martes, abril 28, 2015

Cobresal, milagro en el desierto

Resultado de imagen para campamento minero el salvador
Campamento minero El Salvador, situado sobre los 2.300 metros de altitud en el norte chileno

La historia de David y Goliat se ha repetido en pleno, con una diferencia, el que esta vez Goliat eran varios, entre ellos los poderosos Universidad Católica y Colo Colo. La remuneración mensual de uno de los futbolistas de Colo Colo, alcanzaría para pagar por sus servicios en 30 días, a TODO el plantel de Cobresal, incluidos titulares, suplentes y cuerpo técnico. 

Mis amables lectores desde tantas latitudes se podrán preguntar con razón ¿que es Cobresal? 
Se trata de un esforzado club del fútbol chileno, cuya sede está situada en pleno Desierto de Atacama, en el campamento minero El Salvador, cuyos habitantes, en su gran mayoría trabajadores del cobre, no son actualmente más de siete mil.

Sucede que en medio de una campaña brillante, el equipo que estaba necesitado de puntos para evitar el fantasma del descenso a la división inmediatamente menor, terminó haciendo una campaña gigantesca que incluyó victorias a domicilio frente al mismo Colo Colo y a la propia Católica, amén de otros triunfos no menores, también en calidad de forastero, como ante Cobreloa, que es su "hermano" minero.

Pero el título del torneo de Clausura 2015, lo logró Cobresal el pasado domingo en casa, al derrotar en drámatico encuentro a Barnechea por 3-2, luego de ir en desventaja en dos ocasiones. A la misma hora en Santiago y en su estadio, Universidad Católica quién le ganaba a Iquique por tres-cero al final del primer tiempo, terminó resignando una igualdad tres a tres, con lo que el cuadro del mineral, entrenado por el argentino Dalcio Giovagnoli, consiguió asombrosamente su primera estrella en el fútbol rentado chileno.

El pasado de Cobresal, entidad nacida recién a fines de la década de los 70, tiene como hito especial el que ahí inició su gran carrera Iván Zamorano, quién con el correr de los años fue goleador en Real Madrid. Otro ídolo fue Franklin Lobos, especialista en tiros de distancia, quién fue al paso del tiempo uno de los 33 mineros sobrevivientes tras un derrumbe, en un hecho que tuvo repercusión mundial.

Lo más llamativo de su historial, es que en la década de los 80 los del Salvador clasificaron al más importante torneo de clubes del continente, la Copa Libertadores de América.
Para participar en ese campeonato, la Confederación Sudamericana de Fútbol exige estadios aptos de incorporar a un mínimo de 20 mil espectadores. Ya el campo deportivo aquel era desproporcionadamente grande, pues vivían en la ciudad solamente unos 18 mil habitantes, de modo que podrían haber asistido todos, incluyendo niños, ancianos y enfermos dejando vacío el pueblo, lo que por cierto nunca sucedió a tal nivel. 

No obstante, los "genios" del fútbol sudamericano, igual exigieron a Cobresal que el estadio tuviera esa capacidad para 20 mil asistentes, si querían jugar allí de locales la Libertadores.
Pues bien, con el apoyo intensivo de los propios trabajadores mineros, se aumentó la capacidad del estadio en dos mil butacas más y de ese modo se convirtió en el estadio "más grande del mundo". Una localidad de 18 mil personas tenía un estadio ¡para 20 mil!

Con los años, el paulatino ocaso de la mina, significó que los habitantes de El Salvador fueran mermando lentamente. Es así como en la actualidad no son más que siete mil, pero en su entorno hay un estadio para 20 mil almas.

Durante las últimas fechas del actual campeonato, la desgracia cayó sobre la zona. Los terribles episodios  de la naturaleza conocidos mundialmente, dejaron bajo el agua y en un marco de desolación a varias ciudades vecinas a El Salvador, aunque en grado menor las calamidades afectaron también al campamento minero. Los futbolistas, al no contar ni con agua tras sus entrenamientos (qué contrasentido), viajaron junto a su DT y colaboradores a Santiago, muchos acompañados de sus familiares más directos, para seguir en condiciones de disputar el campeonato, con el alma y la mente en aquel trozo del norte chileno envuelto en tragedia.

En esas condiciones tan sorprendentes, el grupo volvió a sus lares el pasado sábado, para reaparecer ante su público el domingo y terminar dueño de la hazaña: COBRESAL CAMPEÓN.
Hace dos semanas, el equipo había tenido incluso que jugar un partido de local ... en Santiago.

El pasado lunes, horas después del gran logro, el plantel fue a la vecina localidad  de Diego de Almagro, para mostrar la copa obtenida y ofrecerla a quienes los recibieron con júbilo, en medio de sus casas destruidas y sus calles todavía afectadas gravemente por los aluviones.

La visita de los jugadores y su cuerpo técnico fue fundamentalmente una colaboración  excelente para levantar el espíritu de quienes luchan para que la vida en ese agreste sector chileno vuelva a ser medianamente posible, mientras se procede a la reconstrucción de casas, escuelas y servicios asistenciales.

Al final de cuentas, Cobresal  conquistó la gloria, en un momento en que la provincia de Atacama necesitaba el mayor apoyo, no solamente material, sino obviamente espiritual. 
La singular actuación de las huestes cobresalinas, hicieron ese enorme aporte.

Junto a la obtención de este torneo, surge no obstante una inquietante amenaza contra la estabilidad del nuevo campeón: la mina misma se desangra en el agotamiento y sus años de supervivencia están acotados. Codelco, matriz del cobre chileno, ya ha anunciado que paulatinamente disminuirá los aportes a los clubes Cobreloa y Cobresal, los que siempre han tenido un sentido social y no económico. De modo que entre los emocionados abrazos por el triunfo, se alza ahora la incertidumbre y el temor.




18 comentarios:

LAO Paunero dijo...

Querido Esteban: Bien se dice que las situaciones extremas sirven de catapulta para el despegue de un pueblo entero cuando el Espíritu es grande y despierta la Nobleza de sus miembros. Debe haber un gran destino para los Cobresales que tal vez ellos mismos ignoren.... UN ABRAZO TRANSCORDILLERANO

esteban lob dijo...

Debería ser así, amigo poeta, pero hay nubes de preocupación, que explico en el post, horas después de lo escrito previamente.

Abrazo.

Armando dijo...

El tesón de unos pocos, pone de manifiesto la victoria ante los tercos.
Un abrazo desde Gran Canaria, en donde con ansia esperamos que nuestro equipo La Unión Deportiva Las Palmas vuelva este año a la división de honor.

esteban lob dijo...

Aquí Armando, fuimos hinchas de Las Palmas durante todos los años en que jugó en tu club el chileno Jorge "Koke" Contreras.

Gabriela dijo...

Qué historia, Esteban. Por todos lados, suena a fábula de realismo mágico. La obligación de tener un estadio para 20,000 personas. Ese estadio ahora sí que quedó grande.

Ricardo Tribin dijo...

Que gran ejemplo de deseos de triunfar de Cobresal, al cual tu, mi querido Esteban, lo plasmas en una impecable artículo. Fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Y con el fantasma, Gabriela, que a la larga el cobre deje de producirse allí, el campamento minero termine y el estadio para 20 mil personas quede como mudo testigo de una barbaridad.

esteban lob dijo...

Otro abrazo para ti, Ricardo. Muchas gracias.

Rud dijo...

Estimado Esteban
Muchas gracias por la explicación de lo que es Cobresal. Felicitaciones al pequeño gigante que le ha llegado una estrella del cielo, a pesar de las vicisitudes de su región :)
Según tu interesante escrito, veo que el Real Madrid ha marcado su historia a través de excelentes jugadores extranjeros.
Hace un buen tiempo tengo una gran inquietud: ¿No resulta inequitativo pagar sumas tan extraordinarias a un solo jugador? ¿Acaso el fútbol no es un juego de grupo?
Feliz fin de semana, un gran abrazo

esteban lob dijo...

Hola Rud:
Dado tu autoreconocida falta de interés por el fútbol, celebro que "enganches" nuevamente con un escrito mío sobre este tema deportivo, que ciertamente dada la situación de Cobresal, tiene una también tremenda connotación social.

Lo del Madrid es efectivo. Si una vez fue el chileno Zamorano, hoy todos seguimos con entusiasmo las evoluciones allí de tu compatriota James.

En lo otro, siendo sin duda el fútbol un juego de equipo, allí también impera la ley de la oferta y la demanda. Por ello se producen esas llamativas diferencias de remuneraciones. Algunas cifras asombran por lo siderales, pero "la industria" del fútbol se lo permite.

También vaya para ti y los tuyos, el deseo de un gran fin de semana.

Taty Cascada dijo...

Hola Esteban:
Increíble historia amigo. Comenzaré con los jugadores de la Católica. Deben trabajar mentalidad ganadora porque el fantasma de los eternos segundones pesa demasiado y, del pequeño Cobresal, ¡qué decir!, que me encantó saber que un equipo nortino les dio un hálito de alegría a todos aquellos compatriotas que tanto han sufrido. Del estadio...pues, una anécdota más del fútbol de nuestro país.
Abrazos todos compatriota.

Marcos dijo...

Me alegro por ellos, un gran esfuerzo con premio.

esteban lob dijo...

Hola compatriota Taty:

Me parece destacable que remarques esa característica,porque ciertamente mi blog está repleto de amigos en el extranjero, los que superan con largueza su lectura en casa.

Lo de Cobresal significa una alegría general y parece sacado de una novela, incluida la monstruosidad que en su momento obligó al aumento de la cantidad posible de espectadores en su estadio, el que ya con 18 mil asientos era un exceso.

Lo de Católica es realmente un caso de Ripley con sus habituales segundos lugares, estigma que esta vez quedó aminorado porque terminaron...CUARTOS.

esteban lob dijo...

Efectivamente Marcos, fue una hazaña.

Ricardo Tribin dijo...

Te dejo un nuevo abrazo, muy querido amigo Esteban.

esteban lob dijo...

Gracias talentoso escritor.

RosaMaría dijo...

Cuánto esfuerzo y cuánto amor en esa gente! Es admirable el logro, deseo que puedan seguir en el camino propuesto. Un abrazo, tu crónica es admirable.

esteban lob dijo...

Muchas gracias Rosa María.
Abrazo.