lunes, febrero 16, 2015

Decálogo del chileno asaltado





Chile cuenta desde hace algunos años con lo que se conoce como la "Nueva Justicia", en términos populares, la que buscando modernización ha significado para el sentir de muchos un menoscabo de quienes son víctimas de la delincuencia, en beneficio de los malhechores, quienes gozan de ventajas atribuidas a una legislación "garantista".

En todo caso el tema no es simple y las controversias al respecto resultan constantes, mientras nuestro país no escapa a delitos de todo tipo, aunque desde la mirada estadística nos encontremos favorecidos comparativamente.

Sin embargo, frente a las habituales justificaciones que se busca en favor de los delincuentes, explicando su accionar por sus carencias, falta de oportunidades y otras circunstancias, aparecen como contrapartida opiniones muy diferentes, extraordinariamente reflejadas en el irónico decálogo que presento al pie de este post y que refleja impotencia y decepción. No tiene autor conocido pero millones de compatriotas se sienten plenamente representados en sus párrafos.

Conviene aclarar que esta situación nada tiene que ver con gobiernos determinados, actuales ni pasados, sino con una creciente sensación de la ciudadanía acerca de que la "Nueva Justicia" protege en demasía a los victimarios. 

Decálogo del asaltante chileno

Dejando de lado toda connotación política, sin mencionar culpables ni denostar negligentes, es obvio que los chilenos debemos modificar nuestros hábitos y principios para sobrevivir.


Este Decálogo del Asaltado Chileno es una valiosa contribución.

Debemos comprender:

1- El asaltado debe comprender que el asaltante está amparado por

los Derechos Humanos y que si delinque es por ausencia de

discernimiento y por traumas derivados de la marginalidad a que lo

sometió la injusta sociedad que lo abandonó.


No prejuzgar
2- El asaltado debe, en todo momento, juzgar al asaltante como un
menor juguetón, enfermo y urgido de rehabilitarse.

No resistir
3- Enfrentado al victimario, la víctima debe asumir la no-violencia,
porque la defensa propia, la de la familia y la de su propiedad son
resabios del autoritarismo.

No denunciar
4- El asaltado debe abstenerse de presentar denuncia para no alterar
la cifra estadística, según la cual, la ola delictiva está en
declinación.

No comprometer
5- El asaltado debe evitarle a los policías el compromiso de arrestar
al asaltante, impidiendo así que sean dados de baja por apremios
ilegítimos en contra de una víctima de la sociedad y de las
circunstancias que lo llevaron a delinquir.

Agradecer
 6- El asaltado debe conservar perpetua gratitud, si el asaltante le
 permite seguir con vida, pues sólo le ha robado, apuñalado, o
aterrorizado a toda su familia.

No demandar
7- El asaltado debe renunciar a interponer acciones legales contra el
asaltante para evitarse pérdida de tiempo, honorarios de abogado y
vendettas de parte de los delincuentes.

Un mal necesario
8- El asaltado debe evaluar al asaltante como un mal necesario para la
sociedad, equivalente a: narcotraficantes, proxenetas, 
corruptos, etc.

Silencio
9- El asaltado debe guardar silencio para evitar alarma pública que
pudiera dañar la imagen del Poder Ejecutivo.

Apoyar y alentar
10- El asaltado debe apoyar el mejoramiento de las condiciones de vida
del asaltante y sus compinches que pudieran estar en la cárcel y
aplaudir las decisiones de dejarlos en libertad; también manifestarse en contra de la pena de muerte.


caricatura original de:


26 comentarios:

Marcos dijo...

Es cierto que la marginalidad a que se someten ciertas capas sociales, por inoperancia de los políticos, son la cuna de la delincuencia de jóvenes sin futuro, pero ello no justifica la injusticia de atacar la propiedad y vida ajenas.
La sociedad tiene sus normas de convivencia y hay que respetarlas si vives en ella.
Las Leyes tienden a la reinserción y rehabilitación de delincuentes que es una utopía, porque un pederasta o un violador, nunca se curan, y deberían estar encerrados, como enfermos, pero encerrados de por vida. y

esteban lob dijo...

Pese, estimado Marcos, que me parece que tu última frase llegó sin final, en el contexto general concuerdo, matices más, matices menos.

LAO Paunero dijo...

Los códigos de los delincuentes han cambiado en esencia. Entre otros aspectos, el robo está mucho mas cerca del homicidio, ya que el malhechor recurre a el con mayor facilidad cuando la víctima incurre en el incumplimiento de las amenazas que éste le impone, el cual le da una suerte de prestigio o jerarquía ante sus "colegas". En consecuencia, el TEMOR ante ésta realidad sumada a esos derechos humanos, es el recurso mas importante que los garantiza, generando un desequilibrio social en favor de los delincuentes y en perjuicio de las víctimas. Hoy por hoy,hasta los mismos judiciales están sometidos a ese MIEDO, querido Esteban.

esteban lob dijo...

Veo, Lao, que aunque en distintaas latitudes estamos hablando del mismo tema.

Gabriela dijo...

Este decálogo se aplica a cualquier parte del mundo. Por acá también se cuestiona mucho a la policía o a los ciudadanos comunes que se defienden con armas de fuego ante ataques de delincuentes. A veces el dicho de un testigo sin mayores pruebas ha causado procesos judiciales eternos contra un militar o policía que disparó a delincuentes armados en cumplimiento de su deber.
El mundo al revés.

esteban lob dijo...

En todas partes, apreciada Gabriela, se cuecen habas. (Pienso que a nivel mundial, las pobrecitas habas tal vez sean menos que los delincuentes).

Chela dijo...

La delincuencia y la marginalidad van en aumento de año en año, aunque cambian los tipos de delitos y el perfil de los delincuentes...Lo malo de todo esto es que las víctimas son casi siempre los más indefensos, entre otros, las mujeres, los niños y los ancianos.

Es un tema para pensar, estudiar, y ciertamente preocupante.

Un afectuoso saludo.

esteban lob dijo...

Gracias Chela, por tu fundada y certera opinión. Va también un afectuoso saludo para ti.

Armando dijo...

En España decimos que las leyes favorecen a los delincuentes.
De hecho todos los proscritos de la Europa comunitaria, vienen a España a delinquir.
Un abrazo.

esteban lob dijo...

¡Caramba, Armando!
Además y lo digo con vergüenza, también hay chilenos delincuentes que hacen de las suyas en tu país, como muchas veces informa nuestra propia prensa.

Alondra dijo...

Últimamente tal parece que hay una justicia para pobres y otra para ricos, al menos en España los defraudadores salen de rositas mientras que alguien que roba para comer pisa la cárcel. Por otro lado los miembros de seguridad del estado se decepcionan cada día cuando llevan a un maltratador, a un violador o a un traficante ante el juez y le da más trabajo todo el papeleo que el tiempo que tarda el delincuente en salir a la calle.
Mientras tanto, los delincuentes conocen la ley y otros que ya no tienen nada que perder te dan un navajazo por un simple teléfono móvil.
En fin, al menos aquí todavía puedes confiar en la policía. La ley ya es otra cosa, se eterniza.
Un abrazo

Elvira Carvalho dijo...

Parece que o mal é geral.
Vou contar-lhe um caso verídico julgado não há muito tempo.
Um assaltante, foi com o filho, uma criança, realizar um assalto, fugindo depois numa carrinha. Um vizinho que se apercebera do assalto chamou a polícia que chegou ao local no momento em que o assaltante fugia. Claro que a policia perseguiu o assaltante. Depois do assaltante ter abalroado um outro carro, dirigiu-se para o largo da igreja onde decorria uma festa infantil, e estavam concentradas algumas dezenas de crianças.
Para evitar uma tragédia, a polícia disparou sobre o carro do assaltante, desconhecendo que no carro ia uma criança, que acabou morta por uma das balas. O polícia foi preso, julgado, condenado a 9 anos de prisão, e a pagar uma indemnização ao assaltante por ter ficado sem o filho.
O assaltante foi condenado a dois anos de prisão pelo furto e não foi condenado por ter posto a vida do filho em risco, ao levá-lo para um assalto.
Um abraço e uma boa seman

esteban lob dijo...

Las realidades parecen estimada Alondra, reflejarse en latitudes diferentes.Tu completo análisis me parecen frases chilenas y habituales.Aquí se habla de la "puerta giratoria" porque los malhechores si entran a la cárcel, suelen salir luego para seguir cometiendo fechorías y ese término acerca de la ley que se eterniza en la resolución de los casos, igualmente cabe en el plano local.

Cariños.

esteban lob dijo...

Tremendo caso el que expones, amiga Elvira y altamente injusto en su desenlace.

Otro abrazo para ti y también te deseo una muy buena semana.

Borja F. Caamaño dijo...

Es sin duda un tema complicado, cuya raíz nace en el propio origen del mal. En la naturaleza de quien lo prodiga. En ciertos aspectos casi podríamos decir que, si bien nadie obliga a un criminal a serlo, el propio sistema en el que vivimos produce seres que están fuera de los circuitos convencionales. Que jamás tendrán la oportunidad de insertarse en ellos... por lo que, evidentemente, una reinserción plena jamás sería posible; jamás ha existido esa opción.

También hemos de asumir, que hay muchos canallas que nada tienen que ver con estos de los que estoy hablando.

Abrazotes.

esteban lob dijo...

Gracias por tu opinión, Borja, muy respetable, pero pienso que con el pretexto de la responsabilidad del sistema, la gente de esfuerzo, muchas veces de estratos originales similares a los autores de las fechorías, paga las consecuencias de acciones delictuales inaceptables, que devienen en un desprecio judicial a las víctimas y una asombrosa permisividad y "comprensión" a los victimarios.Esto nada tiene que ver con los llamados delitos de cuello y corbata que son igualmente repudiables.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querido Esteban, lamentablemente en muchos países se esta perdiendo la guerra contra la delincuencia mucho debido a una justicia laxa.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Comparto tu pensamiento, Ricardo.
Cordiales saludos.

RosaMaría dijo...

Es un decálogo que hace rato está instalado en ésta. Realmente vergonzoso, solo cabe esperar que esto se revierta rápidamente. Te leo en un momento crítico pues estoy dolida por los acontecimientos en i país, y más porque leí en titulares de España que nos llaman "Argenzuela", me parece otra falta de respeto ya que ningún país se libra de esta decadencia que ya es mundial.
Besos amigo.

esteban lob dijo...

Efectivamente, RosaMaria. En este "carrousel" nadie puede tirar la primera piedra.

Retribuyo el beso.

Rud dijo...

Estimado Esteban
La legislación "garantísta" quiere decir: brindarles a los delincuentes cualquier cantidad de comodidades, rebaja de penas hasta por cambiarse de religión y ante todo respetar "sus derechos humanos". ¿Las víctimas también tienen derechos? Al parecer se olvidaron de ello.
El decálogo me he dado hilaridad, pero todo eso es muy preocupante.

-Muy bonitas las fotos del viaje a Perú, las he visto hace un momento. La más bonita es la del cumpleaños del Niño Lob :)
Un gran abrazo lleno de alegría

esteban lob dijo...

Así es lamentablemente, Rud. Las razones para reir son opacadas por la preocupación que genera muchas veces esa desconsideración para con los derechos de las víctimas.

Te agradezco tu comentario acerca de las fotos de mi post anterior y tu gentil referencia a la celebración "del niño". Personalmente considero insuperable en ese pequeño set la imagen de la Isla de los Pájaros, por exteriorizar un suceso increíble como lo es la habitual reunión de ejemplares de tan distinto origen por voluntad propia.

Cariños australes, apreciada Rud.

Boris Estebitan dijo...

Las leyes contra los delicuentes no nos protegen, a veces salen rápido, no se hace justicia, y si te resistes al robo, tu vida corre peligro.

esteban lob dijo...

Pareciera tocayo, que de país en país somos compañeros del mismo dolor.

Saludos.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

También, ese decálogo se puede aplicar perfectamente aquí en Colombia, la impunidad se campea muy oronda por calles y veredas.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Se ve, amigo Rafael, que lamentablemente el delito rinde.