lunes, septiembre 13, 2010

Los contrasentidos de la Conmebol

La plácida ciudad de San Felipe, en el Valle del Aconcagua chileno

Se supone que la Confederación Sudamericana de Fútbol debe propender a la promoción y progreso de los diferentes clubes del continente.
Por ello resulta inexplicable que a entidades que han clasificado para competir en sus torneos, se les imponga una obligación tan exagerada cual es contar con algún estadio para jugar sus partidos internacionales, que tenga un mínimo de 20 mil localidades.

Eso está bien para localidades grandes, pero se da el caso de Unión San Felipe, único "sobreviviente" del fútbol chileno en la Copa Sudamericana 2010, que representa a una ciudad cuyos habitantes no llegan ni a 75 mil situada a 87 kilómetros de Santiago, hacia la Cordillera de Los Andes, y que por imperio de esa medida deberá enfrentar a Guaraní de Asunción lejos de su público, actuando en Santiago, lo que desvirtúa la esencia de su logro.

En el partido de ida en Asunción, el equipo del valle del Aconcagua obtuvo un valioso empate a un gol. Pero la revancha deberá afrontarla fuera de casa, lo que es una evidente ventaja para el cuadro paraguayo.

El caso expuesto me recuerda cuando hace años, Cobresal, equipo del campamento minero de El Salvador, en el norte de Chile, a raíz de su clasificación a Copa Libertadores, fue obligado por la Conmebol a cumplir con el mismo reglamento para no perder la localía.
El hecho es que se aumentó la capacidad del estadio de la pequeña ciudad a los 20 mil espectadores requeridos, en circunstancias que en El Salvador vivían entonces nada más que 18 mil personas, en su mayoría dedicadas a la minería.

Actualmente la cantidad de sus habitantes ha disminuído a 9 mil...pero, claro, en su estadio caben 20 mil.

Es una de las mayores aberraciones "reglamentarias" impuestas en su momento por la Conmebol.
Típico de cuando se interpreta una "legislación" en su letra y no en su espíritu.

El caso de Unión San Felipe en la actual Copa Sudamericana no es tan extremo como el que vivió en su instante Cobresal, pero demuestra que a los llamados clubes chicos se les frena en su desarrollo con obligaciones excesivas.

24 comentarios:

Liliana G. dijo...

Más que un contrasentido esa reglamentación absurda es producto de la estupidez de un grupo de dirigentes que se ha quedado en el tiempo.
¡Qué ridículo y qué arbitrario!

Se deberían desempolvar los estatutos y proceder a remediar esta pavada.

Un besotes, Esteban.

(¡Qué historia la de Cobresal!)

Cyrano dijo...

Estimado Esteban:
Tienes razón: es todo un contrasentido. Aprendo mucho leyéndote.
Un abrazo.

esteban lob dijo...

Liliana:
Ese es el calificativo exacto, amiga.
Una estupidez propia de arrogancia y anteojeras.

Cyrano:
Te agradezco el halago.

Cheluca dijo...

Ay Esteban eso pasa cuando quieren ser más papistas que el papa...

Al menos San Felipe está cerca de Santiago, se podrán trasladar los hinchas pero realmente es una solución a un problema que no debiese originarse si como dices hicieran un poco más flexibles las leyes...

Podrían ponderar ese número 20mil dependiendo del tamaño del club cierto?

En fin... Lo bueno es que haya gente como tú que denuncie este tipo de cosas, aunque no sé qué impacto tenga pero al menos no nos quedamos con el grito en la garganta y ejercemos nuestro derecho al pataleo!

Un abrazo mi querido Esteban!!! (Y felices fiestas patrias adelantándome a este GRAN fin de semana! Tómese una copa de buen vinito y acuérdese de esta fiel admiradora que está en Rep.Dom. ok?)

Gabriela dijo...

Dicen que justicia no es darle a todos igual sino darle a cada quien lo que le corresponde. Desde ese punto de vista, lo que la Conmebol exige será injusto.

Lao dijo...

Tenés razón Esteban. Ese requisito me suena algo así como discriminatorio.
Buenas reflexiones las tuyas. Muchos saludos.

esteban lob dijo...

Cheluca:
Sí amiga, se podrán trasladar los hinchas. Muchos lo harán (por supuesto que no todos podrán).Pero los jugadores deberán jugar en cancha ajena y la condición de locales quedará en el nombre.
Claro que la legislación aquella, arcaica e injusta, debiera dar paso a alguna que ponga condiciones de acuerdo con el tamaño de las ciudades que albergan a los clubes.
Pero convencer de lógica y sentido común a los jerarcas de la Conmebol parece una utopía.

esteban lob dijo...

Lao:
Gracias poeta.

Isabel Estercita Lew dijo...

Esteban, ya que son tan arcaicos y canallas, deberíamos trasladarles el estadio a Santiago, yo ayudo, sic

Besos

Estercita

Francisco Espada dijo...

Eso demuestra que la mayoría de los dirigentes, tal vez la totalidad, no han entrado jamás en un vestuario y si siquiera han pisando jamás la hierba.
¡Demencial!

esteban lob dijo...

Estercita:
Jaja. Empecemos la colecta entonces¡¡¡

Francisco:
Es una opción, amigo. Demencia...o refinamiento para favorecer siempre a los grandes.

Maxi P. dijo...

Coincido con vos, ya que cada caso es particular. Me hace gracia en el buen sentido lo que contás del Cobresal, si todo el pueblo va a la cancha igual no se llena je.

Pero pasa en todos lados, sin comparar y salvando las distancias si se quiere, en Vila Real hay poco más de 50 mil habitantes, y para jugar la champions al Madrigal lo tuvieron que remodelar en todo sentido (en 2005), y lo ampliaron a 25 mil personas.

Saludos.

esteban lob dijo...

Maxi:
Interesante comparación, amigo.
Claro que, por la cercanía con Valencia y otras localidades, era presumible que la ampliación en Villa Real fuese rentable alguna vez. En el caso de El Salvador jamás lo fue ni lo será.Incluso hubo tiempos en que se hablaba de cerrar la mina por poco rentable, con lo que se hubiera acabado incluso "la ciudad".Creo que la imposición en su momento a Cobresal y cristalizada por la pasión futbolística de los afectados, fue la mayor aberración "jurídica" en la historia del fútbol sudamericano.

Taker dijo...

Totalmente de acuerdo. Estas medidas en poco ayudan al crcimiento deportivo de los "chicos" porque los hacen jugar en desventaja desde el momento de cambiarlos de sede porque su estadio no tiene cierta capacidad.

Saludos

esteban lob dijo...

Taker:
Pero la omnipresencia de la CSF en este caso, es un tributo maligno en que la lógica y (o) el sentido común no tienen cabida.

Luis dijo...

Hola Esteban:
Como muy bien dices, el mundo del deporte está lleno de contrasentidos... en muchos aspectos la intervención humana deja bastante que desear...
Se premia más el espectáculo que el deporte y así nos va!
Acabo de ver el partido del Barça y hoy si se han lucido, no como el pasado sábado con el Hércules...
Espero que este año hayas curado tu "madriditis" y que cuando se juegue el partidazo seas más culé que nosotros.
Cordiales saludos,
Luis

esteban lob dijo...

Luis:
En ese partido seré más culé que...Pellegrini. No tengas dudas.

Felipe Tajafuerte dijo...

Si el fútbol fuera solamente deporte imperaría la ley de que cada uno juega con sus armas y lo que tiene y si los pequeños están ahí es por méritos propios. Pero interviene el dinero y los dirigentes del cotarro son insaciables y como en un campo pequeñito no se recauda apenas...
¿Que importa que sean mejores? El caso es recaudar.

esteban lob dijo...

Felipe:
Ni siquiera se comprende la preponderancia del afán comercial en este caso, porque para una ciudad chica incluso generar 20 mil localidades a vender no es fácil.
No tengo dudas que al jugarse en Santiago, tampoco van a ir 20 mil personas.

esteban lob dijo...

Felipe:
Agrego otro pensamiento. El partido es televisado para toda América, de modo que "el resto" de los aficionados chilenos, al no jugar sus propios clubes, lo verá en casa, y los partidarios de San Felipe no dejarán su ciudad sin problemas en atardecer de día laboral.

Alma Mateos Taborda dijo...

Arbitrariedades de este mundo al revés querido amigo. A veces es demasiado difícil entender estas torpezas tan grandes. Un abrazo.

esteban lob dijo...

Alma:
Fíjate, querida poeta, que al tener una población tan pequeña y un campo deportivo para 20.000 personas, El Salvador cuenta proporcionalmente con el estadio más grande del mundo.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Esteban:

Al equipo de Tunja, mi ciudad, el "Boyacá Chicó", le sucedió algo parecido el año pasado en la copa libertadores. Le tocó al gobierno Departamental acometer la ampliación del estadio de La Independencia y así cumplir aunque fuera parcialmente con las exigencia de la Conmebol.

Hoy día, aún no sen terminado completamente los trabajos, pero el estadio está quedando muy bonito.

Abrazos.

esteban lob dijo...

Rafael:
¿Cuantos habitantes tiene la ciudad?.
Considero que para la Conmebol ese debería ser el parámetro. Está bien que para Santiago o Bogotá se exija un mínimo de 20 mil localidades, pero no a El Salvador, sede de Cobresal, que en ese entonces tenía 18 mil o a San Felipe que actualmente tiene 75 mil.