MANUELA:

Tras este breve escrito desconectaré mi computador.
Agradezco sus palabras. A Manuel le expreso mis condolencias por la retirada de su madre de este mundo y veo la similitud de sentimientos y casos; a Manuela le celebro su su tan lógico pensamiento sobre el tiempo que transcurre; a Elvira y a Tais los recuerdos personales de sus propias experiencias.

Un abrazo entonces a España, Portugal y Brasil en esta portentosa posibilidad de estrechar afectos internacionales instantáneos de ida y vuelta, que los avances de los tiempos nos permiten. ¡Es una bendición! No olvido en mi adolescencia que al solicitar a la telefonista una conversación a otra nación e incluso solamente a otra ciudad , ella decía: "Tiene demora de tres horas".

Mi afecto a los cuatro.

Maria dijo...

Estimado Esteban:
Estando, como tú, jugando la prórroga del parido de la vida, me viene a la cabeza lo que últimamente hago/hacemos mi pareja y yo, tirar.
TIRAR, tiramos lo que hace solamente una década nos parecía un delito tirar.
Cuando vamos encontrando algo que en ocasión anterior buscamos y no dimos con él, nos entra una rabia que ni imaginas. Lo tiramos con más ganas.
Desde hace un tiempo sé/sabemos que si nos morimos ahora nada de lo que los que nos sobrevivan tiren (que será todo) sirve para mucho.
Bueno, Esteban que te sea leve. Saludos

Gabriela dijo...

Hace años nos mudamos de una casa a un departamento. Fueron tantas las cosas que tuvimos que descartar...
Te acompañamos en la travesía y esperamos buenas noticias pronto.
PD: igual que tú, nunca me he acostumbrado a las laptop, sigo fiel a mi computadora de escritorio. Felizmente, la computadora sigue fiel a mí también.

Mariazita dijo...

Meu caro Esteban
Acabei de ler, acima, que o computador foi desligado...
Mas isso não me faz calar 😁
O que primeiro me ocorre dizer-te é que desejo que esta interrupção não seja muito longa. Gosto da tua presença na minha "CASA" e gosto de vir à tua...
Depois falaremos. Por agora desejo, a ti e tua esposa, toda a felicidade na nova casa.
Um grande abraço.

Desejo bom Fim-de-semana
Beijinhos
MARIAZITA / A CASA DA MARIQUINHAS

Ricardo Tribin dijo...

Desde la distancia recibe querido Esteban mi apoyo espiritual.

Suerte en tu mudanza.

Abrazos

Pedro Luso dijo...

Pois é, amigo Esteban, sempre enfrentamos alguma dificuldade para a adaptação em qualquer espécie de mudança inclusive na mudança de nossa residência. Mas o tempo ajusta tudo, você sabe disso, claro. Quando me mudei para Porto Alegre para estudar na universidade, passei a morar em apartamento (com meus pais morava numa casa espaçosa), e tive a sorte de me acostumar, tanto que ao casar Taís e eu fomos morar em apartamento. Não tenho dúvida, Esteban, que você e sua esposa ficarão adaptados logo no apartamento. Boa sorte ao distinto casal na nova moradia.
Bom domingo, Esteban.
Grande abraço.
Pedro

Ana Mª Ferrin dijo...

No hace mucho leí que las dos experiencias que más agotan, son: un mal divorcio y un traslado de casa.
Así, que mientras me haces sonreír con los hallazgos más o menos cómicos que se producen cada vez que se mueve un mueble. Y los ataques de nostalgia. Y la cantidad de cosas buenas que seguro os esperaràn viviendo más cómodamente, celebro que de los dos motivos que nombraba al principio, el vuestro sea el que todos querríamos. Un abrazo.

esteban lob dijo...

Gracias ANA MARÍA por tus buenos deseos. En verdad, tras 50 años de matrimonio el primero de los motivos, para mi habría sido demoledor.Un cambio de domicilio es más soportable.

Gracias también por las amables palabras e información de experiencias personales y comparaciones de MARÍA, GABRIELA, MARIAZITA, RICARDO y PEDRO.

Aquí volveré a escribir paulatinamente. Todavía hay cajas que amenazan mi estabilidad física e interrogantes acerca de la ubicación de algunos elementos.También pesa el hecho de tener que desocupar totalmente y dejar a punto la casa de origen para la entrega, situación que no termina con la mudanza, como los que han vivido el caso conocen muy bien.

Abrazo.

ANNA dijo...

Gracias te lo agradezco mucho tu visita y comentario
Besos
un abrazo

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Las etapas de la vida, que poco a poco se van superando... nosotros ya llevamos treinta años en la misma casa, pero estamos en las mismas condiciones: el nido ha quedado grande sin los pichones en él.

Un abrazo.