martes, octubre 26, 2010

El detective entrevistador deportivo



Entre las innumerables anécdotas que me tocó vivir en mis largas décadas como relator, comentarista y entrevistador deportivo, está la de un colega en la actividad que, además, era detective de nuestra policía civil.

Corría la década de los setenta. Durante la semana, Juan se desempeñaba en el rubro investigativo, pero sábados y domingos actuaba en el ámbito de los micrófonos radiales.
En esa situación era habitual verlo en vestuarios entrevistando a los futbolistas antes y después de los partidos.
Pero en una oportunidad tuvo que hacer jornada de fin de semana en su calidad de detective, por lo que en vez de llegar a camarines para reportear en un programa deportivo, apareció allí para interrogar sin micrófono a los deportistas extranjeros acerca de la legalidad o ilegalidad de su permanencia en Chile, citando a los que no podían acreditar plenamente su situación al cuartel correspondiente.

Desde esa tarde, los futbolistas foráneos empezaron a mirar al colega con ojos desconfiados, porque ya no sabían si su presencia en vestuarios era radial... o policial.

32 comentarios:

Gabriela dijo...

Ya me imagino... la verdad hasta yo hubiera desconfiado de este amable detective/comentarista.
Tienes tantas historias interesantes. Gracias por compartirlas con tus lectores.

fernando dijo...

Hola Esteban :
Tu historia del detective es realmente interesante.

Ahora permiteme con toda solemnidad decir que : Paul, el Pulpo murió.
Si, el mismo Pulpo que vaticinó que España iba a conquistar la gloria del Olimpo del Futbol.

Paul, donde quieras te encuentres ahora, dejame decirte que tú eres simplemente maravilloso.

Gabriela dijo...

Me aúno al deseo de Fernando respecto al Pulpo Paul. Esta mañana escuché la noticia y fue inevitable sentir cierta penita.

esteban lob dijo...

Gabriela:
Encantado de hacerlo, amiga.

Fernando:
También lamento la muerte del máximo animador del último mundial.

Liliana G. dijo...

Dos profesiones bien diferentes las de Juan, pero la historia es súper simpática, aunque seguramente a los que citó en su momento, no les debe de haber causado la más mínima gracia.

Tus anécdotas son estupendas, Esteban, deberías escribir un libro con ellas.

Besos.

esteban lob dijo...

Liliana:
Gracias amiga poeta por tus conceptos.

En su momento, el hecho provocó un fuerte repudio de los futbolistas extranjeros, que consideraban la acción impropia de un vestuario deportivo a minutos de un partido.

Felipe Tajafuerte dijo...

Ya veo que el pluriempleo también es universal.

Taker dijo...

Jajajaja seguro alguno pensó que el aspecto deportivo era un pretexto para poder estar cerca de ellos.

Saludos!

esteban lob dijo...

Felipe:
Y vaya que lo es, al menos en nuestros países.

Taker:
jaja. Así fue.

Javier Martinez V. dijo...

Una historia llena de humor pero que su vez delata lo difícil que habrá sido cumplir ambas funciones para tu amigo, digo, ya que no solo los jugadores lo verían con otros ojos, imagino que también él se sentiría algo corto por la falta de confianza de parte de los deportistas.

Saludosss.

MNB dijo...

Hola,Esteban:
Paso a saludarte.

Ya estoy volviendo a las pistas.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Javier:
¡Bienvenido!

Muy cierto.

MNB:
Pero que buena noticia. Me alegro mucho amiga.

Mercedes Pinto dijo...

No se debe servir a dos señores a la vez, al final te quedas solo. La verdad es que es muy curioso el trabajo de detective/comentarista de este tipo, no sé cómo podía compaginar dos trabajos tan distintos. Muy curioso y bien contado.
Me alegro esta visita.

esteban lob dijo...

Mercedes:
¡Bienvenida!

En Chile es bastante común que la gente desarrolle simultáneamente labores muy distintas.

Pamela dijo...

Gran complicación, me imagino que nunca logró el detective conseguir la confianza de los jugadores extranjeros!

Alma Mateos Taborda dijo...

Interesante historia. ¡Cómo para no desconfiar!Yo también lo hubiera hecho. Un abrazo.

Cheluca dijo...

Cualquiera se cuidaría de alguien con ese comportamiento jeje

Un abrazo Esteban.

Cyrano dijo...

Aqui al ver al detective, todos los jugadores hubieran salido corriendo

esteban lob dijo...

Pamela: Después de aquello, no creo.

Alma: Era que no.

Cyrano:
jaja. ¿Tantos extranjeros hay en el fútbol peruano?
Bueno, acá actualmente cada club puede contratar hasta 7.

Mary Rogers dijo...

¡Genial! ¿Cuántas de esas anécdotas tienes? Debieras recopilarlas todas en un libro!
Abrazos

Mary Rogers dijo...

acotación...sé que no soy original...pero es que recién leo los comentarios después de dar el mí...lo que prueba que..DEBES ESCRIBIR UN LIBRO con tus anécdotas.

esteban lob dijo...

Mary:
Se agradece, amiga, el comentario y el apoyo.

Ricardo Tribin dijo...

Mi estimado Esteban,

Ese detective se ubico entonces en "fuera de lugar"

Abrazos...

esteban lob dijo...

Ricardo:
jajaja. No sé si el árbitro observó aquel off side.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Jola, Esteban:

No parecen dos profesiones muy afines, pero tu amigo logró desempeñarlas exitosamente hasta el momento en que su identidad oculta se descubrió.

Gracias por regalarnos tan buenos momentos leyendo tus anécdotas.

Abrazos.

P.D. Parece increíble, por aquí todavía hay gente que asiste a la misa de siete. Gracias por tu bonito comentario.

Patricia dijo...

linda historia! como los periodistas se las arreglan para salir con la suya!
lindo blog el tuyo
saludos,

Rud dijo...

Estimado, Esteban
Al parecer Juan complementó extraordinariamente sus dos profesiones; pero es indudable que cualquiera desconfiaría de un entrevistador que se sabe que también frecuenta los lugares judiciales.
Que pases un maravilloso fin de semana, un gran abrazo

esteban lob dijo...

Patricia:
¡Bienvenida!

Rud:
También para ti, amiga. Que tengas un buen domingo.

Jorge Atarama dijo...

Que rica anécdota, las diferentes caretas de nuestras actuaciones en esta vida. Un gran abrazo desde Lima Perú estimado Esteban.

esteban lob dijo...

Jorge:
También para ti. Que tengas una buena semana.

gonzalo dijo...

me encantó la historia. da para un cuento.

esteban lob dijo...

Gonzalo:
Hay muchos cuentos...que parecen basados en la realidad.