viernes, julio 06, 2007

Fuera de una vez los indisciplinados

La prensa, desde Venezuela, ha revelado la desubicación de algunos jugadores de nuestra selección adulta.


Nuestros " deportistas" olvidan que son espejo de multitudes. Que miles de niños sueñan con ser como ellos, tener fama y ganar millones. Que mientras ellos viajan a cuerpo de Rey por el mundo, miles y miles de sus compatriotas laboran de sol a sol, en muchos casos por remuneraciones bajísimas, guardando algunos pesos para ir a ver a sus ídolos a los estadios cada domingo.


Después del partido ante Méjico, el entrenador Acosta dio autorización a los que quisieran, para que saliesen-si lo querían- pero debían volver antes de las 3 de la madrugada.


Unos cuantos regresaron recién a las 6, en estado inconveniente, y destruyendo mobiliario e instalaciones del hotel, además de faltar el respeto a funcionarias del recinto.


Nelson Acosta, curiosamente, ha minimizado los graves hechos que dejan en entredicho la condición de embajadores deportivos chilenos, que supuestamente deben tener los integrantes de la principal selección del más popular deporte en Chile.


Pienso que los infractores a las más elementales normas de conducta, deben ser marginados de la selección de inmediato, aunque perdamos con Brasil por goleada.


Ya en la famosa historia de la linterna roja, de nuestros seleccionados de la época, a tres días del comienzo del Mundial Juvenil de Mendoza en 2001, se hizo la vista gorda y así de mal nos fue en la cancha.


El año pasado en la gira de la adulta a Europa, se minimizó el incidente en que dos jugadores faltaron claramente al compromiso asumido por todos, de no caer en inconductas.


Ahora se repite la historia. Nuestros " astros" no escarmientan y quienes tapan sus actitudes, entiéndase cuerpo técnico y dirigentes, tampoco.

AGREGO EN SÁBADO 7:
Pareciera, al tenor de informaciones recientes, que los más graves sucesos en lo de la farra de los jugadores, se produjeron a la hora del desayuno y no a las 6 de la mañana.
Ello no quita un ápice a la condenación. Igual se estaba terminando el carrete y no hubo "descanso" intermedio.
No comparto, eso sí, poner en un mismo saco estos hechos repudiables, con las críticas obsesivas que dan cuenta de un supuesto acuerdo entre Méjico y Chile para haber generado intencionada y concertadamente el empate en el partido entre ambos, situación que por lo comentado en posts anteriores me parece inexistente.
Anoche en un canal de TV se puso en un mismo saco la inconducta de los jugadores y ese supuesto arreglo que se dio como comprobado e indesmentible.
Una aseveración de esa naturaleza, en un mismo tenor que lo de la inconducta, solo sirve para que alguien ponga en duda también la verdad de los hechos de indisciplina, que es algo irrefutable.

20 comentarios:

El Abuelo Francis dijo...

"Precisamente por todo lo anterior Don Esteban; no me puede gustar el fútbol, porque el hincha sufre, se ilusiona, grita, baila, salta, en fin Y al final no pasa nada".

Reitero parte de mi comentario en el post anterior porque encuentro que viene al callo con su excelente columna, ya que en parte dice usted:
"Que mientras ellos viajan a cuerpo de Rey por el mundo, miles y miles de sus compatriotas laboran de sol a sol, en muchos casos por remuneraciones bajísimas, guardando algunos pesos para ir a ver a sus ídolos a los estadios cada domingo".

Y eso es lo que me molesta de estos "ídolos"; que no tienen respeto por los hinchas, ni mucho menos consideración por el esfuerzo que se hace para pagarles el que "vivan a cuerpo de Rey". Tampoco les interesa ser espejo de multitudes.

Un abrazo para usted y saludos para los nietos.

Ratopado Ras Tafari Makonen dijo...

Hola Esteban, ¿qué tal?

Más allá del error de los jugadores, creo que es inaceptable que un entrenador "premie" a sus jugadores tras una desabrida clasificación dándoles permiso para salir hasta las 3 de la mañana!!!!!

Son deportistas de alto nivel y realmente me cuesta entender que un entrenador medianamente serio y profesional permita que sus jugadores en vez de irse a la cama vayan a tomar.

Ni siquiera es por el asunto del alcohol, sino que por el tema del horario. Está bien, podrán irse a tomar una cerveza, pero que vuelvan a las 12 de la noche y listo.

Pero no, Nelson Acosta vuelve a demostrar que no sabe mantener la disciplina. Por eso los jugadores hacen lo que quieren con él.

¿De quién es la culpa?, ¿de los que rompen las reglas?, ¿o de aquel que conociendo a sus pupilos los deja salir hasta tarde? De ambos y también de alguien más: el "jefe" de todos, que no pone "mano dura" cuando corresponde.

Una lástima lo que ocurre en la selección....sinceramente, da pena.

Garfio dijo...

Una vez más, tengo que estar de acuerdo con usted, entre otras cosas, porque por aquí también hay de vez en cuando historias de esas. No hay un concepto de profesionalidad. Me explico: cuando alguien acepta ejercer determinada profesión, acepta cumplir unas reglas inherentes. En la mayoría de los casos, el incumplimiento te supone el despido fulminante. El fútbol profesional, conlleva una regla de oro: trabajas frente a un público y ese público se merece una conducta respetuosa y educada. Ahí debería pasar lo mismo: rota la regla, ¡a la calle!

Otra cuestión añadida es que luces los colores que representan a un país. Tus errores personales, se extienden al país que representas. A los ojos de muchos venezolanos, los CHILENOS son unos mal educados.

Suscribo la necesidad de mano dura, no en el caso de su selección, en todos los casos similares.

esteban lob dijo...

ABUELO, RATOPADO, GARFIO:
Esta vez estamos todos en el mismo bando. No hay discusión sobre el tema.

Comparto lo de la responsabilidad de los tres estamentos, jugadores, dirigentes y técnico, pensando igual que Raimundo en que el principal culpable es el DT.

No me imagino a Riera, Pellegrini o Salah dando tamañas licencias.
"En estas columnas" como se suele decir, he defendido a Acosta en muchas oportunidades. Pero ahora resulta inexcusable el permiso, como si no pudieran aguantar las ganas de carretear y de tomar.
Es deplorable y desilusionante.

MNB dijo...

Don Esteban:
A Ud. Lo conozco hace años por su trayectoria como periodista. Llegué a su blog por el de Joaco Urrutia.
Es un espacio genial para los que gustan del fútbol. También hay otros post de vaiados temas, como el lenguaje de los jóvenes, el 1 del mes y no 1°,etc. Me encanta que hable de sus nietos y familia.
Es un agrado leer algo tan bien escrito, entretenido y sin faltas de ortografía.
Lo felicito.
En cuanto a los indisciplinados, creo que el responsable es Acosta. El mundo ha cambiado mucho y él, como adulto, debería saber que los chiquillos se desbandan cuando los sueltan. Se toman unas copas demás y terminan haciendo las leseras de siempre. Yo no los justifico para nada, pero pienso que aquí, Acosta les puso el plato. Tiene que ser muy iluso pretender que los futbolistas se iban a sentar a tomar Coca Cola.Ellos quieren divertirse como sus coetáneos, por eso no hay que darles permiso para ¿celebrar?
Muchos cariños. Lo visitaré más seguido.

modes amestoy dijo...

completamente repudiable. No deberían estar tan endiosados y ser más humildes.

pasa por casa que hay celebración.
Un abrazo

Ratopado Ras Tafari Makonen dijo...

Lo más preocupante ha sido conocer el nombre de los jugadores implicados, ya que todos ellos son experimentados, bordean (si es que no pasan) los 30 años y debiesen ser el ejemplo para todos los jóvenes.

Y, peor aún, en los hechos están involucrados el capitán y el que estuvo a punto de ser capitán....

Pero, lo peor de todo acaba de llegar hoy. La ANFP declaró que JAMÁS se permitirán actos de indisciplina, pero deciden tomar las medidas después de la Copa América...

Como diría Condorito, "exijo una explicación" o, más bien, "¡PLOP!".

Si cometieron una falta tan grave, lo mínimo que se puede esperar es que los manden de vuelta a Santiago. Y en el caso de los reincidentes, bueno, ya no queda mucho para decir.

En mi forma de ver las cosas, éste debiese ser el último capítulo en la selección para Jorge Vargas, Pablo Contreras, Rodrigo Tello y Reinaldo Navia, jugadores que hace mucho tiempo dejaron de ser un aporte adentro de la cancha. Y ahora ni siquiera lo son fuera de ella.

Sobre Jorge Valdivia, amerita un castigo, pero creo que ésta debiese ser su última oportunidad, ya que problemas de disciplina en la selección me parecen grave, especialmente cuando se le falta el respeto al resto del plantel y, nuevamente, los "obligan" a ser cómplices de sus desventuras.

Carlos dijo...

...personalmente no creo que hubo arreglo previo entre las selecciones de Chile y México, es hilar muy fino eso...

Concuerdo totalmente contigo en que los jugadores son espejos en quienes se ven millones de niños.
Deben guardar una conducta intachable.

Saludos Esteban.

Daniel dijo...

Ojalá se tomen varias medidas para castigar a quienes no se comportaron como lo debe hacer un deportista que está representando a un país. Y esta no es la primera vez que pasa con Acosta, quién está demostrando una verdadera incapacidad para mantener la disciplina en el equipo. Saludos

Joaco Urrutia dijo...

Una verguenza que derivo en algo peor. El inolvidable 1-6 de esta noche

Saludos

Verónica Reyes Serra dijo...

Y para peor, hoy Brasil nos golea...

A los futbolistas se les olvida que son deportistas, que jugar a la pelota es su trabajo y que, como cualquier trabajador, deben cumplir ciertas normas. Algunos juran que siguen jugando en la cancha del barrio, con la diferencia de que ahora por eso les pagan un sueldo (bastante digno, por lo demás).

En fin... tendremos que seguir aguantando ser segundones por miles de años más.


Cariños.

Ron dijo...

tenemos como equipo a una manga de inmaduros que no son capaces de estar a la altura de las exigencias. Y el tecnico debiera irse para su casa junto a varios de los mal llamados "seleccionados"
saludos

Garfio dijo...

Cuando Brasil se pone las pilas ... Lamento una eliminación de esa manera.

Waipu Joan dijo...

Hola, desde Catalunya, le puedo asegurar que este tema fue muy comentado durante la temporada de futbol ya terminada. Jugadores del Barceloma, señores que cobran fortunas immensas, fueron cazados de fiesta en fiesta. Como la temporada no fue buena, todavía se está hjablando de códigos de conducta severos poara el proximo curso. Saludos.

esteban lob dijo...

MNB:
Mil gracias por tu visita. Acabo de visitar tu blog y me enaltece que una persona como tú, sea tan benevolente con mis escritos.
Retribuyo cariños.

MODES AMESTOY:
Ya pasé a saludar y a saborear el menú.

RATOPADO:
Parece que Tello está exculpado por haber sido solo acompañante de los desbandados.

CARLOS:
Los nuestros olvidaron lo de ser espejo.

DANIEL:
Reconozco que has tenido una actitud crítica de Acosta, siempre.

JOACO:
Por lo mismo de la verguenza, derivó "algo peor".

VERO:
Y para colmo, hoy aparece Iván Zamorano justificando lo injustificable.

RON:
De acuerdo. Son "una manga de inmaduros".

GARFIO:
Cuando Brasil se pone las pilas y nosotros " nos las sacamos".

Ratopado Ras Tafari Makonen dijo...

Esteban,

Rodrigo Tello está "exculpado", porque las camareras dijeron que él fue el único que intentó calmar a los escandaloso y que, además, les pidió disculpas.

Sin embargo, ¿qué hacía despierto a las 6 de la mañana junto a un grupo de "carreteros"?

¿Acaso no debería haber estado durmiendo?

Sí, no merece el mismo "castigo", pero sí un llamado de atención. Pero, curiosamente, Rodrigo Tello no jugó. Pablo Contreras y Jorge Valdivia, sí.

Marta Salazar dijo...

tienes toda la razón: deben ser ejemplo y respetar a los demás (y a las demás).

un abrazo, gracias por manenernos informados del fútbol este último tiempo!

esteban lob dijo...

RATOPADO:
Considero válida la aclaración sobre Tello. No es cien por ciento "exculpable".

MARTA:
Lástima, querida Marta, que "de fútbol" propiamente, la información tiene poco.

francochilena dijo...

Como dice el titulo. Deberian dejar a fuera a estas personas que no cumplen su trabajo y que dejan mal al pais.

esteban lob dijo...

FRANCO CHILENA:
Agradezco tu visita. Acabo de intentar colocar un comentario en tu blog, pero aparentemente no me resultó.