lunes, mayo 16, 2016

Ay mundo, lo que nos espera


Una sala de clases como esa, ¿llegará a ser cosa del pasado?

Cuando hice la reflexión acerca de lo invivible que sería nuestro mundo el día en que pudiéramos leer los pensamientos de los demás y los demás los nuestros, quedé corto.
Ahora se anticipa que la tecnología controlará a las personas (no al revés).

No podremos ir a parte alguna sin que se sepa.
Todos estaremos al tanto de las acciones de todos.
Para ser padre habrá que superar ciertas pruebas. También el hombre seleccionará los genes de sus futuros hijos, para eliminar la información genética de determinadas enfermedades. Esto se refiere por cierto al hombre como ser humano, lo que naturalmente no excluye a la mujer.

Para el año 2050 habrá internet dentro de nuestros cerebros.
Una lengua nueva será posible de ser adquirida, colocando una aplicación de ella en nuestra cabeza, como quién la coloca en un teléfono.
Todas estas no son suposiciones futuristas sin base, sino tendencias claras basadas en el vertiginoso avance día tras día de la ciencia médica, la tecnología y otros elementos que apuntalan el llamado progreso.
Será a no dudarlo un mundo muy diferente, claramente "otro" mundo.

En el entorno de los pensamientos que surgen espontáneos y pesimistas acerca de ese mundo futuro, lo mínimo que se llega a asumir es que una de las profesiones condenadas al ocaso sería la de profesor, al menos en la forma actual, porque si con una aplicación en nuestro cerebro quedamos sabiendo y hablando ruso, o chino, o árabe, no resulta difícil pensar que con otra aplicación quedaremos dotados de la máxima capacidad aritmética o de los más acabados conocimientos químicos.

¡Está bien! Los adelantos impresionantes y vertiginosos de nuestros tiempos eclipsan las ideas futuristas más avanzadas que puedan haber tenido nuestros antepasados, pero llegar a leernos los pensamientos o que en un local comercial el anuncio sea "instale el idioma inglés en su cerebro en solamente un minuto, inyección sin costo", nos hace desear casi por instinto, que ojalá nuestra existencia haya cumplido su ciclo, antes de la llegada masiva de esos "adelantos" de la humanidad.
En todo caso que no sea tan pronto.

22 comentarios:

LAO Paunero dijo...

LA VERDAD AMIGO, NO ME ASUSTAN ESOS SUPUESTOS ADELANTOS, LO QUE ME PREOCUPA VERDADERAMENTE, ES LO QUE HARÁ EL HUMANO CON ELLOS Y QUE PROVECHO LES PODRÁ SACAR, PORQUE LA HUMANIDAD NO SE HA BAJADO A LA HUMILDAD NECESARIA COMO PARA SABER VALORAR EL SOLO HECHO DE VIVIR LAS GRANDEZAS QUE LO RODEAN DESDE LOS INICIOS. CUANDO ERA BASTANTE JOVEN UNA PERSONA MUY SABIA ME DIJO UNA QUE EL HOMBRE CAMBIARÍA PARA BIEN, CUANDO LLEGASE A LOS EXTREMOS. Y ESTOY CONVENCIDO DE SUS PALABRAS, EL HOMBRE SE VOLVERÁ SENCILLO PORQUE NO TENDRÁ OTRA ALTERNATIVA. UN ABRAZO!

LAO Paunero dijo...

OBSERVACIÓN : "DIJE ... UNA PERSONA MUY SABIA ME DIJO UNA VEZ "

esteban lob dijo...

No ten preocupes poeta Lao, se podía deducir la palabra faltante.

En verdad por este camino de "perfección"que de otro modo nos llevará al abismo, es necesaria una corriente de buen juicio como el que planteas, en beneficio de nuestros descendientes.

Abrazo.

Gabriela dijo...

Da un poco de miedo hasta dónde podemos llegar con todo esto. Siempre digo que a los televisores solamente les falta que los actores salgan de la pantalla y nos hablen, como avizoró Woody Allen en "Rosa púrpura de El Cairo".

esteban lob dijo...

Por de pronto Gabriela, ya me dejan perplejo los sistemas de cine que se acercan a eso.A mis nietos les parece lo más natural, pero los que venimos de tiempos en que apenas se había salido del cine mudo, lo estimamos casi sobrenatural.

Ricardo Tribin dijo...

Sabía presentación, mi querido Esteban.

De todas formas como se dice en una atracción de Disney " El cerebro humano sigue siendo la principal fuente de energía" y yo agregaría " y de todo".

esteban lob dijo...

Sin duda Ricardo. Menos mal.

Taty Cascada dijo...

No me aterra tanta tecnología. Lo que me provoca temor es que ese nivel de desarrollo esté en manos equivocadas que solo busquen, su propia oscura finalidad. Y otra cosa, tanto excesivo desarrollo a generado a nivel humano altanería, arrogancia y soberbia. Se necesita recuperar el centro humano. Se necesita que retornemos a la simpleza de observar la belleza de la naturaleza. ¿Será alguna vez posible?
Un abrazo Esteban.

esteban lob dijo...

Resulta dramático Taty, el significado de tus palabras.
Que retornar a la simpleza de observar en su esencia la naturaleza sea una invocación tan difícil de conseguir, habla muy mal de la humanidad en general, pese a los inconmensurables progresos de todo tipo, principalmente en décadas recientes.Es como para "bajarnos los humos" a todos.

Otro abrazo para ti.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

La destrucción del hombre por el hombre, la deshumanización total y definitiva... qué pesar.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Mientras llegue esa hora fatídica, Rafael, habrá que refugiarse en poesía como la tuya, con la esperanza que algo ponga freno a la barbarie que genera el mismo progreso.

Ana Mª Ferrin dijo...

Leí su Decálogo del Chileno Asaltado con una sonrisa de empatía. Porque Barcelona es una ciudad de leyes, de leyes favorables para los que delinquen en las calles, ocupan tu casa o copian tu trabajo.
Hoy me encuentro con esta reflexión suya de hacia dónde vamos, y aún siendo poco dada al catastrofismo y apelar al humor, he de reconocer que suena preocupante por su viabilidad.

No sé, no sé...

esteban lob dijo...

Gracias Ana María por la reflexión y la visita.Además me trae al recuerdo la Barcelona incomparable y supremamente hermosa.Trato de no dejarme arrastrar por el catastofrismo, pero hay veces que no lo consigo.A nivel local y mundial.Debe ser por un esceptisismo que crece con los años.

Maluca dijo...

Por no hablar de que ya se habla que para esa fecha lo de la inmortalidad estará más cerca, según he leído a un científico. En todo caso, no lo veremos. Sólo pido sensatez y "humanidad" a los que nos van a suceder. Más cariño por lo que nos rodea, el medioambiente, nuestro planeta, todo ello pensando en EL HOMBRE. (En el sentido antiguo de la palabra, que engloba al género humano, hombres y mujeres, por supuesto).

esteban lob dijo...

Lo dices muy bien Maluca. Otra de las barbaridades de nuestros tiempos (al menos en Chile) es que hay que hablar ahora de "ellas y ellos",en mil facetas diversas, lo que no es aceptado ni por la RAE, pese a su supuesto modernismo.

Manuel dijo...

Miedo me da, aunque espero que el ser humano sepa calibrar el límite de esos avances. No soy agorero, pero veremos, como la madre naturaleza de alguna forma, se encarga de hacernos recapacitar, para que volvamos a poner los pies en el suelo.
Excelente entrada, amigo.
Un abrazo.

esteban lob dijo...

Gracias Manuel.

Recuerdo hace años cuando un señor decía a su avanzada edad, refiriéndose a su señora "cuando uno de nosotros dos muera, me iré a vivir a San Bernardo (ciudad cercana a Santiago)".
Me acordé de ello al leerte, porque si llegáramos a un mundo como el que tememos, estaríamos en el mismo marco de impotencia tanto en mi país, como en tu hermosa y lejana Sevilla.

Abrazo austral.

Marcos dijo...

Hemops de dar gracias con las dos manos al progreso que nos hace la vida mas facil, y sobre todo al gran avance de la medicina y la cirugia. Pero dicho esto, hay un futuro incierto del super control sobre nososros mismos, que esperao no llegar a conocer.

Un paseo en carro de caballos cantando con otros jóvenes de mi juventud. Dos horas para hacer diez kilometros , y uno de los mejores recuertdos de mi vida. Una merienda con buenos amigos con chispeantes ocurrencias sin hacer mal a nadie.

Esa juventud sin excesivas presiones, donde el esfuerzo y la constancia tenía su premio.

Eso era impagable, y ya irrepetible lamentablemente

esteban lob dijo...

Me recuerdas Marcos el viaje junto a mi padre en su Ford 1930 por calles santuiaguinas sin movimiento y en que se podía estacionar en cualquier cuadra.Y eso que estábamos ya en la "avanzada"década de los años 40.

esteban lob dijo...

Santiaguinas.

Esteban dijo...

Me cabe el consuelo de pensar, amigo mío, que tantos supuestos avances y logros anunciados en mi primera juventud para la mágica frontera del año 2000, aún no se han producido; y tal vez ahora, como entonces, no sean más que faroles.

También recuerdo haber aprendido de niño que inteligencia, memoria y voluntad eran potencias del alma y ninguna máquina la podrá tener jamás.

Una tercera cosa, que a pesar de todo me inspira esperanza y optimismo, es comprobar (gracias a Internet precisamente) que en todos los lugares del mundo hay personas que piensan, tienen espíritu crítico y son difíciles de engañar (por no decir imposible). Podrán hacernos la vida muy difícil de mil formas, someternos y hasta obligarnos a pasar por el aro, pero seremos conscientes de porqué lo hacemos y el domador debería saber que en cuanto se descuide se lo quitaremos.

Un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Gran consuelo en todo caso, estimado tocayo. Nos da esperanza para hacer frente al domador.Capaz que le quitemos el aro.