viernes, abril 29, 2016

Decálogo del chileno asaltado, (repetición)



QUE ME PERDONEN MIS FIELES LECTORES POR LA REPETICIÓN DE ESTA ENTRADA NO TAN ANTIGUA,PERO EL INMANEJABLE NIVEL DE LA DELINCUENCIA EN MI PAÍS ME INCENTIVA A HACERLO.AGREGUEMOS LA LENTITUD EN GENERAR MEDIDAS PARA PROTEGER DE ESTE FLAGELO A LA CIUDADANÍA; ADEMÁS HAY 66 MIL PRONTUARIADOS QUIENES CIRCULAN LIBREMENTE AL NO SER HABIDOS Y, COMO COROLARIO INEXPLICABLE, QUE TODAVÍA NO SEA LEGAL QUE LAS POLICÍAS CIVIL Y UNIFORMADA PUEDAN SOLICITAR SU IDENTIFICACIÓN A ALGÚN SOSPECHOSO. RESULTA paradojal, COMO CONTRAPARTIDA, QUE SI USTED ES automovilista lo puedan parar en cualesquier esquina y controlarlo, lo que está muy bien, pero los delincuentes si no están conduciendo un vehículo, no corren ese "peligro". 




Chile cuenta desde hace algunos años con lo que se conoce como la "Nueva Justicia", en términos populares, la que buscando modernización ha significado para el sentir de muchos un menoscabo de quienes son víctimas de la delincuencia, en beneficio de los malhechores, quienes gozan de ventajas atribuidas a una legislación "garantista".

En todo caso el tema no es simple y las controversias al respecto resultan constantes, mientras nuestro país no escapa a delitos de todo tipo, aunque desde la mirada estadística nos encontremos favorecidos comparativamente.

Sin embargo, frente a las habituales justificaciones que se busca en favor de los delincuentes, explicando su accionar por sus carencias, falta de oportunidades y otras circunstancias, aparecen como contrapartida opiniones muy diferentes, extraordinariamente reflejadas en el irónico decálogo que presento al pie de este post y que refleja impotencia y decepción. No tiene autor conocido pero millones de compatriotas se sienten plenamente representados en sus párrafos.

Conviene aclarar que esta situación nada tiene que ver con gobiernos determinados, actuales ni pasados, sino con una creciente sensación de la ciudadanía acerca de que la "Nueva Justicia" protege en demasía a los victimarios. 

Decálogo del asaltante chileno

Dejando de lado toda connotación política, sin mencionar culpables ni denostar negligentes, es obvio que los chilenos debemos modificar nuestros hábitos y principios para sobrevivir.


Este Decálogo del Asaltado Chileno es una valiosa contribución.

Debemos comprender:

1- El asaltado debe comprender que el asaltante está amparado por

los Derechos Humanos y que si delinque es por ausencia de

discernimiento y por traumas derivados de la marginalidad a que lo

sometió la injusta sociedad que lo abandonó.



No prejuzgar

2- El asaltado debe, en todo momento, juzgar al asaltante como un

menor juguetón, enfermo y urgido de rehabilitarse.


No resistir

3- Enfrentado al victimario, la víctima debe asumir la no-violencia,

porque la defensa propia, la de la familia y la de su propiedad son

resabios del autoritarismo.



No denunciar

4- El asaltado debe abstenerse de presentar denuncia para no alterar

la cifra estadística, según la cual, la ola delictiva está en

declinación.



No comprometer

5- El asaltado debe evitarle a los policías el compromiso de arrestar
al asaltante, impidiendo así que sean dados de baja por apremios
ilegítimos en contra de una víctima de la sociedad y de las
circunstancias que lo llevaron a delinquir.

Agradecer
 6- El asaltado debe conservar perpetua gratitud, si el asaltante le
 permite seguir con vida, pues sólo le ha robado, apuñalado, o
aterrorizado a toda su familia.

No demandar
7- El asaltado debe renunciar a interponer acciones legales contra el
asaltante para evitarse pérdida de tiempo, honorarios de abogado y
vendettas de parte de los delincuentes.

Un mal necesario
8- El asaltado debe evaluar al asaltante como un mal necesario para la
sociedad, equivalente a: narcotraficantes, proxenetas, 
corruptos, etc.

Silencio
9- El asaltado debe guardar silencio para evitar alarma pública que
pudiera dañar la imagen del Poder Ejecutivo.

Apoyar y alentar
10- El asaltado debe apoyar el mejoramiento de las condiciones de vida
del asaltante y sus compinches que pudieran estar en la cárcel y
aplaudir las decisiones de dejarlos en libertad; también manifestarse en contra de la pena de muerte.

caricatura original de:

PUBLICADO POR PRIMERA VEZ  EN FEBRERO DE 2015

24 comentarios:

Elvira Carvalho dijo...

Muito bom este decálogo amigo. Por aqui segue igual. E pensar que ainda à " meia dúzia" de anos, as pessoas não usavam chave nas portas. Tinham apenas os fechos presos a um cordel que passava para a rua por um orifício na porta. Saía-se de casa era só bater a porta e na volta era só puxar o cordel para abrir a porta. Hoje todo o cuidado é pouco.
A polícia prende-os. Se não foi em flagrante delito, o juiz põe-os na rua na hora. Se há flagrante delito, vão para casa com obrigação de apresentação na esquadra, duas vezes por semana. Como se o simples facto de se apresentarem na esquadra, os impedisse de voltar a assaltar. Pior ainda são os que assaltam fardados de polícia. E os próprios polícias que são assaltantes. Claro que os polícias são raros, graças a Deus a nossa polícia é regra geral muito boa. Mas como todas as regras há sempre uma excepção.
Abraço

Gabriela dijo...

Más o menos por lo mismo que cuentas acá, en el Perú salió una lamentable campaña muy agresiva y muy violenta llamada "Chapa tu choro y déjalo paralítico" (choro = ladrón). El público está tan harto de los robos y de lo que se percibe como inacción de las autoridades, que la campaña prendió de inmediato... pero luego, ya con cabeza fría, se vio que era contraproducente. Las turbas mataron a personas inocentes de la manera más brutal y salvaje que puede haber.
Felizmente, la fiebre por esta "solución" ya bajó, pero no bajaron los índices de delincuencia. Esperamos que con el cambio de gobierno bajen de una vez.

esteban lob dijo...

¡Vaya Elvira qué tiempos aquellos, en que se podía dejar la puerta de una casa sin llaves!
Efectivamente "hoy todo cuidado es poco".

En Chile el nivel de delincuencia ya es terrorífico. Te pueden asaltar dentro de un restaurante, al subirte a tu auto( arrancando los delincuentes con auto y todo),o en tu propia casa, aunque tengas alarmas y todo tipo de medidas de seguridad.Al final, como dice el decálogo que publiqué, debes "agradecer" que pese a robos y agresiones, hayas quedado con vida.

esteban lob dijo...

Pese a la rabia que generan "los amigos de lo ajeno" Gabriela, por cierto que una campaña como la que mencionas es contraproducente. Te hace igualarte con los malhechores, con la diferencia que tu eres amateur y ellos son "profesionales" avezados, además con un índice de odio y menoscabo de la vida y los derechos de los demás, que por supuesto la contraparte no posee.

En el caso chileno, lo grave es que la percepción general es que por no perjudicar "derechos humanos" de los delincuentes, se menosprecia el legítimo anhelo de tranquilidad y seguridad de la gente honesta.

En ese plano ellos "progresan" día a día en su "trabajo", mientras nuestra clase política no siente que haya urgencia en hacerles frente, con medidas efectivas y concretas.

LAO Paunero dijo...

Este si que es un problema serio Esteban y entiendo tu preocupación. La inpunidad ha llegado a su límite y el ejemplo lo dan ciertos ladrones de "guantes blancos" que no se conforman con dos pesos. A ello se suma, por lo menos en mi país una especie de filosofía justificada en razones sin sostén que sostiene una postura del rechazo a trabajar. Del otro lado están los que ostentan fortuna que de algún modo la han obtenido fácil.... La autoridad moral de quienes dirigen es lo que está faltando. UN ABRAZO Y GRACIAS POR TUS APORTES!

esteban lob dijo...

Gracias poeta Lao, por los aportes tuyos y tus comentarios siempre documentados y didácticos.

Gabriela dijo...

Esa visión de los derechos humanos se da mucho acá también, Esteban. Una persona se defiende con una arma de un asalto con arma. Si el asaltante muere, al otro le espera un largo proceso judicial. Y si se trata de un policía, ni te cuento. Se puede pasar la vida defendiéndose de los juicios que se le vienen.
El mundo totalmente al revés.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Tal cual, Esteban, en tu país como en el mío la justicia ya no siquiera cojea, simplemente no anda... el decálogo aplica también para estos lares.

Un abrazo.




esteban lob dijo...

Ay Gabriela. Simplemente muy triste.

esteban lob dijo...

Me remito amigo Rafael a lo que puse inmediatamente arriba, al contestar a Gabriela.
No me cabe otra reflexión, lamentablemente.

Maluca dijo...

El decálogo tiene la letra demasiado pequeña para mí. Amigo Esteban creo que es un mal general. A una amiga le han asaltado dos veces su casita de campo, muy modesta. Se han llevado hasta la placa vitrocerámica de la cocina. Han arrancado tuberías para llevarse el cobre, los han dejado sin cubiertos, etc. En su segunda visita, un mes más tarde, los ladrones fueron a por lo que no les dió tiempo antes: mesas y sillas de jardín. Aquí, como allí, te pueden asaltar en cualquier sitio y hora. Incluso en tu casa contigo dentro.
Pienso que deberíamos haber aprendido ya a vivir en un mundo en que nadie necesitara robar a otro, mas enseguida me asalta la duda: aunque así fuera, aunque todas las necesidades estuvieran cubiertas ¿no seguirían existiendo los amigos de lo ajeno?

esteban lob dijo...

Tienes toda la razón Maluca. La letra del decálogo es extremadamente chica, pero lamentablemente no poseo la habilidad cibernética de los menores de 10 años para haber podido solucionarlo. Por más que traté, no pude agrandarla. Los muchachos de los años 30 tenemos más de alguna limitación en este avasallante mundo moderno.

Taty Cascada dijo...

Y qué opinar ahora sobre la liberación de más de 700 reos de la cárcel?..Cómo es posible que la autonomía del poder judicial prime por sobre la política del gobierno?...No entiendo nada, cada vez entiendo menos. ¡Cómo es posible que los señores delincuentes tengan garantías!, si ellos pasan a llevar nuestros derechos sin la más mínima consideración...
Un abrazo Esteban.

esteban lob dijo...

Estoy perplejo Taty ante ese hecho sucedido en Valparaíso y los que liberaron en Santiago. La pálida explicación en el sentido que hay mucho hacinamiento en las cárceles es irritante, en momentos en que somos víctimas día a día (y noche a noche) de acciones delictuales cada vez más atrevidas y violentas.

Un abrazo Taty.

esteban lob dijo...

Y AHORA TATY, LIBERARON A 122 PRESOS DE LA SERENA. QUEDÉ IGUAL COMO EL NOMBRE DE UN BELLO TANGO DE LA ÉPOCA DE MI INFANCIA "SIN PALABRAS".

Ricardo Tribin dijo...

Como ha cambiado todo en muchos sitios, lamentablemente para mal.

Un abrazo, mi querido amigo Esteban.

esteban lob dijo...

En el caso de la delincuencia es así, sin discusión Ricardo. No reconocerías al Chile de tu infancia.
Otro abrazo para ti desde el fin del mundo.

JEMARFON dijo...

Estas Leyes tan permisivas con los que no respetan las reglas sociales, las hacen los políticos que tienen guardespaldas a nuestro cargo. La finalidad de las prisiones esla inserción, pero eso es una utopia, pues salen con mayopres conocimientos para delinquier, así como de los atenuantes que pueden exigir. Un violador, un pederasta nunca se rehabilita.

esteban lob dijo...

¡Bienvenido a esta página, Jemarfon!

Comparto tu punto de vista. Resulta impresentable la reciente liberación masiva que hubo en Chile, de malhechores con graves cargos, mientras la población se debate indefensa en medio de una vorágine delictual sin precedentes.

Manuel dijo...

Querido amigo, no quiero ni pensar que la repetición de esta entrada sea porque has sido uno de tantos afortunados, que han sido asaltado por un menor juguetón, enfermo, al que has podido ayudar a rehabilitarse. Imagino también, ese momento cumbre de satisfacción y agradecimiento que has debido sentir, cuando esta persona tan querida y tan necesaria para la sociedad, decidió no quitarte la vida.
Te envidio amigo, pero, como es una envidia sana, voy a proponer para que se te nombre: MIEMBRO HONORARIO POR LOS DERECHOS HUMANOS.
Un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Muchas gracias estimado Manuel, por tu designación.

Abrazo.

Esteban dijo...

Me parece bien que se considere inocente a cualquiera salvo prueba en contrario, pero ya son demasiadas las veces que resulta tan obvio que clama al cielo, dando como resultado que las víctimas lo sean por partida doble. En España, han aumentado los delitos y la violencia en los últimos años hasta cotas nunca conocidas, y como los agresores sean menores de edad, prácticamente no les pasa nada, injusta circunstancia que la mayoría de ellos conoce muy bien y de la que no pocos se aprovechan. Para más "inri", la cifra de paro entre los menores de 25 años anda alrededor del 50 %, y como tantas veces le oí a mi madre: "la ociosidad es la madre de todos los vicios".

Como bien sabes, en el manejo de automóviles a veces afloran reacciones violentas y siempre repito a mis alumnos que eviten meterse en peleas porque siempre se pierde, por más razón que se pueda tener en un principio; unas porque el agresor te lesione, otras porque sea un juez el que te condene a mayor pena si, aunque sólo pretendieses defenderte, lo has hecho "desproporcionadamente" para su criterio, detalle que suelen calibrar con inusual celo y aplicando un baremo incomprensiblemente más flexible para el agresor.
Un abrazo.

esteban lob dijo...

Hablas estimado Esteban de la realidad en España, pero en Chile nos sentimos por nuestra realidad, plenamente representados por tu sentir.Palabra por palabra.

Otro abrazo.

esteban lob dijo...

Debí decir, estimado tocayo hispano, para no caer en redundancioas que tanto mal le hacen a nuestro bello idioma, que "en Chile nos sentimos por nuestra realidad, plenamente representados por tu manera de pensar".