lunes, enero 22, 2018

CIRUGÍA ESTÉTICA, TATUAJES Y PELADOS


Resultado de imagen para peluqueros

El cuasi niño, Lionel Messi

Publicado en

LUNES, SEPTIEMBRE 16, 2013


En mis primeros años en televisión, cuando me resultaba incómodo someterme incluso al necesario maquillaje diario antes de presentar las noticias, un famoso estilista en peluquería se me acercó para proponerme un peinado distinto, moderno y con matices propios.
Ante mi reticencia, me señaló que el trabajo sería muy beneficioso para mi carrera, sin costo, y dijo que por el solo hecho de exhibirlo ante las pantallas él se sentiría recompensado.

A duras penas acepté, por lo cual una tarde asistí a su estudio y me senté en su sillón sin mayores expectativas, pero pensando que tal vez al hacerlo me pondría a tono con las necesidades estéticas de mi cargo.

Fue una larga sesión en que mi cabello fue sometido a una suerte de suplicio en que como epílogo se me puso una pasta especial para consolidar, aquella para mi, máscara capilar superior.

El profesional dictaminó una serie de preparados que yo debía usar obligatoriamente a diario para mantener su creación, la que sería debidamente valorada por los tele-espectadores dada su categoría de “el peluquero de los famosos”.
Eran las 5 de la tarde y mi aparición en cámara iba a ser a las 20. 30 horas de aquel martes, en los estudios del antiguo Canal 9 de la Universidad de Chile.

Grande debe haber sido la decepción del  estilista al ver junto con el comienzo de Pantalla Noticiosa, que su nuevo cliente aparecía con el mismo minipeinado de la noche anterior, propio de un tipo que empezó a perder pelo a los 25 años de edad y al cual ese hecho no le importaba en lo más mínimo.

¿Qué había pasado? Sucede que entre el término de la sesión de peluquería y mi viaje al estudio de TV, me había juntado con la en ese entonces mi novia,  esposa desde hace ya casi 44 años,  (en 2018 ya irán 48quién al verme con el nuevo look montó en cólera y casi sin preámbulo me señaló tajantemente que en ese mismo instante yo debía decidir entre mantener ese nuevo “peinado ridículo” o seguir cortejándola.
Convencido, con razón, que ella tenía todas las de ganar, lo siguiente fue permitir que me deshiciese en un minuto en plena calle y con sus propias manos la “creación” del estilista.

Recordé el caso, al ver como actualmente los varones no solamente exageran el cuidado de su cabello, aparte que algunos usan prendas tan femeninas como aros, sino que además  son dados a la cirugía estética, que en mi opinión ya me resulta inconveniente incluso en las mujeres.

Pienso que si nosotros, frágiles seres humanos, estamos expuestos a intervenciones quirúrgicas constantes por problemas que van desde operaciones cerebrales insoslayables, pasando por toda una gama de ellas vinculadas con problemas de corazón, hígado, páncreas, columna y decenas de posibilidades más, resulta un  exceso complicarnos la vida con cirugías no imprescindibles.

Incluyo en el concepto los cada día más populares tatuajes, que desde mi perspectiva son una excelente manera de “tentar al diablo”, exponiéndonos a infecciones y otros males, por no usar nuestro PC o un simple papel en lugar de nuestros brazos, pecho o espalda,  como cuadernos de dibujo.

Se dirá que son los tiempos. El argumento no me convence y prefiero quedar de anticuado.

30 comentarios:

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

pienso como tu Esteban las modas van o vienen segun les conviene a las multinacionales del marketing o lo que mas mola en el momento , ha sido un placer visitarte , te invito a mi nuevo post y espero sea de tu agrado saludos . jr.

esteban lob dijo...

Gracias José Ramón. Comparto lo de las modas y sigo lamentando que por ellas hayan eliminado por años el bolsillo en las camisas y poleras...pero parece que vuelve.Iré a tu blog, por supuesto.

Manuel dijo...

Ante argumento tan conciso, pero suficientemente explícito, de tu pareja, ¿quien se atreve a llevarle la contraria?.
Ahora bien, me gustaría, que igual que has puesto esa joya de fotografía de Messi, busques por el baúl de los recuerdo las que te tuvo que hacer a ti, ese afamado peluquero, antes de salir de la peluquería, y la publiques, ya que estoy seguro que haberlas haylas. Y a tus seguidores nos encantaría verte de joven, y con ese look, que tanto gustó a tu esposa. jeje.
Un fuerte abrazo.

Tais Luso dijo...

hahaha, muito bom teu texto! Eu não gosto de homem de cabelo pintado, de unhas pintadas e de outras coisas mais! Pra quê? Fui criada à moda antiga, vendo meu pai branquear seus cabelos e o máximo que usava era Gumex, para domar o cabelo liso, os homens usavam. Também não sou fã de tatuagem para ninguém, me dá pena de ver uma pele tatuada.
Um beijo, querido amigo, daqui do sul do Brasil.

esteban lob dijo...

Afortunadamente, amigo Manuel, no hay constancia gráfica de aquel frustrado proyecto capilar, jajaja.

Retribuyo abrazo desde la madrugada en Santiago.

esteban lob dijo...

Compartimos, amiga Tais, las mismas ideas en la materia. Me alegro.

Un beso desde la capital de Chile, en que recién amanece.

Elvira Carvalho dijo...

Eu também amigo Esteban, eu também. Cirurgias já me bastam as 8 que fiz por saúde. E ando a fugir de um há dois anos e a ver se consigo aguentar os anos que me restem sem ela.
Um abraço.

Se quiser conhecer um pouquito mais de Portugal, passe por aqui
http://imagensdaelvira.blogspot.pt/2018/01/os-amores-de-pedro-e-ines.html

Pedro Luso dijo...

Amigo Esteban quem já teve sua passagem pelo rádio, como ocorreu comigo, a lembrança dessa passagem, daí porque não me surpreendo ao ler esta sua excelente crônica sobre a sua atividade tanto no rádio como na TV. Como já disse em outro comentário, o amigo tem assunto para alguns livros.
Um grande abraço.
Pedro

esteban lob dijo...

Gracias amigo Pedro, por tus siempre conceptuosas palabras. Me alegra este habitual contacto vía blog con personas como tú y tu esposa, en que cada cual escribe en su propio idioma, lo que no resulta obstáculo para entendernos a la perfección.

Retribuyo abrazo
Esteban

esteban lob dijo...

Querida Elvira: Deploro los padecimientos que por motivos de salud debes afrontar en términos de operaciones. Ello demuestra, desde mi punto de vista, la insensatez de quienes someten su cuerpo a sufrimientos innecesarios.

Agradezco también el valioso link que me permitió ver tu legítimo amor por tu patria, realizando un trabajo encomiable.

Abrazo.

Mari-Pi-R dijo...

Creo que la reacción de tu esposa te ayudó a no mantener el suplicio de cada día de ponerte todos las exigencias para tu nuevo aspecto que seguro que no te iba tan bien como tu natural.
Hay que envejecer con belleza como se dice pero lo mas naturales posibles.
Un abrazo

Gabriela dijo...

Coincido contigo en criticar eso de someterse a operaciones innecesarias por un simple afán estético. Una buena amiga mía murió luego de una de esas operaciones. Quienes más perdieron fueron sus hijos, muy pequeños en ese tiempo.
Por otro lado, hiciste bien en no conservar el peinado. Someterse a una esclavitud eterna me parece una pérdida de tiempo. Lo dice alguien que empezó a tener canas cuando aún estaba en el colegio y que nunca me preocupó, como tú con la pérdida de pelo. Ahí vamos mis canas y yo, juntas y felices.

esteban lob dijo...

En efecto, Mari.Sobre todo en esos tiempos en que me faltaba mucho para llegar a la vejez.

Un beso.

esteban lob dijo...

Comparto, Gabriela, una vez más tu punto de vista. Al cabo del tiempo ambos estamos felices. tú con tus canas y yo con ellas y el cada día más escuálido pelo.

Rud dijo...

Jajajajaj, Esteban
Me ha dado hilaridad tu anécdota, te he imaginado con un peluquín pegado en al cabeza. NO hay como lo natural. En cuanto a tatuajes y otros, le doy gracias a mi Dios, a la vida, a no sé quién porque mis hijos no han tomado ese rumbo, y, yo, los dibujos los plasmo en un lienzo :)
Cordiales saludos, un abrazo

Vicente Corrotea dijo...

En mi caso, ni soñar con tatuajes y mis hijos tampoco. Me gusta tener un poco más de ropa. Lo que sí me gustaría solucionar es mi imprudente y desatada precalvicie. Creo que a mis 75 ya no tengo remedio.
Abrazos.

Elvira Carvalho dijo...

Bom dia Esteban.
Passei para desejar uma boa semana, e dizer-lhe que há mais uma parte do Mosteiro de Alcobaça
e da sua história aqui.
http://imagensdaelvira.blogspot.pt/2018/01/mosteiro-de-alcobaca-sala-dos-reis.html
A propósito sabe porque esta cidade se chama Alcobaça? Existem dois rios que vindo de pontos distantes, nesta locajidade se encontram e a partir daquisegue apenas um até à foz. O rios Alcoa e Baça. Diz a lenda que Alcoa seria um jovem apaixonado por Baça uma jovem de rara beleza. A jovem chorou tanto por aquele amor impossível qiue virou rio. Quando Alcoa soube, transformou-se noutro rio e partiu em busca da amada. Encontraram-se ali, e o seu abraço foi tão forte, que nunca mais se largaram.
Um abraço

esteban lob dijo...

También, amiga Rud, me parece digno de agradecer que mis hijos y nietos no se hayan "modernizado" masacrando su cuerpo con tatuajes. Ahora, eso de plasmar los dibujos en un lienzo es enaltecedor, pero si muchos de los tatuajes que se ven por ahí, estuvieran en lugar de brazos, pechos, espaldas o donde sea en un lienzo, habría demasiados mamarrachos en exhibición.

Saludos.

esteban lob dijo...

Yo, estimado Vicente, ya dí por perdida a los 25 años la batalla contra la calvicie. ¡Qué me queda entonces ahora a los 82!
Lo principal es que nunca me importó quedar "pelao" y a estas alturas de mi vida creo tener sorprendentemente más pelo que el que me imaginaba hace 57 años.
Olvida el problema, si es que merece ser llamado así, y verás que el resto de cabello te durará mucho más que lo imaginado por ti.

Abrazos retribuidos.

esteban lob dijo...

¡Qué romántica historia, Elvira! Gracias por el link.Iré a mirar.

Otro abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

De acuerdo contigo, mi querido Esteban.

Vanidad de vanidades, mi muy querido amigo, que no vale la pena atesorar.

Un abrazo inmenso.

Felipe Tajafuerte dijo...

Personalmente el tatuarse me parecen estúpido, pero en cuanto a gustos no hay disputas. Saludos

esteban lob dijo...

Así dicen. En Chile se expresa que "en gustos no hay nada escrito". Diría que en este caso, sí hay mucho escrito...en brazos, espaldas y en los lugares más increíbles.

Saludos.

esteban lob dijo...

Ni siquiera un poco menos de vanidades...tampoco amigo Ricardo.

Abrazo.

Reflexos Espelhando Espalhando Amig dijo...

Steban,
Acabo de chegar a seu blog,
ja seguindo vou ler um pouco por
aqui e voltarei outra hora para
comentar de fato.
Aguardo sua visita no Espelhando.
Bjins ou Abraço
CatiahoAlc

esteban lob dijo...

Bienvenido CatiahoAlc. Visitaré tu blog.

Ana Mª Ferrin dijo...

Eres un hombre afortunado porque tu compañera es inteligente, te quiere como eres y ya por eso te felicito.

Por muy bien que la vida te trate y muy fuerte que sea tu genética, los años pasan factura y quien se resiste a aceptarlo, va mal. Otra cosa es procurar cuidarse todo lo que se pueda.
Aunque reconozcamos que sería maravilloso poder acceder a pulsar un botón que te volviera a la casilla de salida que tú quisieras, 20, 30, 40 años... De no ser así, como la alternativa es dejar que los "entendidos" vayan haciendo macramé con tu piel y tus cabellos, la respuesta te viene de golpe cuando tienes cara a cara, sin focos, a determinados personajes que vistos a distancia te parecían un milagro de la naturaleza.

Un abrazo, Esteban.

esteban lob dijo...

Simplemente es un lujo tenerte de comentarista, Ana María. Amén.

Abrazo austral.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Concuerdo contigo, sigamos siendo anticuados que nuestros tiempos eran mejore.

Muy convincente tu novia, al fin y al cabo uno es como es... peinado o despeinado.


Abrazos.

esteban lob dijo...

Y esa vez, estimado Rafael, más valió despeinado.

Abrazo.