lunes, mayo 22, 2017

El fútbol, "adicción" benigna

Se acerca la Copa Confederaciones que reunirá en Rusia a los campeones de los 5 continentes, como anticipo del Mundial de Fútbol de 2018. Antes de aquel 17 de junio próximo, en diversas latitudes se efectuarán partidos de práctica y acondicionamiento de esas potencias del deporte popular. Por de pronto la selección chilena se despedirá de nuestro público jugando el 2 del próximo mes, un amistoso ante Burkina Faso.

El fútbol despierta pasiones que son muy difíciles de comprender para quienes no las comparten.
Explicando esos sentimientos que muchas veces van más allá de la razón, mi hijo periodista confesaba el año 2009 el por qué él era un "adicto" al fútbol. 
Me permito reproducir sus  sensaciones al respecto, que no varían mucho en relación a los "adictos" de nuestros tiempos".



Confesiones de un adicto


(Publicado en Tendencias, de La Tercera, 10 de octubre de 2009)

Por Mauricio Lob
Subeditor general de La Tercera


Hola, soy Mauricio y soy adicto al fútbol. Escribo esto cuando llevó sólo 11 horas de abstinencia: anoche vi el partido de Lota Schwager con Colo Colo por la Copa Chile. Pero, para ser sincero, en realidad llevo sólo dos, porque en la mañana escuché todos los despachos radiales desde Colombia por la previa del partido de Chile. Iba manejando y sacaba las cuentas de lo que nos sirve o no, analizaba los cambios que hará Bielsa y proyectaba el negro futuro de Maradona si Argentina no le gana a Perú.

Sí, soy adicto: voy al estadio, tengo 10 canales de deportes en mi plan de TV, veo partidos antiguos, tengo un archivo personal con grandes encuentros, juego Fifa, leo deportes, consumo deportes, escucho y navego en busca de deportes. Converso de fútbol en aperitivos, almuerzos y sobremesas, a la hora del café y del desayuno. Veo mil veces los goles y repaso mentalmente jugadas. Sí, también he viajado a otros países sólo para ver fútbol.


¿Cuándo comenzó mi adicción? Supongo que como a los tres o cuatro años, escuchando a mi padre, relator deportivo, o acompañándolo al estadio. Mi primera vez fue en el Vulco, de San Bernardo, viendo a Magallanes contra Rangers. Mi familia materna era de Magallanes y mi primer banderín fue también del "Maga", aunque al poco tiempo busqué mi propio camino y emigré del padre al hijo (aclaro: de Magallanes a Colo Colo, para los que no sean adictos).


Un par de años después ya pasaba domingos completos en el Santa Laura viendo los programas triples, en los que había -citando a los comentaristas de la época- partidos de "matiné, vermouth y noche". Grandes tardes con secuencias del tipo Palestino con O'Higgins, Unión Española con Fernández Vial y Colo Colo con Audax Italiano.

A menudo me olvido de cumpleaños y fechas históricas relevantes. Pero tengo claro lo que pasó el 3 de julio de 1987 en Córdoba, el 3 de septiembre de 1989 en el Maracaná, el 5 de junio de 1991 en el Monumental, el 11 de febrero de 1998 en Wembley o el 11 de junio de ese año en Burdeos... Me casé un día en que, para pesar mío, la "U" empató a cero con Santiago Morning y fue campeón el '99. Afortunadamente, el mal presagio no se ha materializado. Mi tercer hijo nació el 17 de octubre de 2007, cuando -ya con Bielsa en el banco- la selección le ganó a Perú en el Nacional. Vi el partido en la clínica.

Entre mis amigos adictos he escuchado muchas teorías acerca del origen de la relación del fútbol con el hombre. Y creo que puedo clasificarlos en tres grupos. 1) Los freudianos, esos que adhieren a la tesis importada a Chile por Caszely de que hacer un gol -o gritarlo- es sólo comparable y/o equivalente a un orgasmo. 2) Los darwinistas, que suponen que el fútbol fue capaz de imponerse sobre todas las otras disciplinas y se transformó en un fenómeno cultural gracias a su épica, que convierte a los jugadores en los gladiadores de hoy. 3) Los creacionistas, esos que dicen que en la Biblia se cometió un solo error, porque al séptimo día, en lugar de descansar, Dios fue al estadio.

No adscribo a ninguna de esas absurdas corrientes. Tengo claro que si se trata de buscar un motivo racional que explique el fanatismo no habrá respuesta cuerda. Dicen que los seres humanos actúan en un 93% por emoción y sólo un 7% por la razón. El fútbol claramente está en el primer grupo. ¿Por qué a los hombres nos gusta tanto? No creo que exista causa única ni científicamente comprobable.


Ni siquiera puedo contestar con certeza por qué me gusta a mí. Creo que porque de chico me permitía jugar y soñar en grande, y de grande me hace soñar y jugar como niño. Ahora último he reforzado mi afición, porque uno de mis hijos está resultando ser tanto o más fanático que yo.

Sí, soy adicto. Y a mucha honra estoy traspasando esa adicción a mi descendencia.



41 comentarios:

Elvira Carvalho dijo...

Não é caso único. Conheci alguns que deixam de comer para poderem ir ao estádio.
Um abraço

Liliana dijo...

Jejeje no tenía idea de lo que era ser adicto al futbol!!! aunque yo de pequeña era "fanática" del América, jugaba con los niños de la cuadra y yo era el Pajarito Cortés, portero del
América y mi vecino era el Gato Marin, portero del Cruz Azul....también gritaba gol de Pelé cuando metía uno! jajajajaja

Saludos =))))

esteban lob dijo...

Acá en Chile también hay de esos, estimada Elvira.
retribuyo abrazo.

esteban lob dijo...

Y eso, apreciada Liliana, que recién hace poco el fútbol femenino ha crecido y logrado aceptación. O sea eres una precursora de su práctica.

Saludos australes.

Liliana dijo...

Pues nosotros en el colegio lo jugábamos, yo tenía mi balón de soccer!!! jajaja y luego en la tarde, frente a mi casa había un lote baldío y ahí jugábamos...luego llegaba el maestro de piano y yo me cruzaba la calle para la clase, imagínate, pobre profesor!! jejeje

Claro, también jugué baloncesto muchos más años, futbol(americano) de banderitas, tenis....etc!

=))))

esteban lob dijo...

¿Fútbol americano? Eras de armas tomar, Liliana.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Adicto, adicto no soy, pero tengo algunos amigos que son una copia al carbón de la crónica escrita por tu hijo... adictos a morir.

Abrazos.

esteban lob dijo...

Y si hilamos delgado, pienso que tú y yo, estimado Rafael...también lo somos.

Liliana dijo...

Pero con banderitas en lugar de taclear...te quitan una banderita que llevas a los lados y equivale a una tacleada...nunca has visto un juego de banderitas?
Yo era la pateadora del equipo!!!

Jeje

esteban lob dijo...

!Ah! Gracias por la aclaración Liliana. Ya estaba asustado,jajaja.
No conocía el juego de las banderitas.

Taty Cascada dijo...

Esteban, mi hijo adora el fútbol y, no es porque sea su madre, pero tiene muchas condiciones y habilidad. Siempre lo buscan para jugar porque es muy bueno.Su gran sueño: ser visto por los llamados descubridores de futbolistas... Tiene en su dormitorio todas sus zapatillas y, las limpia y ordena con amor. Cuando le regalan balones duerme con ellos, ja ja...
Un gran abrazo para ti y otro para tu hijo.

Anónimo dijo...

ESTEBAN: SOY UNA MUJER MAYOR, PERO TAMBIEN SOY ADICTA AL FUTBUL. COMO LA SENAL INTERBACIONAL AHORA NO TRANSMITE LOS PARTIDOS, AHORA LOS ESCUCHO POR INTERNET, SALUDOS DE UNA COLOCOLINA

esteban lob dijo...

Caramba Alice!
No tenía idea que la señal internacional de TVN ahora no reproduce el CDF para el extranjero.
Pero Internet ayuda, al menos con el sonido de los goles,aunque para tu pesar los dos de Paredes y el de Rivero, esta vez no bastaron.¿Ya eres una mujer mayor? Vaya como pasa el tiempo.De veras que yo también ya soy un adulto mayor...hace rato.

esteban lob dijo...

Gracias Taty.
Como los veedores no se aparecen de súbito, deberías postular a tu hijo a las pruebas que cada cierto tiempo hacen los clubes, para captar niños destinados a sus divisiones menores.

Abrazos retribuidos.

AdolfO ReltiH dijo...

CONVERJO CON TU HIJO. YA QUE SOY ENTRENADOR DE FÚTBOL. UNA PASIÓN SIN LÍMITES.
ABRAZOS

esteban lob dijo...

Gracias Adolfo.
Los únicos límites están, creo, entre la pasión sana y aquella de vándalos que escudados en las multitudes, usan el fútbol para cometer tropelías y consideran a los rivales como enemigos.Lamentablemente aquí en Chile hay muchos de ellos.

Pedro Luso dijo...

Caro Esteban, quero concordar com o amigo que, como você disse, o futebol desperta paixões, que dificilmente são compreendidas por quem não não está habituado ao nobre esporte. Mas quem gosta de futebol sabe as razões dessa paixão, e então poderão compreender o motivo pelo qual torcemos pela vitória de nosso time, como torcemos pela derrota do nosso mais importante adversário. Como você sabe, é o que acontece aqui em Porto Alegre entre os torcedores pelo Grêmio e pelo Internacional.
Desejo boa sorte à sua Seleção Chilena, que merece um ótimo resultado.
Um grande abraço.
Pedro

Gabriela dijo...

Debe reflejar el sentir de tantos otros adictos al fútbol, que debe ser el deporte que más pasión genera. Me encantó su confesión.

Mari-Pi-R dijo...

No me extraña que sea adicto, yo soy lo contrario, pues tan solo oír hablar del tema me cierro, pero hay que se amante de lo que sea para tener pasión en seguir alguna actividad.
Un abrazo.

esteban lob dijo...

Gracias por los buenos deseos para nuestra selección, amigo Pedro.Es una de las pocas cosas que unen a los chilenos actualmente.

Abrazo austral.

esteban lob dijo...

Gracias Gabriela.
En estos tiempos de tantas adicciones non sanctas, la del fútbol resulta muy aceptable ¿no?

esteban lob dijo...

Una vez más te agradezco Mari tu comentario, justamente por no ser tu aficionada al fútbol. Gracias por venir.

Tais Luso dijo...

Olá, Esteban, sei o quanto é difícil um vício, largá-lo. Precisa-se de uma determinação e um motivo muito forte para cair fora de um esporte que traz tamanha paixão. Eu pratiquei hipismo durante muitos anos quando jovem, e de uma hora para outra, quando iam começar os treinos para o campeonato internacional, numa conversa com meu pai na ida para o clube, resolvi dar um basta, parar ali! Quando todos me esperavam para os treinos, anunciei a venda dos cavalos e tudo o que dizia respeito ao esporte. É como extirpar um furúnculo! Porém o estímulo foi que eu conheci Pedro e iríamos noivar. Pedro não era ligado ao meu esporte! hahaha. Foi essa razão que me ajudou a largar para sempre o meu esporte! E nunca mais assisti uma prova de hipismo!

Beijo, meu amigo!

esteban lob dijo...

Caramba Tais, qué bonita historia la tuya. Dejaste la pasión por los caballos, por amor.Me hace gracia lo que dices acerca de que fue como extirpar un furúnculo.La vida tiene esos cambios radicales en nuestro destino.

Un beso austral.

RosaMaría dijo...

Una semblanza preciosa porque incluye todo. No es tan adicto sino olvidaría detalles amorosos de su vida de niño a padre. Querido amigo, la herencia influye, no determina pero ya veo a tus bisnietos siguiendo el camino del bisabuelo, del abuelo y del nieto que ya inicia su carrera. Besos y felicitaciones por tan hermosa familia. También heredó la maestría en el relato.

Manuel dijo...

De tal palo, tal astilla, y es para estar orgulloso de él.
Me ha encantado los términos, de partidos de Matiné, vermut y noche, así como entiendo también, que la única fecha que se le ha olvidado poner, es la de la boda... Lo entiendo amigo.... Porque para muchos, ese día en que perdemos la libertad, es para olvidar...

Bromas aparte, un fuerte abrazo para ambos.

esteban lob dijo...

Me conmueves RosaMaría con tus palabras. Eres muy benevolente, pero las aprecio debidamente.
¡Un fuerte abrazo transcordillerano!

esteban lob dijo...

Gracias estimado Manuel. Lo retribuimos.
Felizmente tanto en mi caso como el de mi hijo, "el drama" de perder la libertad con las respectivas bodas, ha dejado el concepto negativo de la expresión minimizado y esas uniones han sido fundamentales y beneficiosas para nuestras vidas.Una bendición.
Me resulta muy grato que te hayas impregnado tan hondamente de cada palabra de lo escrito.

Manuel dijo...

Te entiendo, Esteban, porque mi esposa y nuera, también leen mi blog. Jeje.

Me alegro muchísimo de que seáis felices, yo también fui bendecido desde el día que celebramos el himeneo.

Un abrazo, desde Sevilla.

esteban lob dijo...

Jaja, muy buena Manuel. En todo caso te aclaro que mi esposa rara vez ve mi blog, salvo que yo le indique algo específico. Y mi nuera menos.

Abrazo desde un Santiago frío, otoñal en plenitud y muy oscuro a temprana hora.

Ana Mª Ferrin dijo...

Enhorabuena, Esteban, qué buen texto.
Felicita a tu hijo por su confesión. Después de leerla he comprendido el por qué a veces, al gritar ¡GoooL!!! hay radiofonistas a quienes les sale un aullido de lo más sospechoso…

esteban lob dijo...

Gracias Ana María. Esos aullidos desaparecen proporcionalmente cuando en los partidos de nuestra selección, los goles los hace el rival. Ahí son un suave y desilusionado "gol de...", apenas audible.Al menos esa falta de imparcialidad, es la realidad chilena.

Mara dijo...


N comparto esa afición Esteban, pero comprendo muy bien a los adictos. Saludos.

esteban lob dijo...

Basta con eso Mara. Gracias por venir.

Tais Luso dijo...

Dê uma olhada, Esteban!!
beijos.

https://taisluso.blogspot.com.br/2013/03/a-doma-e-adestramento-de-cavalos.html#comment-form

esteban lob dijo...

Muchas gracias Tais por tu fineza de enviarme tan pormenorizada y justificada alegoría de tu pasado, en calidad de equitadora. Imagino lo que te debe haber costado abandonar esa actividad fascinante .

Fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Agrego Tais, que tu defensa de un tipo de adiestramiento de los caballos basado en el amor a ellos, debería servir a las nuevas generaciones de domadores para tratar a esos animales, como a otros, sin violencia.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querido Esteban :


Que buen escrito con la referencia a una Adiccion cuya mejoría está basada en los goles.

Les dejo un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Claro Ricardo, siempre que esos goles no los convierta el equipo rival.

Retribuyo abrazo.

MAR dijo...

Yo me estoy preparando para ver el partido.
NO ME LO PIERDO.
Un abrazo grande y que ganemos.
mar

esteban lob dijo...

Claro Mar. Y que también le ganemos el próximo viernes a Rusia.

Un beso.