jueves, enero 31, 2013

$9.990...o disfrazar el precio real



                                               $999.999

Sigo soñando con cuando las ofertas a $9.990 pesos sean presentadas en las vitrinas y tiendas como de 10.000 pesos. Tan simple.

Los "genios" de las ventas, o los publicistas de las marcas, deben creer que la mayoría de la gente no razona en el sentido que la "devolución" de 10 míseros pesos, influirá para que los aspirantes a compradores adquieran o no el producto. 
Además, la insignificancia del vuelto, si es que  se paga al contado o "chinchín" como decimos en Chile, hará-es lo más probable- que se lo queden debiendo o que se incorpore en calidad de donación para el Hogar de Cristo o alguna entidad similar, lo que al menos tiene un grado de altruismo.

La verdad es que se trata-al menos en nuestro país- de una "cultura" lamentable, extendida a amplio nivel, que distorsiona o trata de alterar sutilmente la realidad de los precios.

Llegará el día, espero, que de regreso de esta engañosa "cultura" los valores sean ofrecidos en cifras redondas y lo que hoy aparece como de un precio de 49.990, 63.490 y 999.999 sea anunciado claramente como de 50.000, 63.500 y un millón de pesos ¿o sería mucho pretender? 



21 comentarios:

Lao dijo...

Por una humana razón lo de 9,90 no ha cambiado. Es igual que el regateo, o sea, lo de poner un precio mas alto para luego bajarlo y el comprador se sienta bien consigo mismo. Es una cierta fantasía que hace que se conserve nuestra naturaleza emocional en lugar de un "frío número". Espero ser útil con mi opinión amigo Esteban.Éstas misteriosas tácticas vienen de los ancestros comerciales que por cierto, para eso han tenido sabduría. Es tema da para largo. UN ABRAZO (gratis...JA)

Marcos dijo...

Todo está estudiado y experimentado. A ti y a mi nos parece una tontería, como un engaño en el que no caemos, pero el marketing actual es toda una ciencia, y seguro que el subconsciente de muchísimas personas reacciona haciéndoles comprar. Es como esa técnica del super, que cuando estas acostumbrado a localizar las cosas que te gustan, cambian su ubicación, lo que hace que prestes tu atención a otros productos, traduciéndose en compras impulsivas que no pretendías en aquel momento.
Como siempre, y cada vez mas, somos cobayas para experimentar.

AleMamá dijo...

Te encuentro toda la razón, pero no creo que eso sea motivo para que lo cambien porque les funciona bien el truco. Instintivamente a uno le "suenan" los 9 mil y no los 10 mil, además que es una táctica importada y de amplio uso por todos lados.

Otro engaño es eso de los porcentajes de descuentos permanentemente vigentes pero que nunca han sido diferentes, pues nunca han cobrado lo que dice la etiqueta sobre el precio original, así sentimos que es una ganga pagar 25% "off" cuando nunca han cobrado el 100%
Saludos

Maluca dijo...

Si lo siguen poniendo es que seguramente les trae cuenta. Lo tienen todo muy estudiado, aunque a nosotros, por lo pueril, nos parezca inútil.

Gabriela dijo...

Como todo entra por los ojos, al final el cerebro procesa que el precio es 9,000 y deja de lado los 999 que hacen que el precio llegue a los 10,000.
¿Sera eso?

esteban lob dijo...

Lao:
Se agradece el abrazo sin costo, estimado poeta.Al menos debías haberle puesto un precio simbólico de
999,99.

Marcos:
De acuerdo. Nos hemos convertido en conejillos de indias de los cerebros del comercio.

esteban lob dijo...

Ale:
Es verdad. Las rebajas nunca son lo que parecen...o que tratan de hacernos creer.

Maluca:
Pareciera que es una fórmula que en pesos chilenos, euros o dólares, está expandida por el mundo, amiga.

esteban lob dijo...

Gabriela:
Eso debe ser. Si no, ya lo habrían descartado, imagino.

(Como "loco" por el fútbol, pienso por estas horas en ti y en todos los blogueros peruanos. Como sabes, tu país y Chile disputarán el domingo la última plaza disponible para ir al Mundial Sub 20 de Turquía, en el marco del torneo sudamericano clasificatorio en Argentina, que está siendo seguido en Chile con particular interés, que supongo debe ser igual en Perú).

Francisco Méndez S. dijo...

Lo que me molesta de esta técnica de marketing,es que supone que la mayor parte de los consumidores son estúpidos.

Leo esto en el Mercurio:
Chile Sub 20 podría clasificar al Mundial aun perdiendo ante Perú
Si Uruguay cae ante Ecuador en el primer partido, la “Roja” avanzaría a la cita planetaria si es derrotado por la misma diferencia que los charrúas. Los de Mario Salas entrarán a la cancha sabiendo el resultado preciso que deben obtener.

Increíble que siempre saquemos cuentas para clasificar

Chela dijo...

Querido Esteban:
Nunca me he dejado "atrapar" por esa molesta publicidad engañosa que nos trata como si fueramos retrasados, pero al parecer les da resultado.

Pero aún hay cosas peores, tengo una zapateria cerca de mi casa que en época de rebajas, mantienes los precios aunque sobre estos ponen tachado otro superior, como si fuera el anterior a las rebajas, para los incautos que creen que compran una oportunidad.

¡Hay que andar con tino en esto de las compras y de los precios!

Un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Francisco:
Hago un parangón, estimado Pancho, con los realyties (casi todos), y los programas de "farándula" en que lo único que importa son peleas, envidias y descalificaciones. También creen que somos estúpidos. Pero como muchos los ven y les sobran auspiciadores...tal vez lo seamos.

En lo del fútbol es así, pero hay un detalle: Uruguay debiera ganarle con facilidad a Ecuador, ya sin opción alguna, salvo una sorpresa muy improbable.


Chela:
Se me ocurre, querida amiga, que el ejemplo que pones tiene imitadores en muchas partes.
Abrazo.

Rud dijo...

Estimado Esteban
Al parecer los expertos en marketing saben que una cifra de esa naturaleza engaña la mente de la mayoría de gente que la vea sin observarla y analizarla.
Muchos creen que están comprando algo menos costoso porque no llega a determinada suma; pero también los comerciantes, además de engañar a sus compradores tienen una excelente ocasión para redondear la cifra al momento de dar el vuelto.
Por fortuna hay cómo comprar con tarjetas ya sean de crédito o de débito, de esa manera la cifra resulta exacta, aunque en algunos lugares te digan:
¿"No quiere dejar mil pesos para el programa gotitas?"
Feliz fin de semana

esteban lob dijo...

Rud:
Está perfectamente resumido, apreciada amiga.Definitivamente parece ser un fenómeno mundial.
Te envío igualmente los mejores deseos para este fin de semana.

RosaMaría dijo...

Oh... no es mucho pretender. No como caramelos pero te los dan igual, el otro día les dije que no quería y me dieron una "curita" (el nombre del pequeño apósito para lastimaduras)La verdad que no tienen vergüenza.
En un todo de acuerdo contigo. Abrazo gordote.

Jorge Atarama dijo...

Escuchaba una conferencia de Sixto Paz sobre un mundo sin dinero, probablemente el ser humano evolucione a tales niveles alguna vez. Aqui en Perú es lo mismo la misma táctica marketera de no redondear los precios y pedirte un centavo para donación que si dices que no la cajera te mira con una cara de haber asesinado a su abuelita. Saludos Esteban desde Lima Perú.

esteban lob dijo...

RosaMaría:
Caramelos...parches curita (así les decimos acá).
En todas partes parece que es igual, amiga.

Jorge:
Jaja. Me gustó lo de "con cara de haber asesinado a su abuelita".

Mario Lobos dijo...

Esto no es más que el reflejo del tradicional eufemismo de los chilenos. Nunca dicen las cosas por su nombre y buscan formas rebuscadas de expresar lo que se puede decir "en fácil", lo de los precios es lo mismo. Me causa mucha gracia escuchar algunos: cuando comenzó la pesadilla del transantiago, se esmeraron en decir que los choferes de las micros se llamarían "operadores", los ciegos son "no videntes", las empleadas domésticas "nanas" o lo que es peor: "asesoras del hogar", así, suma y sigue, la lista es eterna; y para que decir la cursilería del lenguaje de los carabineros: el otro día en una noticia sobre un accidente en carretera, uno de ellos se refirió a un auto como "móvil motorizado"

esteban lob dijo...

Mario:
El caso de los precios supuestamente "disfrazados", pareciera ser más que una situación solamente chilena.

Comparto lo de nuestra cursilería al hablar.
Hay relatores deportivos que cuando un jugador toca la pelota dicen que "acaricia el balón" y otros que en vez de decir simplemente "el partido de Colo Colo con la U" se refieren al "compromiso" de Colo Colo con la U.

Mario Lobos dijo...

Esa cursilería me causa sentimientos encontrados: gracia y malestar. Gracia cuando a las bataclanas les llaman "modelos" (¿modelos?, ¿de qué?)pero sí me causa malestar lo mal que se habla hoy en día y especialmente en TV. Los reporteros (que hoy se llaman "noteros")hacen gala del mal hablar: está de moda decir "se viene"...el verano, la película, el festival, etc. ¿en qué se viene, en micro, en avión?, otra: "lo que es" ..."estamos en "lo que es" la esquina de tal calle" "ellos llevaron "lo que es" artículos de tal o cual"...¡¿para qué usan esa expresión?! Y ni hablar del uso de la "ch", pareciera que les da vergüenza usarla; ahora ya no se dice Chile sino "Tsile" (pronúnciese con la "s" bien cortita) "tsaleco" en lugar de chaleco, o peor: "tsow" en lugar de show o "dutsa" en lugar de ducha. Y se supone que estos personajes, muy bien pagados por lo demás, son líderes de opinión. Prefiero seguir hablando "a la antigua" (aunque no lo soy tanto)y parecer estúpido pero jamás seguir a esos "líderes".

Mario Lobos dijo...

Se me olvidaba, un respetado comentarista deportivo de cuyo nombre no me acuerdo, hablaba de que la pelota "infla la red" . Me encantaría ver a una pelota haciendo eso, sería un fenómeno más extraordinario que el meteorito que cayó en Rusia.

esteban lob dijo...

Mario:
Suscribo el primer comentario.
Acerca del segundo, creo que el ya fallecido relator que mencionas tuvo la particularidad, a mi juicio muy imaginativa, de crear esa frase gráfica y propia que no parecía exagerada cuando los goles levantaban la red.Distinto es decir, como actualmente sucede, que alguien acaricia la pelota, luego que esta recibe un descomunal y violento puntapié.
También creo inadecuado imponer frases copiadas como aquella del "me pongo de pie" en circunstancias que ya en la década de los 40 (yo sí que soy antiguo) el periodista argentino Borocotó decía en Radio Splendid de Buenos Aires "me pongo de pie...y me saco el sombrero", al elogiar una jugada,en tiempos en que la casi desaparecida onda corta se escuchaba en todo el continente.