sábado, agosto 29, 2015

Mujeres "metiches" en el fútbol

Resultado de imagen para Claudio Bravo
CLAUDIO BRAVO

"Metiche" es una palabra utilizada en Chile, para referirse a quienes se inmiscuyen en  problemas ajenos, sin mayor autoridad para ello.
Una reciente situación hizo caer a la esposa del capitán y arquero de la selección chilena de fútbol y jugador del Barcelona de España en condición indesmentible de "metiche".

Hace unos años, a raíz de un supuesto problema que habría tenido el capitán del equipo de uno de los tres clubes más importantes del país, Universidad de Chile,  el "Pepe" Rojas, su esposa apareció en los medios de prensa reclamando contra el entonces presidente de la institución, en términos descalificatorios y ofensivos. 

Esta vez la historia se repitió aunque de manera algo más elegante en el decir.
Debido a que el técnico de Barcelona, Luis Enrique, optó en la temporada pasada por colocar como portero titular en la Liga al chileno Claudio Bravo y en las competiciones internacionales y Copa del Rey al alemán Marc Andre Ter Stegen ( se supone que se mantendrá esa situación en la temporada 2015-2016), la esposa de Bravo cayó en la misma terminología, la de "metiche".

Consultada por un diario chileno acerca de qué opinaba de la rotación a que se debe someter su marido, dijo que esperaba que en adelante el entrenador fuera"más consecuente" y lo haga jugar de titular siempre.

Como estamos en pleno siglo XXl, los dichos de "la doña" rebotaron en España y fueron reproducidos en la prensa de ese país, a lo que el afectado, el portero alemán, montó en cólera y se sintió atacado por la mujer de su colega.

En suma, tanto en el caso de la esposa del "Pepe" Rojas antes, como en el de la señora de Claudio Bravo esta vez, habría que recurrir a otra frase en boga en mi país, que desacredita las "colaboraciones" desatinadas:"Mejor no me ayude compadre".

Por lo demás, el DT de Barcelona está en su derecho de decidir con justicia o equivocadamente a quién poner de guardavalla, lo que en ningún caso da motivo para tratarlo de inconsecuente.
Menos todavía de parte de la mujer de uno de los futbolistas, el cual disciplinadamente acata las resoluciones de su jefe sin chistar, por mucho que deba tener ganas de jugar siempre.


22 comentarios:

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

En boca cerrada no entras moscas, decían mis abuelos... cuando no se tiene el suficiente conocimiento sobre un tema, es mejor no opinar, el riesgo de meter la pata es grande.

Un abrazo.

Armando dijo...

Las mujeres!!
Un abrazo.

LAO Paunero dijo...

En Argentina la palabra "metiche" se usa con el mismo significado. Y cuando la mujer lo es, lo hace sentir muy mal al esposo porque se desborda en una actitud que no es la apropiada; ella debe acompañarlo y respetarlo en su lugar. Coincido con tus conceptos amigo Esteban. Grandes saludos!

esteban lob dijo...

Cierto Rafael, ni moscas...ni abejas.

Otro abrazo para ti y buen fin de semana.

esteban lob dijo...

Son nuestras "dulces enemigas" Armando, generalmente nuestros faros de luz, pero a veces las engaña alguna tendencia a hablar demás, sobre todo si el varón es hombre de connotación pública.

Abrazo.

esteban lob dijo...

Retribuyo los cordiales saludos, poeta Lao. No sabía que la expresión metiche también se usa en tu país para el mismo concepto.

Elvira Carvalho dijo...

Há gente que quando abre a boca ou entra mosca ou sai asneira. Parece-me que é o caso da dita senhora.
Um abraço e bom fim de semana

esteban lob dijo...

Tal vez, Elvira, las dos cosas. ¡LAS DOS!

Gabriela dijo...

Acá también metiche con ese mismo significado, y con una variante: metete. Hasta hay un personaje bastante pintoresco de televisión que se llama Metiche, y es que su función es justamente esa, meterse donde no lo llaman.
Sobre el tema de fondo de tu entrada, qué engorro debe ser tener al lado a una persona metete.

esteban lob dijo...

¡Vaya Gabriela! Acá también usamos el "metete".
Efectivamente debe ser un engorro, por muy buena voluntad y cariño que la "otra persona" haya puesto en su decir.

victoria dijo...

Esteban gracias por dejar tu cariñoso comentario en mi escondite

Para nada me tienes que dar las gracias..paseando me encontré con tu blog y me pareció muy interesante..

En cuanto al futbol te diré que no me gusta..Lo siento!!

Besitos mi niño

esteban lob dijo...

Eres muy gentil, Victoria. Es legítimo que no te guste el fútbol. Nadie te puede condenar por ello.

(Hace unos 70 años que no me decían "mi niño", jajaja.)

Taty Cascada dijo...

Esteban, la señora de Bravo pecó de ingenua al pensar que su comentario quedaría circunscrito a nivel local, olvidando que las redes sociales todo alcanzan. Lo que muchos piensan y callan por prudencia, ella lo hizo vox populi. Otra cosa, aquello de que la mujer puede ser "una dulce enemiga" me resultó un comentario un tanto machista, entonces, ¿qué podemos opinar de ustedes que se salen de la formalidad cuando necesitamos discreción y prudencia frente a determinados hechos y actos públicos?. La vara se mide por ambos lados. La poca o escasa discreción no es una actitud de género, es una respuesta y una forma organizada que tienen las personas para lograr crecer en conjunto.
Un abrazo para ti.

esteban lob dijo...

Tienes razón Taty.

Lo de nuestras "dulces enemigas" en todo caso no lo puse en forma peyorativa, sino para usar una expresión antigua, que está lejos de esa connotación. Por cierto la señora de Bravo sin duda que no tuvo mala intención en su actuar.

Del momento que parto de la base de la inocencia de la expresión "dulces enemigas", pese a compartir tu claro punto de vista, creo que él se debió a una interpretación equivocada de la frase, la cual originalmente era en señal de cariño y no de descalificación.

En todo caso te agradezco tus habituales comentarios (son un honor para mi) y te retribuyo el abrazo con mucho afecto.

RosaMaría dijo...

Hoy día todo es un show, tanto por la notoriedad como por lo económico. Seguramente hubo algo de los dos. Estoy de acuerdo contigo,hay para todo en este loco mundo. Un abrazo

Ripley dijo...

En la España del XXI la palabra "metiche" ha dejado de usarse de manera cotidiana pero todo el mundo entiende su significado que no es otro que el de "entrometerse" donde nadie te llama, -apunto yo, que me es muy familiar pues mi chica es venezolana y allí se emplea normalmente-.

Nunca lo había pensado pero ahora que sale el tema me extraña que la doña no resida junto a su marido que a mí, que soy señor antiguo me parece seria lo consecuente, no por seguir un orden de secuencial sino por conducta o norma en la vida pero tratándose de cataluña, no solo la comprendo sino que la disculpo, incluso me parece lo mas apropiado para su salud mental y la de sus niños caso de tenerlos.

Por lo demás ni entro ni salgo, a mí lo que me interesa como madridista es que el barcelona pierda siempre.

un abrazo

esteban lob dijo...

¡Como buen madridista, Adolfo! Jajaja.

En todo caso "la doña" vive junto a su marido y sus niños en Barcelona.
Las declaraciones aquellas las hizo durante los días siguientes a la Copa América realizada en Chile, en que Claudio Bravo atajaba para nuestra selección y toda su familia estaba en nuestro país.

Abrazo.

Marcos dijo...

Ser prudente antes de hablar, no esta al alcance de tod@s.

esteban lob dijo...

Fíjate RosaMaría que en este caso (no en cientos de otros) supongo la buena fe de la dama, sin intención de show.

Otro abrazo para ti.

esteban lob dijo...

Y vale Marcos para todo momento.¿Quién no se ha arrepentido de hablar precipitadamente?

Felipe Tajafuerte dijo...

Como ya te han comentado antes, por aquí se utiliza la palabra metete. Las mujeres "florero", que suelen ser más guapas calladas, son la excepción que confirma la regla de que, según la opinión cada vez más generalizada que comparto, las mujeres son muchísimo más inteligentes que los varones. También la esposa de un famoso ex-jugador del Real Madrid soltó alguna perla sobre el olor de España. Siempre tiene que haber alguien que de la nota. Un saludo

esteban lob dijo...

Comparto Felipe, la idea generalizada y cada día más comprobable de que las mujeres nos superan en inteligencia. Bien cabe lo de "la golondrina" que no hace verano o el recuerdo de las veces-tantas en la vida- en que los varones hemos dicho cosas demás o de menos, aunque hubiesen sido sin prensa y por lo mismo con menos connotación.Por cierto me incluyo.