jueves, marzo 05, 2009

Durante mi infancia


Durante mi infancia, cuando acompañaba a mi padre al centro de Santiago y él tenía algún rato libre de diligencias, me llevaba al Cine Principal en la calle Huérfanos.
Allí, durante 60 minutos, se presentaban noticiarios, dibujos animados y documentales.
El lema del lugar era “la función empieza cuando usted llega”.

Claro...no importaba el orden de la rotativa. Si usted llegaba en medio de los monos animados, simplemente se iba al retorno de Mickey o el Pato Donald tras una hora exacta.
Si al entrar veía una síntesis de la alocución del Presidente González Videla con motivo del aniversario patrio, o la victoria de la UC en el fútbol (o de Colo Colo o la U, para que nadie se enoje...o de Magallanes en ese entonces), usted se retiraba al volver esas imágenes tras 60 minutos en las butacas.

Era un espectáculo entretenido, variado y didáctico sobretodo para un niño.
Especial para aquellos adultos que no tenían mucho tiempo, pero que, posiblemente, necesitaban matar algunos minutos en la mañana o en la tarde a la espera de la reanudación de sus actividades. Otros iban decididamente a gozar de lo que exhibía el Principal.
Por cierto los noticieros en el cine eran apasionantes en épocas tan distantes todavía del advenimiento de la televisión.

Pasaron los años y el Principal murió. Con su desaparición, solamente quedaban los recuerdos de esos tiempos sin tanta prisa y con un Santiago céntrico mucho más reposado y tranquilo.

Foto:

35 comentarios:

Ulysses dijo...

Es curioso como cambian las cosas, los cines comenzaron como teatros y se compraba el boleto, la ubicación con hora de comienzo.Al transformarse en cines, se trasformaron en rotativos, después desaparecieron los grandes cines, para dar fin a los rotativos

Saludos

Gabriela dijo...

Qué lindo recuerdo, Esteban. Además debe haber sido una agradable manera de "matar el tiempo".

Marcelo dijo...

Cine y niñez, siempre fueron de la mano. No sé ahora...
Un abrazo

Farther Faraway dijo...

Cuando recuerdo estas cosas casi siempre me queda la sensación que todo tiempo pasado fue mejor y que avanzamos inexorablemente hacia el despeñadero en casi todo.

Ojalá que cada cambio fuese siempre para mejor.

Saludos.

esteban lob dijo...

Ulysses:
Sí. En ese tiempo a los cines se les llamaba teatros. Puse cine Principal para mejor comprensión, pero, en verdad, asistíamos al Teatro Principal.

Gabriela:
Y eso que a mi papá le cargaban los monos animados.Pero era tan nutrida "la parrilla" que no importaba.

Marcelo:
Pienso que ahora ya no.

Farther:
¡Pensar que ya en esos lejanos tiempos decían que las épocas pasadas... fueron mejores! Ojalá el despeñadero esté todavía lejos.Viendo a mis nietos así lo anhelo.

Cheluca dijo...

Ahhhh suena entretenido, sobretodo porque era pantalla grande y el cine tiene su magia, pero por encima de todo lo que seguro te mueve más es el hecho de haber pasado tiempo de calidad y recuerdos lindos con tu papá no?

Isabel Estercita Lew dijo...

Mi papá me llevaba a ver los continuados y pasábamos largas horas en el cine. Un poco lo hacía porque mamá se lo pedía para que yo no moleste pues de era una niña bastante inquieta, pero a mí me encantaba y guardo de esos días hermosos recuerdos.
Cariños

Víctor Hugo dijo...

alcancé a ver cine rotativo...nos íbamos con los compañeros de colegio a ver películas para mayores de 21! ... rotativas!....lo mas porno era ver mujeres mostrando senos o medio desnudas jajajaja!

Mis padres me contaron alguna vez que el rotativo del fin de semana era todo un evento social...

saludos!
VHV

esteban lob dijo...

Cheluca:
Sí...pero también la añoranza en general.

Isabel Estercita:
¡Aja! Así que te sacaban de la casa para liberarse de la niña inquieta.

Víctor Hugo:
Con esas escenas tan inocentes, los cines porno de nuestros días deberían cerrar por quiebra.

HADA ISOL dijo...

Que hermoso recuerdo!
Me dejaste una sensación hermosa Esteban! y me hiciste recordar al cine Libertador que estaba cerca de casa,allí ibamos todos los sábados a la hora de la siesta para ver el metiné,recuerdo que el cine se llenaba de niños y hacían sorteos de cuadernos,reglas,lapices,cuando llegaba el intervalo nos poníamos a jugar porque solo había niños,fué hermoso!luego lo cerraron y lo hicieron discoteca,lastima quedó en el olvido,aunque en mi está junto a los recuerdos más buenos de mi niñez!
Fué un gusto recorrer tus recuerdos y los míos! Que tengas buen día Esteban!

MNB dijo...

Muy entrete el tema. Cuando estaba en la Univ. ibamos, no me acuerdo del nombre del teatro y veíamos 3 películas por 510 pesos.

Todavía no me acostumbro a que mis hijos vayan al cine y no al "teatro" como aún le sigo diciendo yo.

Cariños.

Daniel dijo...

A veces seria genial que esa manera de vivir, más pausada y tranquila, volviera a instalarse en nuestra sociedad tan acelerada.
Saludos

Versosoy dijo...

Me ha fascinado la fórmula del Principal, como ha ido cambiando el mundo... A todo esto...del sabor a infancia nunca se cansa me cansa el paladar.lindo como siempre, tú. Un besote.

Sonia Antonella dijo...

Mi experiencia fue casi igual que la tuya, Nací y fui criada en el pueblito, ahora , la cuidad de Mejillones. Lo que rescato de esos recuerdos, es lo hermoso que era compartir una función rotativa, con nuestros padres.
No sé de dónde sacaban un poquito de su tiempo .Bellas añoranzas, Esteban.


Besitos de cine o teatro.
soni

esteban lob dijo...

MNB:
Cierto. Pero el mérito inigualado del Principal fue que en solamente 60 minutos presentaba algo distinto, entretenido y didáctico.
Como digo al pie de un comentario, querida amiga, también era en ese entonces "teatro" pero para mejor comprensión de los lectores más jóvenes, hablo del Cine Principal.

DANIEL:
...pero me temo que ya no va a ser posible.
Sería más grato, sin duda.

VERSOSOY:
Era una fórmula bastante pre televisión. Hoy irían muy pocos espectadores, creo.Queda el recuerdo para los nostálgicos, estimada poeta.

SONIA:
En tu blog explico lo que significa para mí el recuerdo de tu acogedor pueblo de Mejillones.

esteban lob dijo...

Hada Isol:
Yo recuerdo la matiné de los domingo en los cines de mi barrio, pero no tenían esa belleza que cuentas en los tuyos, con juegos y con regalos.Incluso después de la primera parte, me aburría y generalmente iba de vuelta a mi casa para escuchar fútbol por radio.
También para ti buen fin de semana, amiga.

MNB dijo...

Esto de las palabras y las generaciones es bien curioso.
El teatro es el más antiguo y se originó en Grecia con actores presentes.
El cine es muy posterior y se presentan películas en cintas.

Mi mamá habla del "biógrafo" que no tiene nada que ver con el tema, ya que signifca: autor de una biografía.

Cariños.

esteban lob dijo...

MNB:
De modo que-interpreto tus palabras- lo correcto es decir cine, cuando de películas se trata.

Lo de biógrafo también lo expresa mi suegra. Suena raro, ¿ah?

angélica beatriz dijo...

Me gusta mucho que nos cuentes de esos tiempos tan hermosos, mi querido Esteban.

Creo que la magia de estar en un cine, frente a esa gran pantalla, en la oscuridad y comiendo palomitas, sigue idéntica.

Un beso grande.

esteban lob dijo...

Angélica Beatriz:
Claro que en esos tiempos todavía no habían nacido las palomitas en el cine.Generalmente nos comíamos un helado a la salida, querida amiga poeta.

angélica beatriz dijo...

¡No sabía querido Esteban!

¿Entonces no vendían nada de comida dentro del cine?

Un beso grandote.

Fernando Rocchia dijo...

Excelente relato, muy real,y muy bien llevado.
Felicitaciones
Un gran Abrazo

esteban lob dijo...

Angélica:
Vendían en una confitería que generalmente se instalaba en los cines, chocolates, dulces y...nada más que yo recuerde. Lo del Pop Corn es muy posterior.


Fernando:
Gracias.
Y Racing sigue a los tumbos. ¿Qué van a hacer?

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Recuerdos entrañables... quién no los tiene.
Cariños.

Diana Puig dijo...

Como cambian las cosas según la edad con la que la miramos, es verdad que la perspectiva es diferente, con tu padre era todo diferente, apasionado, divertido...las cosas las ves de otra forma en el momento que tanto su alrededor como los sentimientos son distintos, no cambia el edificio, ni los colores del mismo, ni su espacio, cambiamos nosotros. Bonito recordar aquellos tiempos que viven gracias a que tú los sigues recordando.
Un abrazo Esteban, didi.

esteban lob dijo...

Clara y Chuqui:
Me alegro que los compartan conmigo.


Didi:
Sí, porque además ,por lo general, ni siquiera sobreviven esos edificios. Solamente nuestras añoranzas.
Recuerdo una canción de Serrat que habla de un cine reemplazado por un Banco. Otra de Sabina.

TheJab dijo...

Acá en Juárez, hace pocos años quisieron derrumbar una cuadra del centro histórico de la ciudad. No es lo más colonial ni lo más hermoso, pero algunos se opusieron y consiguieron que se diera marcha atrás al derribe.

Antes de eso, dos cines fueron demolidos.

esteban lob dijo...

Thejab:
Son los nuevos tiempos, estimado amigo.
En ese entonces estábamos todavía lejos de la televisión y había centenares de cines.
Hoy escasean y la mayoría de los existentes están en el marco de los llamados Multicines, generalmente en centros comerciales.
Pienso que en México debe ser igual.

esteban lob dijo...

Thejab:
Son los nuevos tiempos, estimado amigo.
En ese entonces estábamos todavía lejos de la televisión y había centenares de cines.
Hoy escasean y la mayoría de los existentes están en el marco de los llamados Multicines, generalmente en centros comerciales.
Pienso que en México debe ser igual.

TheJab dijo...

Es igual, entonces.

Por cierto, yo recuerdo una canción de Joaquín Sabina en la cual un bar es remplazado por un banco, "Y nos dieron las diez".

esteban lob dijo...

Joel:
Sí. Parece que es igual. Un poco más arriba en la respuesta a Didi me refiero a esa canción de Sabina...y a otra de Serrat del mismo tono.

María Angélica dijo...

Increible!!!!... Yo todavía recuerdo esos cines de antaño en que los noticiarios, spot publicitarios, monos animados, etc. eran de una magia increible para nosotros que eramos niños.
Gracias por el recuerdo, Esteban.
Cariños y cuidate.

esteban lob dijo...

María Angélica:
Recuerdo sobretodo las voces tan típicas de los noticieros internacionales.

Chela dijo...

Como tenemos una edad los dos de jubilación, los recuerdos son parecidos.Nosotros teniamos unos cines también de "sesión continua", donde se repetia el repertorio, y tu decidias cuando entrabas y cuando salias. Antes del comienzo de la película, habia un reportaje en blanco y negro llamado No-Do (de carácter semanal), que recogia los eventos más importantes del Pais, a nivel político y cultural,y que nos gustaba mucho verlo porque entonces aún no existia la Televisión y nos tenia al tanto de los acontecimientos.

Es bonito recordar cosas agradables de la infancia, sobre todo cuando en esos recuerdos están también nuestros padres.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Chela:
Ese noticiero NO-DO también se exhibía en Chile y en el Principal.

Cariños, amiga.