martes, abril 10, 2012

Radio Prat

Este post ya fue publicado en el año 2006

La desaparecida Radio Prat de mis comienzos, había traído a Chile al charro Jorge Negrete por allá en 1945, más de una década antes de mi llegada.Se trataba del máximo exponente mundial de la música mexicana de entonces.

Allí hizo sus primeras armas en Santiago, tras sus inicios en el sur y un rápido paso por Radio Cooperativa Vitalicia, Raúl Matas, y se efectuaban ya a mediados de la década de los años 50 interesantes espectáculos tipo show cada noche, en un auditorio situado junto a sus estudios y oficinas, en ese entonces en calle Santa Lucía de la capital, frente al cerro.
Durante meses, recuerdo, las estrellas principales eran Silvia Infantas y los Baqueanos.
Lo que quiero contar ahora data de fines de los años 50.
Yo me había iniciado casi simultáneamente en la actividad, en Radio Continental y en Radio Prat.
Por 1954 participaba en Así Marcha el Deporte, con Raimundo Loézar Moreno y su equipo.

Lo notable del caso, también impensable hoy en día, es que terminado el programa a las 20 horas, nos íbamos caminando TODOS quienes lo habíamos hecho, por Moneda hasta la calle Nueva York, donde estaban los estudios de Radio La Americana. Y allí, a las 20. 30 horas repetíamos lo mismo que habíamos dicho en la Prat, con otra característica musical-eso sí- y bajo el nombre de Sinopsis del Deporte.

Eran distintos los auspiciadores y don Raimundo, que hacía de empresario, arrendaba las dos medias horas de lunes a viernes, tanto en Prat como en La Americana. Pero el fútbol lo transmitíamos en Radio Prat, haciéndole la competencia- entre otras- a...La Americana, donde campeaba el equipo dirigido por Héctor "Pituto" González y su sobrino, Luis Vicentini, hijo del exitoso boxeador chileno del mismo nombre.

En Radio Prat eran animadores y locutores, entre otras voces, Mario Barahona, desde hace décadas trabajando en emisoras de idioma español en los Estados Unidos y un joven y promisorio...Enrique Maluenda.

Ahora doy un salto en el tiempo, para referir una inolvidable experiencia personal.

En la misma Radio Prat, ya ubicada en calle Mac Iver, el director de deportes de la emisora por 1958, Nicanor Molinare de la Plaza, estimó con razón que había que hacer algo para transmitir la parte final del Mundial de Fútbol en Suecia.

Piensen, eso sí, en la realidad de la época. Por cierto no había televisión. En Chile recién se estaba haciendo TV experimentalmente casi, en Valparaíso y en el Canal de la Universidad de Chile, ubicado en la Escuela de Ingeniería en calle Beaucheff. Tampoco nadie transmitía por radio desde Estocolmo y las demás ciudades mundialistas. Desde luego, Chile había quedado eliminado en la fase previa y no participaba. Los argentinos, tras una horrible campaña, se habían ido en la primera vuelta en canchas suecas...y con ello sus poderosas radios en onda corta también.
La solución era Brasil. Jugarían la semifinal los amarillos contra Francia.
Entonces sintonizamos un gigantesco receptor de onda corta, conocido como Halicrafter o algo por el estilo.

Pero Nicanor, hombre de consolidado prestigio en la época no quiso arriesgar su fama con razón y se arrepintió de hacer lo que tenía planeado. Tampoco se atrevió Abraham Dueñas, de modo que el que se tiró a los leones fue quién escribe, imbuido con toda la vitalidad y el atrevimiento de sus entonces 22 años.

Con unos enormes fonos, yo escuchaba a duras penas una transmisión brasileña, que llegaba llena de interferencias por onda corta y además, lógico, en idioma portugués. Como simultáneamente yo debía relatar, se me perdía más "el original". Ante las dificultades, total ya estábamos lanzados y había que "echarle pai'lante", Nicanor instaló una especie de mapa sobre la mesa, con los nombres de los jugadores y debido a que él escuchaba mejor por el hecho que no debía hablar al mismo tiempo, me indicaba con sus dedos los supuestos desplazamientos de los futbolistas en la lejana Suecia. Yo me basaba como "fuente informativa" en lo poco que alcanzaba a oír y en las diestras manos de Nicanor.
Una aclaración. En todo momento dijimos lo que estábamos haciendo. No pretendíamos estar transmitiendo desde Estocolmo y revelábamos que la narración tenía como orígen una estación brasileña.

Fue tal el éxito que nos atrevimos a más.

Era un miércoles y la final Brasil- Suecia iba a ser el domingo siguiente.

Nos preparamos con esmero. Repetimos todo. El "mapa" con los jugadores estaba mucho más elaborado. Y me lancé con la narración en esa espectacular final en que Garrincha y Pelé hicieron de las suyas.

Chile- o Santiago y en provincias hasta donde alcanzara la onda, para ser precisos- vibró con esa final que terminó 5 a 2 para la "verdeamarela".

Lo único malo es que con tanta interferencia no reparé en el último gol de los brasileños, que fue sobre la hora, y en Radio Prat sólo ganó Brasil por... 4 a 2. No obstante el mapa y los dedos de Nicanor.

Eran otros tiempos.

22 comentarios:

Francisco Mendez dijo...

Que recuerdos,eran otros tiempos,con recursos mucho mas escasos que ahora había que improvisar, a riesgo de cometer errores.

Grande y memorables anécdotas.

esteban lob dijo...

Francisco:
Así es. Y se cometían muchos, pero fueron tiempos imborrables.

(Pasé a tu blog y quedé "metido" con la impactante anécdota del bufón)

Lao dijo...

Considerando la tecnología actual, lo tuyo era casi milagroso. Conmovedores tus recuerdos amigo Esteban. Mis respetos.

esteban lob dijo...

Lao:
Por cierto en estos tiempos de I-POOD, mis nietos no se pueden imaginar una realidad como la descrita.
Saludos.

Francisco Mendez dijo...

Esteban: Por lo que sé, nunca se ejecutó la amenaza.
El bufón Triboulet sirvió de inspiración para la opera Rigoletto de Verdi.
Otra anecdota:
En una ocasión, Triboulet no pudo contenerse, y se golpeó el monarca en el trasero. El monarca perdió los estribos y amenazó con ejecutar a Triboulet. Un poco más tarde, el monarca se calmó un poco, y se comprometió a perdonar a Triboulet, si se le ocurría una disculpa más insultante que el hecho infractor.
Unos segundos más tarde, Triboulet respondió: "Lo siento, su majestad, que yo te confundí con la reina!"

esteban lob dijo...

Francisco:
Jajajajaja.Imagino que después de esa insólita respuesta por lo menos le dieron 20 azotes. Gracias por la aclaración.

Cyrano dijo...

Qué buenos recuerdos, estimado Esteban.

esteban lob dijo...

Cyrano:
Para mi también son particularmente gratos, estimado amigo.

Gabriela dijo...

Enrique Maluenda también es conocido en el Perú, de los primeros tiempos de la televisión creo. En los años 90 regresó e hizo El baúl de la felicidad.
Sobre el fondo del tema que has tratado, la radio es un mundo. Y como decía un antiguo slogan acá, está más cerca de la gente.

María del Carmen García Lombardía dijo...

QUE TIEMPOS AQUELLOS!

Bien dices eran otros tiempos... otras costumbres y otras gentes...

pero quiénes la vivimos la llevamos como condecoraciones en nuestra alma.

y ello Vale!!!!!


Te invito a pasar por mis blogs dónde ya has estado otraras veces, los mismos te loa recuerdo:

www.cosechadesentires.blogspot.com
dónde cultivo los sentires recibidos y en este nuevo post me conoceras mejor además de regalos y premio.

www.pancosusurros.blogspot.com
literario y dejo algo para reflexionar mas un regalo para que lo lleves.


www.walktohorizon.blogspot.com
Un tema...y regalo te espera.

www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
Un Hombre carismático y regalos.

www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
Te aguarda un imperdible postre dulce, decires y regalo.

www.newartdeco.blogspot.com
Te aguarda algunos de mis pinturas y regalo.

Alli espero tu decir con cariño y cálidez.

Gracias por tus visitas y seguir mis blogs.
Un abrazo desde Buenos Aires a puro sentir con mate en mano.

María del Carmen

elvira carvalho dijo...

Um relato que é uma verdadeira epopeia. Em 54 eu não conhecia nem sequer um rádio. Aliás a primeira vez que vi um rádio ia fazer 15 anos.
Engraçado que vi primeiro a TV, que em Portugal apareceu em 57 e havia uma colectividade popular perto da minha casa, que foi das primeiras a ter TV. E um dia o meu pai levou-nos lá para espreitarmos a TV.
Um abraço

esteban lob dijo...

Gabriela:
Y como se trataba de dar curso a la imaginación, era imposible concebir esos espantosos y acomodados reality con que la tele nos inunda en nuestros días, tal como te lo comento en tu apreciado blog, amiga.

esteban lob dijo...

María del Carmen:
Pasaré con mucho gusto nuevamente a tus blog. ¿Cómo te las arreglas para tener tantos?, a mi apenas me da para uno.

esteban lob dijo...

Elvira:
Mira amiga como son las cosas. Ahora los niños manejan computadoras pequeñas desde tempranas edades.
Recuerdo en mi infancia gigantescos receptores de radio, y también la frustración que causaba que se cortara la electricidad, principalmente porque en mi caso me quedaba sin escuchar el final de un partido de fútbol.

Ricardo Tribin dijo...

Grandes anecdotas que nos llevan a recuerdois bellos.

Un abrazo,

esteban lob dijo...

Gracias RICARDO

AleMamá dijo...

¡Fantástico! me encanta, jeje cómo me he reído. Es parecido al segmento de TVN llamado "Satelnoticias" en que se suponía que trasmitirían en vivo vía satélite, y tenían un apartaje increible que nunca funcionó, jejejeje

esteban lob dijo...

AleMamá:
El problema es que cuando nos dimos cuenta, ya había terminado la transmisión. La ventaja es que desde un comienzo reconocimos que NO nos encontrábamos en Suecia.Me alegro que el lejano suceso, "pecado de juventud" te haya hecho reír.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Esteban:

Qué bonitas anécdotas nos regalas... Claro que después de cuatro goles uno más no hacía diferencia, de todas maneras Brasil ganó sobradamente.

Un abrzo.

esteban lob dijo...

Rafael:
Y con notable categoría. Pelé, Garrincha y compañía saltaron a la gloria.

angélica beatriz dijo...

Una delicia escuchar ese "viaje en el tiempo" del que nos has hecho partícipes, querido Esteban.

Bueno, se ve que el talento que posees, ya se dejaba al descubierto en esos tiempos, incluso con tan poca tecnología a tu favor.

Gracias por este ratito tan rico en vivencias.

Un gran beso, mi amigo querido.

esteban lob dijo...

Angélica Beatriz:
Gracias por tus tan amables conceptos, amiga. Retribuyo con otro gran beso.