martes, noviembre 26, 2013

El párkinson...y él

"La enfermedad de Párkinson suele comenzar entre los 50 y los 65 años de edad; pero en forma ocasional se le puede ver en pacientes de mayor o menor edad, puede aparecer tanto en hombres como en mujeres y en todas las razas".

En su libro "El párkinson y yo", acerca del delicado tema, del cual por vivencia propia tiene conocimientos profundos y dolorosos para su cuerpo y su alma, el bloguero peruano Eduardo López Therese, conocido en la red como Cyrano
cyrano-columna17.blogspot.com
expone con claridad meridiana, simpatía, a veces fina ironía y en un castellano ejemplar, su convivencia con este mal irreversible, pero que puede ser atenuado cuando se tiene la vitalidad interior y el espíritu inclaudicable de este abogado, quién sigue ejerciendo en su querida Lima, por mucho que viva con el peligro de los off, como se les denomina a los dramáticos instantes en que queriendo dar un paso, queda sin movimiento posible.

"Una vez un amigo me invitó a almorzar. Hay que mencionar que este amigo sufre de la columna y por ello no puede levantar peso. Cuando llegamos al restaurant, la bajada de su camioneta se complicó pues justo en ese momento me quedé en off. Me congelé justo en el instante de bajar del auto. En eso, mientras mi amigo me sujetaba, dijo:"Me ha empezado a doler la espalda. Es un dolor muy fuerte".
Lo gracioso fue que, a la vez, los dos nos quedamos sin poder movernos. Nos tuvieron que auxiliar los amables trabajadores del restaurant, que lo habían visto todo probablemente sin entender nada".

Anécdotas propias y de otras personas afectadas por el párkinson, atenúan en la obra de impactantes 121 páginas la tensión y emoción que genera la explicación tan gráfica, precisa e inteligente, de su autor y protagonista a la vez. 

La documentación inserta, pero explicada como si fuera un 2 por dos, hace que los lectores consumamos en un santiamén esa lección, sobre un mal que está a la vuelta de cualquier esquina.

Asombro provoca la narración de su esperanzada visita a Cuba, buscando apoyo científico, en que lo atiende por teléfono, lo sube en ascensor y lo instala en la consulta, la misma persona que luego se le aparece con delantal blanco.
 ¡Era el médico!

"No se puede negar que con cualquier enfermedad de esta naturaleza, uno vive y se siente muy solo, aunque no sea así. Uno puede estar rodeado por muchísimas personas, pero se va a sentir solo. Los familiares y amigos tienen una gran tarea por delante. No solamente se trata de atender al paciente, no se trata de lavarle los dientes, de cambiarlo. Se trata más bien de brindarle su amor, su amistad, su consideración".

Importante también es su percepción acerca del uso de las células madre, por propia y atenuadora experiencia.

El párkinson y yo, refleja magistralmente las angustias de un enfermo de esta patología, pero también sus pequeñas y grandes alegrías, los casos de indiferencia y enorme solidaridad y generosidad que le han rodeado en estos años, en que ha comprendido que aún con don Park, como le llama, de compañía, se puede seguir viviendo y soñando.

La pluma (así se decía antes) de nuestro colega bloguero, es a la vez sutil y reveladora. 
Aunque no deberíamos hablar de pluma a estas alturas de la civilización, sino de teclas del computador, por mucho que Eduardo reconozca que él escribe con un solo dedo y con el peligro de convertir súbitamente una letra n, en una interminable nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn.

22 comentarios:

LAO Paunero dijo...

es excelente y positivo tu nota Esteban. Ponerse en los zapatos del otro se pone a prueba en todo momento y resulta esencial. Por uno u otro camino, caminamos solos amigo pero la mejor alternativa que tenemos es ponernos en el otro..... GRACIAS POR ÉSTO!

Gabriela dijo...

Qué bonito lo que has escrito, Esteban.

esteban lob dijo...

Lao:

Qué agradeces, estimado amigo.
Tienes razón en aquello de ponerse en los zapatos del otro. Nos hace bien.

esteban lob dijo...

Gabriela:

Gracias. Se lo merece nuestro amigo común.

Cyrano dijo...

Mi muy querido amigo: acabo de leer lo que has escrito y me has dejado sin palabras. Quiero escribir un comentario y simplemente no se me ocurre nada más que GRACIAS, así con mayúsculas.
Tu apreciación ha sido reveladora de lo que se sufre con este amigo compañero vitaicio, pero siempre hay esperanza al final del camino, con la ayuda de los amigos y familiares, sin dejar de mencionar a los médicos.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Es un libro muy interesante puesto que habla de una enfermedad que es más común de lo que creemos, yo tengo varios conocidos que la padecen y la viven con mucha dignidad.

Un abrazo.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Es un libro muy interesante puesto que habla de una enfermedad que es más común de lo que creemos, yo tengo varios conocidos que la padecen y la viven con mucha dignidad.

Un abrazo.

Marcos dijo...

Mi abuela una gran cuentacuentos padecía un principio de parkinson. Para siempre mi recuerdo de estar en su regazo, oyéndola, sin apartar la vista de sus tintineantes pendientes.

Elvira Carvalho dijo...

Deve ser muito interessante o livro
Cyrano pode ser um homem a quem a doença pode travar de vez em quando, mas é decerto um homem corajoso e forte para se expôr assim, e contribuir com o livro para um maior conhecimento sobre a doença.
Tenho ouvido falar dessa doença, mas nunca conheci nnguém com ela. Em compensação na minha zona há vários doente de Alzheimer. Minha mãe mesmo teve Alzheimer.
Um abraço

esteban lob dijo...

Cyrano:

Al leer tu libro, estimado Eduardo, se admira la forma impresionante en que logras convertir a tu enemigo en tu "amigo Park".

Un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Rafael:

Así es, apreciado poeta.
Dignidad y valentía.

esteban lob dijo...

Marcos:

En realidad, es una afección más común y más cercana que lo imaginable.

esteban lob dijo...

Elvira:

Ambas afecciones, son motivo para desear que la tan avanzada medicina actual, encuentre pronto más paliativos para ellas, querida amiga portuguesa.

Francisco Méndez S. dijo...

Esteban para mi este articulo tiene doble lectura, Por una parte mi padre fue un hombre muy bueno, a quien recuerdo con todo cariño, por otro lado lo ataco un Parkinson muy agresivo y fallecio a los pocos años. No podia hablar expresarse etc... Fue de todo menos una enfermedad digna. En todo caso siempre sueño con el sano y alegre. Gracias amigo

esteban lob dijo...

Francisco:
Ya lo creo.
Los rostros suelen quedar sin expresión de ningún tipo, por inmovilidad de los músculos.

Jorge Atarama dijo...

Como siempre una precisa descipción que invita a leer más sobre este tema y al buen Cyrano. Recuerdo que el expresidente Belaúnde cuando estaba en el gobierno le temblaban las manos producto de este mal. Lo sorpresivo que cuando dejó el sillón presidencial, en las entrevistas que le hacían salía reposado, calmado y sin movimiento alguno lo que me hace pensar que el estrés influye mucho para provocar el "OFF". Saludos y Abrazo desde Lima estimado Esteban.

esteban lob dijo...

Jorge:
Es muy probable.
Yo no recordaba el problema de salud del ex presidente.

Retribuyo abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Un abrazo y deseo lo mejor a ti y a los tuyos en estas festividades.

esteban lob dijo...

Ricardo:

Gracias. Lo mismo para ti.

Indiasena dijo...

Me ha encantado pasearme por tan interesante blog.

¡Lo he gozado, gracias!

Indiasena dijo...

Me ha encantado pasearme por tan interesante blog.

¡Lo he gozado, gracias!

esteban lob dijo...

Indiasena:
¡Y yo por el tuyo!