viernes, enero 15, 2010

El terremoto de Haití

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

No existen calificativos para poder definir con palabras el desastre natural de Haití. Una sola imagen por los medios de comunicación vale más que mil palabras. Realmente uno se siente muy pequeño frente a estos acontecimientos extremos y comprueba lo que es importante en esta vida.
Creo que no es el momento de hablar sino de actuar y lo podemos hacer de mil forma distintas, fundamentalmente aportando economicamente nuestro pequeño grano de arena en la medida de nuestras posibilidades. Existen ONG dedicadas a ello como médicos del mundo u otras tantas igual de válidas.
Es hora de actuar y de ello depende la vida de miles de seres humanos.
Por favor pasadlo a vuestros blogs y que este mundo de la blogsfera se solidarice con Haití

enero 15, 2010


Lo de arriba corresponde a un comentario al pie de mi post anterior, hecho desde España por el profesor Cabrera.

En verdad en los actuales momentos no hay tema más inquietante en todo el mundo que el drama de un país de por sí pobre y carenciado, ahora-además- devastado por una tragedia de esas proporciones. Por tanto trascribo la inquietud y solidarizo con ella.

Dirección del autor: educadordeadolescentes.blogspot.com

Agrego horas después de postear lo anterior, un trabajo de mi colega Miguel Ángel San Martín, que él publicará este domingo 17 en su natal Chillán.



Ayer nosotros, hoy Haití.

Miguel Angel San Martín

La Discusión. Chillán (Chile)

Domingo, 17 de enero de 2010.

Tenía previsto escribir esta crónica dentro de una semana, cuando las hojas del calendario nos trajeran a la memoria nuestra propia tragedia. Pero los hechos me obligaron a adelantarla, porque se me estremeció el corazón. El terremoto de Haití me trajo los aires de aquel 24 de enero de 1939, cuando Chillán prácticamente desapareció.

Fue en aquel enero cuando nos quedamos no sólo sumidos en escombros, polvo y terror, sino en el más desolador paisaje humano, donde la mitad de los chillanejos buscaba a la otra mitad destrozada y aplastada por los escombros de lo que fue el Chillán de ayer.

Nos quedamos sumidos en la oscuridad de lo incomprendido, de la incertidumbre de no saber por dónde deambular para vivir. Nadie acertaba a saber qué había ocurrido en sólo un minuto para que nos castigaran de esa forma.

La misma naturaleza que nos ha bordado jardines silvestres, entre ríos cantarines; que nos ha protegido con un murallón cordillerano fantástico; que nos ha techado con azules translúcidos poblados de brillos estelares; la que nos dotó de los paisajes que admiran más allá de nuestras fronteras… Si, esa misma naturaleza nos trajo desde las profundidades de la tierra aquel movimiento, aquella sacudida brutal, devastadora, desgarradora, inmisericorde.

Escribimos hace 71 años, con la sangre de miles de hermanos chillanejos, la página más terrible de nuestra historia.

Y surgió desde otras profundidades, la de los sentimientos de la solidaridad, el movimiento generoso que nos hizo levantarnos, que nos trajo consuelo en el desconsuelo. Aquella acción gigantesca de la mano tendida, del hombro fraterno y el abrazo sincero, nos permitió secar las lágrimas, honrar a nuestros muertos y recomenzar la marcha por reconstruir nuestra vida en este valle envidia de pintores.

La solidaridad no llamó a nuestras puertas. Simplemente, entró. Sin anunciarse, sin pregonarlo, silenciosamente, como deben ser las solidaridades verdaderas. Y sentimos la presencia del hermano ayudándonos a reconstruir encima de la muerte. No nos sentimos ni vencidos ni solos.

Y gracias a eso, hoy somos lo que somos. Una gran ciudad, con habitantes crecidos en sentimientos, en humanidad, caminando siempre hacia donde sale el sol, hacia el brillo eterno de la felicidad.

Ahora nos toca a nosotros. Nos toca ir en ayuda del hermano desvalido que sufre la noche del embate de la naturaleza. Esa naturaleza que le ha sido esquiva en incontables ocasiones, hoy le ha vuelto a golpear y con mayor fuerza. Se ha ensañado la naturaleza con una gente humilde, pobre entre los pobres, miseria en la miseria. Haití ha tocado fondo con el peso de sus más de cien mil muertos. Una cifra que aterra, que conmueve, que deberá sacudir las conciencias en un mundo dormido justamente en la inconciencia.

Haití es una realidad triste. Es un drama sempiterno debido a la incultura, al sometimiento de los muchos por parte de los pocos de siempre. Es un lunar que afea la geografía humana. Y que, más aún, ahora sufre la tragedia de hundirlo en la desesperanza.

Nosotros, los que ayer recibimos tanto, hoy debemos dar más, en señal de hermandad, de solidaridad, de sentimiento compartido. Si fuimos capaces de recibir, hoy debemos ser capaces de entregar, de aportar, de acudir en ayuda de quien deambula por las tinieblas incomprendidas de la tragedia.

Hoy Haití se desangra y nos necesita. No podemos permanecer impasibles, mirando cómo sufren, como lloran, como se siguen desangrando.

Es la hora de levantar a Haití. Es la hora de acudir en ayuda de aquellos que no comprenden el por qué a ellos les toca siempre sufrir. Es la hora de unirnos todos los seres de buena voluntad para tender el más gigantesco puente solidario, que sea capaz de saltar océanos, valles y montañas para acudir en la ayuda urgente. Es la hora de ayudarles a levantarse, a caminar erguidos y a ser hombres nuevos.

Es la hora del Haití del futuro, en honor a sus muertos.


9 comentarios:

star wars dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Pinto dijo...

Es triste que no se utilicen los medios técnicos existentes para evitar lo previsible.
Solidaridad

Gabriela dijo...

Creo que nunca entenderé por qué son siempre los más pobres los que terminan siendo los más afectados.

MNB dijo...

Hola, Esteban:

Horrible lo que está viviendo el pueblo haitiano.

Transcribiré el artículo del Sr.José Antonio Cabrera y lo pondré en mi blog.

Abrazos.

Quidquid dijo...

Hola Esteban:
Una gran desgracia que, como dice Gbriela, siempre afecta a los pobres.
Se están haciendo desde Europa camañas de ayuda. Esperemos que esta ayuda se reciba en el lugar adecuado y "no se pierda por el camino"...
Saludos,
Luis

fernando dijo...

Hola Esteban,la menor ayuda al Pueblo Haitiano es valiosa,debemos también estar agredecidos de tener una Organización como Las Naciones Unidas,la cual tendrá que organizar la reconstrucción de Haití.

Quidquid dijo...

Hola Esteban:
Me permito hacerte un nuevo comentario, aparte del tema trágico de Haití.
Se ha terminado hace un momento el partido de Futbol: Barcelona-Sevilla (4-0) y hace unas horas el Atlético de Bilbao-Real Madrid (1-0).......
Como consecuencia los "cogotes" ya no reciben la respiración merengue, pues...ya están a 5 puntos de ventaja¡¡¡*****!!!
Lo lamento mucho por un amigo bloggero al que le encanta un entrenador...
Que tengas un feliz fin de semana!
Cordales saludos,
Luis

Esteban dL dijo...

Qué desgracia enorme, encima es un país que lamentablemente siempre sufrió enormes desgracias y ahora un terremoto, es lamentable.

Jorge Atarama dijo...

Debemos comprender que somos un solo organismo y que cada persona son como células algunas actúan a favor del todo, otras indiferentes y otras en contra. Es la hora de ayudar a Haití al igual como alguna vez nos pasó en Perú el 2007 y que quizá vuelva pasar como dice Pinto el día menos pensado. Un abrazo Esteban.