jueves, julio 24, 2014

Un servidor



Un servidor público, un servidor de Internet, un servidor de Dios, un servidor de computación. En verdad hay muchos tipos de servidores, pero durante el reciente Mundial de Fútbol me llamó la atención otra categoría de ellos.

En las estupendas transmisiones de Directv, matizadas con periodistas y comunicadores de muchos países de la llamada América morena, me sorprendió la costumbre, sobre todo de venezolanos y colombianos, en mencionarse constantemente a si mismos como...un servidor.

"Está con ustedes fulano en los comentarios y un servidor en los relatos".

Hasta ahí bien, no había como confundirse, pero también se escuchaba decir que la transmisión estaba a cargo de Zutano y...de un servidor. ¿Cómo? ¿Quién era el servidor? ¿Una tercera persona? Ah no, se trataba del mismo narrador.

Me ponía a pensar si no hubiera sido más explícito haber dicho " está con ustedes Merengano y quién les habla, Fulano de Tal".
Se trataba de ...un servidor. Me lo imaginaba con vestimenta de mayordomo haciendo una llamativa reverencia a sus amos.

En verdad,  habrá que llegar a la conclusión que en algunos países el término debe estar asentado en las costumbres lingüisticas de  mucha gente.

Y por ahora, se despide....un servidor.

16 comentarios:

Gabriela dijo...

A mí me da la impresión de que algunas personas creen que decir "yo" o hablar en primera persona del singular es señal de mala educación. No puedo explicar de otra manera esas frases de "un servidor", "mi persona" o el mayestático "nosotros", que a veces suena tan innecesariamente pomposo.

esteban lob dijo...

Pienso igual, Gabriela.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Recordé que de niño las cartas se firmaban más o menos así:

"Se despide de usted su atento y seguro servidor, fulano de tal".

Abrazos.

Marcos dijo...

En mis tiempos jovenes era muy comun, quizá ahora no tanto.

A cualquier pregunta: Quien ha sido?
Quien es el último?, Quien lo quería?, la contestación normal era: un servidor.

esteban lob dijo...

Creo recordar, Rafael, ahora que lo dices, que en Chile era igual, pero uno en esa lejana época no se hacía "caldo de cabeza" con el tema.

esteban lob dijo...

Interesante Marcos. Se me ocurre entonces, que fue una tradición heredada de nuestra lengua madre.

Liliana G. dijo...

No reparé en ese aspecto mundialista, que ciertamente llama la atención, lo mismo cuando Maradona u otros jugadores hablan de sí mismos en tercera persona (como si no fuesen ellos mismos).
Puede ser que sean modalidades de los diferentes países, pero más bien me suena a muletillas para salir del paso...

Besos, Esteban, cada vuelta que me doy por estos lares es un placer :)

Francisco Méndez S. dijo...

La costumbre de hablar en tercera persona de si mismo, recuerdo que estuvo de moda hace algunos años en algunos futbolistas.

esteban lob dijo...

Liliana, ¡qué gusto leerte!

A propósito de Maradona, acabo de ver declaraciones suyas insólitas. Luego de su fracaso rotundo en el anterior Mundial, en que Alemania eliminó a Argentina por 4-0, no creo que tenga autoridad moral para descalificar a Sabella quién llevó a su selección a la final contra el mismo rival, al que casi le gana.En verdad Diego ¿de la gente? pierde muchas ocasiones de quedarse callado.

esteban lob dijo...

Así es, Francisco.
Incluso hay algunos entre ellos que todavía practican ¿el sistema?

Liliana G. dijo...

La descalificación de otras personalidades es muy común en Maradona, el ventilar su vida privada, los gestos permanentes de superioridad, etc. Te digo, querido Esteban que cada vez más gente en Argentina, ni lo puede ver. Este hombre, salido de lo más bajo de la sociedad, no ha aprendido la lección de vida. En lugar de agradecer los dones que esta le ha dado en fama y riqueza, todo se le ha subido a la cabeza, fue incapaz de evolucionar hacia la humildad de corazón...

Es sabido que "el pez por la boca muere". Todavía hay gente que no lo entiende.

Besotes, querido amigo.

esteban lob dijo...

Por el contrario, Liliana, hay muchos futbolistas, también salidos de estratos bajos, que han superado con holgura sus limitantes. Por lo mismo, como lo graficas, es inaceptable que el "eterno divo" se crea en el derecho de pontificar sobre lo humano y lo divino en forma descalificatoria e injusta. Y todavía le dan tribuna, pagándole bien caro por sus comentarios, reciente caso de la TV venezolana.

Juan Pablo Aguirre dijo...

Esteban, yo hace muchísimos años ten+ia un blog de cine. Solía leerte mucho, y recuerdo que vos también leías mi blog. Hoy, recordando viejos tiempos, decidí entrar a recordar viejas entradas del mio. Vi que había un comentario tuyo en una de mis críticas, en la que me hablabas de Liverpool, así que supongo qu intercambiamos algunos conceptos futbolísticos.
Un placer haberte recordado, haber entrado y que aún sigas escribiendo, teniendo en cuenta que Twitter y Facebook hicieron que la época "bloggera" haya prácticamente desaparecido.

Saludos desde uruguay,

Juan Pablo

esteban lob dijo...

Lo recuerdo muy bien, Juan Pablo. Tenías un programa de radio on line.

Para mi el mundo bloguero sigue siendo todavía más atrayente que Facebook y Twitter.

Gracias por la visita.

RosaMaría dijo...

Pues en tu despedida te imagino de frac. Realmente y creo que te lo comenté antes, miro los partidos de fútbol sin sonido, ya que los relatores mezclan emociones y miedos en lo que relatan quitándole valor al partido. Un abrazo amigo, como siempre muy certero en tus comentarios.

esteban lob dijo...

RosaMaría:

Jaja. Me cuesta imaginarme de frac.
Gracias por los cumplidos, amiga.