martes, marzo 01, 2016

Generaciones diferentes

Resultado de imagen para Kayaks

Vengo de una grata convivencia veraniega en que partimos juntos "a gozar de la vida" una de mis hijas y mi yerno, 3 de mis nietos, mi consuegra y, claro, mi esposa.
Mentiría si no digo que  fue como en otras ocasiones una experiencia hermosa y saludable, aunque también un reflejo de que mientras más envejecemos y más se desarrollan los niños, dos de los viajeros cuasi adolescentes, (¿ a que edad se deja de ser niño?) mayor se torna la diferencia en muchos conceptos, costumbres y anhelos.

Lo más claro es que "los veteranos" por más empeño que pongamos, no contamos con las destrezas, conocimientos y facilidad de reacción como ellos, ante los elementos tecnológicos del mundo moderno, incluyendo a los más pequeños, quienes hacen de computadores y teléfonos celulares su fácil campo de acción.

Ni hablemos de los gustos musicales, en que la diferencia es todavía mayor que las numerosas décadas que nos distancian.

A la hora de disfrutar del mar, la audacia de mi yerno y de mis nietos insertos en botes, Kayaks y similares, los convierten a mis ojos en expertos, en contraste con el poco atrevimiento de quienes venimos de épocas muy anteriores.

En ese marco de tolerancia mutua, me volví a sorprender con mi nieto Francisco quién tiene anti preferencias muy especiales que son extraños a sus 13 años. No gusta de helados. ¿Habrá muchos niños en el mundo con esa extraña aversión?

En suma, fueron días muy agradables, en que en cada momento me consideraba un privilegiado  por la vida, al poder experimentar esas felices jornadas familiares, en circunstancias constantemente expuestas por la prensa, de guerras, desamparos, exilios, hambrunas y mortales atentados.



21 comentarios:

Elvira Carvalho dijo...

Que bom que as férias correram bem. Elas revigoram o corpo e a mente. Engraçado seu neto não gostar de sorvetes . Eu também me admiro que minha neta de 7 anos não gosta de chocolate. Ela está no 1º ano. E na reunião de pais, no fim do 1º período, a professora disse que de toda a turma, tinha apenas 4 alunos preparados para o 1º ano. Quase toda a turma, sabia lidar perfeitamente com o computador, e telemóvel. Mas não sabiam fazer nada de básico. Exemplo, pegar numa tesoura correctamente e recortar um desenho. Segundo ela, as outras professoras queixavam-se do mesmo. As crianças começam demasiado pequenas a mexer com a tecnologia. Nos computadores há jogos de tudo para as crianças. Eles aprendem a fazer tudo ali, mas na prática não sabem fazer nada. Não sei se se passa o mesmo no Chile.
Um abraço

esteban lob dijo...

¡Qué gusto de leerte, Elvira!

Pienso que los casos que expones sobre los niños, son parecidos en Chile y en Portugal. Pero quisiera creer que en la mayoría de los casos, la extraordinaria habilidad que logran los pequeños con la tecnología, debería hacerlos también hábiles en otras materias.Tal vez esté equivocado. Eso de que tu nieta no gusta del chocolate también llama la atención.

Un fuerte abrazo, amiga.

LAO Paunero dijo...

En primer lugar, es un gusto saludarte, extrañaba tu presencia, supuse que habrías ido de viaje. Es muy especial tu nieto. En mi caso y el de mi esposa Adela, cada vez que comemos helado, lo cual es muy seguido, nos sentimos como niños y creo que nunca hemos dejado de serlo. Me alegro que hayas pasado esos lindos días. Es lindo aprender de los hijos y de los niños en general, esa capacidad nos refleja como somos de espíritu. Saludos Esteban!

Ripley dijo...

Se me hace un poco raro darte la bienvenida a tu propia casa pero es lo que hay y como dice la canción: "Willkommen, bienvenue, welcome..." Me alegra tu vuelta y que nos cuentes de tu ausencia y peripecias durante estos dias, ahora que dejar a tu doña (esposa) en el último lugar no se yo...lo mismo te ha mandado dormir al sofá.

Por propia experiencia te diré que uno nunca deja de ser niño, no del todo a poco que te lo propongas, yo tengo muy presente mi infancia porque la puedo recordar y no hay recuerdo malo. Viajo constantemente a aquellos años porque me hacen bien.

Tema diferencia generacional y tecnologías: bueno tu eres el perfecto ejemplo de adaptación al medio, evidentemente no para cuestiones físicas que tampoco están a mi alcance pero sí en el manejo de toda la nueva impedimenta que personalmente me parece una idiotez, ¡espera que lo explico!: te cuento que el año pasado en la plaza de toros de Las Ventas durante la corrida goyesca tenía sentados delante mio a una joven pareja de japoneses enamorados y ¡ojo al dato que aquí viene lo importante!, llevaban encima por lo que pude ver dos tablets, dos cámaras réflex, dos móviles con el correspondiente palito para autofotos y dos enormes relojes con internet...la pregunta es obvia, ¿para que cargar con tanto archiperre si todos hacen exactamente lo mismo? ¿soy yo o es en verdad un poco idiota llevar tablets, camaras de fotos y telefonos que hacen fotos y en los tres dispositivos puedes ver el correo, un blog, una película, escuchar música, leer a García Márquez y poner unos cibercuernos a tu pareja chateando con alguien en Nagasaki?

Por los gustos musicales ni te preocupes, hace mucho que la música murió pero es una pena que los niños de hoy crezcan sin esa cultura que no se aprende en los colegios, yo crecí escuchando jazz, las grandes orquestas, a los cronners o a Marylin que cantaba mucho mejor de lo que la hicieron creer, ningún niño de hoy sabe quien fue Marylin o Elvis o Armstrong o Ella o Dinah o Bessie y en cuanto a cine lo único que saben son cosas de magos y vampiros, nosotros veíamos el cine clásico en blanco y negro, yo recuerdo incluso el cine mudo...chaplin, oliver y hardy, harold Lloyd, buster keaton, el coyote y correcaminos, el oso yogui, piolín...pero estos pobres de ahora ¿que saben? algo de unos espantosos dibujos japoneses y ya, me parece bien triste, antes la television cuidaba a la infancia, ahora en horario infantil da náuseas, bueno en el infantil y a cualquier hora, yo he dimitido de ver la caja tonta salvo cuando dan algún partido y/o serie pero me quedo alucinado cuando se dice que un español promedio pasa tropecientasmil horas al mes viendo televisión, no sé, es algo que escapa a mis capacidades cognitivas.

Mi hija con cuatro años sabía usar el ordenador, particularmente el procesador de textos estupendamente bien y no utilizando dos dedos en el teclado sino el que corresponde a cada letra pero es que a esa edad te describía con tal precisión como funcionaba todo el aparato digestivo desde que te metes un alimento en la boca hasta su viaje final en el cuarto de baño, de manera que cuando en el colegio empezaron a enseñarlo, ella llevaba mucha ventaja, el mérito de aquello y aunque esté feo decirlo era de su padre o sea yo, que se preocupó de su educación en conocimientos y valores, si algo he tenido claro en la vida es que si Dios me bendecía con un hijo jamás haría lo que mi padre hizo conmigo que fue nada.

A mi me parece estupendo que desarrollen habilidades y es cierto que tienen una facilidad pasmosa pero por otra parte se pierden hacer las cosas propias de su edad y eso es irrecuperable. Perdona la charla, ya ves que mi propósito para el nuevo año de hacer comentarios cortos se ha quedado en eso, en simple propósito.

un abrazo

Manuela Fernández dijo...

Me alegra poder participar de alguna forma de tus experiencias aunque sea de forma narrada. Siempre es agradable compartir, sobre todo las cosas agradables.
un abrazo Esteban.

esteban lob dijo...

Es un contrasentido, Lao, que todos tomemos helado, mientras Francisco solo mira,pero muy contento.Son matices de la vida, estimado poeta.

esteban lob dijo...

Habitualmente, apreciado Adolfo, los textos largos agobian. En tu caso, por favor no escribas más breve. Me siento honrado con tu aporte al blog, lleno de vivencias, reflexiones y descripciones de enorme claridad.

esteban lob dijo...

Otro abrazo para ti Manuela. Tu alegría me honra.

esteban lob dijo...

Agregado para Ripley.

En el caso de la mención a mi señora en un involuntario lugar final, debo decir en mi defensa que siempre, como señala la frase, "los últimos serán los primeros".

Gabriela dijo...

Se ve que compartieron momentos inolvidables. Bien por esa colección de recuerdos.
Lo que dices de tu nieto que no gusta de los helados, acá hay otra peculiaridad: a mí nunca me han gustado las discotecas. Ni a los 15 años, cuando en el viaje de promoción todos morían por ir, yo aprendí a sentir ganas de estar lejos de lugares así, cerrados, llenos de humo, oscuros que más parecen trampas mortales que lugares de diversión. Más de una tragedia ocurrida a lo largo de los años me dan la razón.

Armando dijo...

Por aquí estoy de nuevo amigo Esteban y me satisface mucho leer lo que has escrito y lo bien que lo has pasado con tu familia.
Sin lugar a dudas, las generaciones más jóvenes están a años luz de la nuestra en cuanto a tecnología, ñero también es cierto que el in genio de la nuestra, por desgracia lo han perdido. Como ejemplo decirte que compitiendo con mis nietos en la playa esperando que venga la ola apropiada, algunas de más de tres metros y a pecho descubierto, siempre les gano ja ja...y se asombran al ver al abuelo,playero deslizarse hacia la orilla.....no lo cambio por los nuevos artilugios para hacerlo.
En fin Esteban, digo yo que aunque actualmente hay muchos adelantos, nuestra experiencia, junto con otras actitudes en la vida son también tecnología punta que ahí quedan para nuestros descendientes.
Un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Tampoco comprendo la, a mi juicio, sobrevaloración de las discotecas, Gabriela. Pero se comprende su "utilidad" en determinada etapa de nuestras vidas.Lo de las tragedias, es una realidad adherida a muchas de ellas, en diversas latitudes. Temo que las medidas de seguridad en ese ámbito siguen en déficit.

esteban lob dijo...

La verdad Armando es que yo no sería capaz de "derrotar" a mis nietos en el mar, porque ciertamente no poseo tus destrezas, pero triunfando o "mordiendo el polvo de la derrota", lo principal es poder convivir e interactuar con nuestros nietos.

Retribuyo abrazo.

Mari-Pi-R dijo...

Lo importante es haber disfrutado de estas vacaciones con los tuyos, yo no soy de grandes experiencias como mi marido, aunque muchas veces los sigo, pero para él aunque haya avanzado de edad se ha quedado niño en el riesgo.
Un abrazo.

Taty Cascada dijo...

Me alegro de tus merecidas vacaciones y sobretodo en familia que es lo mejor de todo. Nada más bello que disfrutar de todos. Referente al uso de la tecnología de la nueva generación, es una maravilla, pero en mi caso, intento que mi hijo concilie su gusto por el celular y el diario "peloteo" con los amigos.
Un abrazo y bienvenido seas.

esteban lob dijo...

Gracias Taty... y que "el peloteo" de tu hijo sea real y no virtual.

Rud dijo...

¿A qué edad se deja de ser niño?
Es difícil determinarlo puesto que aseguran que todos llevamos un niño dentro; asunto que deben cuidar mucho las mujeres que no tengan pareja :)
Me alegra mucho, estimado Esteban que hayas pasado unas vaciones sencillamente maravillosas.
Feliz fin de semana, un fuerte abrazo de bienvenida

esteban lob dijo...

Mil gracias amable amiga Rud.También para ti y familia, van los deseos de un feliz "finde" como dicen los más jóvenes.

P MPilaR dijo...

Lo realmente hermoso es justo ese 'mestizaje generacional', otorgado por el seno familiar.
Las diferencias entre mayores y no tan mayores, o niños incluso son perfectamente compaginables si lo que reina y marca impronta es la armonía.
Felicidades por haber disfrutado de ese dolce far niente que a que se prestan unas vacaciones en familia


Abrazo, Esteban

Marcos dijo...

Sin duda un privilegio Esteban el poder disfrutar dela complicidad de los nietos; gozar de la familia y dejarles nuestro recuerdo en su memoria es nuestra mayor felicidad. No, no conozco un joven que no le gusten los helados. Será el recuerdo de algún empacho pasado.

esteban lob dijo...

Ni siquiera un empacho pasado. Simplemente "ave rara", Marcos.