miércoles, marzo 05, 2014

Chile cayó en Stuttgart, por inoperancia ofensiva

                                            
                                            
                                                  Manuel Neuer, arquero de Bayern München y de la selección alemana.

Fueron 10 minutos sumamente prometedores los primeros del partido Alemania-Chile, jugado en la  sureña ciudad germana de Stuttgart. Con personalidad, toques precisos y hasta un gran cabezazo de Vidal sacado en la línea, los nacionales iban escenificando un optimista panorama en este importante apronte mundialista. 
Chile había afrontado el encuentro sin varias de sus figuras, por los lesiones del portero Bravo, del mediocampista Díaz, del lateral Mena, entre otras ausencias, pero según Jorge Sampaoli, el DT de los rojos que hoy eran blancos totales, eso estaba bien porque obligaba a la superación de los suplentes.

El resto del primer tiempo permitió la recuperación del sorprendido equipo alemán y en ese marco el gol de Götze, que sería el único del cotejo, ante una vacilación defensiva de los chilenos, no resultaba extemporáneo.Iban apenas 15 minutos y nos empezábamos a cuestionar el por qué generalmente nuestros planteles desperdician sus opciones, mientras el rival teniendo menos, las sabe aprovechar.

Pero el segundo tiempo nos hizo cambiar de expresión. El llamado equipo de todos se plantó magistralmente frente al poderosísimo rival teutón, lo minimizó, lo acorraló contra su pórtico, lo hizo ver mal. Sin embargo cabe una frase cliché, antigua, inapelable, eterna: EL FÚTBOL SE GANA CON GOLES.

Era irritante la cantidad de veces en que luego de brillantes combinaciones, a Chile le resultaba imposible derrotar a Neuer y no porque el portero germano hiciera algo extraordinario. Sucedía sencillamente por mala puntería o demora en la resolución final.

En ese contexto, no se entiende mucho que recién a partir de los 75 minutos, Sampaoli haya probado nuevas opciones con las entradas sucesivas de Valdivia, Orellana, Marcos González, Pinilla y Matías Fernández. Los dos últimos ingresaron al campo de juego a los 89 minutos, o sea casi en período de descuentos, algo inexplicable en términos de aporte efectivo.

Chile tuvo once llegadas contra siete de los alemanes, pero ¿qué sacamos si no sabemos convertir?

Ojalá haya tiempo de aquí al Mundial para corregir ese vital "detalle".


14 comentarios:

vicente dijo...

Hola Esteban: Tú llevas el fútbol en la sangre; Yo lo llevo en las uñas y de cuando en cuando me las corto. Ya no me sirven. Esa frustración mas bien leve es que que aparece cuando la Selección o la Católica no convierten frente al arco. Por eso no ví el partido ni lo escuché. Estoy desilusionado.

Gabriela dijo...

Cierto, el fútbol se gana con goles, no con casi goles.
Por acá, algunos están están enfrascados en discusiones realmente bizantinas sobre el nuevo director de la selección peruana. Le deseo suerte.

Francisco Méndez S. dijo...

Esteban:

Tienes razón se perdió jugando bien, pero eso no se tradujo en goles. Por suerte era un partido "amistoso", si se corrige la falta de definición, Chile puede hacer un buen papel, en Brasil.

esteban lob dijo...

Vicente:
Comprendo tus aprensiones, estimado poeta, pero yo no sería capaz de desentenderme de un partido así, poe más frustraciones que provoquen constantes visitas a la línea de gol rival, sin poder convertir.

esteban lob dijo...

Gabriela:
Yo también deseo suerte a un fútbol como el peruano de innegables condiciones técnicas, pero aparentemente, por años y años, mal encaminado en la parte disciplinaria.

esteban lob dijo...

Esteban:
Efectivamente. Si no hubiera sido un amistoso estaríamos una vez más muy dolidos ante tanta ocasión desperdiciada, como en tiempos de selecciones mucho menos competentes.

LAO Paunero dijo...

Es cierto, no basta con despertarse, lo que cuenta son los resultados. Me gustó la frase de que "se gana con goles". Elocuente y pragmática amigo Esteban. Un muy bien elaborado y expresado comentario.

Elvira Carvalho dijo...

Depois de uma ausência forçada, A saúde saíu de viagem e esqueceu-se de me levar, eis que estou de volta, ainda um bocado em baixo digamos assim entre os 70 e os 80%.
Pena o Chile não ter perdido na Alemanha. A Alemanha é uma equipa forte. E depois quando uma equipa falha sucessivas hipóteses de golo, começa a perder a cabeça, jogam mais com o coração do que com a cabeça, e o resultado quase sempre é a derrota.
Quanto às substituições do incompreensíveis do treinador, partem do desespero. Acontece tanta vez que eles não conseguem compreender tanta hipótese de golo desperdiçada, que na tentativa de acabar com aquilo fazem o que em Portugal se chama "FOI PIOR A EMENDA QUE O SONETO"
Um abraço e bom fim de semana

esteban lob dijo...

Lao:
Gracias poeta.Ojalá en el Mundial brille el sol para los equipos sudamericanos.

esteban lob dijo...

Elvira:
Bienvenida de vuelta, apreciada amiga portuguesa.Muy aportativo tu comentario.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Afortunadamente existen estos juegos amistosos, permiten que el cuerpo técnico y los jugadores analicen su rendimiento y corrijan las fallas antes de llegar al mundial.

Abrazos.

esteban lob dijo...

Rafael:
En efecto. También a Colombia le va a servir el empate ante Túnez, para corregir errores.

Sebastián Fernández Salamanca dijo...

Así no más fue. A esperar que lleguen los goles de aquí a junio. Saludos Esteban.

esteban lob dijo...

Sebastián:
Retribuyo los saludos.
Queda esa esperanza, que los goles lleguen en Brasil.