viernes, mayo 25, 2018

Chile: cuando un piropo genera sanciones



parte
Citación a la policía del protagonista del piropo.

En Chile caemos en los extremos. Constantes y justificados reclamos acerca de acoso a nuestras mujeres han generado una saludable ola de repudio ciudadano y de solidaridad hacia ellas desde todos los sectores. El propio Presidente de la República se ha comprometido en atacar de raíz este mal, mientras que organizaciones feministas  hacen escuchar su voz en forma violenta, tomándose instalaciones diversas, siendo el caso más reciente la Casa Central de la Universidad Católica de Santiago. 

Esta fiebre por justicia para con el antiguamente mal llamado sexo débil, abarca reivindicaciones laborales, de remuneraciones y de toda índole. Pero se está cayendo en pasiones desbocadas en que al tenor del comportamiento de quienes vociferan, daría la impresión que el hombre y la mujer en vez de complementarse debieran ser enemigos.

En la toma de la UC, una de sus líderes ha dicho que acá estamos "nosotres" en alusión a una nueva referencia al ser humano que comprende a mujeres, hombres y una tercera descripción. Ya produce enfado la nueva moda de "nosotros y nosotras, niñas y niños, ciudadanos y ciudadanas", siendo que nuestro bello idioma simplifica la tarea de unirnos usando una sola palabra, la que no debiera hacer sentirse menoscabado (¿o menoscabada?) a nadie.

Claro que  el "nosotres" suena todavía más insólito.

A esto cabe agregar una nueva situación basada en esta oleada justiciera del feminismo, la cual ha logrado con toda razón evitar acciones y palabras deshonrosas hacia las mujeres, con la instauración ya vigente en dos comunas de nuestra ciudad, de aplicar sanciones a quienes las agredan aunque sea de palabra. Pero en este ámbito, agresión de palabra, hay matices.
Un vendedor ambulante en la comuna de Las Condes, tuvo la mala ocurrencia de piropear a una transeúnte con la siguiente frase:"Coma más ensalada, para que conserve su linda silueta".

La dama en cuestión se dirigió al cuartel policial más cercano para denunciar tan "terrible" ofensa y basado en las nuevas disposiciones, su reclamo pasó a ser el primero "de los nuevos tiempos", con lo cual el infortunado pionero debería pagar una considerable multa.

Hay un dicho no sé si de origen nacional que se usa constantemente aquí en Chile: "Bueno el cilantro...pero no tanto".Yo agregaría otra frase empleada en este blog muchas veces:"Señor...¡dame tu fortaleza!"





19 comentarios:

Rud dijo...

¡Esteban!
No puedo creerlo, ¿nosotres? ¿Acaso nos estamos volviendo dementes? A mí no me molesta que me incluyan en una palabra con los varones. Una multa por decirle tácitamente a una mujer que está gorda, me parece exagerado. Lo expreso porque no veo maldad en insinuar que ingiera verduras, a no ser que sea más pesada que un tanque :)
Francamente que lo que debería abolirse sería la costumbre de muchos hombres de hablarnos como si nos estuvieran cortejando; me parece falta de respeto; en algunos países lo hacen muchos funcionarios públicos. Me he extendido, es que se trata de un tema para discutir horas.
Feliz fin de semana

esteban lob dijo...

Ni siquiera Rud debe haber sido en tono insultante porque estuviese gorda. Es un tipo de piropo que pretende ser elegante y que elogia a la mujer. Supuestamente le dijo que se mantuviera tan bien. El problema es que saltamos de un extremo a otro. No es aceptable el maltrato a la mujer, pero tampoco caer en excesos. Un señor escribe hoy en las cartas al director del diario El Mercurio que tendrá mucho cuidado desde ahora en cederle el asiento en el bus a una dama, porque lo podrían calificar de machista, que es una de las palabras preferidas del movimiento feminista que se toma las calles y, como sucede hoy, inclusive la casa central de la Universidad Católica y que adopta un lenguaje inventado en España, aquel del "nosotres".


Feliz fin de semana también para ti y familia.

Gabriela dijo...

A algunos les gusta exagerar y tomar las cosas muy en serio. Un poco de sentido del humor no les vendría mal.
Por acá se dice "bueno es culantro, pero no tanto". Y es que así llamamos los peruanos a esta hojita que tan rico sabor da a las comidas.

Elvira Carvalho dijo...

Meu amigo, li o post e a sensação que tive, foi de que estava a falar de Portugal. Sinceramente não sei onde isto vai parar. Que nós mulheres fomos e ainda somos em muitas situações humilhadas e maltratadas, ninguém duvida. Mas que se vão exigindo leis que ao ser aprovadas, são distorcidas de forma caricata é uma verdade que a mim enquanto mulher me envergonha. Foi uma conquista a proibição do piropo que englobe o cariz sexual, o que é muito bom, porque realmente a mulher estava sujeita a situações que a envergonhavam. Ninguém proibiu o galanteio que não ofende e levanta o ego feminino. Mas atualmente a mulher já confunde uma coisa com outra e já há queixas em esquadras de polícias a prová-lo.
Eu moro, a menos de cinquenta metros da entrada de uma Escola Secundária. Reparo que as jovens tomam cada dia atitudes mais provocadoras, para com os rapazes. E às vezes penso que por este andar, não tardará muito são eles a fazerem petições para aprovarem uma lei que os proteja.
O que me entristece como mulher, é que lutamos para mudar uma série de coisas, que nos relegam para uma posição de sub-humano, e quando conseguimos uma abertura o que fazemos é imitar os homens, naquilo que eles têm de pior.
Vamos a um museu, e vimos quadros maravilhosos de nus femininos, obras de arte maravilhosas. Nenhum pintor dos nossos dias se atreve a pintar um nu por receio de ser conotado com assédio sexual, e ser banido da sociedade.
Falta às mulheres dos nossos dias a sabedoria das nossas avós que sempre diziam "No meio termo está a virtude"
Hoje não há meio termo. Passamos do 8 diretas para o 80.
Um abraço e bom fim-de-semana

esteban lob dijo...

Le llaman, querida Gabriela, "la ley del péndulo".Nos vamos de un extremo a otro sin respetar el sano equilibrio.

Veo que nuestro cilantro, es en el Perú culantro. Concuerdo en que da muy buen sabor a las comidas, sea con i o con u.

esteban lob dijo...

Agradezco, amiga Elvira, tu gran escrito en que comparas lo que pasa en Chile, con la realidad también de tu país en el tema.Noto un tinte de dolor en tus palabras, que comparto a la distancia, aplicado a lo que pasa acá. Sin duda que ya es hora que se tomen medidas más fuertes contra el acoso a mujeres que estudian o trabajan y que son víctimas de claros abusos, lo mismo que haya mayor justicia en términos de remuneraciones, pero de ahí a caer en el otro extremo es pésimo.No se trata de " a este lado, las mujeres y en el bando contrario los hombres". El llamado feminismo en su estructura actual, plantea posiciones agresivas en exceso que solucionan poco.Al contrario.

También un abrazo para ti y feliz fin de semana.

Mari-Pi-R dijo...

Es la actualidad de hoy, el tema sale en cada telediario, todo me parece muy bien siempre que no haya exageración y cuento en ello.
Un feliz domingo.

Felipe Tajafuerte dijo...

En algunas ocasiones a mi me han dicho poeta, en otras artista, y no me he ofendido; al contrario aunque no me considere así. ¿Tengo que exigir que me digan poeto o artisto desde ahora? Saludos

esteban lob dijo...

Ese es el punto Mari. Que el legítimo ansia de reivindicación femenina, no genere excesos.
Me temo que en Chile estemos en ese camino.
Feliz semana para ti.

esteban lob dijo...

Jajaja Felipe. Muy buena. Es lo mismo que hubiera que mencionar por su nombre al masculino de Anita.

esteban lob dijo...

Jajaja Felipe. Muy buena. Es lo mismo que hubiera que mencionar por su nombre al masculino de Anita.

Tais Luso dijo...

Não preciso dizer que aqui no Brasil há muito desses 'galanteios' tipo piadinhas. É atitude que constrange. Acho dispensáveis, deveria haver respeito, mesmo que sejam galanteios exaltando a beleza da mulher. Não é lugar, não é hora e não foi consentido.
Assim penso eu! Ótimo assunto você trouxe.
Beijo daqui do sul do Brasil, querido amigo.

Ana Mª Ferrin dijo...

Dejando a un lado la tragedia del acoso y maltrato, delito que no permite el más mínimo humor y nada tiene que ver con la galantería.

Lo que como mujer paso a comentar es la nueva palabra que traes aquí, “nosotres”. Supongo que quienes han pensado en ella lo han hecho sin caer en la connotación festiva que conlleva eso de un trío. Por lo que propongo “nosotris”, seria y elegante. O “nosotrus”. No, esta no, que según la cara de quien la pronuncie podría recordar a Nosferatus.
En cuanto a la anécdota de la denuncia, sin comentarios. La desmesura no tiene género, amigo Esteban, es patrimonio universal.

Ricardo Tribin dijo...

Muy querido Esteban :

He estado de vacaciones con poco acceso a internet. Hoy apenas vuelvo a la diaria tarea y me he animado a escribirte. Ya actualicé hace un momento mi blog. Abrazo bien grande y aquí me encuentro de vuelta.

Pedro Luso dijo...

Amigo Esteban sua crônica faz o enunciado do tema: “Cuando un piropo genera sanciones”. Pelo visto, como acontece o Brasil, nos Estados Unidos e em tantos outros países, também há movimentos sociais visando reprimir o assédio, no Chile, que, diga-se, às vezes certos atos não tem a intenção de assediar, como dizem as mulheres francesas, que entendem que uma “cantada” pode ser o caminho mais curto para o namoro (quem sabe, noivado e casamento).
Gostei de saber como anda o seu Chile, país tão especial, nessa delicada área.
Bom domingo, Esteban.
Grande abraço.
Pedro

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Grave asunto me parece acabar con los piropos, hay unos muy bonitos y románticos, pero las cosas se están llevando al extremo.

Un abrazo.

Manuel dijo...

Me parece un poco exagerada esa denuncia porque, más que un piropo lo veo como un anuncio comercial de los productos que vende este señor. Peores y más denunciables los veo todos los días en la TV, tanto de alimentos dietéticos como de maquinas de gimnasia para perder peso, que los ven millones de personas y nadie los denuncia. -a veces nos pasamos de lo lindo-, en fin, sobre este tema ya decidirá un juez.
En cuanto a las nuevas palabras y términos que acompañan al nuevo feminismo, unas se quedaran y otras, no, de hecho, en el diccionario académico ya aparecen muchas de ellas, otras nunca lo estarán ya que no hay por donde cogerlas, así que igual que la denuncia la dejé en manos de un juez, ésta otra la dejo en manos de los sabios de la RAE.
Un fuerte abrazo, Esteban.

Manuel dijo...

Observo, que algún traductor ha hecho estragos en mi comentario. Lo dejo así porque a pesar de ello, creo que se entiende.

Campurriana Campu dijo...

Llegamos a caer ahora en tantos absurdos, en tantas gilipolleces, con perdón.
Soy mujer y creo que el feminismo de pancartas de ahora sólo nos está haciendo daño.
Seguramente, me pondrán verde las feministas-feminazis pero lo pienso realmente. Y, repito, soy mujer.