viernes, mayo 22, 2009

Paren el mundo, me quiero bajar


Concurro a un Centro Médico. También espera una madre con sus tres hijitos.
La permisividad es total.


Uno de los niños se dirige al expedidor de números y saca unos 30, calculo.


Imagino que su mamá le dirá algo, pero me equivoco.


Luego, otro de los angelitos toma un diario que está al servicio de los pacientes que esperan, lo abre en el suelo y empieza a despedazarlo. Pienso que ahora sí la mamá dirá algo, pero nuevamente me equivoco.


Enseguida el tercer angelito se sube a los asientos muy bien tapizados que se encuentran sin ocupantes y empieza a saltar sobre ellos. La madre sigue imperturbable.
Yo también.
¿Debiera intervenir? ¿para qué?, estamos en otros tiempos. Los pequeños tienen derechos, no sé si deberes.


Supongo que estos deberían significar el respeto a otras personas que se sentarán en sillones sucios, no tendrán lectura a su disposición, aparte de la anarquía que uno de los chicos ha provocado en el orden de llegada.


Comprendo y celebro que afortunadamente hace décadas que se acabó eso de reprender a los hijos con golpes. Imaginaba que hay otras fórmulas para enseñar sanas maneras de convivencia. Al menos como padre en tiempos idos y como abuelo en la actualidad, yo traté y trato todavía de manejar esos códigos. Pero ante situaciones así, quedo descolocado.
Es cuando me parece notable aquella frase, “paren el mundo que me quiero bajar”.

Foto de:

26 comentarios:

Iván dijo...

¡Nada más cierto!

Los niños y jóvenes de ahora solo tienen derechos y más derechos. De deberes ni hablar.

Pero la culpa no es de ellos, sino de sus padres quienes los inculcan en el irrespeto de los mismos, o ni siquiera se los inculcan.

Liliana G. dijo...

Pasa Esteban, que la permisibilidad de los padres de ahora es más por comodidad que por otra cosa. La buena educación no permitiría esa anarquía, no tiene por qué, a los chicos si se les habla, entienden, por lo que creo que nadie les ha hablado nunca para educarlos.
Además convengamos en que si esta madre es así, indiferente a todo lo que pasa a su alrededor, así serán sus hijos a futuro.
Cuando hay una sana educación, los chicos no sufren, la disfrutan.
Hoy nos trajiste un tema que podría dar para hablar horas.
Un cariño grande, amigo.

Si yo hubiera estado allí, hubiera llamado la atención de la madre, eso sí con todo el tacto que mi irritación me permitiera. ¿Se nota que soy impulsiva?

Gabriela dijo...

Qué mal momento debes haber pasado, Esteban. ¡Y todavía eran tres los angelitos!
No sé qué pasa por la cabeza de algunos padres/madres. Te aseguro que si le hubieras dicho algo a esta mujer, se hubiera molestado contigo. Te hubiera soltado esa cantaleta de "con mis hijos nadie se mete"... y es que hay cada mostrete que mejor ni seguir.
Buen fin de semana.

Marcelo dijo...

Y vos sabrás Esteban, que cuando inician alguna correría como esas que contaste, los niños te miran, como diciéndote que esperan que vos le digas que ESO, no se puede hacer...
Un abrazo

Marta Salazar dijo...

o sea que en Chile están ya (des)educando a los ninos como en Alemania hace dos décadas... qué adelantados están...

por acá, los resultados están a la vista: alcohol, desgana, indisciplina, generación no hacer nada, sólo gastar el dinero de los padres... agresividad, incapacidad de realizar los trabajos más sencillos, extremismo de derecha y también de izquierda... los pocos chicos que acá no fueron educados así, forman hoy la elite, que cada vez se aleja más de aquellos que no son capaces de hacer nada...

siempre copiando de Europa... pero siempre con 20 years de atraso...

Diana Puig dijo...

Hola Esteban,
tienes mucha razón es verdad que yo a veces también espero que los padres llamen la atención de sus hijos en muchos casos, pero en este caso que cuentas la educación parece burlesca, parece que no existiera, es más yo he imaginado a esta mamá, no sumisa ante el comportamiento de los niños, sino resignada, tal vez incluso depresiva, porque sino no me lo explico.
Aquí tal como dice Iván la culpa no es de los niños es de los padres. La educación ha de ser difícil de enseñar, de enculcar pero aquí además de eso hay un problema de saber estar, de comportamiento y de respeto no solo hacia ellos mismos que es la base para comenzar a aprender, sino hacia los demás, pobres niños.
Un abrazo, didi.

Quidquid dijo...

Hola Esteban:
Yo tengo la solución para este problema, aunque me parece un poco brusca...: Coger a los padres de estos "xyggrrsszz" y ponerlos a construir carreteras, durante 16 horas al día, a 40 grados de temperatura, durante 10 o 15 años, sólo a pan y agua...
También podrían dedicarse a limpiar los bosques o playas, o montañas...
Quizás la culpa la tengamos algunas generaciones pretéritas que hemos "permitido" que se crearan estos monstruitos...
¿Qué harán en el futuro?
¿Se matarán entre ellos?
¿Qué pena?
Un buen fin de semana, amigo Esteban!
Luis

esteban lob dijo...

Iván:
Cierto, "ni siquiera se los inculcan".

Liliana:
Ja,ja. Menudo bochorno habría pasado esa mamá contigo.

Gabriela:
Así es, amiga. Al final uno piensa "por qué me voy a hacer mala sangre, si nadie más reacciona". Los demás deben pensar igual y a todos nos gana la "comodidad" de no actuar, incluyendo a los funcionarios del Centro Médico.

Marcelo:
Efectivamente. Pensé lo mismo, pero intuí que si les decía algo, su madre los defendería de "la agresión verbal".

Marta:
Me produce desazón eso de ir por esos caminos, cuando otros ya vienen de vuelta.Es interesante tu reflexión y a la vez inquietante.

Didi:
Resignada...depresiva...y (o) desubicada. Tengo la certeza que tu hijita Vega no hará lo mismo.

esteban lob dijo...

Luis:
Ja,ja,ja.
Creo que, en el fondo, nos hemos puesto con el paso del tiempo mucho más permisivos, más " espectadores" de las situaciones. Si esto hubiera sucedido hace unos 20 años, yo todavía estaría indignadamente discutiendo con la "adorable" mamá.

Selma dijo...

... y no se te ocurra llamar la atención a padres o hijos... La que te espera.. es así de triste.. pero por suerte no son todos así.. pero sí muchos han dimitido de su rol de educadores.. lo dejan a la escuela...

Triste panorama y por lo visto se está generalizando..
Un beso, Esteban

Sonia Antonella dijo...

Pues, pues...qué quieras que te diga.
Nunca fui inquisidora con mis hijos, pero solía aplicar el castigo.("si te portas mal a la salida no hay helado" y cumplía eh! ) Y conste andaba para todas partes con ellos.
No eran unos chiquillos tranquilos, pero eran y son bastantes respetuosos. Si sé, ahora no se les puede ni mirar feo, y así estamos...

Qué falta de compromiso y respeto por parte de esa mamá,¿cierto?
Ya me imagino como te salía el humo hasta por las orejas!!! jejeje (es una bromita)


besitos
soni

MNB dijo...

Hola, Esteban:

Es corriente ver este tipo de niños "tiranuelos" cuyos padres les tienen miedo y no los educan.
A mí me molesta mucho la actitud condescendiente. A nada le dicen que "no", capaz que se "traumen" esos pequeños dictadores.

No todo está perdido. Conozco a muchas parejas jóvenes que le rayan la cancha a sus hijos y ellos lo necesitan, piden a gritos una autoridad, pero con cariño, sin gritos, ni golpes.

Cariños.

esteban lob dijo...

Selma:
Efectivamente. El fenómeno está creciendo...y no por culpa de los niños.

Sonia:
Espero...anhelo...todavía creo, que la fórmula de los helados sobrevive.

María de las Nieves:
Estoy de acuerdo en que no todo está perdido. Lo malo es que las todavía minorías en la materia se hacen notar. También, amiga, comparto eso del temor que infunden a esos padres los "tiranuelos", pero recuerdo una señora que cierta vez en un caso semejante me dijo "a los niños hay que dejarlos hacer...no se les puede frustrar". (Plop)

María Angélica dijo...

Amigo mío, me pasa lo mismo cuando veo esta clase de desórdenes infantiles, pero yo no me aguanto y siempre intervengo y depende de donde esté me acerco a la o el encargado del lugar para llamar la atención de lo que esté haciendo estos "angelitos" y quedo con una sonrisa así de grande cuando veo que se acercan a la madre para llamarle la atención.... jejejeje.... lo que pasa es que los niños hiperkinéticos me ponen muy nerviosa, mis nietas son así y quedo con los nervios de punta cuando salgo con ellas... jajajaja.
Un abrazo fuerte y cuidate...

Daniel dijo...

Yo sigo siendo un defensor de que a los niños se les debe criar con una mezcla entre amor, cariño, respeto pero a la vez disciplina. De hecho nunca he visto, en los documentales de Animal Planet, que un leon chico moleste al Papá León.
Saludos

esteban lob dijo...

María Angélica:
Ja,ja,ja. Veo que tus nietos no heredaron tu condición "angelical".

Daniel:
Mmmmm. Bueno...yo en su caso tampoco lo molestaría...por precaución.

Isabel Estercita Lew dijo...

Mi querido Esteban, no te bajes del mundo, la que tendría que bajarse de un hondazo es esa madre perezosa y permisiva que al no marcarle los límites a sus hijos les está comprometiendo el futuro.
Esteban, yo soy retranqui nunca le pegué un chinelazo a mis hijos y sin embargo tanto su padre como yo les pusimos límites cuando había que ponerlos y ambos son muy respetuosos con las personas, con la naturaleza y la diversidad. Ya me encontré con situaciones similares a las que estás relatando, y no tuve problema en pararle el carro a la madre o padre o quien fuere. No me banco la falta de respeto y con todo respeto nunca me cayo.

Besos
Estercita

esteban lob dijo...

Isabel Estercita:
Te encuentro toda la razón. Debe ser que con el paso del tiempo y tras haber dado tantas batallas en la vida, uno se pone más filósofo y menos actuante.

elvira carvalho dijo...

Parece que nós somos de outros tempos. Agora a maioria dos pais é assim. Os filhos têm direitos. Deveres? Em tenras idades, os deveres são dos pais. Que devem proporcionar a seus filhos o direito à disciplina, e ao conhecimento do que é certo e o que é errado.
Crianças pequenas são como animais, e até a esses temos que ensinar.
Se os pais não lhes proporcionam esses direitos que podemos esperar das crianças? E pior, que adultos vão sair dali?
Um abraço

Carlos dijo...

Veo que no soy solo yo.

Soy radical en ese sentido, sea cual sea la época en que vivamos, los niños deben ser 'educados'.
Los padres modernos y nuevos centros educativos se quejan de lo difícil de tratar a los 'niños hiperactivos', términos que no había antes, y solo son niños que a nombre de la modernidad no han no han recibido un par de nalgadas en el momento adecuado.
Créeme Esteban que soy tan intolerante con este asunto de la educación en los niños que he dejado de invitar a casa a familares y amigos que tienen hijos con problemas de conducta.

Fuerte abrazo Esteban.

esteban lob dijo...

Elvira-Carlos:
Dentro de toda esa terminología "moderna" que admite como normal que esa "hiperactividad" deba ser aceptada a ultranza, los que acostumbramos a
pensar distinto en la materia,
somos considerados retrógrados incorregibles.

juan quintero dijo...

A mi me parece increible como muchos padres jovenes, ven que sus hijos estan destrozando los lugares y no hacen nada, solo fingen como que no los ven. El otro dia, estaba haciendo fila en el banco, y un "angelito", se puso a jugar con un globo, tanto asi que molestaba a los que estaban esperando turno; el guardia de seguridad, despues de tanto, le dijo al padre que controlara a su hijo, a lo que este respondio con un "no" a secas. Hasta que el "angelito" golpeo a otro niño, y el padre de este le llamo la atencion, fue que el padre del "angelito" lo llamo para tenerlo junto a el, a lo que dicho "angelito" respondio golpeandolo con la varita que sostenia el globo. Estoy de acuerdo que hay mejores maneras hoy en dia para corregir a los niños, pero hacerse el que no ve, definitivamente no es una de las mas adecuadas. Abrazos.

esteban lob dijo...

Juan:
Veo que esos "angelitos" los hay en Chile, en El Salvador... y en todas partes.

Alma Mateos Taborda dijo...

Comparto tus apreciaciones Esteban, es muy común cntemplar la inmutabilidad de las mamás, ante situaciones parecidas, creo que los adultos hemos fallado. Una cosa son los derechos de los niños con los que estoy plenamente de acuerdo y otra muy distinta son límites que deben estar presentes en todas las cosas de la vida. Un abrazo, muy interesante tu blog.Es un placer visitarte

Chela dijo...

Pienso que la buena educación es de todos los tiempos, y no se puede dispensar a los niños de cumplir deberes, como contrapartida de los derechos que se les otorgan. Esto es un aprendizaje para su futuro.
De lo que yo me escandalizo es de algunos padres que al consentir a sus hijos todo lo que les apetece no los preparan adecuadamente para el futuro, en que la vida los va a tratar con más dureza y entonces no sabrán como actuar porque no han aprendido.
Yo en casos así, muy educada y "amablemente" le hubiera dicho algo a la madre o directamente a los "angelitos", sustituyendo la no-intervención de su madre.

Un afectuoso saludo.

esteban lob dijo...

Alma- Chela:
Gracias amigas. Veo que tenemos opiniones similares pese a estar en lugares tan diferentes como Argentina, España y Chile.

Acerca de mi falta de acción, pasa que al cabo de los años uno se pone más filósofo que "justiciero".
Al menos en mi caso.