martes, noviembre 29, 2016

De Green Cross a Chapecoense

Resultado de imagen para Green Cross Dante Coppa
La foto carcomida por el paso de las décadas, corresponde al primer equipo de Green Cross, de la liga chilena, siniestrado el 3 de abril de 1961, al caer su avión en el cerro Las Ánimas, provincia de  Linares, en el sur de nuestro país. 

Antes y después de aquella mueca de espanto en su más alta expresión, nueve equipos del fútbol mundial en total, han debido desintegrarse por imperio de la mala fortuna. No otra cosa es que varios futbolistas de aquel Green Cross, para evitar las escalas múltiples que iba a hacer otro aparato aéreo en la ruta Osorno- Santiago,  cambiaron pasajes con sus compañeros que tenían boletos para el vuelo sin final, salvando providencialmente con vida los segundos y sometiéndose a la fatalidad los otros.

55 años más tarde, cuando parecía que el viaje de Chapecoense, el equipo actualmente sensación de Brasil, iba a llevar a sus jugadores a la gloria deportiva si es que ganaban en las finales de Copa Sudamericana a Nacional de Colombia, un lamentable acontecimiento sacudió las redacciones deportivas en todo el mundo: Avión de la línea Lamia se estrella cerca del aeropuerto de Medellín en Colombia, con 75 pasajeros (luego se modificó la cifra a 71) y 6 tripulantes.Viajaba allí la delegación del club brasileño.

Un club humilde, originario de la localidad de Chapecó al sur de Brasil, a 1.300 kilómetros de Río de Janeiro, en el Estado de Santa Catarina y que estuvo a punto de hacer noticia por la hazaña que significaba ganar la Sudamericana o al menos por haber llegado a esa final, la hace por esta tragedia lacerante.

Los que hace rato peinamos canas y que vivimos de cerca el drama de la caída del vuelo de Green Cross, encontramos coincidencias impactantes. Esa vez el astro argentino Eliseo Mouriño, de figura en Boca Juniors, pasaba a engrosar las filas "grincrosinas". Recién llegado y todavía sin entrenar con sus nuevos compañeros, decidió acompañarlos en el viaje a Osorno para un partido de Copa Chile. Por los azares del destino fue una de las víctimas. En cambio, Ernesto Álvarez, luego gran figura en la U en tiempos del ballet azul, salvó su vida por haber estado lesionado y quedarse en Santiago. Lo mismo Gustavo Albella, más adelante goleador notable del fútbol chileno desde el mismo Green Cross. Una afección en una pierna también lo dejó en la capital.

La comparación de los imponderables que marcan la leve distancia entre la vida y la muerte, se hizo presente en el accidente actual, porque el hijo del entrenador del equipo, Caio Junior, solamente acompañó a su padre a Sao Paulo y no pudo continuar hacia tierras colombianas, debido a que descubrió  en la capital industrial de Brasil que andaba sin pasaporte. Se le había quedado en casa.

Alejandro Martinuccio, argentino, quién en circunstancias normales debería haber viajado con toda seguridad para ser titular, se quedó sin hacerlo por una lesión, tal como Álvarez y Albella hace 55 años tuvieron que quedarse en la capital de Chile.

Toda la prensa mundial abunda en detalles acerca  de la trágica muerte de la mayor parte de los futbolistas, su cuerpo técnico, dirigentes y  periodistas que acompañaban a la delegación, de modo que no hace falta hurgar en la impactante herida. Simplemente como  sobreviviente no del vuelo de Green Cross, sino de esa lejana época, lo de Chapecoense me trae a la memoria cuando se esfumó esa generación del "Grin", junto con las coincidencias que tanto ahora como entonces significaron vidas que se salvaron. 

Recuerdo desde aquellos esbozos iniciales de mis relatos deportivos, entre otros, a Dante Coppa, brillante arquero de "la cruz verde"(quinto en la foto, fila de arriba), parando hasta el viento en el hace años desaparecido Estadio Municipal de Ñuñoa, en la zona que hoy  pertenece a la comuna de La Reina. Con incondicionalidad, su esposa lo acompañaba desde la tribuna partido a partido. Fue uno de los que ganó la inmortalidad en ese vuelo sin llegada y hago el parangón con Tiaginho de Chapecoense, quién fue informado durante el viaje a Colombia que sería papá. Por desgracia su hijo próximo, nunca lo podrá conocer. Y en cuánto a Green Cross, tal como el Estadio Municipal de Ñuñoa, ese club tan antiguo como el buen vino, tampoco existe ya.

41 comentarios:

Elvira Carvalho dijo...

Uma tragédia assim emociona qualquer um. Esta em especial mais do que qualquer outra, pois conhecemos bem Caio Júnior, que foi durante muitos anos jogador de futebol em Portugal E existe, no pais um grande contingente de jogadores brasileiros, que de um modo ou de outro conheciam um ou mais membros do club. Fez-nos recordar as várias equipas de futebol que pereceram em desastres semelhantes.
Um abraço

esteban lob dijo...

Tal cual Elvira. Lo peor es que ahora se sabe que el avión carecía de muchos elementos necesarios para un vuelo en pleno siglo XXI...pero ya es tarde.

Abrazo.

Pedro Luso dijo...

Esteban, o seu relato [De Green Cross a Chapecoense] sobre esses acidentes diz bem dos muitos riscos que correm as equipes que se dirigem para essa parte tão alta da América do Sul. Esse acidente de hoje chocou o Brasil de forma surpreendente. A Chapecoense era composta de jogadores do Rio Grande do Sul, Santa Catarina e Paraná (entre outros). Muitos deles víamos com frequência aqui em Porto Alegre. Dentre os sobreviventes, dois são daqui do Estado, o goleiro reserva, que perdeu uma perna e o zagueiro, não não me engano, está no hospital, ainda com risco de vida. O preparador físico era um jovem filho do conhecido Paulo Paixão, que foi preparador físico da Seleção Brasileira, do Internacional e do Grêmio. Há cerca de dois anos Paulo Paixão perdeu outro filho, que também seguia a profissão do pai, em desastre automobilístico. Aqui, amigo Esteban, o sofrimento de muitas famílias é muito grande. Talvez você se lembre de Paulo Sérgio, jogador da Seleção de vários times grandes, treinador e viajava na condição de colega seu, para fazer a transmissão do jogo para FOX TV.
Grande abraço.

esteban lob dijo...

Es impresionantemente terrible, apreciado Pedro. Para colmo se produjo la tragedia en una instancia tan notable para las víctimas, como haber viajado para jugar una final.Cada caso de los muertos y los heridos es de por sí desolador.Qué Dios dé tranquilidad a los familiares.

Abrazo austral.

Pedro Luso dijo...


Prezado amigo Esteban, somente agora, depois de ouvir muitos noticiosos, soube que esse acidente também foi a maior tragédia do jornalismo, no qual morreram vinte profissionais; apenas um jornalista sobreviveu. Todos, portanto, eram seus colegas de profissão. Uma perda lastimável para os mais variados meios de comunicação. A todos os seus familiares externo a minha solidariedade.
Um abraço.

Gabriela dijo...

Pocas noticias tan tristes como la del accidente del avión del Chepacoense. Acá se ha recordado todo el día el accidente de donde murió todo el plantel de Alianza Lima en 1987. Recuerdo que en esa ocasión, Colo Colo "prestó" unos jugadores para completar el equipo.
Una verdadera pena.

esteban lob dijo...

Efectivamente Pedro. Mientras más se sabe del accidente de ahora, más demoledora resulta la realidad.Muchas gracias.

esteban lob dijo...

Lo de Alianza Lima resultó en su momento, Gabriela, igualmente conmovedor.

También en la TV de Chile ha estado apareciendo constantemente en las horas recientes y muy afectado José Letelier, quién fue uno de los "préstamos" de Colo Colo al club más popular del Perú, después de aquella tragedia en que el avión resultara tragado por el mar.

esteban lob dijo...

OTRA COINCIDENCIA FATAL. TAMBIÉN EN MEDELLÏN, UN ACCIDENTE, ENTONCES DE UN VUELO POR PARTIR, COBRÓ LA VIDA DE CARLOS GARDEL Y SU GRUPO ARTÍSTICO, HACE YA OCHO DÉCADAS.

Ana Mª Ferrin dijo...

Gracias, Esteban.
Una cosa es conocer la noticia por el impersonal informativo de cualquier medio y otra muy diferente ponerle rostro e historia a la tragedia, persona a persona. Saber del jugador al que acompañaba su esposa en los partidos y que imaginamos volviendo la vista hacia ella tras una buena jugada, o el hijo que nunca conocería al padre, nos sitúa mejor ante la magnitud de la pérdida. Qué tristeza tan demoledora para sus familiares.

esteban lob dijo...

Creo que es como dices, querida Ana María.
Pasaron muchos años tras el accidente de Green Cross, en que me daban escalofríos los recuerdos de los jugadores en vida.

Marta Salazar dijo...

lo siento tanto...

Marta Salazar dijo...

Miren... el último mensaje desde el avión... :(

https://www.facebook.com/welcome2thefuture/videos/1146665048703570/?hc_ref=NEWSFEED

esteban lob dijo...

Tremendo Marta. Es una demostración más de cómo en segundos se puede pasar de la sana alegría de vivir, al caos y a la muerte.

Liliana dijo...

Una tragedia. DEP

Saludos ESteban

esteban lob dijo...

Sin duda lo es, Liliana...y muy grande.

Saludos.

Mari-Pi-R dijo...

Siempre es lamentable este tipo de tragedias, tu bien nos la has descrito después de tantos años.
Un abrazo.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Una tragedia inexplicable, como todas. Diferentes circunstancias se confabulan con el destino para ponerle punto final a las ilusiones de jugadores y directivos del sorprendente club Chapecoense. Escribo este comentario justo en el momento en que debería estar comenzando el partido, pero a cambio en el enlutado estadio de Medellín se tributa un sentido homenaje a las víctimas... mucho pesar invade el alma.

Abrazos.

esteban lob dijo...

Gracias Mari.
Cuando los accidentes aéreos afectan a futbolistas, resurgen desde las sombras situaciones anteriores del mismo tipo.Por estos días a raíz de lo de Chepacoense, por ejemplo renace en Italia la tragedia del Torino, en Inglaterra la de Manchester United, en Perú la de Alianza Lima y en Chile la de Green Cross, que habiendo sido hace ya 55 años genera en quienes tuvimos contacto habitual con las víctimas, añoranzas y renovada pena.

esteban lob dijo...

Y ese destino, Rafael, produce casos como los descritos, en que la casualidad hace su papel como eslabón mortal o de liberación por ahora de ir al más allá."Al que le toca...le toca".

El homenaje de tus compatriotas y el pedido del Presidente del club Nacional para que se declare al equipo brasileño mártir como Campeón de la Sudamericana 2016, contrasta con la absurda declaración del Presidente de Huracán de Buenos Aires, quién calificó la moción en favor de Chapecoense como demagogia.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Cada uno tiene su opinión al respecto, Esteban, habrá que esperar el pronunciamiento de la Conmebol y de la Fifa, pero me parece que la propuesta del Nacional es el mejor homenaje a las víctimas.

Abrazos.

Maluca dijo...

Esteban cuando oí el accidente por la radio, supe que escribirías sobre ello. Ayer pasaron aquí el diálogo habido entre la chica de la torre de control y el piloto y daban ganas de gritar. Pero no se daban cuenta de que se caían???? Qué mal rato. No quiero ni pensar en la impotencia que sentirán ahora los familiares.

esteban lob dijo...

Lo sería sin duda, Rafael. Sin embargo pareciera que por contratos (como si no pudiera haber un signo de humanidad en ellos, ante imponderables) los dos partidos se jugarían en febrero entre Nacional de Medellín y un renovado Chapecoense.¡Dios los perdone!

esteban lob dijo...

Y la impotencia, Maluca, de las víctimas fatales mientras el avión ya sin bencina se iba hacia abajo.Impresionante.

MAR dijo...

Si, que tristeza más grande!!!
a mi también me sensibilizo tanto ver la grabación del momento que supo sería papá y la felicidad que tenía.
MUNDO CRUEL, que terrible desgracia.
Un abrazo grande para ti y es de esperar que esté mundo esté un poco más en paz.
mar

esteban lob dijo...

Espero lo mismo apreciada Paz...

esteban lob dijo...

Lapsus amiga. Quise decir que, espero lo mismo apreciada MAR.

Taty Cascada dijo...

Esteban, antes de comentar, perdona mi atraso en visitarte.Tuve problemas con blogger y espero haberlo solucionado en su totalidad.
Lo sucedido fue una tragedia causada por error humano. El piloto fue advertido de las no condiciones de vuelo, aun así persistió. Lo terrible fue que su equivocada decisión, le costó la vida a chicos jóvenes con un mundo por vivir.
Un gran abrazo para ti.

Manuel dijo...

Hola Esteban. Hace un par de días escuche una entrevista a un piloto de otros avión, que lo vivió en directo a través de su radio, y es escalofriante su relato, así como la causa del accidente; se quedaron sin combustible. Increible.
Solamente me queda dar mi más sentido pésame a las familias de todas las víctimas.
Un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

No tengo nada que perdonarte Taty.
Lo peor es, como dices, que fueron fallas humanas. Un conocido mío, experto en el tema de navegación aérea, las califica de "estupideces criminales"como el haberse ocultado presumiblemente que no quedaba bencina para "no pagar la multa por ese concepto".

Retribuyo abrazo.

esteban lob dijo...

Aquella entrevista, también difundida acá, Manuel, es escalofriante y muestra como esta vez las causas no fueron por fallas técnicas. ¡Sobrecogedor!

Otro para ti, amigo.

Ricardo Tribin dijo...

Mi muy querido Esteban.

Muy interesante tu crónica.

La tragedia del avión en Medellin del equipo brasilero en un absurdo accidente la tenemos en el corazón muchos aficionados a tan bello deporte, así como muchos de los seres humanos, cualquiera que sea su deporte de afición.

Un fuerte abrazo!!

esteban lob dijo...

Gracias Ricardo.

Al menos se consumó un acto de justicia al proclamar ya oficialmente a los malogrados deportistas como Campeones, lo que reporta un premio económico muy grande al club, lo que le servirá para recontruirse deportivamente. No devuelve vidas, claro, pero es un paliativo.

Abrazo.

Felipe Tajafuerte dijo...

Nihil novum sub sole

esteban lob dijo...

Cierto amigo Felipe. Lo pusiste en tiempos bíblicos cuando todavía no existían los aviones, pero los hechos se repiten en todo orden de cosas.

Abrazo austral.

Rud dijo...

Estimado Esteban
Desconocía lo del green cross; algo había visto en los titulares de prensa, pero no quería ahondar en un asunto tan doloroso. Yo, que he estado dándole gracias a mi Dios por el milagro de la vida en mi hijo, me he sentido muy mal, me ha dado demasiada tristeza pensar en los padres de esos jóvenes que han muerto por la irresponsabilidad de gente sin escrúpulos.
Definitivamente no sólo el fútbol está de luto, sino todos aquellos que sentimos el dolor ajeno. Un fuerte abrazo

esteban lob dijo...

Suscribo tu frase final, amiga Rud. No recuerdo que en las ocho tragedias anteriores de aviones que transportaban equipos de fútbol, hubieran informado de tal conjunción de irresponsabilidades por parte de quienes autorizaron y efectuaron el vuelo.

Acerca de la recuperación de tu querido hijo, no solamente resulta una bendición para tu familia, sino un alivio para quienes te leemos y te apreciamos.

Cariños.

Armando dijo...

Muchas gracias por tu mensaje Esteban. Todo va muy bien, gracias a Dios. Lo que occurre es que me he tomado in tiempo, quizás muy largo, desconectado, pero volveré. Aprovecho para desearte a ti y todos los tuyos muy Felices Navidades y todo lo mejor para el próximo año. Un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Me alegro mucho Armando. Lo mismo para ti y familia.

Abrazo austral.

ANNA dijo...

Felices fiestas
Gracias por tus visitas en mi blog es mucho de agradecer.
Besos

esteban lob dijo...

Lo mismo para ti Anna. Tu blog es un lujo.