martes, octubre 30, 2007

Luis Hernández Parker

Una increíble vivencia me tocó experimentar durante los días finales de la vida de Luis Hernández Parker, seguramente el más notable periodista político chileno de todos los tiempos.


Salido desde la trinchera de una corriente de pensamiento muy definida, como se observa en la biografía de más abajo, fue con los años paladín de la ecuanimidad, sin que se notara en sus comentarios alguna preferencia.


Tuve oportunidad de conocer a HP más humanamente, mientras trabajábamos bajo los mismos techos del entonces Canal 9 de Televisión de la Universidad de Chile y en Radio Minería, que fue la casa radial donde Hernández Parker realizó su más prolongada labor, siendo sus comentarios escuchados en cientos de miles de hogares, automóviles o lugares de trabajo, convertido por décadas en un barómetro pleno de la vida política nacional.

Dos días antes de su fallecimiento, durante una conversación en el Departamento de Prensa de Minería, cuyos estudios estaban ubicados todavía en avenida Providencia frente a Tobalaba, HP habló con nosotros de la muerte. En ese momento parecía pleno de salud, pero dijo- no recuerdo cual fue el detonante del tema- que él quisiera morir de un ataque al corazón rotundo, o de una afección similar pero que lo mandara al Campo Santo de un viaje, sin larga agonía y sin martirizar a su familia con un cuantioso desembolso económico derivado de tratamiento médico, hospitalización, en fin.


Nos despedimos esa tarde de 1975 de Hernández Parker, como tantas otras veces, sin sospechar lo que vendría apenas dos días más tarde. De un fulminante e inesperado problema cardíaco, fallecía instantáneamente en su hogar. En plenitud, en actividad y sin posibilidad alguna de haber llegado al menos con vida a algún hospital o clínica. Los que lo habíamos escuchado esa tarde en la amplia sala de periodistas en Radio Minería referirse al tipo de desaparición física que él desearía, no dábamos crédito a lo sucedido con tan pocas horas de diferencia.


Esa vez, del dicho al hecho...verdaderamente hubo poco trecho.


Premio Nacional de Periodismo









Luis Hernández Parker (1911 – 1975)

Luis Hernández Parker (HP) nació el 25 de marzo de 1911 en Antofagasta y

murió el 1 de mayo de 1975 en Santiago. Sus primeros años de vida los pasó

en Bolivia, donde su padre trabajaba en una mina de estaño.
De vuelta en Chile realizó sus estudios primarios y secundarios en el colegio Patrocinio de San José. Entró a estudiar Derecho en la Universidad de Chile, carrera que no terminó debido a los problemas económicos que enfrentaba su familia. En sus años de formación universitaria dio vida a la agrupación de izquierda Avance que luchaba contra la dictadura de Ibáñez y luego ingresó al Partido Comunista, donde llegó a ser secretario general de la Juventud de esa colectividad.
Inició su trabajo periodístico en el diario de izquierda Frente Popular en 1934. En 1941 se incorporó a la revista Ercilla donde trabajó 34 años y publicó crónicas y reportajes sobre política, material que hasta el momento no ha sido recopilado en un volumen.
Desde mediados de la década de 1940 comenzó a realizar periodismo radial. Trabajó en emisoras como Americana, Agricultura, Portales, Corporación y Cooperativa. En 1951 entró a trabajar en la Radio Minería, donde su programa Tribuna Política se convirtió en el barómetro político más importante de la radiodifusión chilena hasta 1975.
En 1954 se creó el Premio Nacional de Periodismo y Hernández Parker lo obtuvo ese mismo año con mención en Crónica. También fue premiado por los críticos “Al mejor redactor político”, con la distinción Caupolicán. Fue profesor de periodismo de la Universidad de Chile, formando a destacados periodistas nacionales.
Su estilo interpretativo y sus crónicas meticulosamente preparadas hicieron que no sólo se convirtiera en un importante referente para el mundo político, sino que también lo hizo mantener un cercano vínculo con sus auditores.
Volodia Teltemboim en el libro Veintidós caracteres de Jacqueline Hott y Consuelo Larraín señala que Hernández Parker era, “Un hombre democrático, sin partido. Se caracterizaba por ser independiente, sin intereses creados. Para él lo más importante era la noticia en sí y cuando la interpretaba, lo hacia no en un sentido de izquierda o derecha, sino en función de su importancia y autenticidad”.
En julio de 2006, 38 sobres que contienen libretos radiales de su programa Tribuna Política, entre los años 1947 y 1974, fueron donados por su familia a la Biblioteca Nacional de Chile. Así, este importante legado de Luis Hernández Parker estará a disposición de todos los investigadores del país y el extranjero.


6 comentarios:

Garfio dijo...

Dentro de lo lamentable del hecho, al menos queda el consuelo de que fue como él quería. Saludos.

Marta Salazar dijo...

gracias x contarnos todas estas cosas Esteban... mil gracias!

esteban lob dijo...

GARFIO:
¡Como todos quisiéramos, idealmente!

MARTA:
Te contesté en el otro post, amiga.

elvira carvalho dijo...

Realmente Esteban que melhor fim para um homem tão activo.Já pensou o que ele sofreria se tivesse uma doença meses ou anos a incapacitá-lo?
Um abraço

oslep dijo...

Acabo de descubrir tu blog. Como tambien hombre de Radio por al menos unos 15 anyos, me encanta leer tus comentarios sobre el tema. No recordaras, pero trabajamos juntos en Radio Carrera por los comienzos de los 80s. Hernandez Parker fue un gran comentarista politico y lo seguia por mucho tiempo, aclaraba los entretelones de la politica chilena con gran destreza. Recuerdo el golpe que produjo su muerte subita.

esteban lob dijo...

Oslep:
Gracias por comentar en un post tan antiguo. Me gustaría conocer tu nombre real para tratar de acordarme de nuestros tiempos en Radio Carrera.