jueves, abril 11, 2019

Vivencias en el pasado del fútbol y el periodismo chilenos


Resultado de imagen para Juan Emilio Pacull

Juan  Emilio Pacull

Cuando Pacull comentaba fútbol

Amables lectores me dicen que insista con recuerdos de la radiodifusión, aportando vivencias tanto propias como ajenas. 

En los cerca de 13 años de este blog he colocado muchas, pero hay algunas que por su significado en cuanto a demostrar cuán distinto fue todo "en el pasado", creo que podrían ser reproducidas, para que las lean también aquellos que no veían estas páginas antes. Con este propósito, publico ahora un post del ya lejano  2 de noviembre de 2007:

CRISTÓBAL me dice que escriba de la radiodifusión en tiempos anteriores a la TV, en lo que respecta a transmisiones deportivas.
Recuerdo la década de los años 40. Como muchos niños del barrio, íbamos cada domingo a la matiné a ver seriales al cine. Al héroe estaban a punto de matarlo y... se terminaba el capítulo. Había que volver dentro de una semana.

Luego daban una película larga, especial para espectadores pequeños, pero a mi me aburría por lo general, de modo que me devolvía a mi casa para escuchar a Darío Verdugo o a Tito Martínez, quienes eran los únicos narradores deportivos del dial santiaguino en la época. Tuve el honor, años después, de trabajar tanto con Darío como con Tito, nacido en Argentina, quién había sido también uno de los primeros que transmitió fútbol en Buenos Aires.

Me entretenía más oír un partido de Colo Colo con Green Cross que ver alguna película de vaqueros en los cines cercanos, el Rialto, el Ñuñoa o el Hollywood en la comuna de Ñuñoa.
También era más entretenido poner la onda corta y escuchar a Fioravanti relatando en Argentina un River-Boca o un San Lorenzo-Racing.

Darío Verdugo tenía en Radio Cooperativa como comentarista a Juan Emilio Pacull, el destacado periodista nacido en Uruguay, quién hizo huesos viejos entre nosotros y que fue fundador en la década siguiente del Colegio de Periodistas de Chile, ya derivado Pacull a un quehacer distinto en la actividad, lejos del ámbito deportivo. En Radio Agricultura, Tito Martínez no tenía comentarista y durante los 15 minutos de pausa entre tiempo y tiempo se daba paso a los estudios  para que pusieran música. 
En la última parte de los años 40, ya varias radios más transmitían los partidos, lo que llevó a la entonces Asociación Central de Fútbol a licitar los derechos, ganándolos Nuevo Mundo. 

Cuentan que antes de todo esto, en los últimos años de la década de los 30 “Piti” Moreno narraba fútbol desde un balcón de un piso superior, frente a los Campos de Sport de Ñuñoa, desde donde veía un solo arco. “Piti” si había algún gol en el arco contrario, esperaba que un amigo le pusiera un papel en el hocico a su perro, el que corría desaforado donde su amo, quién de ese modo se imponía del nombre del autor del gol, para relatarlo a la audiencia por teléfono. Pero también cuentan que uno de los goles quedó sin autor, porque el can se comió el papel.

Pero volvamos a la licitación que ganó Nuevo Mundo a fines de los años 40.
El asunto levantó tal polvareda y resistencia, porque se decía que se estaba conculcando la libertad de informar, que tras dos semanas en que solamente los cotejos se escuchaban por Nuevo Mundo con relatos de León Gajardo y Juan Donoso, la ACF echó pié atrás y se volvió a la liberación de los derechos de transmisión.
Eran narraciones solo desde caseta, porque las entrevistas de camarines y los puestos de cancha nacerían mucho más tarde.

Me pregunta Cristóbal de cómo era la transmisión de los partidos sin la televisión, de qué manera eran abordados por la radio y si la llegada de la TV fue un problema para las personas del mundo radial.
Pienso que en ese sentido se preparaba la transmisión con el mismo entusiasmo de tiempos posteriores, porque incluso con el advenimiento de la pantalla chica, la radio no perdió fuerza y hasta el día de hoy tiene su nicho, aun cuando sea muchas veces un complemento de lo que trae la tele. Pero la gente se acostumbró al ritmo radial, de ahí que las narraciones televisivas de nuestros tiempos, para tener éxito deben mantener mucho de ese esquema, pese a que por lo general se exagera con detalles, diciéndole al televidente que el tipo cabecea, que corre, que se cae, cosa que obviamente el espectador está viendo.

La televisión deportiva nació en Chile con el Mundial de Fútbol de 1962 y era un privilegio ver los cotejos en directo, porque aún sin la aparición del satélite los partidos para el extranjero eran filmados y las películas llevadas en helicóptero al aeropuerto de Los Cerrillos, donde luego un avión las transportaba, por ejemplo, a Alemania, país en que se veían los encuentros dos días después.

Entretanto la radiodifusión chilena vestida de gala, narraba el Mundial en plenitud, con relatos en Radio Agricultura de Julio Martínez y Hernán Solís; en Cooperativa con Darío Verdugo y Sergio Silva; en Nuevo Mundo con Nicanor Molinare; en Radio Prat con Abraham Dueñas; en Portales con Nelson Bustos; en Minería con Carlos González Márquez y Sergio Planells; en Radio Carrera con Máximo Clavería y en Balmaceda con Esteban Lob, el mismo que unos 16 años antes corría desde la matiné inconclusa del cine, tras ver la serial, para ir a escuchar los goles gritados por Darío Verdugo o Tito Martínez.

Nota en 2019:
Me produce escalofríos pero es una realidad. De todos quienes tuvimos el privilegio de narrar el Mundial de 1962 por radio, mencionados más arriba, solo sobrevivimos tres: Nelson Bustos, Máximo Clavería y quién escribe. Si agregamos los de la transmisión por TV, solamente Patricio Bañados.

27 comentarios:

Marcos dijo...

Cuando la única distracción era la radio, cada cual teníamos nuestros programas favoritos.
Me acuerdo volver corriendo a cada desde el colegio para no perderme Diego Valor, el piloto del espacio.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Muy bonito guardar en la memoria y poder compartir recuerdos tan entrañables, Esteban, más aún cuando esos recuerdos provienen de aquello que nos apasionaba... en tu caso, la radio.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

¡Diego Valor, el piloto del espacio!
Debe haber sido entretenido, Marcos.

esteban lob dijo...

La radio...y el fútbol, amigo Rafael. Las dos pasiones unidas.

Elvira Carvalho dijo...

Anos 40 com a guerra mundial, a vida devia ser bem difícil.
Abraço

Ana Mª Ferrin dijo...

Cuánta historia puede contener un puñado de líneas.
Empezando por la del niño Esteban que corría, desde el cine, a escuchar por la radio aquellos radiofonistas míticos. Y heroicos, ya que nunca se rendían, como ese gran “Piti” logrando transmitir un partido medio colgado de un balcón. Un lugar precario donde a pesar de que sólo podía controlar una portería, con la ayuda de su perro y un amigo, el trío de periodistas conseguía redondear la aventura de transmitir el partido a sus oyentes.
Querido Esteban, esa anécdota ya roza lo sublime.

abril 11, 2019

esteban lob dijo...

Era difícil, no tengo dudas a estas alturas Elvira, para mis padres recién llegados al país, pero yo como hijo único no sufría carencias.

Abrazo.

esteban lob dijo...

La verdad, querida Ana María, es que me siento privilegiado por haber participado en diferentes etapas del mundo de las comunicaciones, desde tiempos muy cercanos a "la hazaña" de Piti, simplemente como un niño auditor, hasta aquellos tan avanzados en este campo de épocas recientes.

Agradezco tu ostensible interés en impregnarte de las sensaciones y realidades de tiempos tan distintos.

RosaMaría dijo...

Qué buen relato Esteban! Me encantó que lo hayas repetido. Era un gusto escuchar por radio los relatos, varios de los nombrados son inolvidables. Aún hoy prefiero escuchar el relato por radio y si lo veo por la tele la dejo sin sonido y escucho por radio. Lo mío es un oído fino y no me gusta escuchar los comentarios personales sino el relato del partido con toda la emoción de caídas. Me encantó lo del perrito, seguramente el papel tendría sabor a lo que comiera el que lo envió. Buenísimo Esteban. Gracias por revivir emociones. Besos

Gabriela dijo...

Admiro especialmente a quienes narran partidos de fútbol para radio: deben llenar con palabras todo lo que pasa en el campo. Quien sabe de fútbol (yo no, claro) puede seguirlo esos partidos perfectamente sin perderse. Eso merece todo el reconocimiento.

esteban lob dijo...

El gran problema, RosaMaría, de escuchar el partido por radio viéndolo por TV, es que el sonido llega primero por el primero de estos medios, arruinando toda emoción al espectador futbolizado. Si no lo es tanto, como en tu caso imagino, el saber que ya vas a poder ver el gol no debe ser tan grave.

Un beso.

esteban lob dijo...

De tanto ver este blog, amiga Gabriela, vas a terminar sabiendo de fútbol, jajaja.

Ricardo Tribin dijo...

Épocas maravillosa de la radio, querido Esteban.

Que bueno leerte y enterarme a través de tu sapiencia literaria.

Un abrazo!!!

esteban lob dijo...


Efectivamente amigo Ricardo, eran lindos tiempos. Algunos anteriores a mi infancia (caso "Piti" Moreno), otros en mis recuerdos como auditor precoz y los demás como vivencias.
Agradezco tu amable concepto final.

Abrazo.

Pedro Luso dijo...

Amigo Esteban esta sua crônica publicada em novembro de 2007 dá a oportunidade, nesta reedição, para quem não a leu naquela época, que o faça agora, principalmente os seus leitores que tem algum vínculo afetivo com a radiodifusão esportiva, justamente o que ocorreu comigo agora. Penso ser desnecessário dizer que gostei por ter podido comparar as transmissões esportivas chilenas com as brasileiras, que, diga-se, aqui tem muito em comum tanto nas transmissões de alguns anos atrás como as dos tempos atuais, já que aqui as mudanças não foram muito acentuadas.
Uma ótima semana, caro Esteban.
Um abraço.
Pedro

Mara dijo...


Retrasmitiendo fútbol desde un balcón, nunca lo oí pero debe de resultar simpático. Un beso.

esteban lob dijo...

Imagino, estimado Pedro, que como antiguo hombre del micrófono, estas remembranzas deben ser agradables para ti. Acá los cambios en la materia, tampoco han sido muy acentuados, a excepción de las transmisiones por TV que han experimentado un progreso notable por su excelencia tecnológica, lo que en Brasil sin duda también sucede.

Abrazo,

Esteban

esteban lob dijo...

Eso de las transmisiones de fútbol desde un balcón, amiga Mara, y por teléfono, datan en Chile de los años 30, en que todo tipo de experimentos era posible esperar.

Beso retribuido.

Elvira Carvalho dijo...

Vim desejar uma Santa e Feliz Páscoa
Abraço

Mariazita dijo...

Que a alegria da Páscoa invada os nossos corações irradiando LUZ para iluminar e fazer brilhar o mundo em que vivemos, enchendo-o de Saúde, Paz e Amor.
Lembremos os que não podem estar à nossa mesa, mas estão, SEMPRE, nos nossos corações. Feliz Páscoa!

Beijinhos
MARIAZITA / A CASA DA MARIQUINHAS

esteban lob dijo...

Lo mismo para ti, Elvira. y que tus problemas de salud los estés superando, amiga.

Abrazo.

esteban lob dijo...

Gracias Mariazita. Lo mismo para ti y tus seres queridos.

"Beijinhos" retribuidos.

Tais Luso dijo...

Quando comecei o blog, não foi na plataforma Blogger, essa veio depois, onde entrei em 2006. Mas foi inventado para ser um diário, com anotações curtas, apenas. Mas ninguém pensou que viraria essa potência que é hoje um blog, com textos bem elaborados, de opinião e com fotos.
É o que vi aqui, também, amigo Esteban, olha que joia são seus textos antigos!
Deixo aqui meus votos de uma linda Páscoa pra você e sua família!
Um beijo, querido amigo.

esteban lob dijo...

Así es, querida amiga Tais.

Los blog nos han permitido cruzar caminos y fronteras, logrando amistades cibernéticas y proyectando nuestros pensamientos por el mundo.

Muchas gracias por haberte interesado en mis textos antiguos. Retribuyo los buenos deseos para ti, para Pedro y para toda tu familia. Aunque mis nietos están ya grandes, nosotros seguiremos hoy la tradición del reparto de conejos de chocolate escondidos por ahí y que los busquen.

Retribuyo los buenos deseos para ti, para Pedro y para toda tu familia.

Carlos Castro Maya dijo...

Saludos desde Perú, don Esteban. Interesantes sus relatos sobre como se transmitía fútbol en esos años. Sobre el mundial de Chile 1962, supe en ese tiempo en su país, había un joven relator que destacaba, era Raúl Prado. Este profesional de la narración, realizó esa vez su trabajo para el programa "Pregón Deportivo" de Radio El Sol, de Lima, Perú. El director-relator de ese espacio radial, don Óscar Artacho, llegó a Santiago, pero enfermó repentinamente, y no pudo continuar con su labor, por lo que tuvieron que recurrir a Prado.

Unknown dijo...

Estimado Esteban, increíblemente sigo las publicaciones de su blog desde hace mucho tiempo pero este es mi primer comentario, quisiera compartir con ud. Mi admiración con el formato radial de transmisiones futbolísticas y en ocasiones deportivas, tengo 34 años pero desde hace casi 3 décadas sigo el futbol por radio, especialmente el futbol chileno, y me da mucha tristeza ver cómo actualmente solo transmiten 5 o 6 emisoras de alcance nacional y en esa época eran casi 15 entre am y fm, grandes relatores y comentaristas que han dado vida a esta gran forma de traspasar emociones, he sabido que también en el mundial del 62 relató Raúl Prado y Gustavo Aguirre, quise investigar sobre qué emisoras han marcado presencia en mundiales de fútbol pero parece ser una tarea titánica dada la gran cantidad de años, lo felicito por su memoria la cual seguramente se ha cultivado con lectura y el amor propio de querer recordar momentos únicos en su vida, me gustaría preguntarle su parecer de Raúl Prado de quién lamentablemente no existen tantos registros radiales, un abrazo.

Luis Lobos Villarroel dijo...

Disculpe, mi nombre es Luis Lobos Villarroel.