martes, enero 09, 2018

Idiomas


Resultado de imagen para Torre de Babel


Publicado en este blog
el 20 de agosto de 2010.

la Torre de Babel nunca pudo llegar al cielo por problema de idioma entre sus ¿trabajadores?

Es que suena muy diferente ¿Cuándo me devuelve usted los mil pesos que le presté? que ¿oye oh, cuando me devolvih la luca? dicho en auténtico “chileno”. En este caso no es siquiera diferencia de idioma, sino de dialecto, por darle un nombre.

En países como España o Alemania los dialectos regionales son tan variados que una frase cambia a veces totalmente, depende de si es dicha en el norte o en el sur.
En nuestra América del Sur, a excepción de los brasileños, todos hablamos español, pero con qué diferencias, en la forma y en el fondo.
Una guagua nuestra a la que hay que cambiar pañales, no es lo mismo que una guagua en la parte más alta del continente, donde sirve para transportar pasajeros.

En Centro América también hablan español en gran parte, pero allá las radioemisoras transmiten publicidad instando a las dueñas de casa a lavar “sus trastes” que son las ollas nuestras. Aquí un anuncio de esa naturaleza causaría ofensas y escándalo, porque sería una referencia clara a las partes púdicas de nuestras mujeres. 


Por cierto hay modos de hablar mucho más penetrantes que otros. Es más fácil que un chileno hable luego el  “argentino” a que un argentino hable en “chileno”.
Nosotros nos tragamos las eses y las consonantes. Nuestros vecinos alargan las palabras sin saltarse ninguna letra.

A los chilenos al otro lado de la cordillera nos reconocen por el modo “cantadito” de hablar…según dicen ellos.
Aún así hay argentinos que hablan mucho más cantadito que nosotros, son los “coordoobeeciiitooos”.

Muchas veces no nos damos cuenta cuando se produce nuestra metamorfosis en el modo de utilizar el lenguaje: el otro día un periodista chileno que lleva seis meses trabajando en el país trasandino, me decía de vacaciones en Santiago:”Allá todavía no se me ha pegado el acento”.
En ese momento su hijo le llamó: ”Papá, mirávení”.

Es conocido el caso de dos señores que se encuentran en plena calle Corrientes de Buenos Aires:
-“Por su modo de hablar usted es chileno”
-“Siii. Lo soy”.
-“Cho también”.
-“No me diga ¿y cuanto tiempo que vive en la Argentina?”
-“Y…bueno…seis días”

Para qué hablar del lunfardo.

Creo que nosotros tampoco habríamos podido construir la Torre de Babel.


17 comentarios:

Elvira Carvalho dijo...

Não é típico vosso nem do espanhol, Esteban. Já viu um português, um brasileiro, um angolano, guineense, caboverdiano, ou moçambicano a falarem? Oficialmente todos falam português. Entre os portugueses e brasileiros é tão diferente que o mundo já os separou. Português pt e português Bra. Não tardarão muitos anos, e terá, português Ang, Moç, guin e por aí fora.
Porque o último acordo feito em todos estes países, só Portugal o respeitou.
Mesmo em Portugal um país tão pequeno, de provínci em províncía a diferença é gritante. Uma jovem, ou rapariga, em Lisboa, é uma moçoila na Beira Alta, uma moça no Alentejo, um catraia, ou garina no Porto, e uma Mucheca no Algarve. Sem falar que no Norte do país, se pronuncia b. em vez de v. exemplo bida-vida
Abraço

esteban lob dijo...

Muy interesante, amiga Elvira.
Aquí en el norte de Chile, supongamos Arica o Iquique se habla de un modo diametralmente distinto a como lo hacen en nuestro extremo sur, por ejemplo en Punta Arenas. Claro que en el caso nuestro, contrariamente a Portugal, como somos un país poco ancho aunque enormemente largo, desde Arica a Punta Arenas nos separan más de 4 mil kilómetros.

Retribuyo abrazo.

Chela dijo...

No solamente el problema de las diferencias existe entre los diferentes países que tienen el mismo idioma oficial, como pueden ser el español o el portugués, sino que incluso en un mismo país existen diferencias entre regiones y dentro de ellas mismas. En Galicia hay diferencias de acento y de vocabulario, entre la costa y el interior, entre las rías altas y las bajas, etc. Es decir, Babel fue tan solo el comienzo de las actuales diferencias y galimatías.

Un fuerte abrazo con mis mejores deseos para este Año 2018

esteban lob dijo...

Retribuyo con mucho afecto, apreciada Chela, tu saludo y buenos deseos en el año sobre el que ya estamos cabalgando.

No me extraña lo que cuentas acerca de la manera diferente de hablar nuestro bello idioma común, en la misma España. Lo he podido experimentar, junto con la convicción de que en las Islas Canarias tienen un modo de entonar sin el seseo de otras zonas y un gran parecido a la manera en que hablamos en Chile, convirtiendo las eses en haches, una muy mala costumbre nuestra.

Nunca he estado en las Canarias, pero he escuchado a su gente por los medios y desde allí parte mi interpretación.

Un beso, un abrazo y que sea para ti un excelente 2018.

Mari-Pi-R dijo...

Menos mal que al final todos nos llegamos a entender, mas pronto o mas tarde, llegamos a comprende lo que uno quiere decir.
Es cierto que el saber hablar bien es muy importante, pero creo que hoy en día como cada uno habla mas de un idioma al final terminar por liarse con las palabras.
Una buena reflexión, saludos.

esteban lob dijo...

Es lo esencial, Mari, que al final, como dices, "por angas o por mangas" nos llegamos a entender.

Saludos desde Santiago.

Manuel dijo...

Te aseguro que aquí tampoco, porque siempre terminas entendiéndote, aunque a veces, cueste mucho trabajo; y no hablo de las consabidas diferencias entre regiones, solamente hay que ir a cualquier provincia, y por ejemplo, si eres de la sierra, ya hay diferencias con los que viven en las estribaciones de esa misma sierra, aunque escasamente haya 50 km. de distancia entre una y otra; y no te digo nada si vives en el valle, (65/75 km.).
Pues multiplica esto por los 505.990 Km. cuadrados de superficie que tiene España, y pensarás que aquí no hay un Dios que se entienda...... pues no es así, ya que con buena voluntad, estamos como por ahí, condenados a entendernos.
Un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Eso es lo principal, Manuel, que haya deseos de entenderse, porque si esos no existen aunque hablemos igual será imposible.

Abrazo.

Gabriela dijo...

A mí me divierten mucho las diferencias de una palabra castellana entre nuestros países. A veces parece, efectivamente, que habláramos idiomas diferentes.

esteban lob dijo...

Chévere, Gabriela, Guácale, "ahorita" termino.Entendíh, cachai.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Eso de los dialectos regionales es una verdadera tremolina, aquí en Colombia tenemos cinco regiones naturales y en cada una se habla de diferente manera cada quien con su jerigonza.

Muy graciosa tu entrada.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Me gustó lo de "tremolina" Rafael. Es una palabra muy adecuada que en Chile no se usa, para que veas como es el asunto idiomático.

Abrazo.

Ana Mª Ferrin dijo...

Es cierto que hemos ido desarrollando modos distintos de utilizar el lenguaje.
Pero todo eso desaparece cuando los parlantes de nuestro maravilloso idioma nos encontramos en algún lugar de habla extranjera. Por arte de magia todo se convierte en facilidades y pasamos a entendernos perfectamente.

Querido Esteban, un feliz 2018 para ti y los tuyos

esteban lob dijo...

Me gusta tu manera tan positiva, Ana María, de ver los idiomas...y la vida misma.
¡También van para ti y familia, afamada escritora, mis mejores deseos "dos mil dieciocheros"¡

Cariños australes.

Pedro Luso dijo...

Amigo Esteban somente hoje vi esta sua excelente crônica, "Idiomas", na qual é mostrada a confusão que existe em muitos países, a Espanha e a Alemanha com seus dialetos, e o que há de diferente na língua espanhola falada em países da América do Sul e Central, quando se poderia pensar o espanhol de um serve para os demais países, o que não ocorre.
Penso que no Brasil o idioma português é o mesmo falado em todos os quadrantes do país, salvo engano meu. Parabéns pela educativa crônica.
Um grande abraço.
Pedro

esteban lob dijo...

Gracias amigo Pedro por tu interesante opinión.En todo caso, pienso que no obstante las diferencias nos entendemos igualmente.

Retribuyo abrazo.

Esteban

RosaMaría dijo...

Jajajaja... muy buena crónica. Lo de los acentos es clásico, cuando volví de España después de 21 años de estar allí, todo el mundo me decía "gallega" a pesar de que no cambié mi forma, algo había cambiado. Tu forma siempre amena para expresarte me encanta. Saludos.