lunes, mayo 13, 2013

Clara, Pepe y La Violencia en el Deporte



[Clara+y+Pepe.png]Casualmente supe hace algunos días que en junio de 2012  había fallecido súbitamente en Paraguay, José Curti, argentino como su mujer, el 50% de la admirable sociedad conyugal, tanto de trabajo como bloguera, que él tenía con Clara Gescovich.

Su legado de humor y sabiduría que exteriorizaba junto a su esposa en las páginas de  MUCHAS GRACIAS y también en MUCHAS GRACIAS TOTAL.COM quedará en mi recuerdo y en mi admiración. Este último emprendimiento que es una revista digital de gran nivel para Posadas y Encarnación del Paraguay subsiste y es altamente recomendable, también para quienes no vivimos en esa zona guaraní.

En homenaje póstumo a Pepe, me permito revivir un comentario que hice a pedido de ellos en 2010 acerca de La Violencia en el Deporte y que publicaron en sus variadas y amenas páginas. Aquello nunca lo había mostrado en mi blog.
Pienso que no ha perdido actualidad, al contrario.

Lamento profundamente que los blogueros no recorramos habitualmente todas las páginas amigas. En mi caso hubiera sabido mucho antes de la desaparición física del gran  Pepe.


"Mis amigos cibernéticos Clara y Pepe, me pidieron un comentario sobre la actual violencia en el deporte. Ellos, seguramente, serán los primeros sorprendidos con mi convicción de que este mal no está aparejado con la modernidad.



Ya en la Edad Media, largo tiempo antes de que los ingleses inventaran el fútbol, multitudes de ciudadanos pateaban algo similar a una pelota, en lucha contra otros que intentaban lo mismo en sentido contrario del tránsito. Que el balón de entonces fuese la cabeza de algún participante, era el mal menor entre tantos que quedaban heridos y también fallecidos.


Puede que alguien hubiese lamentado que la cabeza del señor Rakatan, por poner un nombre, haya servido de implemento, pero lo más probable es que algún otro hubiese dicho que le habría gustado darle también un puntapié a ese ex rostro.


Más adelante en los tiempos, Hitler abominó en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 del hecho que un atleta negro estadounidense ganara medalla de oro tras medalla de oro, destruyendo el mito de la superioridad de la raza aria y debe haberse indignado de no poder enviarlo todavía a las cámaras de gas, mientras que en 1938 Mussolini arengaba a la Selección de Fútbol de Italia con miras a ser campeones mundiales. 
Menos mal que lo lograron, con la complicidad de algunos árbitros supuestamente neutrales, salvando los futbolistas si no el pellejo, al menos su futuro deportivo, social y familiar.



En el Mundial de Fútbol en Brasil de 1950, debido a la catástrofe sicológica que para millones de brasileños significó que Uruguay los hubiera dejado en el propio estadio Maracaná sin el título máximo, empezó una acción de repudio que duró hasta el día de su muerte, dirigida contra el portero de la selección, Moacyr Barbosa, como si el infortunado deportista de color no hubiese tenido compañeros y entrenadores que también perdieron. Pero a Barbosa no se lo perdonaron, ni a su inocente familia, siendo insultados por décadas también su mujer y sus hijos.


Ese tipo de violencia en el deporte es de características distintas a las batallas campales que muchas veces en torneos de selecciones o de clubes sostienen los propios brasileños y uruguayos. 


Recuerdo, ya en el marco de mi experiencia como narrador deportivo radial,  cuando durante el sudamericano de selecciones en Buenos Aires, charrúas y "verdeamarelos" se trenzaron en 1959 en el estadio Monumental de River Plate en una lucha interminable con el uso de pies y manos, sin tregua. Por supuesto que esa conducta no es patrimonio exclusivo de aquellos países ni de sus deportistas.


Pero hay cosas peores en el pasado: 


También fui testigo en directo de la conmoción, estupor e impotencia que causó en los Juegos Olímpicos de 1972 en Munich, el secuestro y posterior asesinato de atletas israelíes. En todo caso alguien podía decir que eso escapa a la violencia "en el deporte".


Hay centenares de otros hechos. Solamente quiero expresar mi opinión en el sentido que la mentada actual violencia en el deporte y en su entorno, no es exclusividad de nuestros tiempos".


20 comentarios:

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Esteban:

De vez en cuando pasaba a visitar el blog de Clara y Pepe, tampoco sabía de la muerte de Pepe, pero si me extrañaba que no actualizaban el blog.

La violencia en el deporte parece que nació con el, de alguna u otra manera están asociados y es un lástima.

Un abrazo.

Clara Gescovich dijo...

Esteban y amigos blogueros, muchas gracias por esta nota, por el recuerdo y la amistad. Gracias a Dios por el amor que pone en nosotros.Mis cariños y saludos.

esteban lob dijo...

Rafael:
Lo sorprendente es que pese al avance de la civilización, reglamentaciones y arbitrajes supuestamente idóneos, algunos ¿deportistas? y espectadores, siguen incivilizados.
Es pan de cada día, además, que en el fútbol cuando un jugador acusa un golpe, aunque este haya sido en el pecho, se tome la cara en medio de "los más fuertes dolores" a la altura de la nariz.

esteban lob dijo...

Clara:
Los cariños nuestros para ti, amiga.
Me arrogo el sentir de mis lectores.

Ustedes, con Pepe, representaban para todos, el matrimonio ejemplar, unido en el quehacer diario y profesional y en el marco de una admiración mutua fácil de deducir.
Que su recuerdo sea tu guía en todo lo que emprendes.No tengo dudas de que así es y será.

Cyrano dijo...

Un verdadero homenaje a una persona que se ha ido. A ti, mi sentir por la partida de tu amigo, estimado Esteban.

esteban lob dijo...

Cyrano:
Son los lazos de amistad que permite la web, estimado Eduardo.

Marcos dijo...

No le conocía, pero siempre pasa que los mejores nos dejan antes.
Esteban ya sabes que no soy un forofo de ningún equipo, buen del de mi ciudad, me alegro cuando gana y hago fuerza cuando compite internacionalmente, y no concibo justificación alguna para los comportamientos violentos extremos que se dan, pero observo que siempre se ha utilizado el fútbol para el,desahogo de masas, y estamos llegando a un punto de "cabreo" generalizado con todo, que al finan revienta en agresividad gratuita, no importa contra quien.

Gabriela dijo...

Lamento la pérdida de tu bloguero amigo, Esteban.
Sobre la violencia en el fútbol, probablemente recuerdes lo que pasó en el Estadio Nacional de Lima en mayo de 1964: cientos de muertos y heridos por un acto de violencia sin sentido.

LAO Paunero dijo...

Lamento tu dolor por la pérdida de este señor amigo tuyo Esteban, a quien ni siquiera he conocido. Cabe la reflexión de lo que es en si mismo el mundo cibernético, sucede a menudo que hay blogs que desaparecen y -al ser lo bastante humano- me quedo angustiado por la desinformación. Muchos saludos Amigo transcordillerano!!

esteban lob dijo...

Marcoa:
Es muy gráfico lo del "cabreo" generalizado por estas conductas. El término también se emplea en Chile y es muy adecuado.

esteban lob dijo...

MARCOS:
Rectifico tu nombre, amigo. Perdón por el error.

Gabriela:
Me recuerdo de esa tragedia...como también de las sucedidas en Europa al morir aplastadas las personas contra las rejas.

esteban lob dijo...

Lao:
Es verdad, apreciado poeta.
Si no nos "cabreamos" antes (uso el mismo término de Marcos, más arriba), llegará el día en que nuestros blogs queden sin nuevos post, ante lo inexorable.Deseo que en todos los casos sea muy lejos todavía en el tiempo.

Marta Salazar dijo...

gracias x tu artículo querido Esteban... sin duda, testigos de la historia... cuyo testimonio es importante conocer ;) Un saludo grande

esteban lob dijo...

Marta:
Otro para ti, amiga.

Belkys Pulido dijo...

Esteban se van los que nos hacen bien, los que nos amparan con la risa, con el talento. También se ha ido mi suegro y se queda uno preguntándose cómo le hace la gente que se golpea para sacar de adentro tanta rabia, ¿cómo pueden vivir en odio perpetuo los fanáticos? envueltos en un sudario de tonteras.

esteban lob dijo...

Belkys:
Y esos fanáticos y aquellos propugnadores de la violencia se quedan. Como lo dices, los buenos se van.

Antrozoología divulgación dijo...

No conocía el blog de Clara y Pepe, y paradójicamente a través de tí se siente su ausencia. Es bonito el celebrar su recuero, y en el este espacio bloggero compartido, donde se conocieron. Mis condolencias a Clara.

Estreno nuevo blog divultativo (aunque no abandono el personal). En este no tendrás que llamarme por la mujer de los mil nombres ;-). Descubrí que pese a ser una disciplina que tiene más de 20 años de recorrido en el mundo anglosajón, poco hay escrito en castellano, salvo por Ana Cristina Ramirez Barrueto en México y poco más.

Hay que arreglarlo! y pasarlo bien!
Un beso renovado

esteban lob dijo...

Antrozoología:
Fui a tu nuevo blog. Me encantó. Mucha gracia me hizo y a la vez me dio para pensar aquello de nuestra relación con los animales a quienes "amamos" y a la vez "comemos".

Chela dijo...

Es verdad que muchas veces se nos quedan importantes noticias sin conocer porque no tenemos tiempo de leer todos las publicaciones de nuestros amigos blogueros o de otras personalidades que nos atraen. Hoy mismo me enteré yo, leyendo páginas atrasadas, de la muerte de un amigo, después de meses de su fallecimiento. ¡Es triste!
Un abrazo.



esteban lob dijo...

Chela:
Así sucede, querida "colega" jubilada.
No obstante nuestra situación, igual hay mil cosas que nos distraen...y desde ese punto de vista eso es bueno, aunque nos pasen aspectos tan importantes como que los amigos se nos van y no lo sabemos a tiempo.