domingo, abril 19, 2009

Don Jorge en los cielos


Tenía 91 años, un ejército de hijos, nietos, bisnietos y una vida plena enmarcada en su matrimonio de 68 años, casi record en nuestros tiempos.
Personaje muy especial era mi suegro que nos dejó este fin de semana.

Hay que destacar su rectitud. Fue hombre de una sola línea en todos sus actos. Tanto que en su ya desaparecido establecimiento gasolinero y de primeros auxilios automotores, era capaz de discutir con algún cliente que pretendía comprarle una batería nueva, alentándolo a usar un tiempo más la vigente, tras un pequeño ajuste. Muchas veces el cliente se iba a comprar la batería nueva igualmente a un local de la competencia porque eso era lo que él quería, pese a la recomendación de don Jorge, que con el consejo desinteresado actuaba contra sus propios intereses comerciales. Pero mi suegro quedaba en paz con su conciencia.

Don Jorge de la Carrera Santelices fue uno de esos típicos caballeros a la antigua. La ropa sport no estaba en sus libros ni en sus costumbres. Lejanos están los tiempos de lo que voy a contar ahora.
Advertido por la trouppe familiar de mi entonces polola (etapa previa al noviazgo en Chile), que era la hija de don Jorge, debía yo tomar distancia del grupo en aquella playa de balneario sobre la que compartíamos, porque oficialmente yo no había superado todavía el necesario examen de merecimientos para poder cortejar a una de las niñas de la familia.
Ello significaba presentación por parte de alguien conocido, sin lugar a dudas, como primer punto.

La verdad es que yo ya contaba con el beneplácito de la señora Carmen mi futura suegra, de mis futuros cuñados, algunos y algunas muy jóvenes en ese entonces y otros mas que cuñados “cuñaditos” o sea niños cuñados. (Mi señora tiene dos hermanas y 5 hermanos). También yo ya contaba con el visto bueno de tías, tíos y primos. Pero oficialmente todavía "no conocía" a don Jorge y menos él a mí, y ello era una barrera infranqueable en esas instancias, tanto así que a varios pretendientes de mis actuales cuñadas, mi propio futuro suegro les impidió su entrada al domicilio en forma airada.


Contrariamente a otros pretendientes de las niñas de la Carrera Díaz, yo aceptaba todo el formulismo aquel sin chistar, de modo que cuando me dijeron aquella vez en ese balneario “Hih, allí arriba está mi papá mirándonos. Córrete un poco más allá para que parezca que eres ajeno a este grupo” y don Jorge bajaba a la playa de sombrero, corbata, y terno, yo me hacía el desentendido a algunos metros de distancia. Pero no había reparado que en el grupo quedaban mis zapatos. Don Jorge observó el detalle preguntando de quién era ese calzado. Le dijeron que de Manolo, un amigo de la familia. "¡Bah, -dijo mi futuro suegro-yo no sabía que Manolo tiene “la pata” tan grande”¡¡¡¡

Para hacer el cuento más corto diré que con el paso del tiempo, siguiendo aquel protocolo, por fin pude entrar “oficialmente “ a la condición de "aspirante a pretendiente", primer eslabón de aquella cadena, en este caso de la que es desde hace casi 40 años mi esposa, por el expediente de “papá, te presento a Esteban, un amigo de Pepepe”. Pepepe es el diminutivo con que se conoce a mi cuñado Alberto, que tiene bastante años menos que yo, lo que en esas circunstancias hacía el argumento un tanto increíble.

Más adelante, cuando con María Teresa ya teníamos fijada fecha para casarnos, había que cumplir con un trámite que quedó un poquitín rezagado. Solicitar la venia de don Jorge.
Mis cuñadas y cuñados prepararon la escena. Un juego de dominó entre mi futuro suegro y yo, mientras que ellos paulatinamente abandonarían la sala para que yo aprovechara de pedirle la mano de su hija.

A los 2 segundos y medio de quedar a solas con él le dije: “Don Jorge, quisiera pedir su venia para poder casarme con Teresita”. Me contestó sorprendentemente:
“Bueno, si ya lo han decidido, ¿ qué me dice a mí? “ y seguimos jugando dominó. Cada tres minutos entraba alguno a observar distraidamente y salía a advertir a los demás que “ este gringo cobarde todavía no le habla a mi papá”.
La verdad es que don Jorge sabía mejor lo que pasaba en su entorno que cualquiera, pero no lo demostraba. Creo que yo ya había ganado su favor antes de entrar protocolarmente a la familia...al través “del Pepepe”.
Estas son solamente algunas anécdotas que en estos momentos me fluyen a la mente, pero que no grafican en absoluto la inmensidad del legado que don Jorge nos ha dejado en términos de espíritu de trabajo, fervor por su familia y altos conceptos morales, lo que le permitió generar desde su condición de gran roble una maraña notable de descendientes con sus mismos elevados valores humanos.

Se ha ido don Jorge. Una multitud lo acompañó a su última morada entre cánticos y flores de sus bisnietos y emotivos discursos de sus nietos.
Le sobrevive su adorada “Carmencita”. Trataremos entre todos de aminorar su enorme pena.

33 comentarios:

Ulysses dijo...

Mis condolencias, la rectitud es un don muy escaso.

Saludos y ánimo a todos los que lamentansu pérdida.

Héctor Gutiérrez dijo...

Un abrazo para usted y su esposa, extensivo para la familia.

Saludos.

MNB dijo...

Ay, Esteban, qué pena por los que se quedaron sin Don Jorge, especialmente su señora, hijos, amig@s y descendencia.
Es tan difícil perder al papá... y a un ser querido.

Muy lindo lo que escribiste.

Un fuerte abrazo a la M.Teresa, a ti y a toda la familia.

Dante dijo...

Que decirte hermano, frente a la pérdida de una persona tan entrañable tal como dejás ver en tu texto? Entiendo y mucho aunque no creas lo que representa y el legado que deja esa generación. En mi caso, somos dos hermanos, con una historia familiar un tanto complicada. Resumiendo, te puedo decir que nos criaron mis abuelos, de los cuales el último en partir fue mi gallego con 93 años bien vividos, lúcidos, y muy derechos. Tal como había sido toda su vida, y como contás lo fue la de Don Jorge. Anécdotas? Hoy recordás la de los zapatos, y con los días, te vendrán a la cabeza miles de recuerdos más, unos mejores que otros. Y eso, a mi entender, es lo que acorta las distancias y los mantiene vivos en nosotros. Llegará el momento de reencontrarnos todos, y vivir esto como un pasaje más, aunque diferente. No es mucho lo que puede decirse en estos casos, pero te dejo una frase que siempre tengo presente de Richard Bach. "No te dejes abatir por las despedidas. Son fundamentales como preparación para el reencuentro". No modifica los hechos, pero define en parte lo que se siente. Mis más sentidas condolencias amigo, para vos, tu esposa y la compañera de toda la vida de Don Jorge. No voy a decir que esta vez fue un gustazo leerte, pero si lo fue el poder acercarte un abrazo virtual como si estuviera acompañándote. Seguimos en contacto, hermano.

Quidquid dijo...

Quisiera añadir mi condolencia en estos momentos tan duros para vosotros.
Recibid mi más sentido pésame.
Un abrazo,
Luis

Isabel Estercita Lew dijo...

Esteban, es hermoso el homenaje que le rendis a Don Jorge, me conmovió muchícimo y lo pude visualizar en todos los momentos que lo describías.

Te acompaño y abrazo fuerte a vos y a tu familia
Estercita

Mariaisabel dijo...

Amigo Esteban y sra.,
Recibid mi pesar por la muerte de Don Jorge, lo siento mucho.
Bonito homenaje le has hecho, contándonos un poquito de su historia, que por cierto me ha encantado leer.
Un gran abrazo desde España.
Cariñosamente
Mariaisabel

juan quintero dijo...

Cuanto lamento la irreparable perdida de Don Jorge. Mi mas sentido pesame a tu señora esposa y a ti. Un fuerte abrazo amigo Esteban.

Daniel dijo...

Este post me toca, ya que hace un par de semanas falleció mi padre. Al final lo importante es mantener los lindos recuerdos del tiempo que se pasó con las personas queridas.
Un abrazo a toda la familia y animo para que sigan adelante, que la vida es una sola y no hay mucho tiempo para no disfrutarla por culpa de la tristeza.
Saludos

* HADA ISOL dijo...

Lo lamento mucho,sobre todo por todo lo que nos cuentas querido Esteban,te doy mis condolencias a ti,a tu esposa y atoda tu familia ha sido una gran perdida.
Al leerte me dá la sensación de haberlo conocido y querido,tus palabras han sido tan sentidas que me transmites a mi,te mando un fuerte abrazo!.

Gabriela dijo...

Qué bonitas palabras, Esteban. No conocí a don Jorge pero después de leer lo que has escrito sobre él, imagino la enorme tristeza de toda la familia.
Yo no vi a mi papá peinar canas, vivió la mitad de años que tu suegro. Así que leer sobre padres que se van me remueve todas las emociones.
Mis condolencias a todos los que lo conocieron.

Anónimo dijo...

PRECIOSAS SUS PALABRAS TIO.

HERMOSOS RECUERDOS..

AL TATA LO TENDREMOS EN NUESTROS CORAZONES SIEMPRE.

UN ABRAZO.
MARIA PAZ DE LA CARRERA

Anónimo dijo...

te doy las gracias de tan lindas y emotivas y recordadas anecdotas de mi padre, soy feliz de la sinceridad y afectos conque las has narrado , no sabia si reirme alegremente o llorar, pues detras de todo habia una vivencia tan linda que en realidad, es imposible borrar. chitty

Angie dijo...

Ohhh, lo siento mucho, querido Esteban! Mi más sentido pésame a ti y tu señora esposa! Por todo lo que cuentas, parece que D. Jorge era muy especial! Bonitas palabras hacia su persona ls tuyas!

Besos. Angie.

begoyrafa dijo...

Lo siento mucho Esteban. Mucho ánimo para toda vuestra familia y os queda el consuelo de tantos recuerdos vividos a su lado.
Un abrazo
Rafa

Anónimo dijo...

No queda más que agradecer las bonitas palabras de un hijo más que tuvo mi Tata.
Lo recordaremos siempre al Tata y toda su descendencia se deberá encargar de fortalecer los cimientos que el construyó para que la familia siga tan unida como siempre.

Con cariño

José Miguel De la Carrera

Selma dijo...

Emocinante Homenaje el tuyo, Esteban, a quien fuera, y es, tu suegro, y que complicado era el festejo entonces...
Tienes un arte para contarlo que se nos hacen muy vivas estas instantáneas de tu vida...
Un beso emocionado, junto a mi pesar, para tí Esteban y para toda la Familia...

Jorge Atarama dijo...

Desde que alguien nace la muerte se aparece como destino común. Si bien lo sabemos, igual nos apena y solo queda abrazar a quienes quedan y gozar de los recuerdos de tan ilustre persona que gracias a sus palabras hemos podido conocer y admirar. Un abrazo y las condolencias del caso desde Lima Perú.

Ricardo Tribin dijo...

Mi muy estimado Esteban.

Soy solidario con tu dolor y valoro mucho la muy sensible forma en que expresas tu carino por Don Jorge.

Un abrazo especial para ti y para tu senora y resto de familia.

Carlos dijo...

...homenaje a un caballero que proviene de otro caballero.

Sentidas condolencias amigo.

Marcelo dijo...

Me gustó mucho lo de "aspirante a pretendiente" Yo también quiero muchísimo a mi suegro, y eso que lo conocí a los 30, cuando yo ya era todo un hombre que no estaba dispuesto a pasar ninguna prueba. Que tuve que pasar, por supuesto. No hay mejor recuerdo que las huellas que dejamos.
Un fuerte abrazo

Cheluca dijo...

Wow qué tiempos aquellos del relato... y pensar que ahora es todo tan distinto...

Un gran abrazo para tu esposa y para ti y familia.

Este es un lindo homenaje que le haces a tu suegro. Al parecer tú tienes mucho de él en tu forma de ser.

Condolencias y conformidad para la familia.

Mary Rogers dijo...

Pucha, Esteban, qué pena para tu señora, pero le harías un gran favor escribiendo toda la historia de tu suegro tal y cómo lo has esbozado aquí. Muy entretenido y hasta enternecedor:=)
Un abrazo grande para ustedes dos.

María Angélica dijo...

Ayyy, amigo querido, que pena más grande cuando se nos va un ser que apreciamos y queremos tanto.
A Teresita le mando un tremendo abrazo, apretado, como solemos dar los sureños, y para ti otro y decirte que desde el reino de los cielos nuestro Padre Celestial tiene a Don Jorge a su diestra y desde ese bendito lugar estará cuidando de ustedes, su maravillosa descendencia.
Un abrazo grande y todo mi cariño para ti y familia.

esteban lob dijo...

Queridos amigos de todas las latitudes:

Les agradezco profundamente sus solidarias palabras.
Don Jorge no se imaginaba por cierto que a su partida ustedes dirían todo lo que han expresado desde tantos lugares de todo el mundo.

Si con mi descripción de hechos y circunstancias he podido generar este caudal de expresiones, me doy por muy satisfecho.

Un abrazo para todos y cada uno de ustedes.

MNB dijo...

Querido Esteban:

Eres tú el que motiva a tus amig@s a apoyarte a ti y a tu familia en un caso tan duro como éste.

Somos much@s l@s que hemos perdido a un ser querido y es bueno expresarlo y asumirlo de a poco.

El duelo hay que vivirlo. Y no es broma. Son 2 años, dicen los sicólogos y siquiatras...
Nosotros perdimos a nuestro papá cuando éramos muy jóvenes. Un cáncer al páncreas lo despachó en 3meses.
Aún no nos acostumbramos sin él, pero aquí está nuestra mamá, la gran Sra. Carmen.
Perdón por extenderme tanto.

esteban lob dijo...

MNB:
Nunca es largo algo tan sentido y vivido.

Chela dijo...

En primer lugar, un abrazo para ti y para tu esposa, en estas circunstancias, con afecto y amistad desde esta orilla.

¡Es un post bonito y emotivo!
Resulta grato y consolador recordar, cuando alguien se va, todos los momentos positivos que marcaron la relación de convivencia con él.

Es hermoso también vivir una vida tan plena, como ha sido la de tu suegro, con tan buenos ejemplos que dejar a los descendientes y que estos los puedan seguir con cariño.

En medio del dolor, es un orgullo y una satisfacción haber contado en la familia, con una persona tan estupenda como tu suegro.

Tendré un recuerdo para él en mis oraciones.

Un fuerte abrazo.

esteban lob dijo...

Chela:
Mil gracias querida amiga.

Clan de Fútbol dijo...

Amigo Esteban. Te envío desde España un abrazo para toda la familia. Ánimo.
José Ramón - CLAN DE FÚTBOL

esteban lob dijo...

José Ramón:
Gracias amigo.

Versosoy dijo...

Solo quiero dejarte un abrazo enorme y volador, para ti y para todos los tuyos.

esteban lob dijo...

Versosoy:
Gracias joven escritora.
Va de vuelta con el mismo afecto y también enorme y volador.