lunes, junio 25, 2012

Las Brujas de Talagante



Hay viejas tradiciones en que incluso se involucra a “las brujas” de Talagante, ciudad agrícola, alfarera y textil situada a solo 35 kilómetros al sudoeste de Santiago.
El nombre del apacible lugar proviene de la expresión en lengua quechua, talacanta, que significa lazo del hechicero.
Con 60 mil habitantes para algunos, 80 mil para otros, será el actual Censo Nacional de Población el que nos dirá la realidad dentro de poco.

Estuve en Talagante el pasado sábado, por una causa deportivo-radial.
El director de Radio Manantial de esa localidad, mi amigo por tantas décadas, Carlos Valenzuela, me hizo el honor de convocarme para un partido de fútbol que dentro del marco de esta actividad en el país pudo haber pasado inadvertido, pero que para la provincia y la región era vital y muy trascendente.

El club Provincial Talagante, actual puntero absoluto del grupo norte de  nuestra Tercera División, enfrentaba por Copa Chile al recientemente consagrado campeón de la Primera B, San Marcos de Arica, en disputa de dos partidos en que se sobrevive o se desaparece del certamen.
La Copa Chile se asemeja a otras en diversas latitudes, debido a que se entremezclan elencos de Primera, Segunda y Tercera División, con iguales opciones, las que en la práctica por cierto se ven minimizadas ante la categoría muchas veces inmensamente superior de los adversarios.

Debido a esta situación, me vi felizmente envuelto en una realidad bonachona, campesina y de agradable clima humano, que tuvo como punto de partida un estremecedor almuerzo en un restaurante del centro de Talagante, ideal para compartirlo con largueza y luego dormir una siesta, pero exagerado para quienes minutos más tarde debíamos relatar fútbol.
En todo caso “la muestra” sirvió para que imaginemos alguna futura visita a Talagante, con la familia, sin premura y sin obligaciones inmediatas, en que el apetitoso bife y la colosal sopa no deban ser engullidas reloj en mano.

Luego llegó la fiesta del deporte más popular. David contra Goliat, Provincial se plantó hidalgamente frente a su calificado rival, pero pronto recibió la primera estocada, un gol que pese a mi compromiso con los auditores locales, tuve que relatar con fervor debido a que nos estaban retransmitiendo por una emisora de Arica, la puerta norte de nuestro país, situada a más de dos mil kilómetros de distancia.

Para colmo, en el segundo tiempo las esperanzas talagantinas se vieron todavía más acechadas debido a que la visita aumentó la cuenta, situación luego aminorada en parte por el descuento local.

En suma, ganó San Marcos por dos goles contra uno, quedando con la primerísima opción de obtener la llave en la revancha en suelo ariqueño este miércoles de noche, en que de haber algún gol de Talagante, mi colega de Radio Puerta Norte seguramente disimulará su natural predilección por los de casa, debido a que esa vez será Radio Manantial la que se colgará de la transmisión de la emisora amiga.

Regresé a la capital cargado de buenas vibras y con el agrado de haber vivido la realidad distinta del fútbol de menor rango, pero lleno de valores de confraternidad, encanto, respeto al adversario y un público que tras el pitazo final se dirigió a sus casas sin enfado y sin desmesurada amargura, porque naturalmente un resultado deportivo no tiene por qué cambiarnos la vida, sobretodo en el Talagante de la sonrisa fácil y la mano cordial, que se enlaza a la nuestra con auténtica amistad.




FIN DE UNA ESPERANZA


En la revancha disputada a mitad de semana en Arica, Provincial Talagante logró vencer a San Marcos espectacularmente por 5 a 4, pero cayó en definición por penales.


Fue en todo caso una digna actuación de un equipo de serie menor, ante la máxima potencia actual de la Primera B, o Segunda División Profesional.


18 comentarios:

Gabriela dijo...

Qué lindo momento compartido con gente sencilla. Lo malo fue tener que comer esas delicias reloj en mano, como dices.
Ojalá puedas regresar para disfrutarlo todo sin las premuras propias de una jornada futbolística.

AleMamá dijo...

Que linda experiencia, Esteban. Todo lo que dices es verdad, y que lo digas tú que has conocido el fútbol grande tan de cerca cuando aún era un deporte y no una guerra.

****

Gracias, Esteban, por ir a mi sitio y comentar.

Yo sé que eres de origen judío y presumo que tu esposa debe ser católica porque es lo más corriente en Chile, y tus hijos, ¿qué religión tienen si no es indiscreción?

Saludos, compatriota, tu llegada a mi país lo ha enriquecido.

Lao dijo...

Muy linda experiencia, regalos de la vida que se completarán si algún dia puedes volver y a otro ritmo con tu familia, diríamos en "cámara lenta", sería como leer un buen libro o ver una buena película por segunda vez para apreciar nuevos detalles, al mismo tiempo que compartido con tus seres queridos. Un abrazo Esteban

esteban lob dijo...

Gabriela:
Sería muy grato.

AleMama:
Cierto. Muchas veces el deporte de multitudes parece al menos una brutal batalla.

esteban lob dijo...

Lao:
...y qué ventajas tiene ver una película o leer un libro por segunda vez.
Acabo de hacerlo con Nuestros Años Verde Olivo, de Roberto Ampuero.

esteban lob dijo...

AleMamá:
Contesto la segunda parte de tu comentario, con mucho gusto, agradeciendo tus gentiles conceptos.

Mi llegada a Chile la hice sin conocimiento de causa, pues tenía apenas tres años de edad, pero fue lo mejor que me pudo haber pasado.

Efectivamente mi señora es católica.Al casarme por la iglesia sin conversión al catolicismo, acepté dejar establecido que mis hijos se criarían por la fe de su madre, lo que no me aproblemaba pues ella es muchísimo más religiosa que yo.

Con el tiempo la situación se decantó así:
Mi hija mayor es ferviente católica como su mamá, mientras que los otros dos ya adultos son más bien "librepensadores".

Te agradezco el interés por mi familia, amiga.

angélica beatriz dijo...

Hola, mi querido y recordado Esteban. Me da mucha alegría verte de nuevo!

Tres cosas a comentar de tu interesante entrada.

1. ¿El cronista de un partido "tiene qué pensar" en cómo narrar un gol, de acuerdo al lugar y a la gente que está presenciando el juego? Me llamó mucho la atención de eso que dijiste.

2. Me gustó mucho lo último que dijiste, de que la gente lugareña se fue en en paz a sus casas, no obstante haber perdido su equipo. Lo mismo hicimos nosotros cuando, lo sabes bien, tuvimos el triunfo casi en nuestras manos hace escasos dos meses...

3. Ya comienza la temporada nueva en México, y espero que nos acompañes a lo largo de ella :-)

Un beso muy grande, mi querido Esteban.

esteban lob dijo...

Angélica Beatriz:

La alegría es mía, al poder estar de nuevo en contacto con ustedes.

Contesto tu pregunta, querida amiga.
Por instinto natural uno comulga con su entorno y si solamente te escucharan en este caso en Talagante, te impregnas de la pasión ambiente para los goles locales y piensas con justificación que el relatar los de la visita con la misma pasión, ello pudiera herir a tus exclusivos oyentes.
En el caso que describo, estaba encadenada a la transmisión nuestra una radio de la ciudad del visitante, de modo que por cierto había que equiparar la intensidad del sonido de los goles.

Acerca de Monterrey, a propósito de la derrota de hace dos meses, por muy periodista deportivo que uno sea, yo estaba con ese club y con Suazo.
Es normal. Recuerdo en mi infancia la impresión que me hizo una transmisión argentina de los JJ.OO. de Londres 1948, en que el narrador, al referirse a su compatriora Delfor Cabrera, gritaba alborozado "un argeeeentiiinoooo va a ganaaar la maratón".(En esa época era femenina. Hoy le decimos "el" maratón).

Por supuesto seguiré con interés la próxima temporada del Chupete, de los otros chilenos que juegan allá y del torneo mexicano en general.

Alimontero dijo...

Querido Esteban, que gusto leerte ... esa pluma tuya tan entretenida como tus comentarios deportivos cuando solía escucharte junto a mi marido y anteriormente en casa de mis padres.

Estas son las cosas ricas de la vida, cómo el deporte produce estos encuentros cálidos que nos hacen pensar en el regreso con la familia.
Son pocos los espacios como éstos, verdad?

Mis saludos afectuosos!

Ali♫♪
una compatriota ;-)

esteban lob dijo...

Me permito trascribir un mail que me acaba de llegar, no por afán de egolatría, sino para complementar esta grata historia.



Gracias Esteban por tus elogiosos comentarios de Talagante, el Club Provincial y nuestra querida RADIO MANANTIAL.
Nosotros fuimos los halagados de contar con tu presencia y hacer historia en una transmision deportiva con tan ilustre representante de la radiotelefonia nacional.
Pierde cuidado que habra "un segundo tiempo" en el Restaurante "El Rincón Rústico"...
Un abrazo afectuoso, tu amigo
Carlos Valenzuela Canales
RADIOS MANANTIAL AM y FM de Talagante

Cyrano dijo...

Bievenido, querido amigo Esteban.
Me hicieron falta tus interesantes entradas y acertados comentarios.
En cuanto al último partido, que bien que haya lugares donde el fútbol es todavía considerado un deporte.

esteban lob dijo...

Cyrano:
Gracias amigo.
Es efectivo. Comprobar que existen esos lugares hace bien.

Carlos A. Leiva dijo...

Imaginarás lo cálido y cercano que me pareció tu publicación, considerando que soy de Linares, tierra de Lister Rossel. Tras varios años lejos, regresé a esta ciudad que tiene una calidad de vida envidiable para personas como yo que no nos gusta mucho andar dependiendo del reloj.

Acá he disfrutado mucho el fútbol. En la Copa Chile nos dejó afuera Ñublense, pero seguimos punteros de la Zona Sur.

Muchos saludos.

esteban lob dijo...

Carlos:
Me alegro que ahora goces de la paz incomparable de ciudades más pequeñas.

Cómo no recordar a Lister Rossel y sus esfuerzos anuales por ascender o quedarse en segunda.También de los gatos, cuyas bondades describes en tu blog.

Rud dijo...

Estimado Esteban
Me alegra muchísimo que estés de regreso.
Muy interesante todo cuanto dices acerca de Talagante, me has hecho imaginar una comida exquisita y copiosa, la cual tardaría horas en ingerirla, como despacio. Lástima que no hayas podido degustar con tiempo los ricos manjares.
Lamentable que haya perdido el juego el equipo local, la gente se emociona mucho y pierden la dimensión de la realidad; pero resulta encantador que la gente de Talagante, no solo sea cordial y amable, sino que tienen los pies bien puestos sobre la tierra.
Bien por ellos y mucho gusto de haber leído tu hermoso relato.
Cordiales saludos, un abrazo

esteban lob dijo...

Rud:
Vengo de vuelta de haber leído tus escritos sobre abandonos, injusticias, calamidades mundiales y el sufrir tan injusto de niños inocentes y compruebo una vez más lo absurdo de la pasión deportiva desorbitada y ciega, cuyo ejemplo contrario lo da la gente de Talagante.

Te felicito, Rud, por el alma y los conocimientos que pones al servicio de tus relatos.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Esteban:

Un experiencia muy bonita, el deporte une, hace amigos y nos regala buenos momentos.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Rafael:
Así es, pese a la insistencia de las barras bravas o ultras por odiar al rival.Como decía El Chavo, "chusma, chusma".